¿Cuáles son los signos de la aparición temprana de la enfermedad de Alzheimer?

La enfermedad de Alzheimer es un tipo de demencia típicamente asociado con los adultos mayores. Sin embargo, la enfermedad de Alzheimer de inicio temprano ocurre antes de los 65 años.

El Alzheimer causa problemas de memoria y una variedad de síntomas relacionados. Es una enfermedad degenerativa, lo que significa que los síntomas empeorarán con el tiempo.

Según la Asociación de Alzheimer, el Alzheimer es la forma más común de demencia y representa del 60 al 80 por ciento de todos los casos de demencia conocidos.

Aunque no existe cura, existen algunos tratamientos disponibles para aliviar los síntomas y retrasar la progresión de la enfermedad.

Signos y síntomas

Hay varios signos y síntomas distintos de pérdida de memoria que pueden indicar la enfermedad de Alzheimer. Si una persona experimenta uno o más de los siguientes signos o síntomas, debe hablar con su médico.

1. Pérdida de memoria que dificulta las actividades diarias.

La dependencia de ayudas para la memoria puede ser un signo de Alzheimer de aparición temprana.

El síntoma más común de la enfermedad de Alzheimer es la pérdida de memoria. Una persona que experimenta pérdida de memoria puede:

  • olvidar la información aprendida recientemente
  • pedir la misma información repetidamente
  • tener una mayor dependencia de ayudas para la memoria, como calendarios y notas
  • olvidar eventos o fechas importantes

A medida que una persona envejece, no es raro olvidar cosas de vez en cuando. La pérdida de memoria típica que no se debe a la enfermedad de Alzheimer puede incluir olvidar el nombre de un conocido pero recordarlo más tarde.

Una persona con Alzheimer de inicio temprano tendrá una pérdida de memoria más notable y puede olvidar repetidamente la misma información.

2. Problemas para completar las tareas diarias

Otro signo temprano común de la enfermedad de Alzheimer es cuando una persona tiene dificultades para completar una tarea que de otro modo sería familiar.

Una persona con Alzheimer de inicio temprano puede:

  • Olvídese de cómo llegar a una tienda de comestibles, un restaurante o un lugar de trabajo.
  • tiene problemas para equilibrar el presupuesto del hogar o del trabajo
  • olvida las reglas de un juego familiar

A veces, el envejecimiento natural puede hacer que una persona necesite ayuda con cosas nuevas o desconocidas. Por ejemplo, ayudar a un ser querido mayor a descubrir la configuración de su nuevo teléfono no es infrecuente y no necesariamente indica un problema.

Por el contrario, si una persona ha usado el mismo teléfono durante años y de repente no puede recordar cómo hacer una llamada telefónica, es posible que esté experimentando una pérdida de memoria relacionada con el Alzheimer.

3. Dificultades para la resolución de problemas o la planificación

Algunas personas con Alzheimer de aparición temprana encuentran que tienen problemas para seguir instrucciones, resolver problemas y concentrarse.

Puede ser difícil para una persona seguir una receta o instrucciones escritas en un producto. También pueden tener problemas para realizar un seguimiento de las facturas o gastos mensuales.

4. Problemas con la visión y la conciencia espacial

El Alzheimer a veces puede causar problemas de visión, lo que puede dificultar que una persona juzgue las distancias entre los objetos.

También puede hacer que una persona tenga dificultades para distinguir el contraste y los colores. Estos problemas de visión combinados pueden dificultar o imposibilitar la conducción.

El envejecimiento normal también afecta la vista, por lo que es fundamental acudir a chequeos periódicos con un oftalmólogo.

5. Confusión sobre la ubicación y la hora

Otro signo común de la enfermedad de Alzheimer de inicio temprano es confundirse acerca de los lugares o el tiempo. Una persona puede tener problemas para realizar un seguimiento de las estaciones, los meses o la hora del día.

En ocasiones, es posible que una persona no pueda reconocer dónde se encuentra o no recuerde cómo llegó allí.

6. Perder artículos con frecuencia y no poder volver sobre los pasos

La enfermedad de Alzheimer puede hacer que una persona olvide dónde colocó un artículo.

La mayoría de las personas perderán elementos en algún momento, pero por lo general pueden volver a localizarlos buscando en ubicaciones lógicas y volviendo sobre sus pasos.

Una persona con Alzheimer puede olvidar dónde colocó un artículo, especialmente si lo colocó en un lugar inusual.

La enfermedad de Alzheimer también dificulta que una persona vuelva sobre sus pasos para encontrar el elemento que falta. Esto puede ser angustioso y puede hacer que la persona crea que alguien le está robando.

7. Problemas para escribir o hablar

Una persona puede tener problemas para mantenerse al día en una conversación o puede repetirse. Una persona también puede tener problemas para escribir sus pensamientos.

La persona puede detenerse en medio de una conversación, sin saber qué decir a continuación. Pueden tener dificultades para encontrar la palabra correcta o etiquetar las cosas incorrectamente.

