¿Cuáles son los síntomas de un pólipo del cuello uterino?

Un pólipo cervical es un crecimiento que se desarrolla en el cuello uterino, que es el canal que conecta el útero con la vagina. Los espermatozoides deben pasar a través de este canal para fertilizar un óvulo. Los pólipos cervicales son tumores, pero generalmente no son cancerosos o benignos.

Sin embargo, como los pólipos tienen una apariencia similar a algunos signos de cáncer, es esencial que un médico los revise para asegurarse de que no sean cancerosos.

Los pólipos cervicales pueden crecer como masas singulares o en grupos. Varían en tamaño, pero por lo general miden entre 1 y 2 centímetros (cm) de largo.

Las mujeres que tienen más probabilidades de desarrollar pólipos cervicales son las de 40 y 50 años que han dado a luz a más de un hijo. Los niveles más altos de estrógeno también pueden hacer que las mujeres embarazadas sean más susceptibles a ellos.

Causas y como se ven

Los pólipos son crecimientos que se desarrollan en el cuerpo.

Los pólipos pueden variar en color desde un color gris, casi blanco hasta un rojo brillante o morado. Pueden crecer a diferentes tamaños y parecerse a bulbos que crecen en los tallos.

Se pueden desarrollar dos tipos diferentes de pólipos en el cuello uterino:

  • Pólipos ectocervicales: las mujeres posmenopáusicas tienen más probabilidades de tener estos pólipos, que crecen en las células de la capa superficial externa del cuello uterino.
  • Pólipos endocervicales: más comunes en general, los pólipos endocervicales crecen a partir de las glándulas cervicales dentro del canal cervical. Es más probable que este tipo de pólipo afecte a mujeres premenopáusicas.

No está claro por qué algunas mujeres desarrollan pólipos, aunque las causas pueden incluir que el cuerpo responda de manera anormal al estrógeno.

Otras causas pueden incluir:

  • niveles elevados o elevados de estrógeno
  • los vasos sanguíneos se obstruyen
  • inflamación del cuello uterino, la vagina o el útero

El estrógeno es la hormona sexual femenina y los niveles de esta hormona subirán y bajarán a lo largo de la vida de la mujer. Los niveles de estrógeno alcanzan su punto máximo durante la edad fértil, por lo que es más probable que se produzcan pólipos cervicales durante este tiempo.

Los niveles de estrógeno también aumentarán durante el embarazo.

También es posible que los estrógenos químicos en productos como los ambientadores afecten los niveles de estrógeno.

La inflamación del cuello uterino puede ocurrir debido a muchas razones, que incluyen:

  • las infecciones por hongos
  • infecciones de transmisión sexual (ITS), como el herpes y el virus del papiloma humano (VPH)
  • infecciones bacterianas
  • el embarazo
  • aborto espontáneo
  • aborto
  • cambios en los niveles hormonales

Es muy raro que las personas que aún no han comenzado a menstruar desarrollen pólipos cervicales.

Síntomas

Los períodos que son más abundantes de lo habitual pueden ser un síntoma de pólipos cervicales.

Es posible que alguien desarrolle pólipos cervicales y no experimente ningún síntoma.

Otros notarán síntomas, que pueden incluir:

  • flujo vaginal que puede tener mal olor si hay una infección
  • un flujo más pesado durante los períodos
  • manchado entre períodos
  • sangrado después de las relaciones sexuales
  • sangrado después de la ducha vaginal
  • sangrado después de la menopausia

¿Cuándo debería alguien ver a un médico?

Si las personas experimentan alguno de estos síntomas, deben programar una cita con su médico lo antes posible. Si bien estos pueden ser signos de pólipos cervicales, también podrían indicar cáncer.

El diagnóstico de la mayoría de los pólipos cervicales se realiza durante exámenes pélvicos de rutina o pruebas de Papanicolaou.

Si hay pólipos, es posible que un médico desee extirparlos. El médico también tomará muestras de tejido, llamadas biopsias, de los pólipos para verificar si son cancerosos o benignos.

Opciones de tratamiento

Un médico puede recomendar la extirpación quirúrgica de los pólipos cervicales.

La mayoría de los pólipos cervicales son benignos y se pueden extirpar quirúrgicamente.

Es posible que el tratamiento no sea necesario si los pólipos no causan ningún síntoma o malestar, pero un médico continuará monitoreando los pólipos de cerca.

Existen diferentes métodos para extirpar quirúrgicamente los pólipos.

Estos pueden involucrar a un médico:

  • usando pinzas para pólipos para sujetar el pólipo y sacarlo suavemente
  • atar hilo quirúrgico alrededor del pólipo antes de cortarlo
  • torciendo el pólipo en su base y sacándolo

Luego, el médico usará nitrógeno líquido, cirugía con láser o ablación con electrocauterio para destruir la base del pólipo.

En el caso de pólipos muy grandes, la extirpación quirúrgica generalmente deberá realizarse en un quirófano de un hospital con anestesia local, regional o general.

Después de la extirpación de un pólipo, el individuo puede experimentar algo de sangrado y cólicos. Los analgésicos de venta libre (OTC) deberían reducir el malestar.

El pólipo o los pólipos necesitarán pruebas para detectar cáncer. Si un pólipo es canceroso, es probable que sea necesario un tratamiento adicional. El tratamiento dependerá del tipo de cáncer.

A veces, los pólipos cervicales pueden desprenderse del cuello uterino por sí solos. Esto puede suceder durante la menstruación o las relaciones sexuales.

¿Cómo es la recuperación?

Las personas pueden sentir un leve dolor e incomodidad durante la extirpación de los pólipos. Sin embargo, una vez que finalice el procedimiento, podrán irse a casa y tratar cualquier calambre o dolor con analgésicos de venta libre.

Incluso si la cirugía se lleva a cabo en un hospital bajo anestesia, la persona debería poder irse a casa el mismo día.

Los médicos recomiendan que las personas se abstengan de tener relaciones sexuales durante al menos 3 días después de la cirugía.

Las perspectivas para las personas que se han sometido a una extirpación quirúrgica de pólipos son positivas. Los pólipos no suelen volver a crecer.

Sin embargo, alguien que ha desarrollado pólipos cervicales en el pasado tiene un mayor riesgo de desarrollarlos nuevamente. Por lo tanto, deben someterse a exámenes pélvicos de rutina para verificar si hay nuevos crecimientos.

Para llevar y prevención

La mayoría de los casos de pólipos cervicales no se pueden prevenir.

Sin embargo, realizarse exámenes pélvicos y pruebas de Papanicolaou con regularidad debería garantizar que los médicos puedan detectar cualquier pólipo y tratarlo desde el principio.

Es posible que algunas infecciones contribuyan al desarrollo de pólipos cervicales. Debido a esto, practicar sexo seguro y una higiene adecuada para evitar infecciones también puede ayudar a prevenir los pólipos cervicales.

Las personas también pueden usar ropa interior de algodón para aumentar el flujo de aire hacia el área. Esto evitará que la región se vuelva demasiado caliente y húmeda, que es el entorno perfecto para que prosperen las infecciones.

none:  dermatología Sindrome de la pierna inquieta tuberculosis