¿Cómo se relacionan la función hepática y la producción de colesterol?

La mayor parte del colesterol del cuerpo se produce en el hígado y es necesario para la buena salud. Pero algunas formas de colesterol pueden causar varios problemas de salud, incluido el daño al hígado.

El colesterol es una molécula grasa que se encuentra en algunos alimentos y también se produce en el hígado.

Hay dos formas principales de colesterol, una que es útil para el cuerpo y otra que puede acumularse y causar problemas de salud.

¿Cuáles son los niveles saludables de colesterol?

El hígado produce la mayor parte del colesterol del cuerpo.

Las lipoproteínas de alta densidad (HDL) y las lipoproteínas de baja densidad (LDL) son los dos tipos principales de colesterol.

Los científicos miden los niveles de colesterol en miligramos por decilitro (mg / dL) de sangre.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) sugieren lo siguiente como niveles saludables de colesterol:

  • LDL debe ser inferior a 100 mg / dL
  • El HDL debe ser de 40 mg / dL o más

¿Qué hace el HDL?

El HDL lleva el colesterol de las células del cuerpo al hígado. El hígado lo descompone o lo elimina del cuerpo como un producto de desecho.

Esta función es útil para el cuerpo, por lo que el HDL a veces se denomina "colesterol bueno".

¿Qué hace el LDL?

LDL lleva el colesterol del hígado a las células. Las células usan colesterol, pero se puede acumular demasiado en las arterias.

Esta acumulación en las arterias puede causar problemas de salud, por lo que los médicos a veces se refieren al LDL como "colesterol malo".

Efectos del colesterol alto

Cuando una persona tiene niveles altos de LDL, a menudo se dice que tiene "colesterol alto". Esta condición puede aumentar el riesgo de desarrollar varios problemas de salud.

El colesterol se puede acumular en las arterias, que son los principales vasos sanguíneos del cuerpo. Como resultado, pueden volverse más estrechos, lo que restringe el suministro de sangre y oxígeno a los órganos.

El estrechamiento de las arterias también puede aumentar el riesgo de coágulos sanguíneos.

Si se restringe el flujo de sangre al corazón, puede aumentar el riesgo de enfermedad coronaria. Esto incluye angina, ataques cardíacos e insuficiencia cardíaca.

Si se restringe el flujo de sangre al cerebro, puede aumentar el riesgo de accidente cerebrovascular.

¿Puede la enfermedad hepática causar colesterol alto?

Existen muchas enfermedades hepáticas diferentes.

La hepatitis, la enfermedad hepática relacionada con el alcohol y la enfermedad del hígado graso no alcohólico o NAFLD son algunas de las enfermedades hepáticas más comunes.

La enfermedad hepática causa daño al hígado, lo que puede significar que no puede funcionar tan bien.

Una de las funciones del hígado es descomponer el colesterol. Si el hígado no funciona correctamente, puede hacer que el colesterol se acumule en el cuerpo.

¿Cómo afecta el colesterol al hígado?

Una dieta puede generar grasa alrededor del hígado si tiene un alto contenido de colesterol. Este escenario puede conducir a NAFLD, que puede resultar en daño hepático a largo plazo.

NAFLD puede aumentar el riesgo de problemas de salud, como un derrame cerebral o diabetes. Si la afección se detecta y se trata en una etapa temprana, a menudo es posible evitar que empeore.

Una persona también puede reducir la cantidad de grasa en su hígado en una etapa temprana.

Diagnóstico de colesterol alto

Un médico puede recomendar un análisis de sangre si se sospecha de colesterol alto.

Por lo general, el colesterol alto no causa ningún síntoma.

Pero un simple análisis de sangre mide los niveles de colesterol.

Un médico puede recomendar una prueba de colesterol si una persona tiene antecedentes familiares de enfermedad cardíaca, una afección médica como diabetes o si tiene sobrepeso.

Por lo general, se usa una biopsia de hígado o una prueba de función hepática para diagnosticar una enfermedad hepática.

Una biopsia extraerá una pequeña porción de tejido hepático para detectar una enfermedad. Una prueba de función hepática es un análisis de sangre que puede medir proteínas y enzimas en la sangre.

Los niveles de estas proteínas y enzimas pueden mostrar si el hígado está dañado.

¿Cuáles son las opciones de tratamiento?

Una persona puede hacer cambios en su estilo de vida y, a veces, tomar medicamentos para tratar el colesterol alto. Por lo general, se les animará a hacer cambios en la dieta y el ejercicio primero. Si tienen sobrepeso, se les puede recomendar que bajen de peso.

Un médico puede recetar medicamentos si estos cambios no reducen el colesterol después de unos meses.

El medicamento más común son las estatinas, que una persona debe tomar de por vida. Las estatinas son medicamentos que bloquean una sustancia química en el hígado que produce colesterol.

El tratamiento para la enfermedad hepática depende del tipo de enfermedad hepática que padezca una persona. Por lo general, implicará cambios en el estilo de vida, medicamentos o, a veces, un trasplante de hígado si el hígado está demasiado dañado para funcionar.

Dieta

La dieta puede ayudar a reducir el riesgo de desarrollar una enfermedad hepática y puede reducir su impacto. Mantener un peso saludable es una forma esencial de mantener una buena salud en general.

Lo que se recomienda comer o beber a una persona puede ser diferente para cada enfermedad hepática específica. Un médico podrá aconsejarle sobre dieta y ejercicio.

Alcohol

A una persona que tiene una enfermedad hepática relacionada con el alcohol generalmente se le recomendará que deje de beber alcohol. Comer suficientes proteínas y carbohidratos como parte de una dieta balanceada puede ayudar a mantener un peso saludable.

Alimentos para comer y evitar

Reducir los alimentos grasos puede reducir el impacto de un hígado graso o NAFLD. Comer muchas frutas y verduras y alimentos como pan y papas que liberan energía lentamente puede ayudar.

Una dieta rica en proteínas es una forma de obtener un aporte energético adecuado sin ingerir alimentos con alto contenido de colesterol. Los huevos, las nueces, la pechuga de pollo y las legumbres son excelentes fuentes de proteínas.

Comer con regularidad y picar entre horas puede ser una forma saludable para que una persona obtenga suficiente combustible.

Prevención

Se recomienda una dieta saludable para ayudar a reducir el colesterol.

Una persona puede ayudar a prevenir problemas de salud, como daños al hígado, al reducir los niveles altos de colesterol LDL.

Pueden reducir el colesterol mediante una dieta saludable, con muchas frutas y verduras.

Las grasas saturadas contienen un alto nivel de colesterol.

Muchas comidas rápidas, pasteles, mantequilla, carnes grasas como salchichas, queso con grasa y crema contienen grasas saturadas.

Hacer ejercicio con regularidad puede ayudar a reducir el colesterol de una persona. Dejar de fumar también puede ser beneficioso.

Quitar

Hacer cambios en la dieta y el ejercicio son formas en las que una persona puede controlar el colesterol alto. Y deberán mantener estos cambios para evitar que regrese el colesterol alto.

El hígado puede repararse a sí mismo hasta cierto punto. Esto significa que alguien puede reducir el daño causado si descubre una enfermedad hepática en una etapa temprana.

Bajar de peso si es necesario, llevar una dieta saludable, hacer ejercicio y reducir el consumo de alcohol puede ayudar a reducir el impacto de la enfermedad hepática.

none:  medicina deportiva - fitness drogas vih y sida