7 remedios caseros para la dificultad para respirar

La falta de aire, o falta de aire, ocurre cuando una persona tiene dificultad para inhalar suficiente aire para respirar. Puede variar de leve a grave.

El término médico para la falta de aire es disnea. A pesar de ser relativamente común, puede ser incómodo y angustioso experimentarlo.

Dicho esto, cuando no es un síntoma de una afección más grave, generalmente es posible tratarla en casa.

Este artículo explorará algunos remedios para la dificultad para respirar que las personas pueden probar en casa. También observará los síntomas y las causas de la disnea y cuándo consultar a un médico.

Remedios caseros

Cuando una persona sabe qué está causando su falta de aire y no es una emergencia médica, puede intentar aliviarla en casa.

Los siguientes ejercicios pueden ayudar a aliviar la dificultad para respirar en casa:

1. Respiración profunda

Respirar profundamente a través del abdomen puede ayudar a alguien a controlar su disnea. Para probar la respiración profunda en casa, las personas pueden:

  1. Acuéstate y coloca las manos sobre el abdomen.
  2. Respire profundamente por la nariz, expandiendo el abdomen y dejando que los pulmones se llenen de aire.
  3. Aguante la respiración durante un par de segundos.
  4. Exhale lentamente por la boca, vaciando los pulmones.

Las personas pueden hacer este ejercicio varias veces al día o tan a menudo como sientan falta de aire. Es mejor seguir respirando lenta, fácil y profundamente en lugar de rápidamente.

Las personas también pueden probar otros tipos de ejercicios de respiración profunda, como la respiración diafragmática.

Dicho esto, la calidad de la evidencia detrás de los ejercicios de respiración profunda para la dificultad respiratoria es limitada y la investigación está en curso.

También existen algunos riesgos asociados con la realización incorrecta de ejercicios de respiración profunda. De hecho, la investigación sugiere que cuando una persona los realiza incorrectamente, estos ejercicios pueden ser más dañinos que útiles.

Por ejemplo, en algunas personas con afecciones respiratorias crónicas graves, los ejercicios de respiración profunda pueden provocar hiperinflación, que ocurre cuando un aumento en el volumen pulmonar impide un flujo de aire eficiente en el cuerpo.

Otros riesgos incluyen reducción de la fuerza del diafragma y aumento de la dificultad para respirar.

Si es posible, realice estos ejercicios con la ayuda de un profesional médico capacitado para reducir los riesgos potenciales.

2. Respiración con los labios fruncidos

Otro ejercicio de respiración que puede ayudar a aliviar la dificultad para respirar es la respiración con los labios fruncidos.

La respiración con los labios fruncidos ayuda a reducir la dificultad para respirar al disminuir el ritmo de la respiración de una persona. Esto es particularmente útil si la dificultad para respirar se debe a la ansiedad.

Para intentar respirar con los labios fruncidos en casa, las personas pueden:

  1. Siéntese erguido en una silla con los hombros relajados.
  2. Presione los labios juntos, manteniendo un pequeño espacio entre ellos.
  3. Inhala por la nariz durante un par de segundos.
  4. Exhale suavemente a través de los labios fruncidos mientras cuenta hasta cuatro.
  5. Repite este patrón de respiración varias veces.

Las personas pueden probar este ejercicio cada vez que sientan falta de aire y pueden repetirlo a lo largo del día hasta que se sientan mejor.

Es importante señalar que la calidad y la fuerza de la investigación sobre la respiración con los labios fruncidos es muy limitada.La investigación sobre su eficacia está en curso.

3. Encontrar una posición cómoda y con apoyo

Encontrar una posición cómoda y con apoyo para pararse o acostarse puede ayudar a alguien a relajarse y recuperar el aliento. Si la dificultad para respirar se debe a ansiedad o esfuerzo excesivo, este remedio es particularmente útil.

Las siguientes posiciones pueden aliviar la presión sobre las vías respiratorias de una persona y mejorar su respiración:

  • sentado hacia adelante en una silla, preferiblemente usando una mesa para apoyar la cabeza
  • apoyado contra una pared para que la espalda esté apoyada
  • de pie con las manos apoyadas en una mesa, para quitar el peso de los pies
  • acostado con la cabeza y las rodillas apoyadas en almohadas

4. Usando un ventilador

Un estudio de 2010 informa que el uso de un ventilador de mano para soplar aire por la nariz y la cara podría reducir la sensación de falta de aire.

Sentir la fuerza del aire al inhalar puede hacer que parezca que entra más aire en el cuerpo. Por lo tanto, este remedio puede ser eficaz para reducir la sensación de ahogo.

Sin embargo, es posible que el uso de un ventilador no mejore los síntomas que ocurren debido a una afección médica subyacente.

En otro estudio, los investigadores no encontraron ningún beneficio claro del uso de la fanterapia, aunque pareció ayudar a algunos grupos.

Se necesita más trabajo para determinar quién podría beneficiarse de este remedio.

5. Inhalar vapor

Inhalar vapor puede ayudar a mantener despejados los conductos nasales de una persona, lo que puede ayudarla a respirar más fácilmente. El calor y la humedad del vapor también pueden descomponer la mucosidad en los pulmones, lo que también puede reducir la dificultad para respirar.