No es raro que una persona ocasionalmente tenga dificultades para encontrar la palabra correcta. Por lo general, eventualmente lo recuerdan y no experimentan el problema con frecuencia.

8. Mostrar signos de falta de juicio

Todo el mundo toma malas decisiones a veces. Sin embargo, las personas con Alzheimer de inicio temprano pueden mostrar un cambio marcado en su capacidad para tomar buenas decisiones.

Los signos de falta de juicio incluyen:

  • gastar demasiado en artículos innecesarios
  • mostrando falta de atención al aseo personal
  • no ducharse o limpiarse con regularidad

9. Cambios de humor o personalidad

Una persona con Alzheimer puede comenzar a sentirse confundida, ansiosa, desconfiada o deprimida. Pueden mostrar estos signos en una variedad de entornos, incluso en el trabajo, en el hogar y en lugares desconocidos.

Pueden sentirse frustrados con sus síntomas o sentirse incapaces de comprender los cambios que están ocurriendo. Esto puede presentarse como agresión o irritabilidad hacia los demás.

10. Alejarse de las actividades sociales o laborales

A medida que se desarrolla la enfermedad de Alzheimer, una persona puede dejar de participar en las actividades sociales o laborales que solía disfrutar.

Factores de riesgo

Según la Asociación de Alzheimer, la edad es el principal factor de riesgo para desarrollar Alzheimer.

A partir de los 65 años, el riesgo de desarrollar Alzheimer se duplica cada 5 años. A los 85 años, una persona tiene un 50 por ciento de posibilidades de desarrollar Alzheimer.

Otro factor de riesgo son los antecedentes familiares o la genética. Una persona tiene más probabilidades de desarrollar Alzheimer si tiene un familiar directo con la enfermedad. Si más de una persona en la familia ha tenido Alzheimer, el riesgo genético aumenta.

Los investigadores aún no están seguros de por qué la enfermedad de Alzheimer se desarrolla a una edad temprana en algunas personas. Sin embargo, han identificado genes raros en algunas personas que experimentan Alzheimer a los 30, 40 y 50 años.

Diagnóstico

Un médico puede diagnosticar la enfermedad de Alzheimer basándose en varios factores.

Si una persona experimenta uno o más de los síntomas enumerados anteriormente, debe hablar con su médico lo antes posible. El diagnóstico temprano podría ayudar a retrasar la progresión de la enfermedad.

No existe una prueba estándar para diagnosticar la enfermedad de Alzheimer, por lo que un médico hará un diagnóstico basado en varios factores.

Un médico le preguntará a una persona sobre los síntomas y las preocupaciones. El médico también revisará los antecedentes familiares de una persona, específicamente en busca de antecedentes de Alzheimer y demencia. Puede ser útil llevar a un ser querido al consultorio del médico para que lo apoye.

Después de una revisión inicial de los síntomas y los antecedentes familiares de la persona, un médico puede ordenar exámenes médicos, incluido un examen neurológico y una imagen del cerebro.

Tratamiento

El tratamiento se centra en controlar los síntomas, ya que todavía no existe una cura para la enfermedad de Alzheimer.

Hay algunos medicamentos disponibles que pueden ayudar con la pérdida de memoria. Estos son más efectivos si se inician al principio de la progresión de la enfermedad.

Los médicos también pueden proporcionar recomendaciones y medicamentos para ayudar a una persona que está experimentando problemas de salud relacionados, como el insomnio, que pueden estar contribuyendo a los problemas de memoria.

Una persona también puede beneficiarse de hablar con un consejero sobre cualquier cambio de comportamiento que experimente. Además, hay algunos medicamentos disponibles para ayudar con los síntomas de depresión o ansiedad.

Los investigadores todavía buscan mejores opciones de tratamiento.

Apoyando a un ser querido

Una persona puede apoyar a un ser querido diagnosticado con Alzheimer de muchas formas diferentes. Algunas recomendaciones incluyen:

  • Aprender sobre la enfermedad de Alzheimer para comprender mejor los síntomas.
  • Participar en actividades con la persona con la mayor frecuencia posible.
  • Hablar de la relación cambiante con un consejero u otra persona de confianza.
  • Hablar con la persona sobre formas concretas de ayudar, como preparar la comida o llevarla a las citas.
  • Conectarse con otras personas a través de redes de apoyo.

panorama

Actualmente no existe cura para la enfermedad de Alzheimer, pero el tratamiento puede ayudar de alguna manera.

La detección temprana puede ayudar a retrasar la progresión de la enfermedad, pero no la evitará.

Una persona tiene mayor riesgo de desarrollar Alzheimer a medida que envejece, especialmente si tiene antecedentes familiares de la enfermedad.

Si una persona sospecha que ella o un ser querido está desarrollando la enfermedad de Alzheimer, debe hablar con un médico.

none:  enfermería - partería gestión de la práctica médica dislexia