El nuevo procedimiento de obesidad también reduce la masa muscular

Un estudio sobre un nuevo procedimiento para el tratamiento de la obesidad ha suscitado algunas preocupaciones. Esto se debe a que, si bien el tratamiento conduce a la pérdida de peso, los kilos que pierde una persona consisten en músculo esquelético y grasa. Además, la pérdida de grasa corporal parece ser principalmente de tipo subcutáneo, en oposición al tipo visceral, que es más riesgoso.

La grasa visceral puede dañar la salud y algunas personas con obesidad recurren a procedimientos quirúrgicos para eliminarla.

El músculo esquelético es necesario para una buena salud; su pérdida puede provocar no solo problemas físicos, sino que también puede afectar el metabolismo y aumentar el riesgo de lesiones.

La grasa visceral es el tipo de grasa que rodea los órganos en el interior del abdomen. Los médicos han relacionado el llevar demasiado con problemas de salud, como diabetes tipo 2 y enfermedades cardíacas.

El procedimiento se llama embolización de la arteria gástrica izquierda. Los radiólogos intervencionistas lo han utilizado durante décadas para detener el sangrado en emergencias.

Sin embargo, la idea de utilizar la embolización de la arteria gástrica para tratar la obesidad es nueva y actualmente los ensayos clínicos están evaluando su seguridad y eficacia para tal fin.

El objetivo del tratamiento es reducir el efecto de una hormona del apetito inyectando microesferas para bloquear una arteria que suministra sangre al estómago.

Los hallazgos del estudio se presentaron recientemente en la reunión anual de la Sociedad Radiológica de América del Norte que se está llevando a cabo actualmente en Chicago, IL.

Necesidad de tratamientos rentables y de bajo riesgo.

El autor principal del estudio, el Dr. Edwin A. Takahashi, quien es becario de radiología vascular e intervencionista en la Clínica Mayo en Rochester, MN, explica que muchas investigaciones han demostrado que la embolización de la arteria gástrica puede lograr la pérdida de peso.

"Sin embargo", agrega, "no ha habido datos sobre lo que está contribuyendo a la pérdida de peso, si los pacientes están perdiendo grasa, como se desea, o masa muscular, o alguna combinación de los dos".

La obesidad es un importante problema de salud pública mundial relacionado con enfermedades cardíacas, diabetes tipo 2, cáncer y otras enfermedades y problemas de salud graves.

Las tasas de obesidad y sobrepeso casi se han triplicado en todo el mundo durante los últimos 40 años, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Las estimaciones de la OMS para 2016 sugieren que el sobrepeso afecta a más de 1.900 millones de adultos en el mundo. Esta cifra incluye a unos 650 millones de adultos con obesidad.

Si bien los cambios en los factores del estilo de vida, como la dieta y la actividad física, pueden funcionar, para muchas personas, estos no son suficientes y optan por someterse a operaciones de pérdida de peso que reducen el tamaño del estómago.

Estos procedimientos quirúrgicos han demostrado ser eficaces como tratamientos para la obesidad, pero son costosos y conllevan riesgos y complicaciones.

Embolización de la arteria gástrica izquierda

La embolización de la arteria gástrica izquierda, si se determina que es eficaz y segura, podría ofrecer a las personas una opción menos invasiva para el tratamiento de la obesidad.

El procedimiento consiste en inyectar perlas microscópicas en la arteria que lleva sangre al estómago. El radiólogo inserta un catéter en la muñeca o en la ingle y usa imágenes para llegar a la arteria.

Una vez que se liberan en la arteria, las microperlas bloquean el flujo de sangre a través de los vasos sanguíneos más pequeños hacia el estómago. Esto tiene el efecto de reducir la producción de grelina, una hormona estimulante del hambre.

Los primeros ensayos han mostrado resultados prometedores de que el procedimiento puede ayudar a las personas a perder peso. Sin embargo, hay poca información sobre el origen de la pérdida de peso y cómo afecta la composición corporal de grasa y músculo.

El Dr. Takahashi y su equipo examinaron tomografías computarizadas de 16 personas con sobrepeso, algunas con obesidad, que se habían sometido a una embolización de la arteria gástrica izquierda para detener el sangrado.

Con la ayuda de un software especial que analiza la densidad de los tejidos, evaluaron la composición de la grasa y los músculos en exploraciones tomadas antes y aproximadamente 1,5 meses después del tratamiento.

Los resultados plantearon algunas preocupaciones

Los 16 individuos que se sometieron a embolización perdieron una cantidad significativa de peso después. En promedio, perdieron el 6.4 por ciento de su peso corporal en los siguientes meses y medio.

Su índice de masa corporal (IMC) cayó un 6,3 por ciento durante el mismo período.

La pérdida de peso no fue una sorpresa para los investigadores; sin embargo, lo que sí les sorprendió fue la alteración de la composición corporal.

Calcularon que el índice de músculo esquelético se redujo en un 6,8 por ciento. Este índice refleja la cantidad de músculo del cuerpo que está unido al hueso y ayuda al movimiento de las extremidades y otras partes del cuerpo.

La pérdida de músculo esquelético no solo puede reducir la función física, sino que también puede dañar el metabolismo y aumentar el riesgo de lesiones.

"La disminución significativa en la cantidad de músculo esquelético", dice el Dr. Takahashi, "destaca el hecho de que los pacientes que se someten a este procedimiento corren el riesgo de perder masa muscular y deben ser tratados en consecuencia después del procedimiento".

"Debemos asegurarnos de que reciban una nutrición adecuada para minimizar la cantidad de tejido muscular que pierden".

Dr. Edwin A. Takahashi

Los resultados también mostraron que los individuos perdieron mucha grasa corporal; hubo una caída promedio del 3.7 por ciento en el índice de grasa corporal.

Sin embargo, la mayor parte de la pérdida de grasa corporal se debió a la reducción de la grasa subcutánea. La pérdida de grasa visceral fue insignificante durante el seguimiento.

La grasa subcutánea se encuentra en todo el cuerpo debajo de la piel. La grasa visceral es la grasa que rodea los órganos en lo profundo de la cavidad abdominal.

La ciencia "ha vinculado claramente" el transporte de cantidades excesivas de grasa visceral a varios problemas y afecciones de salud. Estos incluyen metabolismo alterado, resistencia a la insulina, mayor riesgo de ciertos cánceres, hospitalización prolongada y mayor riesgo de complicaciones.

El equipo ahora quiere enfocar más estudios en personas que se someten a una embolización de la arteria gástrica izquierda específicamente para tratar la obesidad.

none:  it - internet - correo electrónico ensayos clínicos - ensayos de fármacos endometriosis