¿Puede la deshidratación afectar el embarazo?

La deshidratación es más común durante el embarazo que en otros momentos. La mayoría de los casos de deshidratación durante el embarazo son leves, pero la deshidratación grave puede ser peligrosa tanto para la madre como para el bebé.

El feto impone demandas intensas al cuerpo y las mujeres embarazadas necesitan consumir nutrientes adicionales. Las náuseas matutinas, así como las condiciones que provocan vómitos excesivos, también pueden influir en la deshidratación.

Este artículo analiza cómo identificar la deshidratación, los efectos de la deshidratación materna en el bebé y cómo evitar que suceda.

Síntomas de deshidratación durante el embarazo.

La sed y la piel seca pueden ser signos de deshidratación.

Generalmente, el primer signo de deshidratación es tener sed.

Las personas que sienten sed después de sudar, pasar largos períodos de tiempo en el calor o pasar largos períodos sin agua son especialmente propensas a deshidratarse.

Otros signos de deshidratación incluyen:

  • una sensación de sequedad en la garganta o la boca
  • labios secos y agrietados
  • piel seca
  • piel menos elástica que se ve hundida o delgada
  • micción menos frecuente
  • orina de color oscuro
  • orinar con menos frecuencia
  • sin sudar, incluso en climas cálidos
  • sentirse débil o agotado
  • estreñimiento, heces duras y hemorroides
  • sentirse mareado

Algunas personas pueden experimentar contracciones de Braxton Hicks cuando están deshidratadas.

Cuando la deshidratación empeora, la sensación de sed puede desaparecer. Algunos signos de deshidratación más grave durante el embarazo incluyen:

  • mareos y confusión
  • un corazón acelerado
  • cambios en el patrón de movimiento del bebé
  • presión arterial baja, que puede causar mareos o desmayos

La deshidratación severa puede causar shock e insuficiencia orgánica. También puede dañar al bebé.

Causas de la deshidratación durante el embarazo.

Las causas de la deshidratación se dividen en dos categorías generales:

No beber suficiente agua

Aunque hay muchas recomendaciones disponibles sobre la cantidad de agua que deben beber las personas, las necesidades varían de una persona a otra. El embarazo impone exigencias adicionales al cuerpo. Por lo tanto, las mujeres generalmente necesitan beber más agua durante el embarazo que antes de quedar embarazadas.

Alguien que es físicamente activo o que vive en un clima cálido sudará más y necesitará más agua.

Las personas que cambian repentinamente su nivel de actividad o se trasladan a un clima más cálido pueden necesitar más agua que antes. Si no ajustan la cantidad que beben, pueden deshidratarse.

Las personas con trastornos alimentarios, en particular bulimia, pueden ser más vulnerables a la deshidratación.

Cuando la deshidratación ocurre debido a no beber suficiente agua, a menudo es fácil de solucionar simplemente bebiendo más agua, particularmente en las primeras etapas de la deshidratación.

No absorber suficiente agua

Los vómitos durante el embarazo pueden provocar deshidratación.

Algunas condiciones médicas, especialmente las que causan vómitos y diarrea, pueden dificultar que el cuerpo absorba el agua que necesita.

Las náuseas y los vómitos son más comunes durante el embarazo que en otros momentos. Las personas con hiperemesis gravídica, que ocurre en el 3 por ciento de los embarazos, pueden experimentar vómitos intensos que provocan pérdida de peso y deshidratación.

Otros problemas de salud, especialmente los que afectan el metabolismo, pueden causar deshidratación. Éstos incluyen:

  • insuficiencia renal
  • ciertos trastornos metabólicos raros
  • trastornos intestinales como la enfermedad de Crohn o la enfermedad celíaca que dificultan la absorción de nutrientes

Las personas con una afección médica subyacente tienen un mayor riesgo de deshidratación en climas cálidos, después de un ejercicio intenso o cuando no beben suficiente agua.

Complicaciones

La deshidratación leve no suele ser peligrosa durante el embarazo siempre que la mujer ingiera rápidamente suficientes líquidos. La deshidratación severa puede ser peligrosa tanto para la madre como para el bebé.

La deshidratación puede provocar niveles más bajos de líquido amniótico, lo que puede influir en el desarrollo del bebé, provocar un parto prematuro y afectar la producción de leche materna.

La deshidratación puede provocar deficiencias de nutrientes que son vitales para la salud de la mujer embarazada y del bebé en desarrollo.

