Artritis reumatoide juvenil: todo lo que necesita saber

La artritis reumatoide juvenil provoca una inflamación dolorosa de las articulaciones. Suele comenzar antes de los 16 años. Los síntomas pueden aparecer en niños o incluso en bebés.

Aproximadamente 1 de cada 1000 niños desarrolla alguna forma de artritis. La artritis reumatoide juvenil es el tipo de artritis más común entre los niños.

La mayoría de los médicos ahora llaman a la afección artritis idiopática juvenil o AIJ. Una condición es idiopática cuando se desconoce su causa. Si bien los médicos piensan que la AIJ es una afección autoinmune, lo que significa que ocurre cuando el cuerpo ataca el tejido sano, no saben por qué algunos niños la padecen.

En este artículo, obtenga información sobre los síntomas, las causas y el tratamiento de la AIJ. También cubrimos las perspectivas a largo plazo para las personas con esta afección.

Síntomas

Los síntomas comunes de la AIJ incluyen dolor y rigidez en las articulaciones.

Los síntomas de la AIJ varían según su subtipo.

Sin embargo, los síntomas más comunes incluyen:

  • Dolor en las articulaciones: el dolor de la artritis puede empeorar después de una lesión o persistir incluso después de que la lesión haya sanado. Muchos niños informan que el dolor empeora por la mañana. Tiende a empeorar con el tiempo y generalmente afecta las articulaciones de ambos lados del cuerpo.
  • Problemas de salud ocular: aunque la conjuntivitis y otras infecciones oculares son comunes en los niños, los niños con AIJ son más vulnerables a los problemas oculares crónicos y graves. Pueden desarrollar dolor o inflamación en los ojos que no desaparece.
  • Fatiga inexplicable: los niños con AIJ pueden parecer crónicamente agotados o tener poca energía, incluso cuando duermen lo suficiente.
  • Falta de apetito: algunos niños con AIJ comen muy poco o dejan de comer los alimentos que antes disfrutaban, lo que puede provocar una pérdida de peso.
  • Fiebre o sarpullido: algunos niños con AIJ tienen fiebre o sarpullido inexplicable. La fiebre puede aparecer y desaparecer, o puede persistir incluso cuando el niño no parece estar enfermo.
  • Articulaciones rígidas: las articulaciones y la espalda baja pueden sentirse menos flexibles de lo normal y algunos movimientos pueden doler o ser imposibles. La rigidez suele empeorar por la mañana.
  • Hinchazón o enrojecimiento: la artritis es una inflamación en las articulaciones, que puede provocar hinchazón o enrojecimiento alrededor de las articulaciones dolorosas. La inflamación también ocurre donde los tendones y ligamentos se insertan en el hueso (entesitis).

Tipos

Los médicos clasifican la AIJ en varios subtipos según la cantidad y las articulaciones que afecte la enfermedad, la gravedad de los síntomas y los anticuerpos que produce el sistema inmunológico.

Los tipos de AIJ son:

  • AIJ oligoarticular, que afecta no más de cuatro articulaciones y generalmente involucra articulaciones más grandes, como los tobillos o las rodillas. Los niños con este tipo de artritis son más vulnerables a la inflamación ocular, especialmente si dan positivo en la prueba del anticuerpo antinuclear (ANA).
  • AIJ poliarticular, que afecta a cinco o más articulaciones. Los síntomas suelen aparecer en las manos y los pies y, por lo general, afectan a ambos lados del cuerpo. Es más frecuente en mujeres que en hombres.
  • La AIJ sistémica, también llamada enfermedad de Still, es el tipo más grave y menos común. Afecta al menos una articulación y provoca inflamación en órganos como el bazo y los riñones.
  • La artritis psoriásica juvenil es una artritis que se vincula con la psoriasis, una condición autoinmune, que causa una erupción escamosa y dolorosa. Algunos niños desarrollan psoriasis varios años antes de los síntomas de la artritis, que generalmente afectan los dedos de las manos, los pies, las muñecas, las rodillas y los tobillos.
  • AIJ relacionada con entesitis, que causa dolor donde los huesos se encuentran con el tejido conectivo, como ligamentos o tendones. Por lo general, afecta las rodillas, los pies y las caderas. A veces se le llama espondilartritis y es más común en los niños, por lo general se desarrolla entre las edades de 8 y 15 años.
  • La AIJ indiferenciada no encaja en ninguna de las categorías anteriores o causa síntomas consistentes con dos o más subtipos de AIJ.

Causas

Los niños con alergias tienen más probabilidades de desarrollar AIJ, ya que las alergias pueden desencadenar la activación de genes de la artritis.

