Opciones de tratamiento para IBS

El síndrome del intestino irritable (SII) es un trastorno digestivo común que puede tener un efecto significativo en la calidad de vida de una persona.

Las personas que tienen SII suelen informar síntomas digestivos, como diarrea, estreñimiento y calambres abdominales. Algunas personas experimentan síntomas adicionales, como dolor corporal generalizado y funcionamiento social deficiente.

Los médicos aún no están seguros de qué causa exactamente el SII, pero creen que es probable que intervengan muchos factores.

Las personas con SII pueden necesitar probar diferentes medicamentos, dietas o estrategias de estilo de vida para controlar sus síntomas de manera efectiva. Algunas estrategias de tratamiento pueden funcionar para algunas personas pero no para otras.

Siga leyendo para obtener más información sobre los tratamientos y remedios para el SII, incluidos los medicamentos, los remedios naturales y los cambios en la dieta y el estilo de vida.

Medicamentos

El medicamento que receta un médico depende del tipo de SII que tenga una persona.

El tratamiento del IBS depende del tipo de este trastorno. Hay tres tipos principales:

  • IBS con estreñimiento
  • IBS con diarrea
  • SII con hábitos intestinales mixtos, que las personas pueden denominar SII mixto

Los médicos pueden recomendar los siguientes tratamientos farmacológicos para el SII con diarrea:

  • loperamida (Imodium)
  • rifaximina (Xifaxan)
  • eluxadoline (Viberzi)

Las personas con SII y estreñimiento pueden recibir los siguientes tratamientos:

  • suplementos de fibra, en los casos en que la ingesta de fibra dietética sea insuficiente
  • laxantes
  • lubiprostona (Amitiza)
  • linaclotida (Linzess)
  • plecanatida (Trulance)

Hay otros medicamentos disponibles que pueden ayudar a tratar el dolor abdominal en personas con IBS. Éstos incluyen:

  • antiespasmódicos, que relajan el músculo liso del intestino delgado y grueso, reduciendo así los espasmos y calambres abdominales
  • antidepresivos tricíclicos de dosis baja
  • inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) en dosis bajas

Cambios en la dieta y el estilo de vida.

La dieta y el ejercicio son factores clave en el manejo exitoso del SII.

Dieta

Ciertos alimentos pueden ayudar a aliviar los síntomas del SII, mientras que otros pueden desencadenar episodios de SII. Un dietista puede brindarle consejos sobre qué alimentos comer y qué evitar. Las personas deberán probar cada estrategia dietética durante al menos algunas semanas para determinar si ayuda.

A continuación, se muestran algunas estrategias que un dietista o un médico pueden recomendar para controlar los síntomas del SII.

Llevar un diario de alimentos

Algunas personas con SII pueden notar que sus síntomas empeoran después de comer determinados alimentos. Estas personas pueden beneficiarse al anotar los alimentos que consumen durante el día, junto con cualquier síntoma de SII que experimenten. Hacer esto puede ayudarlos a identificar los alimentos que desencadenan su SII para que puedan excluirlos de su dieta.

Comer más fibra

La fibra puede ayudar a aliviar el estreñimiento asociado con el síndrome del intestino irritable. Las Guías Alimentarias para Estadounidenses 2015-2020 recomiendan que los adultos consuman entre 22,4 y 33,6 gramos de fibra por día. La cantidad exacta depende de la edad y el sexo de una persona.

La fibra soluble es particularmente beneficiosa para aliviar los síntomas del SII. Este tipo de fibra se mezcla con agua para formar una sustancia gelatinosa que ayuda a la digestión. Las fuentes de fibra soluble incluyen:

  • frijoles
  • frutas
  • productos de avena

Las personas deben agregar fibra a su dieta lentamente, ya que tener demasiada fibra puede causar estreñimiento. Los dietistas recomiendan agregar gradualmente un poco más de fibra cada día hasta que la persona alcance la cantidad recomendada. Los posibles efectos secundarios del aumento de fibra dietética incluyen gases e hinchazón.

Evitando el gluten

Algunas personas pueden notar que sus síntomas empeoran después de ingerir alimentos que contienen gluten. El gluten es una proteína presente en el trigo, la cebada y el centeno. Limitar o evitar los siguientes alimentos ricos en gluten puede ayudar a aliviar los síntomas del SII en algunas personas:

  • cereales
  • granos
  • pasta
  • pan
  • la mayoría de los alimentos procesados, en particular los que contienen agentes espesantes, aromatizantes o colorantes

Seguir la dieta baja en FODMAP

Algunas personas también tienen dificultad para digerir los alimentos que contienen carbohidratos llamados oligosacáridos, di, monosacáridos y polioles fermentables, o FODMAP. La dieta baja en FODMAP elimina o limita los alimentos que contienen estos carbohidratos difíciles de digerir.

Ejemplos de tales alimentos incluyen:

  • ciertas frutas, como manzanas, cerezas y peras
  • ciertas verduras, incluidas alcachofas, frijoles y repollo
  • productos lácteos
  • productos de trigo y centeno
  • miel y jarabe de maíz de alta fructosa
  • caramelo y chicle

Ejercicio

Los autores de una revisión de 2014 de los tratamientos para el síndrome del intestino irritable señalan que el ejercicio ayuda a reducir el estrés y a mantener la función del tracto digestivo. Por lo tanto, el ejercicio debería ayudar a aliviar algunos síntomas del SII.

