El reflejo pupilar puede predecir el autismo

Un nuevo estudio sugiere que el reflejo pupilar a la luz, o cómo la pupila del ojo responde a la luz, en los bebés podría ser una señal temprana de autismo.

Los ojos de su bebé pueden ser la clave para diagnosticar el autismo.

El autismo ahora afecta a aproximadamente 1 de cada 59 niños en los Estados Unidos, lo que representa un aumento significativo desde hace 6 años.

Dado que el autismo puede ser bastante difícil de diagnosticar en los primeros años de vida de un niño, los investigadores han estado buscando nuevas formas de detectarlo.

Un análisis de sangre desarrollado recientemente, por ejemplo, puede detectar la afección con una precisión de hasta el 92 por ciento, mientras que otros investigadores han recurrido a los síntomas sensoriales de la afección para ayudar al diagnóstico.

Se sabe que el autismo a veces va acompañado de una sensibilidad excesiva o insuficiente a ciertos estímulos, ya sean olores, luces o sonidos.

Esto llevó a algunos investigadores a creer que examinar los bloques más básicos del desarrollo cerebral y el procesamiento sensorial podría ser la clave para un diagnóstico más temprano y más preciso del autismo.

Terje Falck-Ytter, profesora asociada del Departamento de Psicología de la Universidad de Uppsala en Suecia, es una de esas investigadoras. Él y su equipo se propusieron examinar si el reflejo pupilar a la luz de los bebés, que controla la cantidad de luz que llega a sus retinas, es un marcador válido de autismo.

Falck-Ytter explica la motivación detrás del estudio, diciendo: “Estudios anteriores sobre niños mayores con autismo han sugerido un reflejo de luz pupilar débil en este grupo. Estos hallazgos nos motivaron a evaluar el reflejo en los hermanos pequeños de niños con autismo ”.

Los hallazgos fueron publicados en la revista Comunicaciones de la naturaleza.

Los reflejos más fuertes pueden predecir el autismo

Falck-Ytter y sus colegas combinaron datos de un estudio longitudinal sueco con datos análogos de otro estudio realizado en Birkbeck, Universidad de Londres en el Reino Unido.

La investigación con sede en Gran Bretaña examinó a hermanos que tenían un hermano o hermana mayor con autismo. Los participantes del estudio tenían entre 9 y 10 meses de edad al inicio del estudio y se les hizo un seguimiento clínico cuando cumplieron los 3 años de edad.

Al comienzo del estudio, se evaluaron los reflejos pupilares de los bebés. A la edad de 3 años, se les evaluó el autismo.

En total, participaron en el estudio 147 bebés que tenían un hermano o hermana mayor con autismo. De estos, 29 fueron diagnosticados con autismo a los 3 años.

También se reclutó para el estudio un grupo adicional de 40 bebés de la población neurotípica general.

El estudio encontró que los niños que fueron diagnosticados con autismo en el seguimiento tenían sus pupilas más constreñidas que aquellos que no recibieron tal diagnóstico.

Además, el grado de restricción de los alumnos se correlacionó directamente con la intensidad con la que los niños mostraban síntomas de autismo a los 3 años.

Falck-Ytter se refiere a los bebés mayores con autismo que han demostrado tener un reflejo de luz pupilar débil en investigaciones anteriores, diciendo: "La mayoría de estos bebés se desarrollan típicamente, sin embargo, la probabilidad de ser diagnosticados con autismo más tarde es considerablemente mayor en este grupo que en la población general ".

Continúa señalando la novedad de sus hallazgos en comparación con los de estudios anteriores, diciendo: "Sorprendentemente, encontramos que en la infancia, las diferencias de grupo fueron en la dirección opuesta que en los niños mayores: encontramos reflejos más fuertes en los bebés más tarde diagnosticados con autismo que en los controles ".

"Creemos que los hallazgos son importantes porque apuntan a una función muy básica que no se ha estudiado antes en bebés con un diagnóstico posterior de autismo".

Terje Falck-Ytter

“Actualmente”, señala, “el autismo no se puede diagnosticar de manera confiable antes de los 2-3 años de edad, pero esperamos que con más conocimiento sobre el desarrollo temprano de la afección, sea posible un diagnóstico confiable antes, lo que debería facilitar el acceso temprano a la intervención y apoyo a las familias ”.

Pero, advierte Falck-Ytter, "[L] os resultados de este estudio sólo demostraron diferencias significativas entre los grupos, y es demasiado pronto para decir si el método puede facilitar la detección temprana en un contexto clínico".

none:  intolerancia a la comida enfermedad del hígado - hepatitis sangre - hematología