Causas y tratamiento de los cortes vaginales.

Incluimos productos que creemos que son útiles para nuestros lectores. Si compra a través de los enlaces de esta página, es posible que ganemos una pequeña comisión. Este es nuestro proceso.

Los cortes y desgarros vaginales leves son comunes y, a menudo, ocurren cuando una persona se quita el vello corporal o realiza una actividad sexual. Las personas con determinadas afecciones hormonales, cutáneas e inmunitarias pueden tener más probabilidades de sufrir cortes o desgarros vaginales.

Las heridas vaginales menores suelen ser inofensivas, pero pueden causar un dolor leve y una molestia durante uno o dos días antes de que sanen, especialmente al orinar y bañarse o ducharse. Algunos cortes o desgarros menores también pueden sangrar levemente durante un período breve.

Los cortes o desgarros más graves pueden requerir atención médica, especialmente aquellos que son profundos, no paran de sangrar o no sanan con el cuidado personal adecuado.

En este artículo, discutimos algunas causas comunes de cortes y desgarros vaginales. También cubrimos el tratamiento, la prevención y cuándo consultar a un médico.

Actividad sexual


A veces, la actividad sexual puede provocar desgarros vaginales.

La actividad sexual es una causa común de desgarros vaginales. Un pene, un dedo u otro objeto que una persona inserte en la vagina puede dañar sus delicados tejidos.

Después de una actividad sexual que causa desgarros vaginales, una persona también puede tener hematomas leves en la región pélvica y dolor vaginal que dura algunos días.

Los factores que pueden aumentar la probabilidad de desgarros vaginales durante la actividad sexual incluyen:

  • Empujar bruscamente o enérgicamente un objeto en la vagina
  • sequedad vaginal
  • atrofia vulvovaginal, una afección en la que los tejidos vaginales se vuelven más secos, más delgados y menos elásticos
  • cicatrices vaginales o daño tisular, por ejemplo, por cirugía, radioterapia pélvica o anomalías congénitas
  • ciertas afecciones de la piel, como eccema, liquen plano o psoriasis
  • algunos medicamentos, incluidos los corticosteroides

Depilación

La eliminación del vello púbico con una navaja es otra causa común de cortes o desgarros vaginales. La depilación con cera también puede provocar cortes o desgarros notorios en la piel.

Según un estudio de 2017, alrededor del 25% de las personas se lesionan mientras se arreglan el vello púbico. Las personas con afecciones cutáneas pueden ser más propensas a sufrir cortes y heridas durante la depilación.

Además de cortes o desgarros más grandes, todas las formas de depilación pueden causar heridas microscópicas. Estas pequeñas heridas aún son lo suficientemente grandes como para permitir que los gérmenes ingresen al cuerpo, por lo que pueden aumentar el riesgo de infección de la piel.

Parto vaginal


El parto vaginal puede provocar cortes y desgarros graves.

El parto vaginal puede causar cortes o desgarros más graves dentro de la vagina. Según el Colegio Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos, del 53 al 79% de las mujeres que dan a luz por vía vaginal desarrollan laceraciones o cortes.

Los cortes o desgarros de los partos vaginales pueden ser dolorosos y pueden dificultar que la mujer camine o se siente durante unos días. Los cortes o desgarros más graves pueden ser muy dolorosos y sangrar. El perineo, que es el espacio entre el ano y la vulva de una persona, también suele estar inflamado y dolorido durante algunas semanas.

Tratamiento

Los cortes y desgarros comprometen la barrera cutánea, lo que facilita que los gérmenes entren al cuerpo y causen una infección. Mantener el área alrededor de la incisión vaginal limpia y seca puede ayudar a prevenir infecciones de la piel.

Algunas sugerencias generales para tratar cortes y desgarros vaginales incluyen:

  • lavarse las manos con jabón y agua corriente durante 15 a 30 segundos antes de tocar la herida
  • lavar la zona afectada a diario con agua tibia y un jabón o limpiador suave sin perfume
  • asegurándose de que el área afectada esté completamente seca antes de vestirse
  • evitando empapar la zona afectada
  • tomar analgésicos de venta libre para reducir el malestar
  • aplicar una bolsa de hielo cubierta en el área para reducir la inflamación y el malestar
  • usar una botella de peri durante y después de la micción para minimizar el dolor
  • evitando que le entre una toalla de papel en la herida
  • usar una almohada si sentarse es incómodo
  • aplicar hamamelis a una toalla sanitaria para reducir las molestias
  • evitando el uso de productos dentro de la vagina
  • evitando productos ásperos o perfumados que pueden interferir con el pH ácido de la vagina

Mientras los cortes o desgarros vaginales se están curando, es posible que una persona desee evitar las actividades sexuales que involucren la vagina. Usar ropa interior holgada hecha de materiales naturales, como algodón o bambú, durante unos días también puede ayudar.

El hamamelis está disponible para su compra en línea.

Prevención

No siempre es posible prevenir cortes y desgarros vaginales. Sin embargo, dependiendo de la causa, una persona puede tomar algunas medidas para reducir el riesgo de heridas vaginales.

