Sueños y pesadillas: ¿Qué son?

Los sueños son historias e imágenes que nuestra mente crea mientras dormimos. Pueden ser entretenidos, divertidos, románticos, inquietantes, atemorizantes y, a veces, extraños.

Este artículo analiza cómo soñamos, qué son las pesadillas, los sueños lúcidos y por qué algunos sueños son difíciles de recordar mientras que otros son más memorables.

Como soñamos

Por qué y cómo soñamos sigue siendo un misterio.

El sueño ocurre en ciclos. Cada ciclo de sueño completo dura entre 90 y 110 minutos.

La mayoría de los sueños ocurren durante una fase conocida como sueño de movimientos oculares rápidos (REM). El primer período de sueño REM generalmente ocurre alrededor de 70 a 90 minutos después de que nos quedamos dormidos.

Durante esta fase, un aminoácido conocido como glicina se libera del tronco cerebral a las neuronas motoras. Estas neuronas motoras conducen impulsos hacia afuera desde el cerebro o la médula espinal.

Esta liberación de glicina efectivamente hace que el cuerpo se paralice.

Se cree que esta parálisis es la forma en que la naturaleza se asegura de que no hagamos realidad nuestros sueños y, por lo tanto, evite las lesiones.

Los primeros ciclos de sueño cada noche contienen períodos relativamente cortos de REM y largos períodos de sueño profundo. A medida que avanza la noche, los períodos de sueño REM aumentan en duración, mientras que el sueño profundo disminuye.

Los investigadores tienen diferentes teorías sobre la relación entre el sueño y el sueño REM. ¿La fisiología del sueño REM explica la experiencia del sueño? ¿O no es necesario estar en sueño REM para que ocurra el sueño?

Un estudio ha sugerido que los sueños pueden ocurrir durante el sueño REM y no REM (NREM), pero que diferentes procesos fisiológicos subyacen al sueño en cada etapa.

Los sueños que ocurren durante estos períodos pueden diferir significativamente tanto en calidad como en cantidad y probablemente sean el resultado de diferentes procesos.

La parálisis durante la etapa REM del sueño podría garantizar que no actuamos nuestros sueños.

Las imágenes visuales parecen ser más comunes después de despertar del sueño REM, en comparación con el sueño NREM. Las personas informaron imágenes visuales después del 83 por ciento de los despertares REM, en comparación con solo el 34 por ciento después de la etapa 2 del sueño.

Un estudio ha propuesto que la hormona cortisol juega un papel importante en el control de los sistemas de memoria durante el sueño. Se han observado niveles altos de cortisol a altas horas de la noche y durante el sueño REM.

El cortisol afecta la interacción entre el hipocampo y la neocorteza. Esta interacción parece tener un impacto en un tipo específico de consolidación de la memoria. Estos podrían afectar el contenido de los sueños.

En el sueño NREM, la interacción entre la neocorteza y el hipocampo no se interrumpe y se producen recuerdos episódicos típicos.

Sin embargo, en el sueño REM, el contenido del sueño refleja solo la activación neocortical. Es más probable que los sueños estén fragmentados y sean extraños.

Si tiene curiosidad por obtener más información basada en evidencia sobre el fascinante mundo del sueño, visite nuestro centro dedicado.

¿Qué son los malos sueños y las pesadillas?

Tanto los adultos como los niños pueden experimentar pesadillas y pesadillas.

Durante una pesadilla, el soñador puede experimentar una variedad de emociones perturbadoras, como ira, culpa, tristeza o depresión. Sin embargo, los sentimientos más comunes son el miedo y la ansiedad. La persona suele despertarse al menos una vez durante el sueño.

Las pesadillas pueden causar emociones angustiosas y pueden ser especialmente perturbadoras para los niños.

