Todo lo que necesita saber sobre el mal aliento

El mal aliento afecta aproximadamente al 25 por ciento de las personas. Hay varias causas posibles de halitosis, pero la gran mayoría se reduce a la higiene bucal.

También se conoce como halitosis o fetor oris. La halitosis puede causar una gran preocupación, vergüenza y ansiedad, pero es relativamente fácil de remediar.

Esta Centro de conocimiento de MNT El artículo discutirá los posibles orígenes del mal aliento, el diagnóstico y cómo tratarlo.

Datos rápidos sobre el mal aliento

Estos son algunos puntos clave sobre el mal aliento. Más detalles e información de apoyo se encuentran en el artículo principal.

  • Se estima que el mal aliento afecta a 1 de cada 4 personas en todo el mundo.
  • La causa más común de halitosis es la mala higiene bucal.
  • Si se dejan partículas de comida en la boca, su descomposición por bacterias produce compuestos de azufre.
  • Mantener la boca hidratada puede reducir el olor bucal.
  • El mejor tratamiento para el mal aliento es cepillarse los dientes, usar hilo dental e hidratarse regularmente.

¿Qué es la halitosis?

Aunque el mal aliento está asociado con ciertas enfermedades, la higiene bucal es la causa más común.

El mal aliento es un problema común que puede causar una angustia psicológica significativa. Hay una serie de posibles causas y tratamientos disponibles.

Cualquiera puede sufrir de mal aliento. Se estima que 1 de cada 4 personas tiene mal aliento de forma regular.

La halitosis es la tercera razón más común por la que las personas buscan atención dental, después de las caries y la enfermedad de las encías.

Los remedios caseros simples y los cambios en el estilo de vida, como una mejor higiene dental y dejar de fumar, a menudo pueden eliminar el problema. Sin embargo, si el mal aliento persiste, es recomendable visitar a un médico para verificar las causas subyacentes.

Tratamiento

El mejor método para reducir la halitosis es una buena higiene bucal. Esto asegura que se eviten las caries y reduce la probabilidad de enfermedad de las encías.

Se recomienda que las personas visiten al dentista para un chequeo y limpieza dos veces al año.

El dentista puede recomendar una pasta de dientes que incluya un agente antibacteriano o un enjuague bucal antibacteriano.

Alternativamente, si hay enfermedad de las encías, puede ser necesaria una limpieza profesional para eliminar la acumulación de bacterias en los bolsillos entre las encías y los dientes.

Causas

Las posibles causas del mal aliento incluyen:

  • Tabaco: Los productos de tabaco provocan sus propios tipos de olor bucal.Además, aumentan las posibilidades de enfermedad de las encías que también puede causar mal aliento.
  • Alimentos: La descomposición de las partículas de alimentos atascadas en los dientes puede provocar malos olores. Algunos alimentos como la cebolla y el ajo también pueden causar mal aliento. Una vez digeridos, sus productos de degradación se transportan en la sangre a los pulmones, donde pueden afectar la respiración.
  • Sequedad de boca: la saliva limpia naturalmente la boca. Si la boca está naturalmente seca o seca debido a una enfermedad específica, como la xerostomía, se pueden acumular olores.
  • Higiene dental: el cepillado y el uso de hilo dental garantizan la eliminación de pequeñas partículas de comida que pueden acumularse y descomponerse lentamente, produciendo olor. Una película de bacterias llamada placa se acumula si el cepillado no es regular. Esta placa puede irritar las encías y causar una inflamación entre los dientes y las encías llamada periodontitis. Las dentaduras postizas que no se limpian con regularidad o de manera adecuada también pueden albergar bacterias que causan halitosis.
  • Dietas estrictas: los programas de ayuno y de alimentación baja en carbohidratos pueden producir halitosis. Esto se debe a la descomposición de grasas que producen sustancias químicas llamadas cetonas. Estas cetonas tienen un aroma fuerte.
  • Medicamentos: Ciertos medicamentos pueden reducir la saliva y, por lo tanto, aumentar los olores. Otras drogas pueden producir olores a medida que se descomponen y liberan sustancias químicas en el aliento. Los ejemplos incluyen los nitratos que se usan para tratar la angina de pecho, algunos químicos de quimioterapia y algunos tranquilizantes, como las fenotiazinas. Las personas que toman suplementos vitamínicos en grandes dosis también pueden ser propensas al mal aliento.
  • Afecciones de la boca, la nariz y la garganta: a veces, se pueden formar pequeñas piedras cubiertas de bacterias en las amígdalas en la parte posterior de la garganta y producir mal olor. Además, las infecciones o la inflamación en la nariz, la garganta o los senos nasales pueden causar halitosis.
  • Cuerpo extraño: El mal aliento puede producirse si tienen un cuerpo extraño alojado en la cavidad nasal, especialmente en los niños.
  • Enfermedades: algunos cánceres, insuficiencia hepática y otras enfermedades metabólicas pueden causar halitosis, debido a las mezclas específicas de sustancias químicas que producen. La enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE) puede causar mal aliento debido al reflujo regular de los ácidos del estómago.

