¿Qué hacen los pulmones y cómo funcionan?

La función más importante de los pulmones es tomar oxígeno del medio ambiente y transferirlo al torrente sanguíneo.

Tomando más de 6 millones de respiraciones por año, los pulmones afectan todos los aspectos de nuestro cuerpo y salud.

Este artículo analiza la forma y función de los pulmones, las enfermedades que afectan a los pulmones y cómo mantenerlos sanos.

Datos rápidos sobre los pulmones

  • Los pulmones izquierdo y derecho son de diferentes tamaños.
  • Los pulmones desempeñan un papel en muchas funciones, incluida la regulación de la acidez del cuerpo.
  • Fumar tabaco es la principal causa de quejas relacionadas con los pulmones.
  • Las medidas preventivas y de estilo de vida pueden ayudar a mantener sanos los pulmones.

Estructura

Los pulmones no solo nos permiten respirar y hablar, sino que también apoyan el sistema cardiovascular y ayudan a mantener el pH en el cuerpo, entre otros.

Los pulmones están ubicados en el pecho, detrás de la caja torácica a cada lado del corazón. Tienen una forma aproximadamente cónica con un punto redondeado en su ápice y una base más plana donde se encuentran con el diafragma.

Aunque son un par, los pulmones no son iguales en tamaño y forma.

El pulmón izquierdo tiene una muesca que bordea el lugar donde reside el corazón, llamada muesca cardíaca. El pulmón derecho es más corto para dejar espacio para el hígado debajo.

En general, el pulmón izquierdo tiene un peso y una capacidad ligeramente menores que el derecho.

Los pulmones están rodeados por dos membranas, conocidas como pleuras pulmonares. La capa interna recubre directamente la superficie externa de los pulmones y la capa externa se une a la pared interna de la caja torácica.

El espacio entre las dos membranas está lleno de líquido pleural.

Función

Una prueba de espirometría puede mostrar qué tan bien están funcionando los pulmones.

La función principal de los pulmones es traer aire de la atmósfera y pasar oxígeno al torrente sanguíneo. Desde allí, circula al resto del cuerpo.

Se requiere ayuda de las estructuras externas a los pulmones para poder respirar adecuadamente. Para respirar, usamos el músculo del diafragma, los músculos intercostales (entre las costillas), los músculos del abdomen y, a veces, incluso los músculos del cuello.

El diafragma es un músculo abovedado en la parte superior y ubicado debajo de los pulmones. Impulsa la mayor parte del trabajo involucrado en la respiración.

A medida que se contrae, se mueve hacia abajo, lo que permite más espacio en la cavidad torácica y aumenta la capacidad de expansión de los pulmones. A medida que aumenta el volumen de la cavidad torácica, la presión en el interior disminuye y el aire se aspira por la nariz o la boca y llega a los pulmones.

A medida que el diafragma se relaja y vuelve a su posición de reposo, el volumen pulmonar disminuye porque la presión dentro de la cavidad torácica aumenta y los pulmones expulsan el aire.

Los pulmones son como fuelles. A medida que se expanden, se aspira aire para obtener oxígeno. A medida que se comprimen, los desechos de dióxido de carbono intercambiados se empujan hacia afuera durante la exhalación.

Cuando el aire entra por la nariz o la boca, baja por la tráquea, también llamada tráquea. Después de esto, llega a una sección llamada carina. En la carina, la tráquea se divide en dos, creando dos bronquios principales. Uno conduce al pulmón izquierdo y el otro al pulmón derecho.

A partir de ahí, como las ramas de un árbol, los bronquios en forma de tubería se dividen nuevamente en bronquios más pequeños y luego en bronquiolos aún más pequeños. Esta tubería en constante disminución eventualmente termina en los alvéolos, que son pequeñas terminaciones de sacos de aire.

Aquí se produce el intercambio de gases.

Los alvéolos

Los alvéolos son el punto final del viaje del oxígeno desde el mundo exterior hasta las profundidades de los pulmones.

