Todo lo que necesita saber sobre la hipertensión

Incluimos productos que creemos que son útiles para nuestros lectores. Si compra a través de los enlaces de esta página, es posible que ganemos una pequeña comisión. Este es nuestro proceso.

La hipertensión es otro nombre para la presión arterial alta. Puede provocar graves complicaciones de salud y aumentar el riesgo de enfermedad cardíaca, accidente cerebrovascular y, a veces, la muerte.

La presión arterial es la fuerza que ejerce la sangre de una persona contra las paredes de sus vasos sanguíneos. Esta presión depende de la resistencia de los vasos sanguíneos y de la fuerza con la que deba trabajar el corazón.

Casi la mitad de todos los adultos en los Estados Unidos tienen presión arterial alta, pero muchos no son conscientes de este hecho.

La hipertensión es un factor de riesgo principal de enfermedades cardiovasculares, que incluyen accidente cerebrovascular, ataque cardíaco, insuficiencia cardíaca y aneurisma. Mantener la presión arterial bajo control es vital para preservar la salud y reducir el riesgo de estas peligrosas condiciones.

En este artículo, explicamos por qué puede aumentar la presión arterial, cómo controlarla y las formas de mantenerla dentro de un rango normal.

Manejo y tratamiento

Los ajustes en el estilo de vida son el tratamiento estándar de primera línea para la hipertensión. A continuación, describimos algunas recomendaciones:

Ejercicio físico regular

Las personas pueden medir la presión arterial con un esfigmomanómetro.

Las pautas actuales recomiendan que todas las personas, incluidas aquellas con hipertensión, realicen al menos 150 minutos de ejercicio aeróbico de intensidad moderada cada semana o 75 minutos a la semana de ejercicio de alta intensidad.

Las personas deben hacer ejercicio al menos 5 días a la semana.

Ejemplos de actividades adecuadas son caminar, trotar, montar en bicicleta o nadar.

Reducción de estrés

Evitar o aprender a manejar el estrés puede ayudar a una persona a controlar la presión arterial.

La meditación, los baños calientes, el yoga y simplemente dar largos paseos son técnicas de relajación que pueden ayudar a aliviar el estrés.

Las personas deben evitar consumir alcohol, drogas recreativas, tabaco y comida chatarra para hacer frente al estrés, ya que pueden contribuir a la presión arterial elevada y las complicaciones de la hipertensión.

Fumar puede aumentar la presión arterial. Evitar o dejar de fumar reduce el riesgo de hipertensión, afecciones cardíacas graves y otros problemas de salud.

Medicamento

Las personas pueden usar medicamentos específicos para tratar la hipertensión. Los médicos suelen recomendar una dosis baja al principio. Los medicamentos antihipertensivos generalmente solo tendrán efectos secundarios menores.

Eventualmente, las personas con hipertensión necesitarán combinar dos o más medicamentos para controlar su presión arterial.

Los medicamentos para la hipertensión incluyen:

  • diuréticos, que incluyen tiazidas, clortalidona e indapamida
  • betabloqueantes y alfabloqueantes
  • bloqueadores de los canales de calcio
  • agonistas centrales
  • inhibidor adrenérgico periférico
  • vasodilatadores
  • inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (ECA)
  • bloqueadores de los receptores de angiotensina

La elección del medicamento depende del individuo y de cualquier condición médica subyacente que pueda experimentar.

Cualquier persona que tome medicamentos antihipertensivos debe leer atentamente las etiquetas de los medicamentos de venta libre (OTC) que también puedan tomar, como los descongestionantes. Estos medicamentos de venta libre pueden interactuar con los medicamentos que están tomando para reducir su presión arterial.

Dieta

Las personas pueden prevenir la presión arterial alta siguiendo una dieta saludable para el corazón.

Reducir la ingesta de sal

La ingesta promedio de sal de las personas es de entre 9 gramos (g) y 12 g por día en la mayoría de los países del mundo.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda reducir la ingesta a menos de 5 g al día para ayudar a disminuir el riesgo de hipertensión y problemas de salud relacionados.

Reducir la ingesta de sal puede beneficiar a las personas con y sin hipertensión.

Moderar el consumo de alcohol

El consumo de alcohol de moderado a excesivo puede aumentar la presión arterial.

La Asociación Estadounidense del Corazón (AHA) recomienda un máximo de dos bebidas alcohólicas al día para los hombres y una para las mujeres.