Causas más raras del mal aliento

Como se mencionó anteriormente, la razón más común del mal aliento es la higiene bucal, pero otras situaciones también pueden ser las culpables.

Las causas más raras del mal aliento incluyen:

  • Cetoacidosis: cuando los niveles de insulina de una persona con diabetes son muy bajos, sus cuerpos ya no pueden usar azúcar y comienzan a usar depósitos de grasa en su lugar. Cuando la grasa se descompone, se producen y se acumulan cetonas. Las cetonas pueden ser venenosas cuando se encuentran en grandes cantidades y producen un olor distintivo y desagradable en el aliento. La cetoacidosis es una afección grave y potencialmente mortal.
  • Obstrucción intestinal: el aliento puede oler a heces si ha habido un período prolongado de vómitos, especialmente si hay una obstrucción intestinal.
  • Bronquiectasia: esta es una afección a largo plazo en la que las vías respiratorias se ensanchan más de lo normal, lo que permite la acumulación de moco que conduce al mal aliento.
  • Neumonía por aspiración: hinchazón o infección en los pulmones o las vías respiratorias debido a la inhalación de vómito, saliva, alimentos o líquidos.

Síntomas

El olor específico del aliento puede variar según la causa del problema. Es mejor pedirle a un amigo cercano o familiar que mida su olor bucal, ya que puede ser difícil evaluarlo usted mismo.

Si no hay nadie disponible, una forma de comprobar el olor es lamerse la muñeca, dejar que se seque y luego olerlo. Es probable que un mal olor en esta área de la muñeca sugiera que tiene halitosis.

Algunas personas se preocupan por su aliento, aunque pueden tener poco o ningún olor en la boca. Esta condición se llama halitofobia y puede conducir a un comportamiento obsesivo de limpieza bucal.

Remedios caseros

La higiene bucal es la clave para la mayoría de los problemas de mal aliento.

Otros cambios en el estilo de vida y remedios caseros para el mal aliento incluyen:

  • Cepillarse los dientes: asegúrese de cepillarse los dientes al menos dos veces al día, preferiblemente después de cada comida.
  • Hilo dental: Usar hilo dental reduce la acumulación de partículas de comida y placa entre los dientes. El cepillado solo limpia alrededor del 60 por ciento de la superficie del diente.
  • Dentaduras postizas limpias: todo lo que se introduzca en la boca, incluidas las dentaduras postizas, un puente o un protector bucal, debe limpiarse como se recomienda a diario. La limpieza evita que las bacterias se acumulen y se transfieran nuevamente a la boca. Cambiar el cepillo de dientes cada 2 o 3 meses también es importante por razones similares.
  • Cepillarse la lengua: las bacterias, los alimentos y las células muertas comúnmente se acumulan en la lengua, especialmente en los fumadores o aquellos con la boca particularmente seca. En ocasiones, un raspador de lengua puede resultar útil.
  • Evite la boca seca: Beba mucha agua. Evite el alcohol y el tabaco, los cuales deshidratan la boca. Masticar chicle o chupar un dulce, preferiblemente sin azúcar, puede ayudar a estimular la producción de saliva. Si la boca está crónicamente seca, un médico puede recetarle medicamentos que estimulen el flujo de saliva.
  • Dieta: Evite las cebollas, el ajo y las comidas picantes. Los alimentos azucarados también están relacionados con el mal aliento. Reducir el consumo de café y alcohol. Comer un desayuno que incluya alimentos duros puede ayudar a limpiar la parte posterior de la lengua.

Si el olor del aliento persiste a pesar de controlar estos factores, se recomienda que una persona visite a un médico para realizar más pruebas para descartar otras afecciones.

Diagnóstico

A menudo, un dentista simplemente olerá el aliento de una persona con sospecha de halitosis y calificará el olor en una escala de intensidad de seis puntos. El dentista puede rasparse la parte posterior de la lengua y oler los raspados, ya que esta área a menudo puede ser la fuente del aroma.

Existe una variedad de detectores sofisticados que pueden clasificar los olores con mayor precisión.

Incluyen lo siguiente:

  • Halímetro: detecta niveles bajos de azufre.
  • Cromatografía de gases: esta prueba mide tres compuestos de azufre volátiles: sulfuro de hidrógeno, metil mercaptano y dimetil sulfuro.
  • Prueba BANA: mide los niveles de una enzima específica producida por bacterias que causan halitosis.
  • Prueba de beta-galactosidasa: Se ha encontrado que los niveles de la enzima beta-galactosidasa se correlacionan con el olor bucal.

Luego, el dentista podrá identificar la causa probable del mal aliento.

none:  seguro médico - seguro médico tuberculosis melanoma - cáncer de piel