¿La presión arterial alta siempre es mala?

La hipertensión, o presión arterial alta, es un factor de riesgo para varias afecciones de salud, incluidos problemas cardiovasculares, diabetes y otros problemas metabólicos. Sin embargo, ¿la presión arterial alta siempre es motivo de preocupación? Los nuevos hallazgos cuestionan esa suposición.

Tener presión arterial alta a veces puede tener un efecto protector.

Hasta 75 millones de adultos en los Estados Unidos tienen presión arterial alta, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

¿Qué es la presión arterial alta? Bueno, es difícil responder con precisión a esa pregunta, ya que los especialistas aún debaten qué se considera presión arterial normal.

Actualmente, diferentes organizaciones ofrecen diferentes pautas sobre la presión arterial alta.

Por ejemplo, el Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre explica que, entre los adultos, la hipertensión es una "lectura sistólica constante de 140 mm Hg [milimitros de mercurio] o más".

Sin embargo, la Asociación Estadounidense del Corazón (AHA) sugiere que la hipertensión ocurre cuando una persona tiene una presión arterial sistólica de 130 mm Hg o más. Mientras tanto, los CDC consideran que las personas con presión arterial sistólica de 120 a 139 mm Hg solo tienen "riesgo" de hipertensión.

En términos generales, los médicos aconsejan a sus pacientes, especialmente a los adultos mayores, que sigan controlando su propia presión arterial y la mantengan bajo control.

Esto es para asegurarse de que no alcance el umbral de hipertensión, que muchos profesionales de la salud consideran un factor de riesgo de enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular, entre otras cosas.

Ahora, sin embargo, un estudio que llevaron a cabo investigadores de la Charité - Universitätsmedizin Berlin en Alemania sugiere que algunas personas mayores pueden no enfrentar otros problemas de salud si tienen presión arterial alta.

De hecho, señalan los investigadores, algunas personas de 80 años pueden incluso ver algunos beneficios.

Alejarse de un enfoque general

El nuevo estudio, cuyos hallazgos aparecen en el European Heart Journal - observó una cohorte de 1.628 mujeres y hombres con una edad media de 81 años. Todos tenían 70 años o más cuando se unieron en 2009 y todos estaban siguiendo tratamientos antihipertensivos.

Los investigadores recopilaron datos sobre el estado de salud de los participantes a través del Estudio de la Iniciativa de Berlín, un proyecto de investigación de Charité. Cuestionaron a los participantes cada 2 años y evaluaron su presión arterial, entre otras medidas de salud.

A los 6 años, los investigadores realizaron un análisis estadístico para averiguar cómo la presión arterial podría afectar el riesgo de mortalidad de una persona. También ajustaron los posibles factores de confusión, como el sexo, las elecciones de estilo de vida, el índice de masa corporal (IMC) y la cantidad de medicamentos para la presión arterial alta que tomaba cada persona.

Vieron que las personas de 80 años o más que tenían una presión arterial más baja, de 140/90 mm Hg o menos, en realidad tenían un riesgo de mortalidad 40 por ciento más alto que sus pares con presión arterial que excedía esos umbrales.

Incluso las personas que ya habían sufrido un derrame cerebral o un ataque cardíaco presentaron un vínculo similar entre los niveles de presión arterial y el riesgo de mortalidad.

El equipo también enfatiza que las personas con presión arterial inferior a 140/90 mm Hg tenían un riesgo de muerte un 61 por ciento más alto que aquellas cuya presión arterial se mantuvo alta a pesar de su régimen de medicamentos antihipertensivos.

“Nuestros resultados muestran claramente que, dentro de estos grupos de pacientes, el tratamiento antihipertensivo debe ajustarse en función de las necesidades del individuo”, señala el primer autor del estudio, el Dr. Antonios Douros.

"Debemos alejarnos del enfoque general de aplicar las recomendaciones de las asociaciones profesionales a todos los grupos de pacientes".

Dr. Antonios Douros

En el futuro, los científicos pretenden tener una visión más profunda de los medicamentos para bajar la presión arterial para establecer cuándo es más probable que ayuden.

"Como siguiente paso, queremos estudiar qué grupos de pacientes se benefician realmente del tratamiento antihipertensivo", concluye la coautora del estudio, la profesora Elke Schäffner.

none:  seguro médico - seguro médico epilepsia nutrición - dieta