Todo lo que necesita saber sobre la cataplejía

La cataplejía es una pérdida repentina y breve del tono muscular voluntario provocada por emociones fuertes como la risa.

La afección se asocia más comúnmente con la narcolepsia, un trastorno del sueño que se cree que afecta a entre 135.000 y 200.000 personas en los Estados Unidos.

La cataplejía ocurre durante las horas de vigilia. Durante un ataque leve, puede haber una debilidad apenas visible en un músculo, como la caída de los párpados. Un episodio más grave puede implicar un colapso corporal total.

Aunque es una afección diferente, la cataplejía a veces se diagnostica erróneamente como un trastorno convulsivo.

No existe cura para la cataplejía, pero se puede controlar con medicamentos y modificando los posibles desencadenantes.

Datos rápidos sobre la cataplejía

Aquí hay algunos puntos clave sobre la cataplejía. Más detalles en el artículo principal.

  • Durante un episodio de cataplejía, un individuo está despierto pero paralizado temporalmente.
  • La cataplejía empeora con la fatiga y las emociones fuertes y afecta por igual a hombres y mujeres.
  • La cataplejía está relacionada con la narcolepsia y puede ocurrir después de suspender repentinamente un medicamento antidepresivo.
  • El oxibato de sodio está aprobado por la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA) para el tratamiento de la cataplejía

¿Qué es la cataplejía?

Una persona con cataplejía puede colapsar temporalmente como resultado de la emoción, la risa o las emociones fuertes.

La cataplejía es una pérdida repentina del control de los músculos, generalmente en ambos lados del cuerpo, provocada por emociones fuertes, a menudo agradables.

La risa es el desencadenante más típico, pero otros desencadenantes pueden incluir felicidad, entusiasmo, molestia, sorpresa, miedo o un evento estresante.

La cataplejía se asocia con mayor frecuencia con la narcolepsia, pero puede ocurrir con otros trastornos raros como la enfermedad de Niemann-Pick tipo C, el síndrome de Prader-Willi y la enfermedad de Wilson.

Ocasionalmente, la cataplejía se puede observar en otras afecciones médicas, como apoplejía, esclerosis múltiple, traumatismo craneoencefálico y encefalitis.

La duración de un ataque de cataplejía es breve, por lo general dura desde unos pocos segundos hasta unos minutos, generalmente menos de 2 minutos, seguido de un rápido retorno del tono y la función muscular normales.

Causas

La hipótesis de la disociación del sueño REM sugiere que la cataplejía es la parálisis muscular que ocurre normalmente durante el sueño REM que se entromete en las horas de vigilia.

Se desconoce la causa subyacente exacta de esta intrusión, pero se cree que la pérdida de neuronas que producen hipocretina (también conocida como orexina) es un factor contribuyente importante. La hipocretina es un neurotransmisor involucrado en la promoción de la vigilia dentro del ciclo de sueño / vigilia.

Se ha descubierto que las personas con cataplejía tienen cierto antígeno leucocitario humano, variaciones en los receptores de células T o respuestas disfuncionales del sistema inmunológico a ciertas exposiciones a antígenos. Se cree que la narcolepsia puede ser un trastorno autoinmune, pero se necesita más investigación.

Un estudio publicado en el Journal of Clinical Investigation en 2010 reveló que la pérdida de hipocretina es causada por una respuesta autoinmune dirigida a los autoantígenos tribbles homólogos 2 (trib 2). Esta respuesta autoinmune hace que se formen anticuerpos trib 2, que atacan y destruyen las neuronas del cerebro que producen hipocretina.

La frecuencia de episodios catapléjicos varía de menos de uno por año a varios por día. En promedio, una persona con cataplejía experimentará uno o más episodios cada semana.

Síntomas

Los síntomas de cataplejía asociados con la narcolepsia a menudo comienzan en la infancia y la adultez temprana, entre las edades de 7 y 25 años, pero pueden comenzar en cualquier momento.

Los ataques cataplécticos pueden variar ampliamente. Pueden ser leves y apenas perceptibles o graves con colapso de todo el cuerpo.

Los síntomas de un episodio catapléctico pueden incluir:

  • espasmos faciales, parpadeo o muecas
  • movimientos inusuales de la lengua
  • temblor de mandíbula
  • dejar caer la cabeza o la mandíbula
  • rodilla temblorosa o doblada
  • párpado caído
  • dificultad para hablar

Una persona puede colapsar y no poder moverse.

