Una nueva terapia de administración única podría combatir muchas formas de cáncer

Utilizando modelos de ratón, investigadores de la Universidad de California en Los Ángeles han desarrollado una terapia experimental que aumenta los niveles de un tipo de célula inmunitaria que parece capaz de combatir varias formas de cáncer.

Los investigadores creen que una forma potente de célula inmunitaria podría ser un camino a seguir en la terapia del cáncer.

Las células T asesinas naturales invariables (iNKT) son un tipo de célula inmunitaria poderosa capaz de luchar contra muchos "intrusos" diferentes, incluidas las células cancerosas.

Los cuerpos humanos contienen relativamente pocas de estas células, lo que limita su contribución a la supresión del crecimiento tumoral. Sin embargo, su potencia los convierte en candidatos ideales para una innovadora inmunoterapia contra el cáncer.

Y esto es precisamente lo que se ha propuesto hacer un equipo de investigadores de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA). Utilizando modelos de ratones de diferentes formas de cáncer, los científicos han probado una nueva terapia que aumenta el potencial de las células iNKT.

Los investigadores detallan sus experimentos en un artículo de estudio que ahora aparece en la revista. Célula madre celular.

"Lo que es realmente emocionante es que podemos administrar este tratamiento solo una vez y aumenta la cantidad de células iNKT a niveles que pueden combatir el cáncer durante toda la vida del animal".

La autora principal Lili Yang, Ph.D.

La nueva terapia tiene éxito en modelos de ratón

En el artículo del estudio, los investigadores explican que lo que hace que estas células inmunitarias sean especiales es que, a diferencia de otras células inmunitarias, "tienen la notable capacidad de atacar varios tipos de cáncer" a la vez.

Al observar estudios clínicos anteriores, los investigadores también encontraron que las personas con cáncer que naturalmente tienen niveles más altos de células iNKT tienden a vivir más tiempo que sus pares con niveles más bajos.

"Son células muy poderosas, pero están presentes de forma natural en cantidades tan pequeñas en la sangre humana que, por lo general, no pueden marcar una diferencia terapéutica", explica Yang.

A través de sus experimentos recientes, los investigadores querían crear una forma de terapia que estimulara al cuerpo a producir más células iNKT de forma permanente. El equipo esperaba encontrar una terapia de "parto único", por así decirlo.

Para hacerlo, los científicos diseñaron genéticamente una forma de células madre (células madre hematopoyéticas de la médula ósea) para convertirse en células iNKT. Llamaron a las células resultantes "células T asesinas naturales invariantes diseñadas con células madre hematopoyéticas" (HSC-iNKT).

Luego, para ver si las células funcionaban como pretendían, los investigadores probaron células HSC-iNKT en ratones a los que habían transferido tanto médula ósea humana como cánceres de origen humano, incluido el mieloma múltiple (una forma de cáncer de la sangre) y el melanoma ( tumores sólidos).

El equipo descubrió que el experimento fue exitoso: las células HSC-iNKT pudieron diferenciarse y formar células iNKT, y este proceso continuó por el resto de la vida de los roedores. No solo eso, sino que los ratones que habían tratado también presentaban una supresión eficaz del crecimiento del tumor tanto del mieloma múltiple como del melanoma.

"Una ventaja de este enfoque es que es una terapia celular de una sola vez que puede proporcionar a los pacientes un suministro de por vida de células iNKT", dice Yang.

Los investigadores también especifican que las células iNKT representaron el 60% del recuento total de células T en los ratones que recibieron la terapia HSC-iNKT en comparación con los ratones de control, lo que representa un impulso significativo.

Además, los investigadores dicen que pueden controlar cuántas células iNKT producen los ratones simplemente modificando la programación de células HSC-iNKT.

Aunque este tratamiento es, hasta ahora, solo a nivel de investigación preclínica, y no está claro si este mismo proceso sería tan efectivo en humanos, los investigadores de UCLA creen que la premisa es prometedora.

Más aún, señalan, dado que el procedimiento para trasplantar células madre en la médula ósea en humanos ya está en marcha y los médicos lo están utilizando para otras intervenciones terapéuticas.

none:  dolor - anestésicos dermatitis atópica - eccema leucemia