¿Cuáles son las causas comunes de intoxicación alimentaria?

La intoxicación alimentaria ocurre cuando una persona ingiere alimentos que contienen bacterias, virus u otros patógenos que pueden enfermar a las personas.

Decenas de microbios pueden causar intoxicación alimentaria. Sin embargo, algunos de los más comunes incluyen norovirus y Salmonela.

Escherichia coli (E. coli) es menos común y generalmente causa síntomas más graves.

Cualquier alimento contaminado puede causar intoxicación alimentaria, aunque algunos alimentos son más vulnerables que otros a la contaminación.

En este artículo, aprenda qué alimentos tienen más probabilidades de causar intoxicación alimentaria y cómo tomar medidas para prevenirla.

6 alimentos con alto riesgo de intoxicación alimentaria

Una persona puede contraer Salmonella por comer huevos crudos o poco cocidos.

Los investigadores han identificado más de 250 enfermedades transmitidas por los alimentos.

Algunos de los gérmenes que causan estas enfermedades crecen más fácilmente en determinados alimentos.

Ciertas prácticas de preparación de alimentos también pueden aumentar el riesgo de intoxicación alimentaria, como cuando una persona prepara verduras en una tabla de cortar sin lavar donde previamente preparó carne.

Algunos alimentos que presentan un mayor riesgo de intoxicación alimentaria incluyen:

1. Huevos

Salmonela, uno de los gérmenes que comúnmente causa intoxicación alimentaria, puede contaminar los huevos. El riesgo de contaminación es mucho mayor cuando una persona come huevos crudos o poco cocidos.

Salmonela puede contaminar los huevos cuando las aves que los ponen tienen la infección. La infección puede contaminar el interior de los huevos a medida que se forman en el cuerpo del ave.

Las heces contaminadas de un ave infectada también pueden afectar el huevo.

Staphylococcus aureus (Staph aureus) es una bacteria que produce veneno en los alimentos que no se han refrigerado durante demasiado tiempo. Aunque cocinar la comida puede matar la mayoría de las bacterias, la Staph aureus las toxinas permanecen y aún pueden causar enfermedades.

Para reducir el riesgo de infección, mantenga los huevos refrigerados a 40 ° F (4.4 ° C) o menos. No use huevos rotos o dañados, y cocine bien los huevos hasta que las yemas estén firmes. Para platos que requieran huevos parcialmente crudos, solo use huevos pasteurizados.

Cualquier comida que contenga huevos o mayonesa a base de huevo también debe refrigerarse dentro de las 2 horas posteriores a su preparación.

2. Carne

La carne, especialmente la carne cruda o poco cocida, puede transmitir una amplia gama de enfermedades transmitidas por los alimentos, como Salmonela, E. coli, Clostridium perfringens, y Yersinia.

La carne contaminada también puede infectar otros alimentos a través de la contaminación cruzada. Para reducir el riesgo de contaminación cruzada, las personas deben:

  • lavarse las manos después de manipular carne cruda o poco cocida
  • no almacene carne cruda cerca o con otros alimentos
  • lavar a fondo los utensilios que utilizaron para la preparación de la carne
  • Cocine completamente la carne con un termómetro de cocina.
  • refrigere las sobras

Cocinar la carne a una temperatura interna alta matará a la mayoría de los patógenos, pero la temperatura requerida variará según el tipo de carne. Las personas pueden consultar las pautas para cada tipo de alimento.

Asegúrese de refrigerar la carne dentro de las 2 horas posteriores a la preparación y tenga especial cuidado de mantener la carne y los platos de carne fríos si se come al aire libre. Esto ayuda a prevenir Staph aureus infecciones.

3. Producir

Si las personas mantienen los brotes en condiciones cálidas y húmedas, pueden causar Listeria, E. coli o Salmonella.

Casi la mitad de los casos de intoxicación alimentaria se deben a productos infectados. Las verduras de hoja verde, las frutas y los brotes pueden infectar a una persona con Listeria, E. coli, Salmonelay otros patógenos.

Los brotes son un culpable común porque necesitan condiciones cálidas y húmedas para crecer. Estas condiciones también proporcionan un caldo de cultivo ideal para las bacterias y otros gérmenes.

Las mujeres embarazadas y otras personas en riesgo de enfermedades graves relacionadas con la intoxicación alimentaria no deben comer brotes.

Para reducir el riesgo de enfermedad por los productos agrícolas, las personas deben:

  • lavar todas las frutas y verduras
  • refrigere los productos pelados o picados dentro de 2 horas, o 1 hora si la temperatura exterior es de 90 ° F (32.2 ° C) o más
  • separar las frutas y verduras de otros alimentos crudos, especialmente carnes

4. Alimentos fermentados

Los alimentos fermentados y enlatados utilizan bacterias saludables para darles su sabor. Los alimentos debidamente fermentados y enlatados son seguros, pero cuando algo sale mal en el proceso de fermentación, pueden introducirse bacterias peligrosas en los alimentos.

Uno de los mayores riesgos de los alimentos fermentados es la infección por botulismo. El botulismo daña el sistema nervioso y causa parálisis. Puede ser fatal si una persona no recibe un tratamiento oportuno.