El episodio suele durar unos minutos o menos y luego pasa sin intervención. Sin embargo, es importante asegurarse de que la persona no se lastime si colapsa y cae.

Una persona que experimenta cataplejía permanece consciente, puede respirar y puede mover los ojos.

Diagnóstico

Las pruebas pueden ayudar a diagnosticar la narcolepsia con cataplejía, pero el diagnóstico también se basa en la descripción del paciente de los eventos y la historia.

A menudo, una persona se queja con un médico sobre la somnolencia diurna excesiva (EDS) con una persistente sensación de somnolencia de fondo durante las horas de vigilia. El SED es comúnmente el primer síntoma de narcolepsia. Sin embargo, si ocurre cataplejía con EDS, es probable que haya narcolepsia.

Las personas que tienen SED o síntomas de cataplejía deben consultar a su proveedor médico.

Lo más probable es que el proveedor ordene un estudio del sueño (un polisomnograma), seguido de una prueba de latencia múltiple del sueño (MSLT), una serie de cinco siestas programadas para el transcurso de un día.

La realización de la MSLT al día siguiente de la polisomnografía permite a los médicos saber si el sueño obtenido la noche anterior tiene algún efecto sobre las siestas diurnas.

Tratamiento y prevención

No existe cura para la cataplejía y el tratamiento es el manejo de los síntomas con buenas prácticas de higiene del sueño y el uso de medicamentos según sea necesario.

Además, se deben implementar medidas de seguridad para evitar lesiones graves que pueden resultar de las caídas.

Las buenas prácticas de higiene del sueño incluyen:

  • mantener un horario de sueño constante, lo que incluye levantarse y acostarse a la misma hora todos los días, incluso los fines de semana o durante las vacaciones
  • esforzarse por dormir al menos de 7 a 8 horas, o la cantidad que normalmente te hace sentir renovado
  • hacer que el dormitorio sea tranquilo y relajante y mantenerlo a una temperatura agradable y fresca
  • limitar la exposición a la luz por las tardes
  • hacer ejercicio con regularidad y mantener una dieta saludable
  • evitar una comida abundante antes de acostarse y optar por un refrigerio ligero y saludable si es necesario
  • evitar la cafeína al final de la tarde o la noche
  • evitando el alcohol
  • programar una o más siestas cortas durante el día.

El oxibato de sodio en dosis entre 6 y 9 gramos (g) todas las noches es el medicamento aprobado por la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA) para el tratamiento de la cataplejía. El oxibato de sodio es eficaz para reducir tanto la frecuencia como la intensidad de los ataques.

Los posibles efectos adversos son mareos, dolor de cabeza y náuseas. Este medicamento no debe usarse junto con alcohol o cualquier otro depresor del sistema nervioso central (SNC) debido al riesgo de depresión respiratoria y otros efectos depresores importantes del SNC.

Otros medicamentos que pueden ayudar a controlar los síntomas son los antidepresivos. Estos incluyen venlafaxina, un antidepresivo inhibidor de la recaptación de serotonina-noradrenalina (IRSN) y antidepresivos tricíclicos como clomipramina, imipramina y desipramina.

Sin embargo, la evidencia que respalda el uso de antidepresivos para la cataplejía es variada. Además, la suspensión brusca de venlafaxina puede potencialmente causar cataplejía de rebote.

En lo que respecta a la seguridad, incluso si un individuo siente el inicio de un episodio, es muy posible que se produzca una lesión con cataplejía.

Para ayudar a evitar que se produzcan lesiones con cataplejía:

Las lesiones pueden ocurrir si una persona se cae repentinamente.

  • Evalúe y sea consciente de los peligros potenciales como el vidrio, los bordes afilados y las alturas.
  • Practique técnicas de relajación y manejo del estrés.
  • Evite la falta de sueño.
  • Evite situaciones que puedan evocar emociones fuertes, o prepárese con anticipación sentándose o teniendo un compañero cerca.
  • No conduzca un automóvil ni opere maquinaria pesada hasta que lo autorice un proveedor médico.
  • Consiga la ayuda de sus seres queridos y amigos, y enséñeles la gravedad del trastorno.

La cataplejía es una pérdida repentina y transitoria del control muscular voluntario provocada por un fuerte desencadenante emocional, como la risa o la excitación. La cataplejía casi siempre se asocia con narcolepsia.

No existe cura, pero la educación, las prácticas de higiene del sueño y los medicamentos recetados pueden ayudar a las personas con esta afección a disfrutar de una mejor calidad de vida.

none:  gripe aviar - gripe aviar sangre - hematología cumplimiento