¿Podría este fármaco común para la diabetes prevenir la recaída de la cocaína?

Un estudio reciente sugiere que los medicamentos ya aprobados para tratar la obesidad y la diabetes tipo 2 también podrían ayudar a tratar la adicción a la cocaína al reducir las recaídas.

Usando modelos de ratas, los investigadores encuentran que una droga existente podría ayudar a reducir la recaída de la cocaína.

Investigadores de la Universidad de Pensilvania en Filadelfia encontraron que una droga llamada exendina-4 disminuyó el comportamiento de búsqueda de cocaína en ratas adictas durante la abstinencia.

Informan sus hallazgos en un artículo que ahora se publica en Neuropsicofarmacología.

Según una encuesta de 2014, alrededor de 913,000 consumidores de cocaína ahora cumplen con los criterios de dependencia o abuso en los Estados Unidos.

Uno de los mayores desafíos que enfrentan los consumidores de cocaína para dejar el hábito es la recaída, que ocurre en el 40-60 por ciento de los casos.

La recaída de la cocaína es un "importante problema de salud pública", señalan los autores del estudio, y hasta el momento no existen tratamientos aprobados eficaces.

"Nuestro objetivo como científicos básicos", explica el autor principal del estudio, Heath D. Schmidt, profesor asistente de investigación de psiquiatría que trabaja en la Universidad de Pensilvania, "es utilizar modelos animales de recaída para identificar nuevos medicamentos para tratar la adicción a la cocaína".

¿Reutilizar agonistas del receptor de GLP-1?

Exendina-4 imita una hormona que reduce el azúcar en sangre y el consumo de alimentos y está aprobada para el tratamiento de la diabetes tipo 2 y la obesidad. También se está probando como tratamiento para la enfermedad de Alzheimer.

El fármaco pertenece a una clase denominada agonistas del péptido 1 similar al glucagón (GLP-1). Estos medicamentos funcionan estimulando los receptores de GLP-1, que son proteínas receptoras de señales particulares que están presentes en el cerebro y el intestino.

Utilizando un modelo de rata de recaída de cocaína, los investigadores identificaron un "papel crítico previamente desconocido para los receptores de GLP-1 en el comportamiento de búsqueda de cocaína".

“Además”, señalan, “hemos identificado dosis del agonista del receptor de GLP-1 exendina-4 que redujeron selectivamente la búsqueda de cocaína y no produjeron efectos adversos en ratas”.

Sugieren que sus hallazgos justifican la reutilización de la exendina-4 "como un medicamento contra la recaída".

El estudio también es significativo porque el equipo localizó una dosis baja de exendina-4 que mantuvo la eficacia del medicamento sin producir efectos secundarios. Las altas tasas de náuseas y vómitos son comunes en las personas que toman agonistas del receptor de GLP-1 para la diabetes tipo 2 y la obesidad.

En sus experimentos, los científicos demostraron que la reducción del comportamiento de búsqueda de cocaína en las ratas tratadas no era consecuencia de que los animales se enfermaran a causa de la droga.

Exendina-4 redujo el comportamiento de búsqueda de drogas

El estudio se realizó por etapas. Primero, el equipo analizó sangre de ratas que habían estado tomando cocaína durante 21 días. Esto mostró que las ratas tenían niveles reducidos de hormona GLP-1.

Aunque la principal fuente de hormona GLP-1 en el cuerpo son las células del intestino delgado, el núcleo del tracto solitario en el tronco del encéfalo también la produce.

Ese resultado hizo que los científicos se interesaran en el GLP-1 y se preguntaran si podría influir en el comportamiento de búsqueda de cocaína.

En el siguiente paso, el equipo probó el efecto de los agonistas del receptor de GLP-1 en un "modelo de recaída en ratas".

Después de permitir que las ratas se administraran libremente por vía intravenosa con cocaína durante un período de 3 semanas, los investigadores indujeron un período de abstinencia reemplazando la cocaína con solución salina.

También emparejaron la dosis de cocaína con señales, como una luz que se encendía cuando los roedores apretaban las palancas para inyectarse cocaína.

Durante el período de abstinencia, el comportamiento de búsqueda de cocaína se redujo significativamente de las 28 dosis diarias autoadministradas de la fase inicial.

Luego, los investigadores recuperaron el comportamiento de búsqueda de drogas de dos maneras: ya sea reintroduciendo cocaína o dejando solución salina en la dosis pero activando la señal (la luz que originalmente estaba emparejada con las dosis de cocaína) cuando las ratas presionaron la palanca para toma un trago.

En ambos casos, los roedores volvieron a presionar la palanca a un ritmo alto, lo que sugiere que estaban "buscando la droga". Esto es similar a lo que sucede en los humanos adictos durante la recaída: buscan personas, lugares y cosas asociadas con el hábito.

Luego, los investigadores volvieron a realizar los experimentos, pero esta vez, con ratas que habían sido pretratadas con exendina-4.

Descubrieron que el comportamiento de búsqueda de drogas de los animales no se disparó cuando intentaron reintroducirlo durante la abstinencia, ni después de recibir una dosis aguda de cocaína ni cuando se expusieron a las señales emparejadas.

En la parte final del estudio, el equipo usó un marcador fluorescente para rastrear dónde se encontraba el agonista del receptor de GLP-1 en el cerebro y encontró exactamente qué vía molecular impulsaba la señalización de GLP-1.

"Hemos demostrado por primera vez que la señalización central de GLP-1 juega un papel importante en la búsqueda de cocaína".

Prof. Heath D. Schmidt

none:  sistema inmunológico - vacunas control de la natalidad - anticoncepción rehabilitación - fisioterapia