La diferencia entre EPOC y enfisema

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica, comúnmente conocida como EPOC, se refiere a un grupo de enfermedades pulmonares progresivas que causan una mayor dificultad para respirar.

El enfisema es una de estas enfermedades. Daña los sacos de aire de los pulmones, lo que dificulta progresivamente que el cuerpo obtenga el oxígeno que necesita.

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), incluido el enfisema, afecta a casi 30 millones de personas en los Estados Unidos, según la COPD Foundation. Más del 50 por ciento no se da cuenta de que lo tiene.

La detección temprana puede identificar la EPOC o enfisema antes de que ocurra una pérdida importante de la función pulmonar. Dejar de fumar o no fumar nunca puede reducir el riesgo.

¿Qué es la EPOC?

La EPOC y el enfisema provocan graves dificultades respiratorias, que pueden poner en peligro la vida.

Cuando una persona respira, el aire viaja a través de tubos en los pulmones llamados bronquios o vías respiratorias.

Estos tubos se dividen en miles de vías más pequeñas llamadas bronquiolos. Los bronquiolos terminan en alvéolos o grupos de pequeños sacos de aire. Los capilares sanguíneos atraviesan las paredes de estos sacos de aire.

El oxígeno atraviesa las paredes de los alvéolos hacia los capilares que transportan sangre.

Mientras esto sucede, los capilares transfieren el dióxido de carbono del gas residual a los sacos de aire para que pueda exhalarse.

En un individuo sano, los bronquiolos y los alvéolos son elásticos. Con cada respiración, cada bolsa de aire se infla como un pequeño globo cuando la persona inhala y se desinfla cuando exhala.

En la EPOC, este proceso no ocurre tan fácilmente y fluye menos aire a través de las vías respiratorias.

Esto es porque:

  • las vías respiratorias y los sacos de aire ya no son elásticos y no pueden llenarse con tanto oxígeno
  • las paredes de las vías respiratorias se engrosan y se hinchan
  • las vías respiratorias se obstruyen con moco adicional
  • las paredes de los sacos de aire se destruyen

¿Qué es el enfisema?

El principal problema del enfisema es que se destruyen las paredes de los sacos aéreos. Las paredes internas de los sacos se debilitan y estallan, creando un gran espacio para contener el aire en lugar de muchos pequeños.

Esto reduce el área de superficie de los pulmones, por lo que puede entrar menos oxígeno al torrente sanguíneo a través de los capilares.

Debido al daño a los sacos de aire, el aire viejo no puede escapar y permanece en los pulmones. Esto deja menos espacio en los sacos de aire para que entre aire fresco, lo que agrava el problema de llevar nuevo oxígeno al cuerpo.

Síntomas: EPOC y enfisema

La mayoría de los síntomas de la EPOC y el enfisema tardan en aparecer. Desafortunadamente, los síntomas generalmente solo ocurren después de que se haya producido un daño pulmonar significativo.

Los síntomas se notan más al principio durante las actividades físicas.

La persona puede experimentar:

  • dificultad para respirar
  • opresión en el pecho
  • silbidos o silbidos en el pecho
  • una tos crónica que puede producir una mucosidad clara, blanca, amarilla o verde
  • labios azules o lechos ungueales
  • resfriados frecuentes o infecciones respiratorias
  • falta de energía
  • pérdida de peso inexplicable
  • hinchazón en las extremidades inferiores

Los síntomas tienden a empeorar con el tiempo, especialmente si una persona continúa fumando o está expuesta al humo.

Causas de EPOC y enfisema

Las principales causas de todas las formas de EPOC, incluido el enfisema, son ambientales.

Factores medioambientales

La exposición prolongada a la contaminación del aire es un factor que puede provocar EPOC.

En los países desarrollados, la principal causa de EPOC y enfisema es la exposición al tabaco a través del tabaquismo.

En los países en desarrollo, es más probable que las condiciones sean el resultado de la exposición a combustibles quemados en áreas mal ventiladas.

