¿Qué tan rápido late el corazón de una ballena azul?

Por primera vez, los investigadores han logrado registrar la frecuencia cardíaca del animal más grande que jamás haya vivido en el planeta Tierra: la ballena azul.

Los investigadores han registrado la frecuencia cardíaca del animal más grande del mundo.

La ballena azul, también conocida como ballena de fondo de azufre, o por su nombre en latín, Balaenoptera musculus, es el animal más grande que se conoce que ha vivido, con un peso promedio de 150 toneladas y una longitud máxima de 30 metros (m).

Una gran cantidad de figuras alucinantes caracterizan a este colosal animal: los terneros miden aproximadamente 8 m de largo y pueden pesar hasta 90 kilogramos (kg), una ballena adulta tiene aproximadamente 100 surcos largos en su garganta y pecho, y solo su corazón puede pesar hasta 700 kg, pero ¿qué tan rápido late este enorme órgano vital?

Comprender los parámetros fisiológicos, como los latidos del corazón de este mamífero, permite a los investigadores comprender mejor su evolución, así como gestionar y preservar mejor las especies, que algunos catalogan como en peligro de extinción.

Para averiguar qué tan rápido puede latir un corazón tan grande, los investigadores de la Universidad de Stanford en California se propusieron colocar sensores de electrocardiograma en una ballena azul en la Bahía de Monterey.

Jeremy Goldbogen, profesor asistente de biología en la Facultad de Ciencias Humanas de Stanford, es el autor principal del artículo que detalla las hazañas del equipo de investigación. Los científicos colaboraron con Paul Ponganis, de la Institución de Oceanografía Scripps.

Goldbogen y su equipo publicaron sus hallazgos en procedimientos de la Academia Nacional de Ciencias.

Colocando sensores electrónicos en una ballena azul

Los científicos habían medido previamente la frecuencia cardíaca de los pingüinos emperador utilizando una etiqueta llena de sensores, y luego decidieron probar el sistema en ballenas.

El equipo probó la etiqueta del sensor en pequeñas ballenas cautivas y tuvo éxito. Sin embargo, aplicar la etiqueta a una ballena azul en la naturaleza fue una hazaña completamente diferente que implicó varios otros desafíos.

En primer lugar, la gente ha entrenado a las ballenas cautivas para que levanten la barriga, lo que permite un acceso más fácil. En segundo lugar, las ranuras en la parte inferior de la ballena azul permiten que el gran mamífero se expanda mucho cuando se alimenta, lo que facilita que la etiqueta se desprenda.

“Honestamente pensé que era una posibilidad remota porque teníamos que hacer muchas cosas bien: encontrar una ballena azul, colocar la etiqueta en el lugar correcto de la ballena, buen contacto con la piel de la ballena y, por supuesto, asegurarnos de que la etiqueta está trabajando y registrando datos ”, explica Goldbogen.

“Tuvimos que colocar estas etiquetas sin saber realmente si iban a funcionar o no”, dice el coautor del estudio David Cade, quien también colocó la etiqueta en la ballena. “La única forma de hacerlo era intentarlo. Así que hicimos nuestro mejor esfuerzo ".

Cade logró pegar la etiqueta desde el primer intento, y cuatro ventosas aseguraron la etiqueta electrónica cerca de la aleta izquierda del mamífero, donde registró su frecuencia cardíaca.

El corazón de la ballena azul funciona en los extremos

Una vez que los investigadores analizaron los datos, revelaron ideas intrigantes. Al bucear, el corazón de la ballena se desaceleró a 4-8 latidos por minuto y un mínimo de dos latidos por minuto.

Cuando la ballena estaba en el fondo del océano alimentándose, los latidos del corazón aumentaron 2,5 veces más que el mínimo y luego disminuyeron gradualmente de nuevo.

Cuando volvió a la superficie y respiró oxígeno, la ballena aumentó su frecuencia cardíaca a 25-37 latidos por minuto, una frecuencia que está "cerca de la frecuencia cardíaca máxima estimada posible", como escriben los autores en su artículo.

En general, la frecuencia cardíaca más alta de la ballena estuvo cerca del extremo y la frecuencia baja fue de 30 a 50 veces más baja que la que habían predicho los investigadores.

“Los animales que operan en extremos fisiológicos pueden ayudarnos a comprender los límites biológicos del tamaño”, dice Goldbogen.

“También pueden ser particularmente susceptibles a cambios en su entorno que podrían afectar su suministro de alimentos. Por lo tanto, estos estudios pueden tener implicaciones importantes para la conservación y el manejo de especies en peligro de extinción como las ballenas azules ”.

Jeremy Goldbogen

Los investigadores piensan que los límites extremos cerca de los cuales opera el corazón de una ballena azul pueden explicar por qué nunca ha habido otro animal tan grande como este mamífero: un corazón no podría satisfacer las necesidades fisiológicas de un cuerpo más grande.

none:  atención primaria enfermería - partería cjd - vcjd - enfermedad de las vacas locas