Drenaje purulento: color, tipos y tratamiento.

El drenaje purulento es una secreción espesa y lechosa de una herida. A menudo indica una infección y necesita tratamiento lo antes posible.

La inspección regular de una herida es una parte integral del proceso de curación. Comprender en qué se diferencia el drenaje purulento de otros tipos de drenaje puede ayudar a identificarlo y tratarlo. Sin embargo, todavía hay momentos en los que es necesario visitar al médico para evitar complicaciones.

¿Qué es el drenaje purulento?

El drenaje purulento puede ser un signo de que una herida está adquiriendo una infección.

El drenaje purulento es líquido o secreción que rezuma de una herida. La gente suele observar que este líquido tiene un aspecto y una textura lechosos.

El drenaje purulento se mancha fácilmente, ya que es espeso y puede variar en color, desde grisáceo o amarillo hasta verde e incluso marrón. El drenaje purulento suele indicar un signo de infección.

El drenaje cambia de color y se espesa debido a la cantidad de células germinales vivas y muertas que contiene, así como a los glóbulos blancos en el área. El drenaje purulento a menudo aumentará a medida que empeora la infección.

Otros tipos de drenaje de heridas

Comprender los otros tipos de drenaje que pueden provenir de una herida puede ayudar a identificar o descartar un drenaje purulento. Cualquiera que no esté seguro del tipo de secreción de una herida debe consultar a un médico.

Drenaje sanguinolento

El drenaje sanguinolento es de un color rojo o rosa brillante, ya que se compone principalmente de sangre fresca. El drenaje suele ser almibarado o un poco más espeso que la sangre normal.

Este tipo de drenaje generalmente ocurre justo después de recibir una herida. El drenaje sanguinolento que se produce después de unas horas de una herida reciente puede ser un signo de traumatismo en el área.

Drenaje seroso

El drenaje seroso comprende proteínas, glóbulos blancos y otras células clave que el cuerpo utiliza para curarse a sí mismo. Tiene una consistencia fina y acuosa.

A diferencia de otros tipos de drenaje, el drenaje seroso suele ser transparente o translúcido. Demasiado drenaje seroso puede ser un signo de gérmenes dañinos en el área.

Drenaje serosanguíneo

El drenaje serosanguíneo es una combinación de drenaje seroso y sanguíneo. Es el tipo más común de drenaje de heridas y tiene una consistencia fina.

A menudo es ligeramente rosado o rojo y normalmente ocurre en heridas, especialmente después de cambiar los apósitos.

Examinar una herida

Las personas deben controlar el color y el olor de cualquier drenaje de la herida.

Un poco de drenaje es normal en las heridas, pero es vital identificar problemas potenciales considerando algunas cosas al observar una herida.

  • Consistencia: Verificar la consistencia del drenaje puede ayudar a identificar problemas en forma temprana. El drenaje normal es delgado o ligeramente pegajoso. El drenaje espeso y lechoso es a menudo un signo de infección.
  • Cantidad: la mayoría de las heridas tendrán un drenaje moderado al principio que se ralentiza a medida que cicatriza la herida. El drenaje leve o moderado se considera normal. Una gran cantidad de drenaje puede indicar una infección.
  • Color: el drenaje de la herida que forma parte del proceso de curación suele ser transparente o tiene un tono pálido. El drenaje o la secreción ligeramente coloreada que cambia de color pueden ser un signo de una infección.
  • Olor: la mayoría de las veces, el olor no es un buen indicador de una infección. Sin embargo, un olor fuerte o fétido de una herida puede indicar una infección, y la persona debe consultar a un médico.

Causas y factores de riesgo

El drenaje normal es la respuesta natural del cuerpo a una herida.Cuando ocurre una herida, el cuerpo envía células sanguíneas adicionales, agentes inflamatorios y otros compuestos curativos al sitio de la herida para detener el sangrado y destruir los gérmenes entrantes.

El cuerpo necesita mantener la zona húmeda y saturada con estos elementos curativos para evitar cualquier infección, mientras que el exceso de humedad suele salir en forma de secreción.

Cuando el drenaje se vuelve purulento, generalmente se debe a que los gérmenes penetran en esta barrera protectora. Una vez dentro de la piel lesionada, los gérmenes se multiplican y desencadenan una infección.

Varios factores influyen en si una herida adquiere o no una infección. Su ubicación, tamaño y temperatura general a su alrededor pueden ser factores.

Las personas con ciertos trastornos, como diabetes o enfermedad vascular, también pueden tener un mayor riesgo de un mayor drenaje de la herida.

Las elecciones de estilo de vida, como fumar, pueden poner a una persona en riesgo de complicaciones purulentas en algunos casos. Los factores de riesgo también pueden provenir de fuera del cuerpo, como el tipo de apósito que se aplica a la herida.

Complicaciones

Las infecciones son la complicación más común del drenaje purulento. Una herida que desprende un drenaje purulento suele indicar que ha adquirido una infección, que puede empeorar si no se trata.

Las heridas con una infección pueden volverse crónicas, lo que ocurre cuando duran más de 2 a 3 meses sin cicatrizar.

Las heridas crónicas son una fuente de dolor e incomodidad y, a veces, pueden afectar la calidad de vida y la salud mental de una persona.

Una herida con una infección también puede provocar otras complicaciones si no se trata, que incluyen:

  • tétanos o trismo
  • una infección necrosante que conduce a la pérdida de tejido
  • celulitis, que es una infección de las capas más profundas de la piel
  • osteomielitis, conocida como infección ósea o de la médula ósea

En algunos casos, los gérmenes pueden ingresar al torrente sanguíneo, poniendo a una persona en riesgo de una condición peligrosa llamada septicemia o envenenamiento de la sangre.

Tratamiento

Una persona con una infección necesita tratamiento con antibióticos.

El tratamiento del drenaje abundante o purulento es fundamental para evitar complicaciones graves. El proceso de tratamiento variará mucho, dependiendo de la herida.

La primera preocupación de un médico será controlar la infección subyacente. También querrán contener el drenaje abundante y, al mismo tiempo, permitir que la herida permanezca lo suficientemente húmeda como para continuar cicatrizando.

Una persona con una infección puede requerir antibióticos u otros medicamentos para permitir que la herida sane.

Cuando ver a un doctor

Si bien son habituales algunas secreciones y supuración de una herida, siempre informe a un médico sobre cualquier cambio en la secreción. Cualquiera que inspeccione su herida y note cualquier signo de secreción purulenta debe comunicarse con un profesional de la salud lo antes posible.

Incluso aquellos que no están seguros de sus síntomas deben hacer que un profesional médico evalúe sus heridas.

panorama

Siempre que los signos de secreción purulenta se informen a un médico cuando aparezcan, el pronóstico es generalmente bueno.

Es esencial monitorear continuamente una herida durante el proceso de curación. Informar cualquier cambio en el alta puede ayudar a los médicos a identificar y tratar las lesiones que pueden haber adquirido una infección.

Una herida con una infección que no se trata o que pasa demasiado tiempo sin tratamiento médico puede generar riesgos y complicaciones de salud más graves.

none:  osteoartritis seguro médico - seguro médico enfermería - partería