Las causas de los malos sueños incluyen:

  • estrés
  • miedo
  • trauma
  • Problemas emocionales
  • uso de medicamentos o drogas
  • enfermedad

Un estudio que analizó 253 episodios descritos como "pesadillas" encontró que con frecuencia contenían:

  • agresión física
  • situaciones extrañas y emocionalmente intensas
  • fracasos y finales desafortunados

Una de cada tres de estas pesadillas contenía emociones primarias distintas del miedo.

En otros 431 malos sueños, a diferencia de las pesadillas, los conflictos interpersonales eran comunes. Poco más de la mitad contenía emociones primarias distintas del miedo.

En otro estudio, 840 atletas alemanes discutieron sueños angustiosos que ocurrieron en las noches previas a una competencia o juego importante.

Alrededor del 15 por ciento de los atletas informaron haber tenido al menos un sueño angustioso antes de una competencia importante en los últimos 12 meses. La mayoría de estos relacionados con fallas atléticas.

En otra parte, una encuesta en la que 30 mujeres que estaban lidiando con la violencia en las relaciones describieron sus experiencias de sueños, la mitad informó tener pesadillas semanales y poco más de la mitad tenía sueños recurrentes.

Los eventos de ensueño incluyeron:

  • ahogo
  • siendo perseguido
  • traer muertos
  • matar a alguien más

Una teoría sobre los sueños recurrentes es la teoría de la simulación de amenazas. Según esta teoría, los sueños son un antiguo mecanismo de defensa biológica que tiene como objetivo simular repetidamente eventos amenazantes, presumiblemente para preparar a las personas para las amenazas que podrían enfrentar en su vida de vigilia.

Los investigadores han propuesto que los niños que viven en un entorno amenazador soñarían más activamente que los que no lo hacen, y al menos un estudio lo ha confirmado.

En una investigación, los niños que habían sufrido un trauma severo experimentaron una cantidad significativamente mayor de sueños y una mayor cantidad de eventos oníricos amenazantes, con amenazas más severas, en comparación con los niños que no habían experimentado un trauma.

Sin embargo, en un estudio que analizó los sueños de 190 escolares de 4 a 12 años que no habían sufrido ningún trauma, se observó lo siguiente:

  • El miedo apareció en el 75,8 por ciento de los sueños.
  • Las preocupaciones aparecieron en el 67,4 por ciento.
  • Los sueños de miedo representaron el 80,5 por ciento.

Los miedos relacionados con los sueños de miedo eran comunes entre los niños de 4 a 6 años, y más aún entre los de 7 a 9 años. Estos temores se volvieron menos frecuentes entre los 10 y los 12 años.

Los tipos de miedos, preocupaciones y sueños cambiaron según los grupos de edad. Los miedos y los sueños de miedo relacionados con criaturas imaginarias se redujeron con la edad, mientras que las preocupaciones sobre el rendimiento de las pruebas aumentaron con la edad.

En un estudio, los informes de sueños de 610 adolescentes mostraron que los sueños perturbadores y normales ocurren tanto a los 13 como a los 16 años de edad. Sin embargo, los sueños perturbadores son especialmente comunes entre las adolescentes.

Las niñas que a menudo tenían sueños perturbadores también eran más propensas a mostrar signos de ansiedad, incluso a los 13 años.

Desencadenantes de pesadilla

Ciertas condiciones parecen aumentar la frecuencia de las pesadillas en algunas personas.

Éstos incluyen:

Migraña: los sueños recurrentes con imágenes visuales complejas, a menudo pesadillas aterradoras, pueden ocurrir como síntomas de aura de migraña. Estos sueños a menudo involucran emociones de miedo y angustia.

Apnea del sueño: las personas con apnea del sueño tienen más sueños emocionalmente negativos que aquellos que simplemente roncan mientras duermen.

Depresión: las pesadillas frecuentes están asociadas con la tendencia suicida en personas con depresión mayor.

Terrores nocturnos o del sueño

Los terrores nocturnos son diferentes a las pesadillas.

