¿Cuáles son los efectos de la meningitis? 22 síntomas

La meningitis es la inflamación de las meninges, que son las membranas que protegen el cerebro y la médula espinal. Esta inflamación generalmente ocurre como resultado de una infección causada por un virus o una bacteria.

Algunos tipos de meningitis también pueden ser causados ​​por hongos, parásitos, ciertas enfermedades, medicamentos y lesiones en la cabeza o la columna.

La meningitis puede causar complicaciones graves e incluso puede ser fatal. Cualquiera puede contraer meningitis, pero los niños pequeños, los adultos mayores y las personas con sistemas inmunitarios debilitados tienen más probabilidades de desarrollar la enfermedad.

Efectos de la meningitis

Un dolor de cabeza intenso es uno de los síntomas comunes de la meningitis.

La meningitis puede afectar al cuerpo de muchas formas diferentes. Algunos síntomas, como fiebre y rigidez en el cuello, pueden aparecer de inmediato. Otros, sin embargo, pueden aparecer después de que desaparece la infección por meningitis de una persona.

Si bien muchas personas se recuperan de la meningitis con el tratamiento médico adecuado, algunas personas pueden tener efectos de por vida. La meningitis puede causar los siguientes efectos durante o después de la infección:

1. Dolor de cabeza

Uno de los síntomas más comunes de la meningitis es un fuerte dolor de cabeza. La inflamación que ocurre cerca del cerebro y la médula espinal puede resultar en un dolor significativo. Este dolor de cabeza puede confundirse con una migraña.

2. Fiebre repentina

La fiebre es la forma en que el cuerpo intenta luchar contra un invasor extraño, como un virus o una bacteria. La fiebre alta es común tanto en las primeras como en las últimas etapas de la enfermedad.

3. Confusión y problemas de aprendizaje

La hinchazón y la inflamación pueden causar confusión y cambios de comportamiento. En algunos casos, pueden ocurrir problemas a largo plazo con la memoria y la concentración. Los niños pueden experimentar dificultades de aprendizaje.

4. Punto blando abultado

Los bebés tienen áreas en la cabeza conocidas como fontanelas, que son espacios donde los huesos del cráneo aún no se han fusionado. La fontanela más grande se encuentra en la parte superior de la cabeza y debe sentirse firme y ligeramente indentada. Si la fontanela de un bebé parece estar abultada, esto podría ser un signo de inflamación cerebral o acumulación de líquido, lo que requiere atención médica de emergencia.

5. Rigidez en el cuello

Un niño o un bebé con rigidez en el cuello debido a la meningitis puede mantener la cabeza y el cuello rectos y no querer o no poder inclinar la cabeza hacia adelante. Un adulto puede notar rigidez y dolor en el cuello durante la fase aguda de la meningitis.

6. Sensibilidad a la luz

La inflamación del cerebro y el dolor de cabeza como resultado de la meningitis pueden provocar sensibilidad a la luz y empeoramiento del dolor de cabeza al mirar hacia una luz. Los bebés o los niños pueden llorar o alejarse de la luz.

7. Somnolencia o dificultad para despertar

Si una persona no se puede despertar o parece tener demasiado sueño, esto puede ser un síntoma temprano de la infección por meningitis. La enfermedad puede afectar el estado de alerta del cerebro, dificultando que una persona permanezca despierta.

8. Fatiga extrema

A medida que el cuerpo intenta combatir la infección, una persona con meningitis puede volverse extremadamente letárgica con poca o ninguna energía.

9. Falta de apetito

Todos los sistemas del cuerpo pueden verse alterados cuando el cerebro está inflamado debido a una infección por meningitis. Esto significa que es posible que una persona no tenga ganas de comer o que se sienta demasiado enferma para comer.

10. Náuseas y vómitos

El malestar estomacal y los vómitos pueden ser efectos de la meningitis.

Un fuerte dolor de cabeza, inflamación del cerebro y las defensas del cuerpo contra la enfermedad pueden causar malestar estomacal y vómitos, especialmente en los niños.

11. Pérdida del conocimiento

Si la hinchazón y la inflamación ejercen demasiada presión sobre el cerebro, una persona puede desmayarse o perder el conocimiento.

12. Erupción

Varios tipos diferentes de meningitis pueden causar sarpullido. Si una persona está muy enferma con fiebre y desarrolla un sarpullido, debe buscar atención médica.

13. Convulsiones o epilepsia

Cuando la meningitis causa inflamación o presión en el cerebro, puede alterar la función normal del cerebro y provocar una convulsión. Tener convulsiones durante un episodio de meningitis no significa que una persona tenga o desarrollará epilepsia. Sin embargo, debido a que esta presión e inflamación pueden dañar permanentemente el cerebro, ocasionalmente las personas desarrollan epilepsia después de recuperarse de la meningitis.

14. Coma

En casos graves de meningitis, una persona puede experimentar suficiente daño cerebral como para provocar un coma.

15. Pérdida de memoria

Después de recuperarse de la meningitis, algunas personas experimentan problemas de memoria. Esto puede ser el resultado de daños en el cerebro durante la enfermedad.

