¿Cuáles son los primeros signos del TDAH?

El trastorno por déficit de atención con hiperactividad es una condición que afecta el comportamiento. Hace que las personas sean hiperactivas e impulsivas. También pueden distraerse fácilmente y tener dificultad para concentrarse o quedarse quietos.

Conocida como TDAH, la afección es un trastorno de salud mental que afecta tanto a adultos como a niños y está reconocida por la Asociación Estadounidense de Psiquiatría (APA).

Los signos del TDAH son diferentes en adultos y niños. Este artículo explica qué buscar y cómo obtener ayuda y tratamiento.

¿Cuáles son los signos del TDAH en los niños?

El TDAH tiene una variedad de síntomas potenciales, que pueden confundirse con un comportamiento infantil común.

Se cree que el TDAH afecta a 1 de cada 10 niños de entre 5 y 17 años. Los niños generalmente son evaluados y diagnosticados porque tienen problemas en la escuela.

Los signos en los niños incluyen:

Falta de atención, como:

  • sin prestar atención en clase
  • cometer errores por descuido en el trabajo escolar
  • aparentando no escuchar
  • no poder seguir las instrucciones
  • no poder terminar el trabajo escolar
  • tener dificultades para organizarse
  • Evitar tareas que requieran concentración, como la tarea.
  • perder u olvidar artículos
  • distraerse fácilmente

Hiperactividad e impulsividad, como:

  • inquieto
  • no poder permanecer en su asiento
  • estar constantemente en movimiento
  • Correr o trepar cosas cuando no es apropiado o no está permitido.
  • interrumpiendo al maestro
  • hablando demasiado
  • tener dificultad para jugar en silencio
  • entrometerse en los juegos de otros niños o interrumpirlos cuando hablan
  • encontrando difícil esperar su turno

Un niño al que se le diagnostica TDAH a menudo presenta síntomas durante más de 6 meses y se comporta de maneras que no se consideran normales para un niño de su edad.

¿Cuáles son los signos del TDAH en los adultos?

Hasta el 60 por ciento de las personas diagnosticadas con TDAH en la infancia continúan teniendo síntomas en la edad adulta. Para muchos, estos síntomas se vuelven menos intensos con la edad.

El tratamiento para controlar los síntomas es esencial, ya que la afección puede afectar negativamente la vida de una persona sin él.

El TDAH en adultos puede afectar las relaciones, las carreras y el funcionamiento diario. Los síntomas afectan aspectos de la vida diaria, como la gestión del tiempo, y pueden provocar olvidos e impaciencia.

¿Su hijo tiene TDAH?

La incapacidad para concentrarse puede ser un síntoma temprano del TDAH.

Es difícil diagnosticar el TDAH en niños menores de 4 años porque su comportamiento cambia continuamente. Pueden estar muy enérgicos y distraídos un día y más tranquilos y concentrados otros días.

Los niños pequeños con TDAH pueden mostrar signos tempranos, que incluyen:

  • inquietud
  • corriendo, trepando y saltando sobre todo
  • parloteo sin parar
  • la incapacidad para concentrarse
  • dificultad para conformarse con las siestas
  • dificultad para sentarse quieto a la hora de comer

Es importante tener en cuenta que muchos niños pequeños tienen períodos de atención cortos, pueden tener rabietas y pueden estar llenos de energía durante las diferentes etapas del desarrollo.

Un padre debe programar una cita con su médico si está preocupado por el comportamiento de su hijo y siente que está teniendo un impacto negativo en la vida familiar.

¿Los signos son diferentes en niños y niñas?

Los niños tienen tres veces más probabilidades que las niñas de ser diagnosticados con TDAH, lo que puede deberse a que los niños muestran signos clásicos de hiperactividad de manera más obvia que las niñas.

Las investigaciones han demostrado que los niños con TDAH tienen más probabilidades de mostrar signos externalizados, como hiperactividad, donde las niñas tienen más probabilidades de mostrar signos internalizados, como baja autoestima. Los niños también son más propensos a ser físicamente agresivos mientras que las niñas lo son verbalmente con mayor frecuencia.