Para probar la inhalación de vapor en casa, una persona puede:

  1. Llena un bol con agua muy caliente.
  2. Agrega unas gotas de aceite esencial de menta o eucalipto.
  3. Coloque la cara sobre el recipiente y coloque una toalla sobre la cabeza.
  4. Respire profundamente e inhale el vapor.

Las personas deben dejar que el agua se enfríe un poco si acaba de hervir. De lo contrario, el vapor podría quemar la piel del rostro.

6. Beber café negro

Beber café negro puede ayudar a aliviar la dificultad para respirar, ya que la cafeína que contiene puede reducir la tensión en los músculos de las vías respiratorias de una persona.

Una revisión de 2010 informó que los efectos de la cafeína mejoran ligeramente la forma en que funcionan las vías respiratorias en personas con asma. Esto puede ser suficiente para facilitarles la toma de aire.

Sin embargo, es importante recordar que beber demasiado café puede aumentar la frecuencia cardíaca de una persona. Las personas deben vigilar su consumo de cafeína al probar este remedio para asegurarse de no beber demasiado.

7. Comer jengibre fresco

Comer jengibre fresco o agregar un poco al agua caliente como bebida puede ayudar a reducir la dificultad para respirar que se produce debido a una infección respiratoria.

Un estudio sugiere que el jengibre puede ser eficaz para combatir el virus sincitial respiratorio, que es una causa común de infecciones respiratorias.

Identificar y reducir los factores desencadenantes

Dependiendo de la causa de la dificultad para respirar, puede haber algunos cambios que una persona puede hacer en su estilo de vida para evitar sus desencadenantes y aliviar sus síntomas.

Estos cambios incluyen:

  • perder peso, si la obesidad es la causa de los problemas respiratorios
  • hacer ejercicio, para mejorar los niveles de condición física
  • Evitar el ejercicio en condiciones de calor o en altitudes elevadas.
  • dejar de fumar o evitar el humo de segunda mano
  • evitando alérgenos y contaminantes
  • apegarse a los planes de tratamiento para cualquier condición subyacente

Causas

Algunas personas pueden experimentar dificultad para respirar repentinamente y por un período corto de tiempo. Otros pueden experimentarlo con más regularidad.

La dificultad para respirar que ocurre con regularidad puede tener una causa común o ser el resultado de una afección subyacente más grave.

La falta de aire que ocurre repentinamente puede significar que la persona necesita tratamiento de emergencia.

Las secciones siguientes explorarán las diferentes causas de la dificultad para respirar con más detalle.

Causas comunes

La dificultad para respirar que ocurre ocasionalmente puede deberse a:

  • sobrepeso u obesidad
  • de fumar
  • exposición a alérgenos o contaminantes en el aire
  • temperaturas extremas
  • ejercicio agotador
  • ansiedad

Condiciones subyacentes

La falta de aire habitual puede deberse a una afección más grave que afecta el corazón o los pulmones.

El corazón y los pulmones ayudan a transportar oxígeno por todo el cuerpo y a eliminar el dióxido de carbono. Debido a esto, las condiciones que afectan su funcionamiento también pueden afectar la respiración de una persona.

Las condiciones subyacentes que afectan el corazón y los pulmones y pueden causar dificultad para respirar incluyen:

  • asma
  • anemia
  • enfermedad pulmonar obstructiva crónica
  • función cardíaca anormal
  • cáncer de pulmón
  • afecciones pulmonares como pleuresía o tuberculosis

Causas agudas

También existen algunas causas de falta de aire aguda o repentina que indican una emergencia médica. Éstos incluyen:

  • una reacción alérgica grave
  • asfixia
  • insuficiencia cardiaca
  • ataque al corazón
  • un corazón agrandado
  • un coágulo de sangre en los pulmones
  • neumonía
  • intoxicación por monóxido de carbono
  • un objeto extraño en los pulmones

Síntomas

La disnea es el término médico para la falta de aire. Las personas que experimentan esto pueden sentir que respirar es incómodo, superficial o difícil.

Las personas también pueden experimentar opresión en el pecho relacionada con la dificultad para respirar. Pueden sentirse mareados si no pueden llevar suficiente oxígeno a sus pulmones.

Si estos síntomas duran más de un mes, la persona puede tener disnea crónica.

Cuando ver a un doctor

Algunas personas experimentan una leve falta de aire con regularidad y pueden recibir un diagnóstico de un médico. Si un médico ya ha diagnosticado la causa, probar uno de los remedios caseros anteriores puede ser un curso de acción seguro.

Sin embargo, cuando alguien experimenta dificultad para respirar por primera vez sin saber por qué, debe hablar con un médico. Solo un médico puede proporcionar un diagnóstico adecuado.

En algunos casos, la falta de aire es motivo de preocupación inmediata. Una persona debe buscar atención médica de inmediato si experimenta dificultad para respirar repentina y severa o una sensación de dolor u opresión en el pecho.

Resumen

Experimentar dificultad para respirar puede ser inquietante. Varios remedios caseros pueden ayudar, incluidos ejercicios de respiración, ciertas posiciones e inhalación de vapor.

Si a una persona le preocupa la dificultad para respirar o no conoce la causa, debe hablar con un médico para que le aconseje.

Lea el artículo en español.

none:  veterinario biología - bioquímica arritmia