Lo siguiente contará como una bebida:

  • una botella de cerveza de 12 onzas (oz)
  • 4 oz de vino
  • 1.5 oz de licores a prueba de 80
  • 1 oz de licores a prueba de 100

Un proveedor de atención médica puede ayudar a las personas a reducir el consumo si les resulta difícil moderar su consumo de alcohol.

Comer más frutas y verduras y menos grasa.

Las personas que tienen presión arterial alta o personas con alto riesgo de desarrollar presión arterial alta deben comer la menor cantidad posible de grasas saturadas y totales.

En cambio, los expertos recomiendan:

  • alimentos integrales con alto contenido de fibra
  • una variedad de frutas y verduras
  • frijoles, legumbres y nueces
  • pescado rico en omega-3 dos veces por semana
  • Aceites vegetales no tropicales, por ejemplo, aceite de oliva.
  • aves y pescado sin piel
  • productos lácteos bajos en grasa

Es importante evitar las grasas trans, los aceites vegetales hidrogenados y las grasas animales, así como las porciones grandes.

Algunas grasas, como las del pescado azul y el aceite de oliva, tienen efectos protectores sobre el corazón. Sin embargo, estas siguen siendo grasas. Si bien por lo general son saludables, las personas con riesgo de hipertensión deben incluirlos en su ingesta total de grasas.

Manejo del peso corporal

El exceso de peso corporal puede contribuir a la hipertensión. Una caída en la presión arterial generalmente sigue a la pérdida de peso, ya que el corazón no tiene que esforzarse tanto para bombear sangre por todo el cuerpo.

Ayudará una dieta equilibrada con una ingesta de calorías que coincida con el tamaño, el sexo y el nivel de actividad del individuo.

La dieta DASH

El Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre de EE. UU. (NHLBI) recomienda la dieta DASH para las personas con presión arterial alta. DASH significa "Enfoques dietéticos para detener la hipertensión".

DASH es un plan de alimentación flexible y equilibrado con una base firme en la investigación del NHLBI que aconseja que la dieta:

  • reduce la presión arterial alta
  • mejora los niveles de grasas en el torrente sanguíneo
  • reduce el riesgo de enfermedad cardiovascular

El NHLBI produce un libro de cocina llamado Keep the Beat Recipes que ofrece ideas de comidas para ayudar a reducir la presión arterial.

La investigación de 2014 sugiere que el uso de suplementos probióticos durante 8 semanas o más puede beneficiar a las personas con hipertensión.

Para obtener más información y recursos para la salud de los hombres respaldados por investigaciones, visite nuestro centro dedicado.

Causas

El estrés puede aumentar el riesgo de hipertensión arterial.

A menudo se desconoce la causa de la hipertensión. En muchos casos, es el resultado de una afección subyacente.

Los médicos denominan hipertensión primaria o esencial a la presión arterial alta que no se debe a otra afección o enfermedad.

Si una afección subyacente es la causa del aumento de la presión arterial, los médicos la denominan hipertensión secundaria.

La hipertensión primaria puede deberse a múltiples factores, que incluyen:

  • volumen de plasma sanguíneo
  • actividad hormonal en personas que controlan el volumen sanguíneo y la presión con medicamentos
  • factores ambientales, como el estrés y la falta de ejercicio

La hipertensión secundaria tiene causas específicas y es una complicación de otro problema de salud.

La enfermedad renal crónica (ERC) es una causa común de presión arterial alta, ya que los riñones ya no filtran los líquidos. Este exceso de líquido conduce a la hipertensión.

Las condiciones que pueden provocar hipertensión incluyen:

  • diabetes, debido a problemas renales y daño a los nervios
  • enfermedad del riñon
  • feocromocitoma, un cáncer poco común de la glándula suprarrenal
  • Síndrome de Cushing que pueden causar los corticosteroides
  • hiperplasia suprarrenal congénita, un trastorno de las glándulas suprarrenales secretoras de cortisol
  • hipertiroidismo o glándula tiroides hiperactiva
  • hiperparatiroidismo, que afecta los niveles de calcio y fósforo
  • el embarazo
  • apnea del sueño
  • obesidad

Factores de riesgo

Varios factores aumentan el riesgo de hipertensión.

