Alergia al polen: causas, síntomas y tratamiento

Incluimos productos que creemos que son útiles para nuestros lectores. Si compra a través de los enlaces de esta página, es posible que ganemos una pequeña comisión. Este es nuestro proceso.

El polen es vital para el crecimiento de las plantas, pero puede causar síntomas desagradables a las personas alérgicas al polen.

Durante las temporadas de crecimiento, el polen se esparce por el aire y fertiliza las plantas. Cuando las personas con alergias respiran este polen, su cuerpo lo identifica como una amenaza, lo que puede desencadenar una reacción alérgica.

En este artículo, aprenda sobre los síntomas de una alergia al polen, como estornudos, picazón y ojos llorosos. También analizamos algunas opciones de tratamiento y remedios caseros que podrían brindarle alivio.

Síntomas

Una alergia al polen puede causar secreción o congestión nasal.

La alergia al polen hace que una persona experimente varios de los siguientes síntomas:

  • ojos llorosos o con picazón
  • picazón en la garganta
  • una nariz que moquea
  • estornudar
  • una nariz tapada
  • sibilancias

Algunas personas con asma también pueden encontrar que una alergia al polen empeora sus síntomas de asma existentes, que pueden incluir sibilancias y tos.

Cuando una persona inhala polen, el polen libera proteínas solubles en agua en el revestimiento respiratorio. Estas proteínas suelen ser inofensivas, pero a veces el cuerpo de una persona las reconoce por error como sustancias nocivas.

El cuerpo reacciona a esta amenaza percibida produciendo y liberando sustancias conocidas como anticuerpos IgE.

Estos anticuerpos IgE se adhieren a los mastocitos del cuerpo, que liberan histamina. La histamina es la principal sustancia responsable de los síntomas de alergia al polen.

Tipos

Existe una variedad de diferentes tipos de polen, por lo que los síntomas de alergia de una persona pueden ser graves cuando los árboles están floreciendo, y otra persona puede tener síntomas que empeoran cuando crecen los pastos.

Las personas pueden ser alérgicas a los siguientes tipos de polen:

  • pastos
  • árboles, como abedul, cedro y roble
  • malezas, como ambrosía, artemisa o hierba rodadora

Según la Asthma and Allergy Foundation of America, los pastos son la alergia al polen más común.

Si una persona no sabe a qué polen es alérgica, puede consultar a un médico que se especialice en alergias. Estos especialistas se denominan alergólogos e inmunólogos.

Los alergólogos e inmunólogos pueden realizar pruebas para determinar a qué tipos de polen es sensible una persona. Esta información es útil porque cada tipo de planta crece en diferentes épocas del año.

Saber a qué tipos de polen es alérgico una persona puede ayudarlo a decidir cuándo comenzar a tomar medicamentos y los mejores momentos para evitar el aire libre.

Algunas personas con alergia al polen descubren que también son sensibles a ciertos tipos de alimentos.

Por ejemplo, las personas alérgicas al polen de abedul también pueden ser alérgicas a las manzanas o avellanas crudas. Esto se debe a que el polen de los abedules es similar a las proteínas presentes en estos alimentos.

Una persona debe hablar con su alergólogo sobre cómo las alergias al polen pueden afectar lo que come.

Tratamiento

Los aerosoles nasales pueden aliviar los síntomas de una alergia al polen.

Los tratamientos médicos, los remedios caseros y los cambios en algunos hábitos de estilo de vida pueden ayudar a aliviar los síntomas de la alergia al polen.

Los tratamientos para las alergias al polen incluyen:

  • Medicamentos antihistamínicos de venta libre, como cetirizina (Zyrtec) o loratadina (Claritin). Una persona debe comenzar a tomar estos medicamentos unas semanas antes de que comience la temporada de alergias.
  • Tabletas o inyecciones de inmunoterapia para desensibilizar el cuerpo al polen.
  • Aerosoles nasales diseñados para aliviar el picor y la congestión. Estos incluyen descongestionantes, que son solo una solución a corto plazo para la hinchazón.
  • Los aerosoles nasales de corticosteroides son eficaces para reducir la inflamación y sus síntomas asociados en las fosas nasales.

La mayoría de los tratamientos solo ayudan a controlar los síntomas de la alergia, pero no pueden curarlos. La inmunoterapia puede ser útil para el manejo de alergias a largo plazo, pero puede tardar varios años en completarse.

Remedios caseros

Existe una variedad de remedios caseros y pasos preventivos que una persona puede tomar para reducir sus síntomas de alergia. Ejemplos de estos incluyen:

  • Mantener las ventanas cerradas cuando los recuentos de polen son altos.
  • El uso de filtros HEPA especiales en las rejillas de ventilación centrales del aire acondicionado puede ayudar a filtrar el polen del sistema de aire.
  • Cambiarse de ropa cada vez que entra desde el exterior para limitar la exposición al polen.
  • Tomar un baño o una ducha todas las noches antes de acostarse para eliminar la acumulación de polen de la piel y el cabello.
  • Lavar la ropa de cama con agua caliente y jabón al menos una vez por semana.

Hay muchos remedios caseros para las alergias disponibles, pero la investigación aún no ha demostrado que sean efectivos.

Un ejemplo de remedio casero es comer miel local o cruda. Algunos expertos en alimentos naturales sostienen que comer miel local puede ayudar a reducir las alergias al polen de la misma manera que lo hacen las vacunas contra las alergias.

Sin embargo, el Colegio Americano de Alergia, Asma e Inmunología no ha encontrado ninguna investigación que confirme que el consumo de miel local ayudará a reducir los síntomas de alergia.

Otros remedios caseros que pueden ayudar a combatir la alergia al polen incluyen:

  • Beber tés de hierbas elaborados con gingko, cardo mariano, trébol rojo, ortigas o milenrama. Estas preparaciones a base de hierbas pueden tener efectos antiinflamatorios, lo que podría reducir los síntomas de la alergia.
  • Usar herramientas de irrigación con solución salina nasal, como ollas Neti, para enjuagar los conductos nasales, usando agua tibia y sal.
  • Tomando cápsulas de hierbas, como Allium cepa o Eufrasia.

No se ha demostrado científicamente que los remedios caseros anteriores sean efectivos, pero la evidencia anecdótica sugiere que pueden ayudar a algunas personas.

Quitar

La alergia al polen es una afección común pero irritante. Una persona puede ser alérgica a ciertos tipos de polen o pólenes múltiples.

Un alergólogo puede ayudarlos a determinar qué pólenes los afectan más.

Se dispone de medicamentos y tratamientos caseros para reducir los síntomas hasta que la temporada de polen disminuya.

Los remedios enumerados en este artículo están disponibles para su compra en línea.

  • Compre Zyrtec.
  • Compre Claritin.
  • Compre aerosoles nasales.
  • Compre filtros HEPA.
  • Compre tés de hierbas.
  • Compra ollas neti.
  • Comprar Allium cepa.
  • Comprar Eufrasia.
none:  enfermedad del corazón drogas depresión