Un niño que experimenta terrores nocturnos puede:

  • grito
  • gritar
  • revolcarse
  • pánico
  • saltar de la cama
  • no reconocer a los padres que intentan consolarlos

Los terrores nocturnos ocurren al despertar abruptamente de un sueño NREM profundo, mientras que se cree que las pesadillas ocurren durante el sueño REM.

Se cree que alrededor del 1 al 6 por ciento de los niños experimentan terrores nocturnos en algún momento de su infancia. Es común en niños de entre 3 y 12 años. Los niños no están completamente despiertos en estos episodios, incluso si tienen los ojos abiertos, y por lo general no recuerdan el evento al día siguiente.

Los episodios generalmente ocurren en la primera parte de la noche y pueden continuar hasta por 15 minutos.

Los terrores nocturnos son más comunes en niños con antecedentes familiares de terrores nocturnos o comportamiento de sonambulismo.

Un ataque terrorista nocturno puede desencadenarse por cualquier cosa que:

  • aumenta la cantidad de sueño profundo que tiene el niño, como cansancio, fiebre o ciertos tipos de medicamentos
  • hace que sea más probable que el niño se despierte de un sueño profundo, como emoción, ansiedad o ruido repentino

La mayoría de los niños acabarán superando los terrores nocturnos.

La investigación ha sugerido que las parasomnias y otras afecciones del sueño, como el síndrome de piernas inquietas (SPI) y los trastornos respiratorios del sueño, pueden ser hereditarios. Podría haber un vínculo genético.

Los terrores nocturnos también se han relacionado con el agrandamiento de las amígdalas y las adenoides.

¿Qué son los sueños recurrentes?

Un sueño recurrente es un tipo de sueño que ocurre de forma regular cuando dormimos.

Un estudio de 212 informes de sueños recurrentes encontró que:

  • Dos de cada tres sueños contenían una o más amenazas, que tendían a ser peligrosas y estaban dirigidas al soñador. Al enfrentarse a una amenaza, el soñador tendía a tomar acciones defensivas o evasivas que eran posibles y razonables.
  • Menos del 15 por ciento de los sueños recurrentes representaban situaciones realistas y probables. En estos, el soñador rara vez logró huir de la amenaza, a pesar de los esfuerzos.

¿Qué son los sueños lúcidos?

El sueño lúcido es un estado de sueño poco común en el que el soñador sabe que está soñando y obtiene una visión de su estado mental durante el sueño.

La investigación ha demostrado que durante los sueños lúcidos, partes del cerebro están activas que normalmente se suprimen durante el sueño. Los resultados han sugerido que el sueño lúcido es un estado de conciencia único y separado de cualquier otro estado mental.

Los científicos han descubierto que ciertas áreas corticales se activan durante el sueño lúcido.

Los sueños lúcidos suelen ocurrir mientras una persona está en medio de un sueño normal y de repente se da cuenta de que está soñando.

Un estudio de sueños lúcidos en escolares y adultos jóvenes reveló que:

  • los sueños lúcidos son "bastante pronunciados" en los niños pequeños
  • la incidencia cae alrededor de los 16 años de edad

Los autores del estudio propusieron un vínculo entre la ocurrencia natural de los sueños lúcidos y la maduración del cerebro.

¿Qué son los sueños húmedos?

Un sueño húmedo es cuando se produce una eyaculación durante el sueño, generalmente durante un sueño sexual. Es posible que la persona no recuerde el sueño y puede suceder sin tocar el pene. Puede que se despierten o no.

Por lo general, afectan a los niños durante la pubertad, cuando el cuerpo comienza a producir la hormona masculina testosterona. Una vez que el cuerpo puede producir testosterona, puede liberar esperma.

Los sueños húmedos son una parte normal del crecimiento y no se pueden prevenir. Algunos niños pueden tener varios sueños a la semana, mientras que otros nunca experimentan uno. Esto también es normal.

Impacto de las drogas y las condiciones de salud

El uso de algunos medicamentos puede afectar los sueños.