  • Edad: la hipertensión es más común en personas mayores de 60 años. La presión arterial puede aumentar de manera constante con la edad a medida que las arterias se endurecen y estrechan debido a la acumulación de placa.
  • Origen étnico: algunos grupos étnicos son más propensos a la hipertensión que otros. Los afroamericanos tienen un riesgo más alto que otros grupos étnicos, por ejemplo. · Tamaño y peso: el sobrepeso o la obesidad es un factor de riesgo principal.
  • Consumo de alcohol y tabaco: el consumo regular de grandes cantidades de alcohol o tabaco puede aumentar la presión arterial.
  • Sexo: según una revisión de 2018, los hombres tienen un mayor riesgo de desarrollar hipertensión que las mujeres. Sin embargo, esto es solo hasta que las mujeres alcanzan la menopausia.
  • Condiciones de salud existentes: las enfermedades cardiovasculares, la diabetes, la enfermedad renal crónica y los niveles altos de colesterol pueden provocar hipertensión, especialmente a medida que las personas envejecen.

Otros factores de riesgo incluyen:

  • estilo de vida sedentario
  • dieta rica en sal y grasa
  • baja ingesta de potasio

El estrés mal manejado y los antecedentes familiares de presión arterial alta también pueden contribuir al riesgo de desarrollar hipertensión.

A continuación se muestra un modelo tridimensional de hipertensión, que es completamente interactivo.

Explore el modelo con el mouse pad o la pantalla táctil para comprender más sobre la hipertensión.

Síntomas

La mayoría de las personas no experimentan síntomas de hipertensión y es posible que no se den cuenta de que la padecen.

Una persona con hipertensión puede no notar ningún síntoma, por lo que la gente a menudo lo llama el "asesino silencioso". Sin detección, la hipertensión puede dañar el corazón, los vasos sanguíneos y otros órganos, como los riñones.

Es vital controlar la presión arterial con regularidad.

En casos raros y severos, la presión arterial alta causa sudoración, ansiedad, problemas para dormir y rubor. Sin embargo, la mayoría de las personas con hipertensión no experimentarán ningún síntoma.

Si la presión arterial alta se convierte en una crisis hipertensiva, una persona puede experimentar dolores de cabeza y hemorragias nasales.

Complicaciones

La hipertensión a largo plazo puede causar complicaciones a través de la aterosclerosis, donde se desarrolla placa en las paredes de los vasos sanguíneos, lo que hace que se estrechen.

Este estrechamiento empeora la hipertensión, ya que el corazón debe bombear más fuerte para hacer circular la sangre.

La aterosclerosis relacionada con la hipertensión puede provocar:

  • insuficiencia cardíaca y ataques cardíacos
  • aneurisma o bulto anormal en la pared de una arteria que puede estallar
  • insuficiencia renal
  • golpe
  • amputación
  • retinopatías hipertensivas en el ojo, que pueden provocar ceguera

El control regular de la presión arterial puede ayudar a las personas a evitar estas complicaciones más graves.

Obtenga más información sobre la aterosclerosis aquí.

Señales

Un esfigmomanómetro o monitor de presión arterial puede ayudar a las personas a realizar un seguimiento de su presión arterial.

La visita al médico no siempre es necesaria para controlar la presión arterial. Los monitores de presión arterial caseros están disponibles para su compra en línea.

Tener presión arterial alta durante un período breve puede ser una respuesta normal a muchas situaciones. El estrés agudo y el ejercicio intenso, por ejemplo, pueden elevar brevemente la presión arterial en una persona por lo demás sana.

Por esta razón, un diagnóstico de hipertensión requiere varias lecturas que muestren presión arterial alta sostenida a lo largo del tiempo.

La AHA emitió pautas en noviembre de 2017 que definen la hipertensión como presión arterial que es consistentemente superior a 130 sobre 80 milímetros de mercurio (mmHg).

La lectura sistólica de 130 mmHg se refiere a la presión a medida que el corazón bombea sangre por todo el cuerpo. La lectura diastólica de 80 mmHg se refiere a la presión a medida que el corazón se relaja y se llena de sangre.

Las pautas de la AHA 2017 definen los siguientes rangos de presión arterial:

Sistólica (mmHg)Diastólica (mmHg)Presión arterial normalMenos de 120Menos de 80ElevadoEntre 120 y 129Menos de 80Hipertensión en etapa 1Entre 130 y 139Entre 80 y 89Hipertensión en etapa 2Al menos 140Al menos 90Crisis hipertensivaMás de 180Más de 120

Si la lectura indica una crisis hipertensiva, espere 2 o 3 minutos y luego repita la prueba.

Si la lectura es igual o mayor, esto indica una emergencia médica.

La persona debe buscar asistencia inmediata en el hospital más cercano.

Leer el artículo en español

none:  ébola neurología - neurociencia próstata - cáncer de próstata