Causas y tratamientos para las piernas quemadas.

Es común sentir ardor en las piernas durante el ejercicio o debido a las quemaduras solares. Otras afecciones médicas pueden causar daño a los nervios, lo que puede provocar una sensación de ardor.

Las piernas ardientes pueden ser difíciles de describir a un médico. Una persona puede sentir una sensación de calor, hormigueo o entumecimiento. La sensación puede estar en una pierna, ambas piernas, parte de la pierna o solo los pies.

Describir el dolor y su ubicación específica puede ayudar al médico a hacer un diagnóstico. En este artículo, discutimos las posibles causas y sus síntomas adicionales, así como cuándo consultar a un médico.

Causas

La piel, los músculos y los nervios de las piernas pueden causar una sensación de ardor o dolor. Conocer la fuente del dolor puede ayudar a comprender la causa y acceder al tratamiento adecuado.

Ejercicio

Las personas pueden experimentar ardor en las piernas durante el ejercicio.

El ejercicio que utiliza los músculos de las piernas puede provocar una sensación de ardor. Esto no siempre significa que el músculo esté lesionado.

Durante el ejercicio, el cuerpo necesita más energía de lo habitual. No puede absorber suficiente oxígeno para generar energía, por lo que los músculos del cuerpo se hacen cargo. Esto crea ácido láctico, que provoca una sensación de ardor cuando se acumula.

Correr o hacer ejercicio intenso a menudo provocará ardor en las piernas. La sensación debería desaparecer después de que termine el ejercicio.

Los músculos suelen estar adoloridos durante uno o dos días después del ejercicio. Esto sucede con más frecuencia cuando el ejercicio es nuevo o cuando la condición física de una persona está mejorando.

Lesión

Lesionarse la pierna es una de las causas más comunes de dolor. En particular, el daño a los músculos puede provocar una sensación de ardor.

Cuando los músculos se estiran más de lo debido, puede causar tensión. Esto puede desgarrar parte del músculo. El ejercicio es una causa común de distensión muscular.

Una persona puede sentir un dolor repentino en el momento de la lesión, que puede convertirse en una sensación punzante o de ardor. El área puede hincharse y presentar hematomas.

Las personas pueden tratar los dolores y las distensiones musculares con el método RICE:

  • Descanso. No ejercite la pierna ni ponga demasiado peso sobre ella.
  • Hielo. Reduzca la hinchazón con una compresa fría envuelta en un paño.
  • Compresión. Comprima la pierna vendarla.
  • Elevación. Levanta la pierna por encima del corazón.

Las personas pueden ayudar a prevenir la tensión muscular calentando antes del ejercicio y enfriándose después.

exposición al sol

La piel de una persona puede inflamarse si la expone al sol sin usar protector solar.

Es fácil pasar por alto las piernas cuando se aplica protector solar. Es posible que una persona no se dé cuenta de que se ha quemado la piel hasta que sienta dolor o malestar muchas horas después.

Las quemaduras solares hacen que la piel se inflame. Puede sentirse caliente al tacto y causar una sensación de ardor durante algún tiempo. Es vital enfriar la piel para aliviar el dolor y evitar daños mayores.

Tome una ducha o un baño fresco y luego aplique una compresa fría envuelta en una toalla sobre la piel.

Las personas también pueden tomar analgésicos de venta libre, como ibuprofeno, para reducir la inflamación. Hidratar la piel con aloe vera o una crema a base de agua puede ayudar a curarla.

Daño en el nervio

La neuropatía periférica es el término médico para un tipo de daño nervioso. Afecta principalmente a las piernas y los pies, pero a veces puede afectar a los brazos y las manos. La diabetes es una causa común de daño a los nervios.

El nivel alto de azúcar en sangre debido a la diabetes daña los nervios y los vasos sanguíneos que alimentan los nervios. Con el tiempo, esto puede provocar neuropatía periférica.