La mayoría de las investigaciones sugieren que la AIJ es una enfermedad autoinmune. Los trastornos autoinmunes ocurren cuando el sistema inmunológico inicia un ataque sobre el tejido sano como si fuera una infección. En la AIJ, el sistema inmunológico ataca el tejido de las articulaciones.

Una combinación de factores genéticos y ambientales puede determinar quién desarrolla AIJ. Los niños con AIJ pueden portar genes que los predisponen a la afección y luego desarrollar síntomas después de un evento desencadenante, como un virus o una lesión.

Un análisis de 2016 encontró que los niños con alergias tienen más probabilidades de desarrollar AIJ. Las alergias pueden desencadenar de alguna manera la activación de genes de la artritis, o los genes que predisponen a los niños a la artritis pueden ser similares a los que causan alergias.

Es más probable que algunos tipos de AIJ afecten a los niños de determinadas edades. La principal diferencia entre la artritis juvenil y la del adulto es que la artritis juvenil a veces desaparece por sí sola o mejora en la edad adulta.

La artritis juvenil no es contagiosa ni prevenible actualmente.

Diagnóstico

Los médicos no pueden usar una sola prueba para diagnosticar la AIJ. En cambio, utilizan una combinación de síntomas y pruebas para confirmar un diagnóstico.

Para ayudarlos a hacer un diagnóstico preciso, un médico puede:

  • Realice un historial médico completo para evaluar si hay dolor articular crónico e inflamación.
  • Realice análisis de sangre para detectar signos de ANA, factor reumatoide y marcadores de inflamación, que pueden sugerir una enfermedad autoinmune. Un médico también puede realizar otros análisis de sangre para detectar infecciones y otras posibles causas de dolor en las articulaciones.
  • Solicite exploraciones por imágenes para observar los músculos y los huesos.
  • Realizan una artrocentesis, en la que extraen una pequeña cantidad de líquido articular con una aguja.

Tratamiento

La terapia física u ocupacional puede reducir el dolor crónico en las articulaciones.

Muchas estrategias de tratamiento pueden ayudar a reducir los síntomas de la AIJ. Éstos incluyen:

  • Cambios en el estilo de vida: hacer mucho ejercicio y mantener un peso saludable puede ayudar a reducir los brotes. Algunos niños también encuentran que adoptar dietas particulares o evitar ciertos alimentos les brinda cierto alivio.
  • Analgésicos: los medicamentos como los antiinflamatorios no esteroides (AINE) pueden ayudar con el dolor y la inflamación de las articulaciones, pero no deberían ser el único método de tratamiento.
  • Corticosteroides: estos medicamentos recetados, que incluyen hexacetónido de triamcinolona (Aristospan), pueden reducir la inflamación y ayudar con el dolor. Sin embargo, es posible que los médicos no recomienden el uso de estos esteroides debido a sus efectos secundarios, que pueden incluir supresión del crecimiento, aumento de peso, osteopenia y cataratas.
  • Medicamentos biológicos: estos medicamentos especiales reducen la respuesta inflamatoria del cuerpo, lo que ayuda a disminuir el dolor y la inflamación. Los médicos ahora los recetan en una etapa más temprana de la enfermedad y, a menudo, los combinan con un fármaco antirreumático modificador de la enfermedad (FAME).
  • Terapia física u ocupacional: estas terapias pueden reducir el dolor crónico, ayudar a los niños a aprender a moverse de manera que no lesionen las articulaciones y prevenir un mayor daño articular.

Algunas personas también intentan utilizar remedios alternativos o complementarios, como la acupuntura. Para obtener los mejores resultados, use estas terapias alternativas solo con la aprobación de un médico y nunca como reemplazo de un tratamiento médico.

Es fundamental informar al médico sobre los efectos secundarios del tratamiento. Algunos niños tienen que probar varias combinaciones de tratamientos antes de que algo funcione.

Pronóstico

Los médicos no saben cómo curar la artritis juvenil. Sin embargo, muchos niños con esta enfermedad entran en remisión, lo que significa que dejan de tener síntomas. Es posible que los síntomas regresen incluso después de la remisión.

Las estimaciones de remisión varían. Un estudio de 2014 que siguió a niños con AIJ durante 30 años encontró que el 59% estaba en remisión sin medicación a los 30 años. Un total del 7% estaba en remisión con medicación, mientras que el 34% todavía tenía AIJ activa.

No hay forma de predecir quién mejorará y quién no. Sin embargo, con una atención médica integral y sensible, la mayoría de los niños pueden encontrar tratamientos que controlen sus síntomas y les permitan llevar una vida plena y cómoda. Muchos encontrarán que la artritis no los afecta cuando llegan a la edad adulta.

none:  alzheimers - demencia pediatría - salud infantil alcohol - adicción - drogas ilegales