Fibromas: todo lo que necesita saber

Incluimos productos que creemos que son útiles para nuestros lectores. Si compra a través de los enlaces de esta página, es posible que ganemos una pequeña comisión. Este es nuestro proceso.

Los fibromas en el útero son tumores que se desarrollan dentro o sobre las paredes del útero. Son comunes y no suelen ser cancerosos.

Los fibromas en el útero, o fibromas uterinos, son los tumores benignos o no cancerosos más comunes en personas en edad fértil. También se conocen como leiomiomas y miomas.

Muchas personas tienen fibromas sin síntomas, mientras que otras experimentan dolor, sangrado o ambos.

Este artículo proporciona una descripción general de los fibromas, incluidos sus tipos, efectos en el cuerpo, causas y opciones de tratamiento.

¿Qué son los fibromas?

Los fibromas uterinos son crecimientos dentro o sobre las paredes del útero. Consisten en células de músculo liso y tejido conectivo.

Una persona puede tener uno o varios fibromas. Pueden ser tan pequeños como una semilla de manzana o tan grandes como una toronja (o, a veces, incluso más grandes que eso). También pueden encogerse o crecer con el tiempo.

Los fibromas son más comunes desde los 30 años hasta la edad en que comienza la menopausia. Suelen encogerse después de la menopausia. Entre el 20% y el 80% de las mujeres desarrollan fibromas a la edad de 50 años, según la Oficina de Salud de la Mujer (OWH).

No está claro exactamente por qué se forman, pero parecen desarrollarse cuando los niveles de estrógeno son más altos.

Los fibromas uterinos casi siempre no son cancerosos. La OWH también dice que los fibromas cancerosos son raros y ocurren en menos de 1 de cada 1,000 casos. Sin embargo, otras fuentes sugieren que pueden ser más comunes que esto.

Cuando un fibroma es canceroso, se llama leiomiosarcoma.

Tener fibromas preexistentes no aumenta el riesgo de desarrollar un leiomiosarcoma.

Tipos

La clasificación de un fibroma depende de su ubicación en el útero.

Los tres tipos principales de fibromas son:

  • Fibromas subserosos: son el tipo más común. Crecen en el exterior del útero.
  • Fibromas intramurales: crecen dentro de la pared muscular del útero.
  • Fibromas submucosos: crecen hacia el espacio abierto dentro del útero.

Algunos fibromas pueden convertirse en fibromas pediculados, lo que significa que el fibroma tiene un tallo que se adhiere al útero.

Síntomas

La mayoría de los fibromas no causan ningún síntoma perceptible. Sin embargo, algunos pueden causar una gran incomodidad.

Los síntomas de los fibromas uterinos pueden incluir:

  • períodos abundantes, también conocidos como menorragia, que pueden provocar anemia
  • períodos dolorosos
  • dolor de espalda o de piernas
  • estreñimiento
  • malestar o sensación de plenitud en la parte inferior del abdomen, especialmente en el caso de fibromas grandes
  • micción frecuente
  • dolor durante la actividad sexual, también conocido como dispareunia

Algunas personas pueden tener problemas de fertilidad asociados con los fibromas. Los fibromas pueden causar problemas durante el embarazo y el trabajo de parto y aumentan la posibilidad de necesitar un parto por cesárea.

Algunas fuentes sugieren que la eliminación de los fibromas puede mejorar las tasas de concepción y nacimientos vivos, aunque ha habido cierta controversia al respecto. Se necesita más investigación.

Si los fibromas son grandes, también puede haber aumento de peso e hinchazón en la parte inferior del abdomen.

Causas

No está claro exactamente qué causa los fibromas. Su desarrollo puede estar relacionado con los niveles de estrógeno de la persona.

Durante los años reproductivos de una persona, los niveles de estrógeno y progesterona son más altos. Cuando los niveles de estrógeno son altos, especialmente durante el embarazo, los fibromas tienden a hincharse.