Según la revisión, el ciclismo y el yoga pueden ser particularmente beneficiosos. Un estudio encontró que la práctica de pranayama yoga dos veces al día durante 2 meses proporcionó el mismo nivel de alivio del SII que de 2 a 6 miligramos de loperamida al día.

Remedios naturales

Muchas personas prueban remedios naturales para aliviar los síntomas del SII. Estos remedios incluyen los siguientes.

Probióticos

Los siguientes tres probióticos son el foco de estudios clínicos sobre el tratamiento del SII:

  • Lactobacilos
  • Saccharomyces boulardii
  • Bifidobacterias

Según una revisión de 2014 de los tratamientos del SII, los estudios de Lactobacillus hasta ahora han arrojado resultados contradictorios o inconsistentes. Saccharomyces boulardii y Bifidobacterias han mostrado algunos beneficios en el tratamiento del SII. Sin embargo, es necesaria más investigación para establecer sus efectos.

Según la revisión, un tipo de Bifidobacterias llamado Bacteria bifido infantis 35624 muestra los efectos más fuertes contra IBS. Los estudios demuestran que puede reducir el dolor y la hinchazón del SII cuando una persona lo toma una vez al día. Algunas personas también informan que esta cepa de probióticos les ayuda a evacuar las heces y normaliza sus hábitos de evacuación.

Ningún otro probiótico ha demostrado una mejoría de los síntomas del SII en estudios diseñados adecuadamente. Se necesitan más estudios para confirmar la eficacia y seguridad de los probióticos para tratar los síntomas del SII.

Al elegir un probiótico, las personas deben seleccionar el producto exacto que los investigadores utilizaron en el estudio clínico. Todos los productos probióticos difieren en su composición y dosis, lo que significa que algunos pueden resultar menos efectivos que otros.

Las personas también deben consultar a un médico antes de tomar probióticos para asegurarse de que el producto sea seguro.

Aceite de menta

Algunas personas que tienen SII toman medicamentos antiespasmódicos. Estos ayudan a relajar los músculos lisos del intestino delgado y grueso, lo que puede aliviar los espasmos abdominales dolorosos.

Según una revisión de 2014, el Grupo de Trabajo del Colegio Estadounidense de Gastroenterología sobre el SII recomienda el aceite de menta como una alternativa a los medicamentos antiespasmódicos. La revisión señala que tres ensayos separados controlados con placebo mostraron que el aceite de menta disminuyó el malestar, el dolor y la hinchazón del estómago en personas con SII.

Sin embargo, no se han realizado ensayos que analicen la seguridad y eficacia del aceite de menta para el tratamiento a largo plazo del SII.

Terapias

Los investigadores han identificado una asociación entre la angustia psicológica, el estrés diario y el empeoramiento de los síntomas gastrointestinales.

Por lo tanto, algunos médicos pueden recomendar las siguientes terapias para la mente y el cuerpo como tratamiento complementario para el SII:

  • hipnoterapia dirigida al intestino
  • psicoterapia dinámica
  • terapia cognitivo-conductual (TCC)

Como señalan los autores de una revisión de 2012, la mayoría de los estudios que han analizado la eficacia de las terapias anteriores para el SII han sido defectuosos. Estas deficiencias impiden a los investigadores sacar conclusiones firmes sobre la eficacia de las diferentes terapias. No obstante, cada una de las terapias muestra el potencial de ser más efectivas que los tratamientos estándar para el SII.

Según otra investigación, la terapia de relajación puede ser particularmente beneficiosa para las personas con SII. Esta terapia parece ser al menos tan eficaz como los tratamientos farmacológicos estándar para el SII.

Investigación de tratamientos futuros

Actualmente existen fármacos para atacar los mecanismos que contribuyen al IBS. Estos mecanismos incluyen:

  • inflamación
  • movimientos de los músculos lisos en el intestino grueso
  • cambios en las bacterias intestinales

Los investigadores continúan investigando el efecto de los medicamentos para el SII que actúan sobre el tracto digestivo. La investigación más reciente también está evaluando los medicamentos para el SII que se dirigen al sistema nervioso central.

En 2014, 16 posibles fármacos para el SII se encontraban en ensayos clínicos de fase II o III. Estos ensayos representan las etapas intermedia y avanzada de las pruebas de drogas.

Resumen

Hoy en día, los médicos pueden utilizar una variedad de estrategias diferentes para tratar y controlar el IBS. Los medicamentos, la dieta y el estilo de vida son factores importantes a considerar como parte de este plan de tratamiento.

Algunos medicamentos ayudan a aliviar los espasmos abdominales, mientras que otros alivian el estreñimiento y la diarrea o se dirigen al sistema nervioso central. Los investigadores continúan desarrollando medicamentos más nuevos, algunos de los cuales están investigando en ensayos clínicos de fase II o III.

Algunas personas prueban remedios naturales como los probióticos y el aceite de menta para aliviar los síntomas del SII. Algunos también pueden encontrar beneficiosas las terapias para aliviar el estrés y promover la relajación. Sin embargo, se necesitan más ensayos clínicos bien controlados para establecer hasta qué punto estos tratamientos son efectivos.

none:  dolor de espalda monitoreo personal - tecnología portátil Medicina de emergencia