Cómo dejar de enfermarse

El estrés crónico o la falta de sueño son factores que a menudo pueden hacer que las personas sigan enfermándose. Aunque los cambios simples en el estilo de vida a veces son suficientes para mejorar estos problemas, no siempre es así.

Enfermarse con frecuencia puede ser perturbador e incómodo. También puede provocar complicaciones de salud más graves con el tiempo. Por esta razón, es importante identificar las causas de las enfermedades frecuentes y tratarlas de manera eficaz.

En este artículo, discutimos algunas razones comunes por las que las personas continúan enfermándose y explicamos qué hacer al respecto.

Estrés

El estrés persistente puede contribuir al desarrollo de varias condiciones de salud.

El estrés forma parte de la vida diaria de la mayoría de las personas. Sin embargo, el estrés crónico persiste a lo largo del tiempo y puede afectar negativamente a la salud.

Con el tiempo, el estrés persistente puede contribuir al desarrollo de varias enfermedades crónicas. Estas afecciones van desde enfermedades cardíacas hasta depresión.

El estrés crónico también puede causar una variedad de síntomas, que incluyen:

  • dolores de cabeza
  • irritabilidad
  • fatiga
  • problemas de atencion
  • dificultad para dormir
  • problemas digestivos
  • pensamientos rápidos y desorganizados
  • infecciones y enfermedades frecuentes

Lidiar con el estrés crónico implica identificar y abordar las principales causas del estrés, que pueden ser desafiantes y pueden requerir cambios importantes en la vida, como encontrar un trabajo diferente o terminar una relación existente.

Algunos otros métodos de reducción del estrés incluyen:

  • ejercicio
  • meditación de atención plena
  • una dieta saludable
  • terapias de conversación, como la terapia cognitivo-conductual (TCC)

Obtenga más información sobre las formas naturales de reducir el estrés aquí.

Trastornos del sistema inmunológico

Muchos trastornos pueden afectar el sistema inmunológico, que es un conjunto de órganos, tejidos y células que trabajan juntos para defender al cuerpo contra infecciones y enfermedades. Pueden ocurrir varios problemas con el sistema inmunológico, y estos pueden deberse a:

  • anomalías congénitas
  • una enfermedad que debilita el sistema inmunológico, como el VIH
  • un sistema inmunológico hiperactivo, que puede causar reacciones alérgicas
  • una falla que hace que el sistema inmunológico ataque el tejido sano, como un trastorno autoinmune

Es posible enfermarse con regularidad cuando el sistema inmunológico no funciona correctamente. La razón de esto es que el cuerpo no puede combatir adecuadamente los gérmenes, como las bacterias.

Si se produce una infección, la recuperación puede tardar más de lo habitual. Es posible adquirir otra enfermedad durante este tiempo, lo que puede provocar una sensación constante de malestar.

Será necesario tratar cualquier enfermedad que afecte al sistema inmunológico, y esto generalmente implicará diferentes tipos de medicamentos.

Muchos fabricantes fabrican productos que, según afirman, pueden estimular el sistema inmunológico, pero es muy difícil promover su actividad. Beber un tipo particular de té o tomar suplementos no afectará su funcionamiento.

Llevar un estilo de vida saludable es la mejor manera de apoyar el sistema inmunológico. Hacer esto puede incluir:

  • comer una dieta nutritiva
  • hacer ejercicio regularmente
  • evitando los desencadenantes del estrés siempre que sea posible
  • dormir lo suficiente
  • evitando el tabaco
  • abstenerse de alcohol o beberlo con moderación
  • lograr y mantener un peso saludable

Dormir

No dormir lo suficiente puede provocar una incapacidad para concentrarse.

El sueño juega un papel importante en la salud.

El cuerpo usa su tiempo dormido para recuperarse y descansar para prepararse para el día siguiente. No dormir lo suficiente puede interrumpir este proceso y tener consecuencias para el día siguiente. La falta de sueño puede causar:

  • irritabilidad
  • dificultad para procesar pensamientos
  • incapacidad para concentrarse
  • somnolencia
  • microsueños, que son episodios de quedarse dormido brevemente mientras está despierto
  • sentimientos de depresión y ansiedad

Con el tiempo, la falta de sueño puede tener consecuencias más graves. Es posible que la falta de sueño aumente el riesgo de:

  • obesidad
  • diabetes
  • enfermedad del corazón
  • Alta presión sanguínea
  • depresión
  • sistema inmunológico debilitado

Obtenga más información sobre cómo dormir bien por la noche aquí.

Desórdenes de ansiedad

Los trastornos de ansiedad son un grupo de afecciones de salud mental comunes que afectan aproximadamente al 19,1 por ciento de los adultos en los Estados Unidos cada año. Hay varios tipos de trastorno de ansiedad, pero comparten el mismo síntoma principal de un estado de preocupación o pánico excesivo.

Los trastornos de ansiedad pueden afectar al cuerpo de varias formas que pueden contribuir a la aparición de enfermedades recurrentes. Por ejemplo, los trastornos de ansiedad pueden causar:

  • fatiga
  • tension muscular
  • dificultad para concentrarse
  • transpiración
  • palpitaciones cardíacas o latidos cardíacos rápidos
  • temblor
  • dificultad para respirar
  • irritabilidad

Durante períodos prolongados, un trastorno de ansiedad también puede provocar complicaciones de salud física. Por ejemplo, las personas con trastornos de ansiedad tienen un mayor riesgo de enfermedad cardíaca y muerte prematura.

Hay muchos tratamientos diferentes disponibles para los trastornos de ansiedad. Las terapias de conversación, como la TCC, son una opción. Los antidepresivos, los betabloqueantes u otros medicamentos también pueden ayudar con los síntomas de la ansiedad.

La investigación también muestra que participar en la meditación de atención plena o la actividad física puede beneficiar a las personas con trastornos de ansiedad.

Quitar

Enfermarse con frecuencia puede tener una variedad de causas, que incluyen estrés y falta de sueño. Los cambios en el estilo de vida pueden ser suficientes para prevenir estas causas en algunos casos.

Si una persona sigue enfermándose debido a una afección subyacente, como una enfermedad autoinmune o un trastorno de ansiedad, el tratamiento de la afección puede reducir la frecuencia de la enfermedad.

Llevar un estilo de vida saludable que incluya ejercicio, manejo del estrés, sueño adecuado y una nutrición adecuada puede ayudar a prevenir una variedad de factores que hacen que las personas sigan enfermándose.

none:  autismo depresión próstata - cáncer de próstata