Los alimentos con bajo contenido de ácido tienen más probabilidades de causar botulismo si se envasan en casa. Dichos alimentos incluyen:

  • judías verdes
  • espárragos
  • maíz
  • remolacha
  • papas

En Alaska, los pescados y mariscos fermentados son la causa principal del botulismo.

Evitar estos alimentos fermentados puede reducir el riesgo de intoxicación alimentaria. Las personas también deben refrigerar cualquier aceite que usen en el envasado casero y refrigerar los alimentos enlatados después de abrirlos.

5. Mariscos

Los mariscos, especialmente los alimentos crudos y poco cocidos como los mariscos, causan muchos tipos de intoxicación alimentaria, incluidas las enfermedades de Listeria y Salmonela.

Los mariscos también pueden causar una infección llamada Vibrioo vibriosis. Vibrio vulnificus puede causar infecciones de heridas peligrosas y potencialmente mortales.

Mucha gente llama Vibrio vulnificus "Bacterias carnívoras", ya que hace que muera la carne alrededor de la herida.

Para reducir el riesgo de esta infección, las personas deben lavarse las manos al preparar mariscos. Las personas con alto riesgo de enfermedades transmitidas por los alimentos deben evitar por completo los mariscos crudos o poco cocidos.

También es mejor evitar comer mariscos de áreas que hayan tenido recientemente un brote de Vibrio vulnificus.

Aunque comer ostras crudas en cualquier época del año puede causar vibriosis, la mayoría de los casos parecen ocurrir durante los meses de verano de mayo a octubre, cuando las aguas del océano son más cálidas.

6. Leches y quesos no pasteurizados

Los quesos blandos, la leche cruda y la leche no pasteurizada son caldo de cultivo para las bacterias, incluidas Listeria. Las mujeres embarazadas y otros grupos con un alto riesgo de enfermedades transmitidas por los alimentos deben considerar evitar estos alimentos por completo.

Lavarse las manos antes y después de comer alimentos no pasteurizados puede reducir el riesgo de infección, al igual que comer solo quesos blandos elaborados con leche pasteurizada.

Es posible que las operaciones de comida casera, como los pequeños vendedores que venden en los mercados de agricultores, no pasteuricen o almacenen adecuadamente sus productos. Por lo tanto, siempre tenga cuidado al comprar estos artículos y considere preguntar acerca de la seguridad alimentaria.

Los productos lácteos y las comidas que contienen productos lácteos que se dejan a temperatura ambiente también pueden permitir Staph aureus crecer y causar enfermedades transmitidas por los alimentos.

Asegúrese de que las comidas y los alimentos que contengan productos lácteos se refrigeren a una temperatura de 35 a 40 ° F (de 1,6 a 4,4 ° C) dentro de las 2 horas posteriores a su preparación.

Tratamiento

Limpiar y desinfectar minuciosamente una superficie después de su uso puede ayudar a prevenir la intoxicación alimentaria.

El tratamiento de la intoxicación alimentaria depende del tipo de infección que tenga una persona.

En casos leves, la intoxicación alimentaria puede desaparecer por sí sola, especialmente en adultos que por lo demás están sanos. Los niños, los adultos mayores y las mujeres embarazadas pueden ser más propensos a sufrir enfermedades graves y siempre deben consultar a un médico por sospecha de intoxicación alimentaria.

En la mayoría de los casos, el tratamiento se centra en controlar los síntomas y prevenir la deshidratación. En el hospital, un médico puede recomendar líquidos por vía intravenosa o medicamentos recetados contra las náuseas.

El tratamiento en el hogar generalmente incluye consumir bebidas con electrolitos, beber mucha agua y descansar. Tenga en cuenta que las bebidas deportivas como Gatorade no pueden reemplazar adecuadamente los electrolitos perdidos, por lo que una persona no debe beberlos para tratar una intoxicación alimentaria.

Prevención

La manipulación segura de los alimentos es clave para prevenir la intoxicación alimentaria. Para reducir el riesgo, las personas deben:

  • Cocine bien los alimentos que presenten un alto riesgo de causar intoxicación alimentaria si una persona los come crudos.
  • Evite los alimentos con alto riesgo de causar intoxicación alimentaria (si la persona tiene un sistema inmunológico débil o está en riesgo de enfermarse).
  • Evite la contaminación cruzada al preparar diferentes alimentos en diferentes superficies.
  • limpiar y desinfectar a fondo cada superficie después de su uso
  • lavarse las manos antes de preparar alimentos, antes de comer y al pasar de preparar un alimento a otro
  • refrigere los alimentos a 35–40 ° F (1.6 a 4.4 ° C) dentro de las 2 horas posteriores a su preparación
  • Evite dejar los alimentos sin refrigerar durante más de 2 horas en cualquier momento después de la preparación.

Resumen

La intoxicación alimentaria suele ser una enfermedad leve que requiere que una persona se ausente del trabajo o de la escuela durante unos días. Sin embargo, los casos más graves pueden requerir hospitalización o incluso poner en peligro la vida.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) sugieren que cada año, alrededor de 128,000 personas van al hospital debido a una intoxicación alimentaria y alrededor de 3,000 mueren.

Las personas deben consultar a un médico por cualquier síntoma de una enfermedad transmitida por los alimentos. Recibir un tratamiento oportuno puede ayudar a reducir el riesgo de complicaciones graves.

none:  sistema pulmonar cáncer de ovarios mordeduras y picaduras