¿Cuáles son los primeros síntomas del cáncer de ovario?

A menudo, es difícil diagnosticar el cáncer de ovario en sus primeras etapas porque los síntomas son similares a los de otras afecciones. Cualquier persona que experimente síntomas abdominales inexplicables que duren más de 2 semanas debe consultar a un médico.

El cáncer de ovario también puede ser difícil de detectar temprano porque los ovarios son pequeños y están ubicados profundamente en el abdomen, lo que hace que cualquier crecimiento que pueda estar en ellos sea difícil de palpar al médico.

Según la Coalición Nacional de Cáncer de Ovario (NOCC), solo alrededor del 19 por ciento del cáncer de ovario se diagnostica en las primeras etapas.

¿Cuáles son los primeros signos del cáncer de ovario?

La hinchazón, el dolor abdominal o los problemas digestivos pueden caracterizar al cáncer de ovario.

El cáncer de ovario no causa ningún síntoma notable en las primeras etapas.

Los síntomas más asociados con el cáncer de ovario tienden a desarrollarse en las últimas etapas de la afección, ya que los crecimientos ejercen presión sobre la vejiga, el útero y el recto.

Sin embargo, estos síntomas del cáncer de ovario pueden desarrollarse en cualquier etapa de la afección e incluyen:

  • hinchazón
  • dolor o calambres pélvicos o abdominales
  • sentirse lleno rápidamente después de comenzar a comer o falta de apetito
  • indigestión o malestar estomacal
  • náusea
  • la necesidad de orinar con más frecuencia o urgencia de lo normal
  • una presión en la espalda baja o la pelvis
  • agotamiento inexplicable
  • dolor de espalda
  • estreñimiento
  • aumentar la circunferencia abdominal o la hinchazón abdominal
  • sexo doloroso
  • cambios menstruales
  • pérdida de peso

Estos síntomas pueden deberse a una variedad de otras afecciones, que a menudo responden al tratamiento básico o desaparecen por sí solas.

Sin embargo, si estos síntomas se desarrollan repentinamente y persisten, o continúan más o menos a diario, independientemente del tratamiento básico, consulte a un médico para obtener un diagnóstico, ya que pueden ser síntomas de cáncer de ovario.

Cuando ver a un doctor

Si una persona sospecha que puede tener cáncer de ovario, debe consultar a un médico de inmediato.

Debido a que es difícil diagnosticar el cáncer de ovario en una etapa temprana, la mayoría de las autoridades de salud sugieren que la mejor manera de ayudar a reducir las posibilidades de desarrollar etapas más avanzadas de cáncer de ovario es adoptando un enfoque positivo y proactivo de la enfermedad.

Para garantizar el mejor resultado, una persona debe hablar con su médico de cabecera o con el ginecólogo sobre cualquier síntoma potencial lo antes posible.

Los signos pueden incluir cualquier síntoma inexplicable de cáncer de ovario o cualquier síntoma nuevo abdominal o pélvico que:

  • no están relacionados con otra condición diagnosticada
  • no responden al tratamiento básico, por ejemplo, dolor de espalda que no desaparece con reposo y aplicación de hielo, o indigestión que no mejora con cambios en la dieta y ejercicio
  • durar más de 2 semanas
  • ocurren durante más de 12 días al mes

Factores de riesgo

Los factores de riesgo que pueden hacer que algunas personas sean más propensas a desarrollar cáncer de ovario que otras incluyen:

  • antecedentes familiares de cáncer de mama, ovario o útero
  • tener el gen BRCA1 y BRAC2
  • tener síndrome de Lynch
  • nunca estar embarazada
  • obesidad
  • algunos medicamentos para la fertilidad y hormonas
  • endometriosis
  • edad, la mayoría de los casos se desarrollan después de la menopausia

Las personas con antecedentes familiares de cánceres reproductivos o gastrointestinales deben hablar con su médico o ginecólogo sobre la posibilidad de someterse a asesoramiento genético para evaluar si portan mutaciones genéticas específicas que puedan aumentar el riesgo de cáncer de ovario.

Los factores que pueden reducir el riesgo general de desarrollar cáncer de ovario incluyen:

  • estar embarazada
  • elegir amamantar
  • usando medicamentos anticonceptivos orales durante al menos 5 años
  • someterse a cirugías del sistema reproductivo, como una histerectomía, extirpación de ovarios o ligadura de trompas

Diagnóstico

Una tomografía computarizada puede ayudar al médico a diagnosticar el cáncer de ovario.

Experimentar algunos de los síntomas asociados con el cáncer de ovario no significa que una persona tenga la enfermedad. El cáncer de ovario no se puede autodiagnosticar en casa. El diagnóstico requiere una serie de pruebas y, por lo general, la participación de un especialista.