Los niveles bajos de estrógeno están asociados con la contracción de los fibromas. Esto puede ocurrir durante y después de la menopausia. También puede ocurrir cuando se toman ciertos medicamentos, como agonistas o antagonistas de la hormona liberadora de gonadotropina (GnRH).

Los factores genéticos también pueden afectar el desarrollo de fibromas. Por ejemplo, tener un pariente cercano con fibromas se asocia con un mayor riesgo de desarrollarlos uno mismo.

También hay evidencia que sugiere que la carne roja, el alcohol y la cafeína están asociados con un mayor riesgo de fibromas. Una mayor ingesta de frutas y verduras puede estar relacionada con un riesgo reducido.

El sobrepeso y la obesidad están asociados con un mayor riesgo de fibromas.

La maternidad se asocia con un menor riesgo de desarrollar fibromas. El riesgo se reduce cada vez que la persona da a luz.

Diagnóstico

Las siguientes pruebas de diagnóstico pueden ayudar al médico a detectar fibromas y descartar otras afecciones:

  • Exploraciones de ultrasonido: un médico puede crear imágenes de ultrasonido escaneando el abdomen o insertando una pequeña sonda de ultrasonido en la vagina. Ambos enfoques pueden ser necesarios para detectar fibromas.
  • Imágenes por resonancia magnética: una resonancia magnética puede determinar el tamaño y la cantidad de fibromas.
  • Histeroscopia: durante una histeroscopia, un médico utilizará un pequeño dispositivo con una cámara adherida al extremo para examinar el interior del útero. Insertarán el dispositivo a través de la vagina y dentro del útero a través del cuello uterino. Si es necesario, también pueden tomar una muestra de tejido, conocida como biopsia, para buscar células cancerosas.
  • Laparoscopia: un médico también puede realizar una laparoscopia. Insertarán un pequeño tubo con luz en una pequeña incisión en el abdomen para examinar el exterior del útero y las estructuras circundantes. Si es necesario, también pueden tomar una biopsia.

Como los fibromas a menudo no causan síntomas, es posible que una persona no sepa que tiene fibromas hasta que se someta a un examen pélvico de rutina.

Tratamiento

La mayoría de los fibromas no causan síntomas y no requieren tratamiento. De hecho, a menudo se encogen o desaparecen después de la menopausia.

Sin embargo, si los fibromas están causando síntomas incómodos, varios tratamientos médicos pueden ayudar.

Un médico puede recomendar diferentes tratamientos según los síntomas, la gravedad de los síntomas y la ubicación de los fibromas.

Medicamento

La primera línea de tratamiento para los fibromas es la medicación. Las siguientes secciones discutirán algunos posibles medicamentos para los fibromas con más detalle.

Agonistas de GnRH

Un fármaco llamado agonista de GnRH hace que el cuerpo produzca menos estrógeno y progesterona. Esto encoge los fibromas. Los agonistas de GnRH detienen el ciclo menstrual sin afectar la fertilidad una vez finalizado el tratamiento.

Los agonistas de GnRH pueden causar síntomas similares a los de la menopausia, como sofocos, tendencia a sudar más, sequedad vaginal y, en algunos casos, un mayor riesgo de osteoporosis.

Los agonistas de GnRH son solo para uso a corto plazo. Un médico puede administrarle a una persona estos medicamentos antes de la cirugía para reducir el tamaño de los fibromas.

Una terapia más nueva con antagonistas de GnRH es otra posible opción de tratamiento.

Fármacos anti-inflamatorios no esteroideos

Los medicamentos antiinflamatorios no esteroides, como el ibuprofeno, pueden reducir el dolor de los fibromas, pero no reducen el sangrado.

El ibuprofeno está disponible para comprar en línea.

Anticonceptivos hormonales

Los anticonceptivos orales ayudan a regular el ciclo de ovulación y pueden ayudar a reducir la cantidad de dolor o sangrado durante los períodos. Los anticonceptivos hormonales de dosis baja no hacen que los fibromas crezcan.