Otras causas incluyen la exposición prolongada a irritantes como la contaminación del aire, los productos químicos o el polvo.

Factores genéticos

Algunas personas pueden desarrollar algunas formas de EPOC y enfisema a pesar de no haber fumado nunca o haber estado expuestas a irritantes ambientales.

Existe un tipo genético de enfisema en el que una persona no tiene suficiente proteína llamada Alfa-1 antitripsina. Esta proteína ayuda a proteger los pulmones.

Cuando una persona no tiene suficiente proteína, tiene una condición llamada deficiencia de alfa-1 antitripsina (AATD), según el Instituto Nacional de Investigación del Genoma Humano (NHGRI).

Diagnóstico

Diagnosticar todas las formas de EPOC, incluido el enfisema, puede ser difícil. El diagnóstico temprano puede ayudar a retrasar la progresión de la enfermedad, pero muchas personas no reciben un diagnóstico hasta que ya tienen un daño grave en los pulmones.

Para el diagnóstico, un médico revisará los síntomas, la familia y el historial médico de la persona y le preguntará sobre la exposición a irritantes pulmonares, especialmente al humo del cigarrillo.

Las pruebas que pueden ayudar a confirmar el diagnóstico incluyen:

Prueba de espirometría: es la prueba de función pulmonar más común. La persona sopla en un tubo conectado a una máquina llamada espirómetro. La máquina mide cuánto aire pueden contener los pulmones y qué tan rápido la persona puede expulsar el aire de los pulmones. Esta prueba puede detectar la enfermedad pulmonar antes de que comiencen los síntomas y puede rastrear la progresión de la enfermedad. También puede controlar qué tan bien está funcionando el tratamiento.

Otras pruebas de función pulmonar: pueden medir la cantidad de aire que una persona inhala y exhala. También examinan la capacidad de los pulmones para suministrar suficiente oxígeno a la sangre.

Radiografía de tórax o tomografía computarizada: estas dos pruebas de diagnóstico por imágenes pueden mostrar enfisema. También pueden identificar otros problemas como el cáncer y la insuficiencia cardíaca.

Análisis de gases en sangre: este análisis de sangre mide la cantidad de oxígeno y dióxido de carbono en la sangre. Estas medidas pueden mostrar qué tan bien están funcionando los pulmones.

Otros análisis de sangre: los análisis de sangre no diagnostican la EPOC ni el enfisema, pero pueden descartar otras afecciones o determinar la causa de la enfermedad. Las pruebas de laboratorio pueden identificar el trastorno genético deficiencia de alfa-1-antitripsina (AATD), que puede causar enfisema hasta en un 12 por ciento de todos los casos.

Cuando ver a un doctor

Saber cuándo buscar tratamiento médico para la EPOC y el enfisema puede ser complicado, ya que los síntomas pueden ser sutiles.

Cualquiera que experimente los síntomas enumerados anteriormente debe hablar con un médico de inmediato.

Si una persona ya está recibiendo tratamiento, deberá buscar atención médica si ocurre cualquiera de las siguientes situaciones:

  • dificultad para respirar que es peor o más frecuente de lo habitual
  • cambios en el color, la cantidad o el grosor del moco o el esputo
  • el moco o el esputo se vuelve sanguinolento
  • aumento de tos o sibilancias
  • aumento de peso de más de 2 libras por día o 5 libras en una semana
  • nueva hinchazón de los pies o tobillos que no desaparece después de dormir con los pies en alto
  • dolores de cabeza o mareos, con mayor frecuencia por la mañana
  • fiebre, especialmente cuando se combina con síntomas similares a los de la gripe
  • debilidad severa inexplicable
  • confusión o desorientación

Una persona que experimenta una nueva falta de aire o dificultad para respirar que no mejora con los medicamentos debe consultar a un médico.