Los síntomas afectan las piernas, los pies, los brazos y las manos. Pueden incluir:

  • una sensación de ardor u hormigueo
  • dolor
  • entumecimiento
  • debilidad
  • dificultad para sentir dolor o cambios de temperatura

Para las personas con neuropatía periférica, puede ser más difícil sentir el desarrollo de lesiones como ampollas o llagas. Tratarlos temprano puede prevenir infecciones y otros problemas de salud.

La neuropatía periférica puede afectar el equilibrio y el movimiento, pero la fisioterapia puede ayudar. Los medicamentos pueden ayudar a controlar el dolor.

Si la diabetes es la causa subyacente, mantener el nivel de azúcar en sangre dentro de un rango saludable puede ayudar a evitar que el daño a los nervios empeore.

Dolor ardiente en el muslo

El término médico para el dolor ardiente en la parte externa del muslo es meralgia parestésica. El dolor ardiente se debe a un gran nervio comprimido.

Las causas del ardor en el muslo incluyen traumatismo, hinchazón o presión en la pierna. Algunos ejemplos comunes incluyen aumento de peso, ropa ajustada o equipo de trabajo que presiona el cuerpo.

Los síntomas incluyen:

  • ardor, entumecimiento u hormigueo en la parte externa del muslo
  • dolor en la parte externa del muslo y las nalgas
  • sensibilidad al tacto

El tratamiento generalmente se enfoca en resolver la causa del dolor. Bajar de peso o usar ropa más holgada puede aliviar la presión sobre el nervio. En algunos casos, una persona puede necesitar una inyección para reducir la hinchazón.

Remedios caseros

Los músculos y la piel lesionados pueden causar quemaduras en las piernas. Por lo general, es sencillo manejar estos problemas de salud en casa.

Descansar un músculo distendido, aplicar hielo sobre la lesión y levantar la pierna ayudan a que los músculos sanen.

El ardor causado por el ejercicio debería desaparecer poco después. El enfriamiento haciendo algunos estiramientos suaves puede ayudar a que los músculos se recuperen y prevenir dolores y molestias.

Aplicar una compresa fría envuelta sobre la piel quemada por el sol puede ayudar a aliviar la sensación de ardor. Hidratar y proteger la piel de una mayor exposición al sol también ayudará al proceso de curación.

Cuando ver a un doctor

Una persona debe consultar a un médico si tiene hormigueo y entumecimiento crónicos que no pueden explicar fácilmente.

Busque atención médica si:

  • una quemadura provoca ampollas en una gran parte del cuerpo
  • una persona tiene fiebre, dolor de cabeza, confusión o náuseas
  • las quemaduras empeoran o no mejoran en 2 días
  • no hay una causa clara de hormigueo y entumecimiento crónicos

Una lesión muscular puede necesitar atención médica si no mejora con el descanso y el tratamiento en el hogar. Busque consejo médico si el dolor o la hinchazón empeoran, o si una persona tiene fiebre alta.

A veces, las piernas ardientes pueden ser un síntoma de una afección médica subyacente, como daño a los nervios o dolor ardiente en el muslo. Algunas afecciones médicas, como la esclerosis múltiple, también pueden causar sensibilidad a la temperatura. Un médico puede ayudar a diagnosticar problemas subyacentes.

Resumen

Las causas comunes de quemaduras en las piernas son lesiones o daños en los músculos o la piel. El ejercicio o la exposición al sol son los culpables habituales. Por lo general, las personas pueden tratar estos problemas en casa. Asegúrese de dejar tiempo para descansar y recuperarse.

Algunas afecciones médicas pueden dañar los nervios o ejercer presión sobre un nervio, causando una sensación de ardor. Un médico puede diagnosticar estas afecciones y asegurarse de que la persona reciba el tratamiento adecuado.

none:  farmacia - farmacéutico seguro médico - seguro médico Enfermedades tropicales