16. Problemas para concentrarse

Los niños que se han recuperado de la meningitis pueden tener dificultad para concentrarse debido al daño cerebral persistente. Los adultos pueden tener dificultades para concentrarse en el trabajo o en las actividades cotidianas, como conversaciones o leer un libro.

17. Hipoacusia, zumbidos en los oídos o sordera

La pérdida de audición es un efecto común después de la infección por meningitis en niños y adultos. Después de recuperarse de la meningitis, las personas deben someterse a una prueba de audición para detectar posibles problemas de audición. La pérdida auditiva puede variar de leve a grave y, en algunos casos, puede ser permanente. También pueden producirse zumbidos en los oídos o tinnitus después de la meningitis.

18. Pérdida de visión o ceguera

El nervio óptico, que juega un papel fundamental en la visión, puede dañarse ocasionalmente después de una infección por meningitis. Esto puede causar visión borrosa temporal o permanente o incluso ceguera. Durante la etapa aguda de la enfermedad, una persona también puede experimentar visión doble.

19. Problemas del habla

El cerebro controla el habla de una persona y, si se daña debido a la meningitis, los patrones del habla de una persona pueden cambiar, aunque esto es poco común. La terapia del habla a veces puede ayudar a una persona a recuperar la capacidad de hablar después de recuperarse de la enfermedad.

20. Mareos o pérdida del equilibrio

El cerebro y los oídos interactúan para ayudar a una persona a mantener el equilibrio y la conciencia del espacio a su alrededor. Esto puede verse afectado por una inflamación en el cerebro, lo que lleva a una pérdida de coordinación, mareos y caídas. Si esto sucede, generalmente desaparece después de que se resuelve la meningitis.

21. Insuficiencia renal

Algunos tipos de meningitis bacteriana pueden causar insuficiencia renal (renal) o daño renal a largo plazo. Algunos medicamentos para la meningitis también pueden dañar los riñones.

22. Insuficiencia de las glándulas suprarrenales

Una complicación rara pero grave de la meningitis bacteriana (generalmente meningitis meningocócica) conocida como síndrome de Waterhouse-Friderichsen puede hacer que las glándulas suprarrenales dejen de funcionar. Esto hace que el cuerpo entre en estado de shock y puede ser fatal.

¿Cómo se transmite la meningitis?

Algunos tipos de meningitis pueden transmitirse de persona a persona. La forma en que se transmite la meningitis depende de si es viral, bacteriana, fúngica o relacionada con otra causa.

Meningitis bacterial

La meningitis bacteriana se transmite a través de:

  • trabajo de parto y parto (una madre infectada puede transmitir bacterias al bebé)
  • gotitas de aire, que incluyen toser y estornudar de una persona infectada
  • contacto cercano, como vivir en la misma casa o besarse
  • compartir bebidas o utensilios con una persona infectada
  • comer alimentos que han sido contaminados por una persona infectada

Varios tipos diferentes de bacterias pueden causar meningitis bacteriana. Varias de las vacunas que se administran a bebés y niños pequeños pueden prevenir algunos de estos tipos.

Los preadolescentes, adolescentes y adultos y niños de alto riesgo deben vacunarse contra la meningitis meningocócica, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

No todas las personas que están expuestas a las bacterias que causan la meningitis se enferman, pero pueden convertirse en portadoras y contagiar a otras personas.

El tratamiento oportuno con antibióticos a menudo curará la meningitis bacteriana. Pero, debido a que los síntomas pueden parecerse a los de la gripe, puede ser difícil de reconocer en sus primeras etapas.

La mayoría de los efectos a largo plazo más importantes enumerados anteriormente ocurren solo después de la meningitis bacteriana.

Meningitis viral

La meningitis viral se puede transmitir por contacto cercano con otra persona.

La meningitis viral es, con mucho, el tipo más común de meningitis. Puede contagiarse por:

  • contacto cercano con otra persona, como besar
  • tocar un objeto, como el pomo de una puerta, que tenga el virus
  • compartir bebidas o utensilios con una persona que tiene el virus
  • contacto con fluidos corporales de una persona con el virus

Muchos virus diferentes pueden causar meningitis viral. Por lo general, es más leve que la meningitis bacteriana y tiene menos efectos a largo plazo.

La mejor forma de prevenir la meningitis viral es lavarse las manos con frecuencia, especialmente antes de comer, después de ir al baño o cambiar pañales y antes de preparar la comida.

Otros tipos

Otros tipos de meningitis no se transmiten de persona a persona. Esto incluye meningitis causada por hongos, enfermedades, lesiones y medicamentos.

panorama

Muchos de estos síntomas pueden aparecer con otras enfermedades, como la gripe, una lesión en la cabeza, una migraña o un derrame cerebral.

Los niños, en particular, pueden tener síntomas que son difíciles de identificar al principio. Algunos bebés parecen estar inusualmente irritables e inactivos o pueden estar vomitando y negándose a alimentarse.

Debido a que algunos tipos de meningitis pueden poner en peligro la vida, es importante buscar atención médica inmediata si aparece alguno de estos síntomas.

Gracias a los avances en la atención médica, muchas personas pueden recuperarse por completo de una infección por meningitis. El lavado de manos, la vacunación y la atención cuidadosa a los síntomas son las mejores formas de prevenir complicaciones graves.

none:  osteoporosis gota dolor de espalda