Tratar la EPOC y el enfisema

No existe cura para ninguna forma de EPOC, incluido el enfisema, pero el tratamiento puede ayudar a retrasar la progresión de la enfermedad y controlar los síntomas.

Los tratamientos incluyen intervenciones médicas, quirúrgicas y terapéuticas.

Tratamientos médicos

Los tratamientos médicos para la EPOC y el enfisema pueden incluir medicamentos inhalados y orales.

Las opciones a menudo incluyen:

Broncodilatadores: una persona normalmente inhala estos medicamentos. Relajan los músculos alrededor de los pulmones, aliviando la tos y la falta de aire.

Esteroides: tomar esteroides orales o inhalados puede evitar que la EPOC empeore.

Antibióticos: las personas con EPOC y enfisema son susceptibles a infecciones pulmonares y pueden necesitar antibióticos para tratar casos bacterianos de bronquitis o neumonía.

Terapia y rehabilitación pulmonar

Un médico también puede recomendar terapia pulmonar y rehabilitación.

Un programa de terapia respiratoria: el individuo aprende nuevas formas de mejorar su respiración y su capacidad para hacer ejercicio. La terapia tiene como objetivo mejorar la calidad de vida de una persona y disminuir la frecuencia y duración de las estancias hospitalarias.

Oxígeno suplementario: una persona puede necesitar esto para aliviar la carga de los pulmones dañados.

Cirugía

Algunas personas pueden necesitar cirugía para mejorar su calidad de vida y controlar los síntomas de la enfermedad.

Las opciones incluyen:

Trasplante de pulmón: un cirujano reemplaza los pulmones dañados por la EPOC con pulmones sanos de un donante. No es adecuado para todos y los principales riesgos incluyen el rechazo de órganos.

Reducción del volumen pulmonar: esto disminuye el volumen pulmonar al eliminar el tejido pulmonar dañado. Esto crea más espacio para que los pulmones se expandan.

Bullectomía: consiste en eliminar grandes espacios de aire llamados ampollas que se forman en los pulmones cuando los alvéolos se dañan. La eliminación de las ampollas ayuda a mejorar el flujo de aire.

Viviendo con EPOC y enfisema

El manejo de la EPOC puede mejorar la calidad de vida de una persona y retrasar la progresión de la enfermedad.

Dejar de fumar reduce en gran medida el riesgo de desarrollar EPOC y enfisema, y ​​puede retrasar la progresión de la enfermedad en quienes la padecen.

Los consejos incluyen:

Dejar de fumar: fumar causa y empeora la EPOC y el enfisema. por lo que es fundamental dejar de fumar lo antes posible después del diagnóstico.

Control de la respiración: una persona puede usar las técnicas que aprende en rehabilitación pulmonar para controlar su dificultad para respirar.

Llevar una dieta saludable: esto ayuda a mantener la fuerza y ​​estimular el sistema inmunológico.

Hacer mucho ejercicio: la actividad mejora la resistencia y aumenta la función pulmonar, lo que puede reducir los síntomas. La actividad física regular también puede mejorar el estado de ánimo, la fuerza y ​​el equilibrio.

Manejo de la mucosidad: puede ayudar la eliminación de la mucosidad de las vías respiratorias mediante una tos e hidratación controladas.

Evitar contaminantes: mantenerse alejado del humo de segunda mano y permanecer en el interior los días con mala calidad del aire puede retrasar la progresión de la enfermedad.

Una persona con EPOC debe seguir las instrucciones del médico, tomar todos los medicamentos recetados y visitar a su médico con regularidad.

Quitar

La EPOC se refiere a una serie de afecciones pulmonares y el enfisema es una de ellas.

La EPOC y el enfisema pueden poner en peligro la vida. Es importante que las personas reconozcan los signos y aprendan a controlar sus síntomas.

Dejar de fumar y pedirles a los demás que no fumen a su alrededor es una forma de reducir el riesgo de desarrollar EPOC y enfisema.

none:  biología - bioquímica urología - nefrología industria farmacéutica - industria biotecnológica