Las niñas con TDAH pueden mostrar signos de hiperactividad. En muchos casos, los síntomas son más sutiles. Las niñas con TDAH pueden:

  • ensueño
  • mostrar síntomas de ansiedad
  • mostrar síntomas de depresión
  • ser extremadamente hablador
  • parece no escuchar
  • ser emocionalmente sensible
  • bajo rendimiento académico
  • ser retirado
  • ser verbalmente agresivo

Puede ser difícil darse cuenta de que las niñas tienen la enfermedad, mientras que reconocer el TDAH en los niños puede ser más fácil debido a signos más obvios.

Sin embargo, no se diagnostica a todos los niños con el trastorno. Tradicionalmente se considera que los niños son más enérgicos y bulliciosos. Su comportamiento podría descartarse como "chicos siendo chicos".

Los niños con TDAH pueden:

  • ser impulsivo o "actuar"
  • correr en momentos en que es inapropiado
  • ser incapaz de concentrarse
  • parece no escuchar
  • ser incapaz de quedarse quieto
  • volverse físicamente agresivo, como golpear objetos u otros
  • hablar excesivamente
  • interrumpir conversaciones y actividades

El diagnóstico oportuno es vital a pesar de que los niños y las niñas pueden presentar diferentes síntomas de TDAH.

Esto se debe a que el TDAH puede afectar el trabajo escolar, la vida familiar y las relaciones.

Los niños que permanecen sin diagnosticar también tienen más probabilidades de desarrollar:

  • ansiedad
  • depresión
  • dificultades de aprendizaje

El diagnóstico oportuno y el tratamiento adecuado pueden mejorar los síntomas y ayudar a prevenir complicaciones adicionales.

¿Cual es el tratamiento?

Se puede observar a un niño para diagnosticar y planificar el tratamiento del TDAH.

Los médicos e investigadores aún no están seguros de las causas del TDAH. Se cree que está asociado con sustancias químicas en el cerebro y puede tener vínculos con la genética.

Un médico le preguntará acerca de los síntomas del niño y evaluará su comportamiento para diagnosticar el TDAH.

No existe una prueba única para el TDAH. En cambio, un médico recopilará pruebas de los padres, maestros y miembros de la familia. Luego, basarán su diagnóstico en las respuestas y la información proporcionada sobre el comportamiento durante los 6 meses anteriores.

También se llevará a cabo un examen físico para verificar si hay problemas de salud adicionales o subyacentes.

Medicamento

El tratamiento puede consistir en medicamentos o terapias conductuales o una combinación de ambos.

Los dos tipos de medicamentos que se utilizan para ayudar a las personas con TDAH son estimulantes y no estimulantes.

Los estimulantes del sistema nervioso central (SNC), como el metilfenidato (Ritalin) y los estimulantes a base de anfetaminas (Adderall), son los medicamentos recetados con mayor frecuencia para tratar el TDAH.

Estos medicamentos actúan aumentando la cantidad de dopamina y noradrenalina en el cerebro.

A veces también se utilizan medicamentos no estimulantes, como atomoxetina (Strattera) y antidepresivos, como nortriptilina (Pamelor). Estos medicamentos actúan aumentando los niveles de norepinefrina en el cerebro.

Cambios en el estilo de vida

Los padres pueden ayudar a sus hijos a controlar los síntomas del TDAH. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) recomiendan cambios, que incluyen:

  • alentar a los niños a comer una dieta nutritiva y equilibrada
  • hacer al menos 1 hora de actividad física al día
  • dormir lo suficiente
  • Limitar el tiempo frente a la pantalla todos los días, incluidos los teléfonos, las computadoras y la televisión.

Los días estructurados y en los que los niños comprenden lo que harán pueden ayudar a reducir los síntomas.

Quitar

El TDAH no se puede prevenir. Sin embargo, existen formas de apoyar a los niños y adultos para que puedan controlar la afección, por lo que tiene un impacto mínimo en su vida cotidiana.

Organizaciones como Niños y Adultos con Trastorno por Déficit de Atención / Hiperactividad o la Asociación de Trastornos por Déficit de Atención brindan información sobre el trastorno y consejos para manejarlo.

Cuanto más se eduquen los padres sobre la enfermedad, se sentirán mejor equipados y más capaces de afrontarla.

none:  mordeduras y picaduras industria farmacéutica - industria biotecnológica cjd - vcjd - enfermedad de las vacas locas