Copas menstruales versus toallas sanitarias y tampones: ¿cómo se comparan?

Las copas menstruales son cada vez más populares, especialmente en los países occidentales, principalmente gracias a su reutilización. Pero, ¿son tan seguros como otros productos menstruales desechables? ¿Y cuánta gente realmente los conoce en todo el mundo? Una nueva revisión intenta ofrecer algunas respuestas.

Una revisión encuentra que las copas menstruales son seguras de usar, pero falta información sobre ellas.

Las copas menstruales han existido al menos desde 1932 cuando L. J. Goodard patentó un "receptáculo vaginal". Como la mayoría de las copas menstruales de hoy, era un objeto en forma de campana que una persona podía insertar en su canal vaginal para recolectar sangre menstrual.

Hoy en día, los fabricantes fabrican estos productos con materiales de grado médico suaves, flexibles, esterilizados y fáciles de limpiar, como silicona, caucho, látex y elastómero.

Las copas menstruales se han vuelto cada vez más populares gracias a que una persona puede reutilizarlas. También son duraderos y pueden durar aproximadamente 10 años.

Muchas personas ven las copas menstruales como un producto ecológico. Aquellos que se comprometen a reducir los desechos creados por los materiales plásticos, no reciclables y no biodegradables presentes en las toallas y tampones desechables los están eligiendo sobre otros productos de higiene menstrual.

Pero si son o no tan seguros, menos seguros o más seguros que las toallas sanitarias y tampones desechables convencionales, sigue siendo una cuestión abierta.

Ahora, un equipo de la Escuela de Medicina Tropical de Liverpool en el Reino Unido, en colaboración con otros investigadores del Reino Unido, Kenia e India, ha realizado una revisión de los estudios médicos y la literatura gris. Su revisión incluyó el estudio de resúmenes de conferencias, informes y tesis doctorales para encontrar más información sobre el uso y la seguridad de las copas menstruales.

Los investigadores también observaron con qué frecuencia los sitios web y programas educativos incluían información sobre copas menstruales junto con otros productos de higiene menstrual. Sus hallazgos ahora aparecen en la revista. The Lancet Public Health.

Tasas de fuga similares entre productos

`` A pesar del hecho de que 1.900 millones de mujeres en todo el mundo están en edad de menstruar, pasan un promedio de 65 días al año lidiando con el flujo sanguíneo menstrual, existen pocos estudios de buena calidad que comparen productos sanitarios '', señala la autora principal de la revisión, la profesora Penelope Phillips-Howard.

“Nuestro objetivo era abordar esto resumiendo el conocimiento actual sobre fugas, seguridad y aceptabilidad de las copas menstruales, comparándolas con otros productos cuando fuera posible”, explica.

Para su revisión, los investigadores analizaron 43 estudios con 3.319 participantes entre ellos. Las cohortes procedían de diferentes países de ingresos; más específicamente, 15 estudios incluyeron cohortes de países de ingresos bajos y medios, y 28 estudios trabajaron con participantes de países de ingresos altos.

Cuatro de estos estudios, con un total de 293 participantes, compararon directamente las copas menstruales con tampones y toallas sanitarias desechables para ver cuáles tenían más probabilidades de tener fugas.

Tres de estos estudios encontraron que las tasas de filtración eran similares entre las copas menstruales y otros productos, mientras que un estudio sugirió que las copas menstruales filtraban significativamente menos.

Algunos estudios indicaron que la fuga se debió a una variedad de razones, incluido un sangrado anormalmente abundante, una anatomía única del útero, el uso de una copa que era demasiado pequeña, la colocación incorrecta de la copa o no vaciarla a tiempo.

Hasta 13 de los estudios bajo revisión encontraron que aproximadamente el 70% de las personas que usaban copas menstruales en el estudio estaban felices de continuar usando el producto una vez que se habían familiarizado con cómo usarlas correctamente.

La familiarización fue la parte que a muchos usuarios primerizos les pareció más difícil. Seis estudios cualitativos mostraron que muchas participantes necesitaban usar copas menstruales durante varios ciclos para tener confianza en su uso.

La revisión también sugiere que a menudo falta información sobre las copas menstruales y cómo usarlas, y muchas personas desconocen que estos productos reutilizables están disponibles.

Tres estudios que trabajaron con cohortes de países de ingresos altos encontraron que solo entre el 11% y el 33% de las personas que usan productos menstruales sabían que existían las copas menstruales. Además, de 69 sitios web educativos de 27 países que brindan información sobre la pubertad y la menstruación, solo el 30% mencionó las copas menstruales.

Las copas menstruales son seguras de usar

Los investigadores también analizaron hasta qué punto era seguro usar las copas menstruales. También analizaron los efectos adversos según lo informado por las poblaciones europea, norteamericana y africana.

Entre los participantes en los estudios disponibles, solo cinco informaron haber experimentado el síndrome de choque tóxico después de usar una copa menstrual. Sin embargo, los investigadores advierten que no está claro cuántas personas usan realmente las copas menstruales. Por lo tanto, no pudieron comparar las tasas de riesgo de este evento entre las copas menstruales y los productos menstruales desechables.

Cuatro estudios informaron que el uso de copas menstruales no afectó la flora vaginal. La investigación que examinó el canal vaginal y el cuello uterino después de que una persona usó una copa menstrual mostró que este producto no daña los tejidos.

Sin embargo, puede haber algunos riesgos para las mujeres que usan dispositivos intrauterinos (DIU). Los investigadores identificaron 13 casos en los que la extracción de la copa menstrual después de su uso también desalojó el DIU.

De las personas que usaron una copa menstrual, cinco informaron haber experimentado dolor, tres tenían heridas vaginales, seis desarrollaron una alergia y nueve dijeron haber experimentado problemas en el tracto urinario.

Sin embargo, los investigadores concluyen que, según los estudios disponibles, las copas menstruales son al menos tan seguras y confiables como otros productos de higiene menstrual, e instan a los educadores a incluirlas en sus presentaciones:

“Esta revisión sistemática sugiere que las copas menstruales pueden ser una opción aceptable y segura para la higiene menstrual en países de ingresos altos, bajos y medianos, pero no son bien conocidas. Nuestros hallazgos pueden informar a los legisladores y programas que las copas menstruales son una alternativa a los productos sanitarios desechables, incluso cuando las instalaciones de agua y saneamiento son deficientes. "

Una palabra de advertencia

La revisión también emite una advertencia: muchos de los estudios que examinaron los autores no eran de calidad suficientemente alta.

Muchos estudios no aparecieron en revistas de revisión por pares, otros eran demasiado antiguos e informaron datos inexactos, y algunos se centraron en copas menstruales que ya no están disponibles.

Además, escriben los autores de la revisión, "los resultados identificados en los informes y estudios revisados ​​variaron según los diferentes puntos de tiempo y diseños", lo que significa que los resultados fueron inconsistentes y difíciles de comparar.

Por último, "el reclutamiento en los estudios observacionales no fue representativo ni claro", señalan los autores de la revisión. También añaden que la mayoría de los estudios se basaron en la autoevaluación, lo que puede conducir a sobreestimaciones e inexactitudes.

Por estas y otras razones, los investigadores instan a los investigadores a realizar estudios más profundos sobre la seguridad y los riesgos del uso de la copa menstrual, así como sobre su verdadero impacto ambiental y su rentabilidad.

none:  copd pediatría - salud infantil gripe - resfriado - sars