Antidepresivos e ISRS

Una revisión de estudios pequeños ha informado que los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) pueden intensificar los sueños.

Los resultados mostraron que:

  • Las personas con y sin depresión experimentaron una disminución en la frecuencia de recordar los sueños cuando usaban antidepresivos.
  • Las emociones oníricas más positivas se relacionaron con el uso de antidepresivos tricíclicos.
  • Se produjeron pesadillas después de suspender los antidepresivos tricíclicos y los inhibidores de la monoaminooxidasa (IMAO) fenelzina y tranilcipromina.
  • Tanto el inicio como la interrupción del uso de ISRS o IRSN parecen intensificar los sueños.

Uso anestésico

Desde la introducción de la anestesia, a menudo se han informado alucinaciones y sueños que se confunden con la realidad.

Los sueños y las alucinaciones se han relacionado durante mucho tiempo con la sedación bajo anestesia.

En el pasado, las alucinaciones sexuales han dado lugar a denuncias de abuso o agresión sexual por parte de médicos o personal de enfermería profesional.

Las siguientes drogas se han relacionado con experiencias oníricas:

Propofol: las personas que han recibido este fármaco anestésico han informado de alucinaciones y sueños que son "agradables" y pueden tener connotaciones sexuales. Los sueños también pueden involucrar un comportamiento desinhibido o expresión verbal de pensamientos íntimos.

Ketamina: los voluntarios que tomaron una dosis subanestésica de ketamina experimentaron más problemas de sueño durante 3 noches que los que tomaron un placebo.

Alcohol: las personas que se sometieron a desintoxicación después de la dependencia del alcohol experimentaron un sueño de peor calidad y sueños con tonos más negativos en comparación con los controles sanos. Después de 4 semanas de abstinencia, tanto la calidad del sueño como la experiencia del sueño mejoraron levemente. Durante este tiempo, los participantes con dependencia del alcohol soñaron significativamente más a menudo con el alcohol que el grupo que no había experimentado dependencia.

Los estudios han encontrado que el sueño subjetivo y la calidad del sueño se ven fuertemente deteriorados en pacientes con dependencia del alcohol.

Marihuana y cocaína

Los trastornos del sueño y los sueños desagradables se han relacionado con la abstinencia de cocaína, y se han informado dificultades para dormir y sueños extraños después de suspender el consumo de tetrahidrocannabinol (THC) o marihuana.

Condiciones de salud que afectan los sueños.

Algunas condiciones de salud pueden cambiar el sueño y la calidad de los sueños de una persona.

Depresión mayor psicótica

Se ha descubierto que las personas con psicosis afectivas y no afectivas tienen niveles más altos de pensamiento inusual o extrañeza cognitiva, tanto cuando están soñando como despiertas.

Narcolepsia

La narcolepsia con cataplejía (NC) es un trastorno neurológico que presenta somnolencia diurna excesiva y cambios en los patrones de sueño.

Los estudios han encontrado que la mayoría de las personas recuerdan los sueños en un 85 por ciento, tengan o no NC. Sin embargo, las personas con NC han informado de sueños de primer REM más largos y complejos.

Estos hallazgos sugieren que para las personas con NC, los procesos cognitivos subyacentes a la generación de sueños operan de manera más efectiva más temprano en la noche, en comparación con otras personas.

Parkinson

Las alteraciones del sueño y las pesadillas se han relacionado con la enfermedad de Parkinson.

Un estudio analizó la relación entre los niveles de testosterona, los sueños violentos y el trastorno de la conducta del sueño REM (RBD) en 31 hombres con enfermedad de Parkinson (EP).

Los resultados sugirieron que las personas con RBD tenían más probabilidades de experimentar sueños violentos, pero que ni el RBD ni los sueños violentos estaban relacionados con los niveles de testosterona en los hombres con EP.

Otro estudio involucró tanto a hombres como a mujeres con EP. Vinculaba RBD con sueños violentos en ambos sexos. El contenido de los sueños fue similar para los participantes masculinos y femeninos, pero los hombres tendían a experimentar sueños más violentos.