Sin embargo, la deshidratación no es la causa principal del trabajo de parto prematuro. Un estudio de 2016 encontró que aquellos que mostraban signos de trabajo de parto prematuro no tenían más probabilidades de estar deshidratados que aquellos que no estaban experimentando un trabajo de parto prematuro.

En raras ocasiones, la deshidratación puede causar coma o incluso ser fatal.

Cuando ir al hospital

Puede ser difícil autodiagnosticarse si la deshidratación es leve o grave. Si beber agua o una bebida con electrolitos no mejora rápidamente los síntomas, llame a un obstetra o partera. Si es fin de semana o fuera de horario, puede haber una línea fuera de horario que pueda ayudar. Si tales servicios no están disponibles, considere acudir a un proveedor de atención de urgencia.

Las mujeres deben ir al hospital por deshidratación cuando:

  • sentir los cambios en el patrón de movimiento del bebé
  • comienza a sangrar o perder líquido
  • experimenta contracciones que creen que podrían ser un signo de trabajo de parto prematuro
  • ya se le ha diagnosticado una afección médica grave, como insuficiencia renal
  • experimenta vómitos o diarrea durante más de 12 horas
  • ha dejado de sudar a pesar de beber líquidos
  • están produciendo muy poca o ninguna orina
  • desmayarse, tener convulsiones o sentirse confundido

Aquellos que tienen hiperemesis gravídica u otra afección médica deben consultar con su médico cuándo es el momento de ir al hospital.

Si el médico sospecha que los síntomas de la mujer constituyen una emergencia médica, debe buscar atención de emergencia.

El tratamiento para la deshidratación puede incluir la administración de líquidos a través de una aguja en una vena (IV). Algunas mujeres que están deshidratadas también pueden requerir electrolitos, como sodio y magnesio, para ayudarlas a absorber los líquidos correctamente.

Es posible que algunas personas deban permanecer en el hospital durante varios días para su control.

Prevenir la deshidratación

Las bebidas con cafeína pueden causar deshidratación.

Para prevenir la deshidratación, aumente la ingesta de líquidos hasta que la orina se vuelva clara o de color amarillo muy pálido. Considere llevar una botella de agua o tomar descansos frecuentes para tomar agua.

Las mujeres que hacen ejercicio o pasan tiempo al aire libre en condiciones de calor intenso deben aumentar aún más su ingesta de líquidos.

Ciertos alimentos pueden aumentar la probabilidad de que las personas experimenten deshidratación, incluidos los alimentos o bebidas con cafeína. Es fundamental beber mucha agua al consumir estos alimentos.

El cuidado prenatal juega un papel fundamental en la prevención de la deshidratación. La deshidratación a menudo se debe a una afección subyacente, como un problema metabólico o una hiperemesis gravídica. Un médico puede ayudar a prevenir que esta afección cause deshidratación.

Si una mujer tiene antecedentes de deshidratación o una afección que la causa, es una buena idea hablar con un médico sobre las formas de prevenir la deshidratación.

panorama

Por lo general, la deshidratación es un inconveniente temporal que se puede corregir bebiendo más líquidos. Sin embargo, las personas deben tomarse la deshidratación en serio, ya que puede causar muchos problemas durante el embarazo.

Cualquiera que piense que podría estar deshidratado o que tenga un factor de riesgo de deshidratación debe discutir sus inquietudes con un médico.

Es más seguro reaccionar de forma exagerada a la deshidratación que ignorar un problema que podría poner en peligro la vida del bebé. Incluso si una mujer no está segura de si sus síntomas son lo suficientemente graves como para ir al hospital, debe pecar de cautelosa y buscar atención de emergencia.

Q:

¿Cuánta agua debo beber al día durante el embarazo?

A:

La ingesta de agua es esencial para que el cuerpo funcione correctamente y, según el Colegio Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos, las personas deben beber más durante el embarazo. La regla general es beber de seis a ocho vasos de agua de 8 oz por día. Sin embargo, este es un objetivo promedio y las necesidades individuales pueden variar según otros factores. Aquellas que están embarazadas deben hablar con su médico para identificar cuánto necesitan beber.

Las respuestas representan las opiniones de nuestros expertos médicos. Todo el contenido es estrictamente informativo y no debe considerarse un consejo médico.

none:  nutrición - dieta intolerancia a la comida gastrointestinal - gastroenterología