Actividad sexual

Las formas de reducir el riesgo de cortes y desgarros vaginales durante las relaciones sexuales incluyen:

  • usando un lubricante a base de agua o silicona
  • reservar tiempo para el sexo para asegurarse de que ningún participante esté ansioso, apresurado o demasiado cansado
  • hacer tiempo para los juegos previos y la excitación
  • decirle a su pareja sexual sobre el dolor y detenerse si el dolor se vuelve demasiado severo
  • vaciar la vejiga antes del sexo
  • tomar un baño caliente antes de tener relaciones sexuales para relajar los músculos vaginales

Las personas que usan condones no deben usar aceite mineral, aceite para bebés o vaselina como lubricante sexual porque estos productos pueden dañar el látex.

El coito vaginal regular ayuda a mantener los tejidos vaginales elásticos y fuertes, lo que puede reducir la probabilidad de cortes y desgarros vaginales.

Depilación

Para prevenir cortes y lesiones al recortar o afeitar el vello púbico, la Academia Estadounidense de Dermatología sugiere:

  • evitar distracciones y no dejar que la mente divague mientras se afeita
  • mojar la piel y el cabello antes de afeitarse
  • usando cremas o geles de afeitar
  • usando una navaja limpia con una hoja afilada
  • enjuagar la maquinilla de afeitar limpia después de cada pasada
  • afeitado en la dirección del crecimiento del cabello
  • ponerse de pie mientras se recorta o afeita y evita acostarse
  • recortarse o afeitarse a sí mismo ya que otra persona no puede sentir lo que está sucediendo
  • guardar las maquinillas de afeitar en un lugar fresco y seco
  • tirar las maquinillas de afeitar desechables después de cinco a siete usos
  • ser muy cauteloso y afeitarse ligeramente al revisar las llagas o cicatrices del acné

Los siguientes consejos pueden ayudar a prevenir los desgarros vaginales durante la depilación:

  • asegurándose de que el área esté limpia, seca y libre de cualquier irritación, herida o dolor
  • aplicar la cera en la dirección del crecimiento del cabello y retirarla en la dirección opuesta
  • mantener la piel tensa al aplicar y retirar la cera

Parto vaginal

Los cortes o desgarros son una consecuencia bastante inevitable del parto vaginal. Sin embargo, los profesionales de la salud pueden usar ciertas técnicas para ayudar a prevenir estas lesiones, que incluyen:

  • Masaje perineal para reducir la resistencia muscular, ya sea durante la segunda etapa del trabajo de parto o poco después del parto.
  • aplicar compresas tibias en el área perineal mientras la mujer empuja durante el trabajo de parto

Los médicos también están reconsiderando la seguridad y eficacia de la episiotomía, que es un procedimiento que implica hacer un corte profundo durante el parto para agrandar el canal de parto de la mujer.

Cuando ver a un doctor


Un médico puede evaluar los cortes o desgarros vaginales que no cicatrizan.

Los cortes o desgarros vaginales leves son generalmente inofensivos y generalmente se curan rápidamente sin tratamiento. Sin embargo, los cortes o desgarros más graves pueden provocar complicaciones, como una importante pérdida de sangre e infecciones.

Es importante consultar a un médico por cortes o desgarros vaginales que:

  • sangra excesivamente o no deja de sangrar después de 10 minutos de aplicar presión firme y directa
  • son grandes, profundos o numerosos
  • tienen bordes rugosos
  • no se cura en unos pocos días
  • empeorar
  • causar preocupación o angustia

Las personas con cortes o desgarros vaginales deben buscar atención médica inmediata si también presentan alguno de los siguientes síntomas:

  • fiebre o escalofríos
  • secreción descolorida o maloliente
  • una sensación general de malestar
  • entumecimiento u hormigueo
  • sentirse mareado o perder el conocimiento

Las personas que experimentan con frecuencia cortes o desgarros vaginales grandes o dolorosos deben discutir sus síntomas con un médico para identificar posibles afecciones subyacentes.

El abuso, la agresión o la violación sexual pueden causar cortes o desgarros vaginales de diversa gravedad.

Las personas que han sufrido violaciones sexuales deben hablar con un médico lo antes posible o buscar atención de emergencia.

Los adultos también deben hablar con un médico sobre cualquier corte o desgarro vaginal inexplicable o relacionado con niños o bebés.

Resumen

Pueden ocurrir cortes o desgarros vaginales durante la depilación púbica y la actividad sexual. El parto vaginal durante el parto también puede causar heridas en los tejidos dentro y alrededor de la vagina.

Los cortes o desgarros vaginales leves pueden causar dolor e incomodidad, pero generalmente se curan sin tratamiento en unos pocos días. Mantener el área afectada limpia y seca puede ayudar a curar las heridas y prevenir infecciones.

Los cortes o desgarros más importantes pueden requerir atención médica. Consulte a un médico si los cortes son profundos, numerosos o no paran de sangrar.

Lea el artículo en español.

none:  infección del tracto urinario nutrición - dieta fibrosis quística