Trastorno de estrés postraumático

Los patrones de sueño alterados, las pesadillas y los sueños llenos de ansiedad son síntomas del trastorno de estrés postraumático (TEPT).

Recordando sueños

Hay algo en el fenómeno del sueño que dificulta recordar lo ocurrido. La mayoría de los sueños se olvidan a menos que se escriban.

A menudo se dice que 5 minutos después del final de un sueño, hemos olvidado el 50 por ciento de su contenido, y 10 minutos después, hemos olvidado el 90 por ciento. Los investigadores de los sueños estiman que alrededor del 95 por ciento de todos los sueños se olvidan por completo al despertar.

Algunas personas no tienen dificultad para recordar varios sueños cada noche, mientras que otras rara vez o nunca recuerdan sueños. Algún aspecto del sueño parece dificultar que los soñadores recuerden lo que sucedió.

La mayoría de los sueños se olvidan, pero a veces un sueño se recuerda repentinamente más tarde en el día o en otro día. Anotar o registrar los sueños puede ayudarlo a recordarlos. Esto sugiere que la memoria no está totalmente perdida, pero por alguna razón es difícil recuperarla.

¿Cómo afecta el cerebro a los recuerdos de los sueños?

Los estudios de lesiones cerebrales y de neuroimagen han indicado que la unión temporo-parieto-occipital y la corteza prefrontal ventromesial juegan un papel crucial en el recuerdo de los sueños.

Los estudios de EEG de superficie mostraron que las oscilaciones corticales del sueño asociadas con el recuerdo exitoso de los sueños son las mismas que las involucradas en la formación y el recuerdo de recuerdos episódicos mientras está despierto.

Las oscilaciones cerebrales corticales del sueño humano parecen predecir la recuperación exitosa de los sueños.

La actividad cortical específica se ha relacionado con el recuerdo exitoso de los sueños después de despertar del sueño REM, un hallazgo que refuerza la teoría de que el recuerdo de los sueños y la memoria episódica durante la vigilia están vinculados.

Un área diferente del cerebro se ha relacionado con el recuerdo exitoso de los sueños después de despertar de la etapa 2 del sueño NREM.

En general, estos hallazgos sugieren que los mecanismos subyacentes a la codificación y el recuerdo de los recuerdos episódicos pueden seguir siendo los mismos en diferentes estados de conciencia, en otras palabras, ya sea despierto o dormido.

Otro estudio que utilizó técnicas de resonancia magnética encontró que los sueños vívidos, extraños y emocionalmente intensos, los sueños que la gente suele recordar, están vinculados a partes de áreas del cerebro conocidas como amígdala e hipocampo.

La amígdala juega un papel primordial en el procesamiento y la memoria de las reacciones emocionales. El hipocampo se ha relacionado con importantes funciones de la memoria, como la consolidación de información de la memoria a corto plazo a la memoria a largo plazo.

Los científicos también han identificado dónde es probable que ocurran los sueños en el cerebro.

Las personas que tienen una afección clínica conocida como síndrome de Charcot-Wilbrand pierden la capacidad de soñar.

También se observó una pérdida de la capacidad de soñar en una persona que experimentó una lesión en una parte del cerebro conocida como circunvolución lingual inferior derecha. Este se encuentra en la corteza visual. Puede ser que esta área del cerebro, que está asociada con el procesamiento visual, las emociones y los recuerdos visuales, desempeñe un papel en la generación o transmisión de los sueños.

La gente ha especulado sobre los sueños durante miles de años, pero solo recientemente los avances en la tecnología han hecho posible estudiar la actividad cerebral de maneras que pueden ayudarnos a comprender lo que realmente sucede cuando soñamos. Sin embargo, gran parte de la vida de los sueños sigue siendo un misterio.

none:  sistema pulmonar genética radiología - medicina nuclear