Para diagnosticar el cáncer de ovario, un médico comenzará por hacer preguntas sobre los síntomas, que incluyen:

  • cuando empezaron
  • cómo han respondido al tratamiento básico
  • cuánto tiempo las ha tenido una persona
  • con que frecuencia ocurren

El médico revisará el historial médico de una persona y hará preguntas sobre su historial familiar de cáncer, especialmente cualquier historial de cáncer de ovario y de mama. El médico realizará un examen pélvico para ver si los ovarios están inflamados, agrandados o si hay líquido en el abdomen.

Un médico ordenará pruebas adicionales si:

  • notan cualquier anomalía durante el examen pélvico
  • los síntomas indican que una persona puede tener cáncer de ovario
  • Los antecedentes médicos o familiares de una persona la hacen más propensa a desarrollar cáncer de ovario.

Antes o después de estas pruebas, un médico derivará a la persona a un oncólogo ginecológico, un médico que se especializa en el tratamiento de cánceres del sistema reproductivo. El oncólogo ayudará a la persona a decidir la mejor manera de proceder con el tratamiento y el manejo de la afección.

Las pruebas que los médicos usan con más frecuencia para detectar el cáncer de ovario inicialmente incluyen:

Ecografía transvaginal (TVUS)

En esta prueba, un médico inserta una sonda de ultrasonido en la vagina. La sonda emite ondas de ultrasonido que se repiten y producen una imagen del útero, las trompas de Falopio y los ovarios.

Esta prueba puede ayudar a identificar crecimientos potenciales y determinar si son crecimientos sólidos o quistes, que son sacos llenos de líquido no cancerosos.

Si el médico identifica un crecimiento sólido, probablemente solicitará una biopsia para determinar si el crecimiento es canceroso o benigno (no canceroso).

Análisis de sangre CA-125

El análisis de sangre CA-125 mide la cantidad de proteína CA-125 que hay en la sangre.Muchas personas con cáncer de ovario tienen niveles elevados de CA-125 en la sangre.

Sin embargo, las personas con otras afecciones menos graves, como la enfermedad inflamatoria pélvica (EPI) y la endometriosis, a menudo también tienen niveles altos de esta proteína en la sangre.

No todas las mujeres con cáncer de ovario tienen niveles elevados de CA-125 en la sangre. Según la Ovarian Cancer Research Fund Alliance (OCRFA), alrededor del 80 por ciento de las personas con cáncer de ovario avanzado tienen niveles elevados de CA-125, mientras que el 50 por ciento experimenta niveles altos en las primeras etapas de la afección.

Exploraciones por tomografía computarizada (TC)

Las tomografías computarizadas implican pasar rayos X especiales a través del abdomen. Una computadora procesa los resultados para crear imágenes transversales que permiten a los médicos ver secciones de la cavidad abdominal y la pelvis.

Biopsia

Una biopsia implica insertar una aguja muy fina en el cuerpo y extraer una pequeña sección del crecimiento o masa, que se envía a un laboratorio para verificar si hay signos de cáncer. Los resultados de una biopsia son un elemento fundamental para realizar un diagnóstico final de cáncer de ovario.

Métodos de detección y prevención

A pesar de los esfuerzos de investigación, actualmente no hay métodos de detección disponibles para detectar el cáncer de ovario en personas que no presentan ningún síntoma o que no tienen un riesgo más alto de lo habitual de desarrollar la afección.

¿Qué posibilidades hay de que los síntomas indiquen cáncer?

El cáncer de ovario es una forma relativamente rara de cáncer, que representa aproximadamente el 1,3 por ciento de todos los casos de cáncer recién diagnosticados en 2018 en los Estados Unidos. Esto significa que es mucho más probable que los síntomas asociados con el cáncer de ovario sean causados ​​por otras afecciones mucho menos graves que el cáncer de ovario.

panorama

Alrededor del 94 por ciento de las personas que reciben un diagnóstico y tratamiento de cáncer de ovario en las primeras etapas sobreviven más de 5 años después del diagnóstico.

Entre 2008 y 2014, alrededor del 47,4 por ciento de las personas en los EE. UU. Vivieron durante al menos 5 años después de un diagnóstico de cáncer de ovario.

Las tendencias de la tasa de mortalidad entre las personas con cáncer de ovario han disminuido constantemente. El Instituto Nacional del Cáncer estima que el cáncer de ovario representará el 2,3 por ciento de todas las muertes por cáncer en 2018.

Quitar

Debido a que los síntomas del cáncer de ovario tienen similitudes con muchas otras afecciones, generalmente menos peligrosas, muchas mujeres pasan por alto los signos. Debido a que los ovarios están ubicados profundamente en el cuerpo, es casi imposible, incluso para los médicos, sentir pequeños crecimientos en los órganos.

Cualquier persona que tenga síntomas pélvicos o abdominales inexplicables que sean graves, que duren más de 2 semanas o que no desaparezcan con la atención primaria debe hablar con sus médicos lo antes posible.

También es una buena idea que las personas que tienen un fuerte historial familiar de cáncer de mama, de ovario, de útero o de colon hablen con sus médicos sobre la posibilidad de recibir asesoramiento genético.

none:  sistema pulmonar fibrosis quística audición - sordera