Las personas también pueden usar un dispositivo intrauterino de progesterona, como Mirena, o inyecciones similares a la progesterona, como Depo-Provera.

Cirugía

Es posible que los fibromas graves no respondan a opciones de tratamiento más conservadoras. En estos casos, la cirugía puede ser la mejor opción de tratamiento.

El médico puede considerar los siguientes procedimientos:

Histerectomía

Una histerectomía es la extirpación total o parcial del útero. Este método puede tratar fibromas extremadamente grandes o sangrado excesivo. La histerectomía total puede prevenir la reaparición de los fibromas.

Si un cirujano también extirpa los ovarios y las trompas de Falopio, los efectos secundarios pueden incluir reducción de la libido y menopausia precoz.

Miomectomía

Se trata de la extirpación de fibromas de la pared muscular del útero. Puede ayudar a las personas que aún desean tener hijos.

Aquellos con fibromas grandes o fibromas ubicados en partes particulares del útero pueden no beneficiarse de este tipo de cirugía.

Los médicos pueden realizar una miomectomía mediante histeroscopia o laparoscopia.

Ablación endometrial

Quitar el revestimiento del útero puede ayudar si los fibromas están cerca de la superficie interna del útero. La ablación endometrial puede ser una alternativa eficaz a la histerectomía para algunas personas con fibromas.

Embolización de fibromas uterinos

Cortar el suministro de sangre al área encoge el fibroma. Guiado por imágenes de rayos X fluoroscópicos, el médico inyectará una sustancia química a través de un catéter en las arterias que suministran sangre a los fibromas.

Este procedimiento reduce o elimina los síntomas hasta en un 90% de las personas con fibromas, pero no es adecuado durante el embarazo ni para quienes deseen tener hijos.

Dicho esto, la resolución de los síntomas es muy variable según la ubicación y el tamaño de los fibromas. Este no es un método de tratamiento apropiado para todos los tipos de fibromas.

Cambios en el estilo de vida

Mantener un peso moderado haciendo ejercicio con regularidad y comiendo una dieta saludable puede ayudar a moderar los niveles de estrógeno, lo que puede ayudar a reducir los fibromas.

Complicaciones

Los fibromas normalmente no dan lugar a complicaciones, pero a veces pueden ocurrir.

Los períodos menstruales abundantes pueden afectar la calidad de vida de una persona. La pérdida significativa de sangre también puede provocar anemia.

Los fibromas grandes pueden provocar hinchazón y malestar en la parte inferior del abdomen o causar estreñimiento o deposiciones dolorosas.

Algunas personas pueden desarrollar infecciones del tracto urinario como resultado de los fibromas.

Algunas personas también pueden experimentar problemas durante el embarazo. Pueden ocurrir partos prematuros, problemas de trabajo de parto y pérdida del embarazo, ya que los niveles de estrógeno aumentan significativamente durante el embarazo.

No hay suficiente evidencia para concluir que los miomas reduzcan la probabilidad de quedar embarazada con o sin tratamiento de fertilidad.

Dicho esto, existe evidencia suficiente que sugiere que la miomectomía histeroscópica para los fibromas submucosos mejora las tasas de embarazo clínico.

Los fibromas uterinos casi siempre son benignos. Los fibromas cancerosos, conocidos como leiomiosarcomas, son raros. Según algunas fuentes, ocurren en menos de 1 de cada 1,000 casos.

Resumen

Los fibromas uterinos son crecimientos comunes que ocurren en el útero. En la mayoría de los casos, no causan síntomas y no requieren tratamiento.

Si hay síntomas graves, varios tratamientos médicos o quirúrgicos pueden ayudar a aliviar el dolor y la incomodidad.

Lea el artículo en español.

none:  disfunción-eréctil - eyaculación-precoz dolor de cuerpo Cancer de pancreas