Los alvéolos son sacos diminutos de tamaño microscópico, cada uno envuelto en una fina malla de capilares.

Cada ser humano tiene alrededor de 700 millones de alvéolos individuales. La superficie total de membrana que proporcionan los alvéolos es de 70 metros cuadrados. A menudo se dice que tiene el tamaño de media cancha de tenis.

Después de los pulmones, el cuerpo lleva oxígeno del torrente sanguíneo a sus otros tejidos a medida que viaja por el sistema circulatorio.

La sangre que ha cedido su oxígeno a cambio de dióxido de carbono de los tejidos pasa a través del corazón y viaja a los pulmones para llegar a los capilares que rodean los alvéolos.

Los alvéolos ahora contienen un nuevo suministro de oxígeno que la persona ha inhalado. Este oxígeno pasa a través de una membrana, llamada membrana alveolar-capilar, hacia el torrente sanguíneo.

Al mismo tiempo, el dióxido de carbono que se ha acumulado en el torrente sanguíneo durante su recorrido por el cuerpo ingresa a los alvéolos. Desde allí, se vuelve a exhalar a la atmósfera durante la exhalación.

En pocas palabras, a medida que entra el oxígeno, sale dióxido de carbono. Este es el intercambio de gases.

Surfactante en los pulmones

Las células especiales de los alvéolos producen un compuesto conocido como tensioactivo pulmonar. Está compuesto por lípidos, proteínas y carbohidratos.

El tensioactivo tiene regiones tanto hidrófilas como hidrófobas. Las regiones hidrófilas son atraídas por el agua y las regiones hidrófobas son repelidas por el agua.

El surfactante pulmonar cumple una serie de funciones vitales.

Éstos incluyen:

  • permitiendo una mejor eficiencia respiratoria
  • evitar que los alvéolos colapsen sobre sí mismos

Cada alvéolo es como una bolsa de plástico mojada por dentro. Si no hubiera surfactante, la bolsa colapsaría sobre sí misma y los lados internos se pegarían. El surfactante evita que esto le suceda a los alvéolos.

El surfactante pulmonar cumple su función al reducir la cantidad de tensión superficial. Al hacer esto, reduce el esfuerzo necesario para inflar los alvéolos.

Antes del nacimiento, la producción de surfactante no comienza hasta las últimas semanas de gestación.

Esta es la razón por la que los bebés que nacen prematuros tienen problemas para respirar, lo que se conoce como síndrome de dificultad respiratoria infantil (SDR).

Otras funciones de los pulmones

La respiración es la función más conocida de los pulmones, pero llevan a cabo otras funciones importantes.

Equilibrio del pH: Demasiado dióxido de carbono puede hacer que el cuerpo se vuelva ácido. Si los pulmones detectan un aumento de la acidez, aumentan la tasa de ventilación para expulsar más gas no deseado.

Filtrado: los pulmones filtran pequeños coágulos de sangre y pueden eliminar pequeñas burbujas de aire, conocidas como embolias aéreas, si ocurren.

Protector: los pulmones pueden actuar como amortiguadores para el corazón en ciertos tipos de colisiones.

Protección contra infecciones: ciertas membranas dentro de los pulmones secretan inmunoglobulina A. Esto protege a los pulmones de algunas infecciones.

Aclaramiento mucociliar: el moco que recubre las vías respiratorias atrapa las partículas de polvo y las bacterias. Pequeñas proyecciones similares a pelos, conocidas como cilios, mueven estas partículas hacia arriba a una posición en la que el sistema digestivo las puede toser o tragar y destruir.

Depósito de sangre: los pulmones pueden variar la cantidad de sangre que contienen en cualquier momento. Esta función puede resultar útil, por ejemplo, durante el ejercicio. La cantidad de sangre que pueden contener los pulmones puede variar de 500 a 1000 mililitros (ml). Los pulmones interactúan con el corazón y pueden ayudar a que el corazón funcione de manera más eficiente.

Discurso: Sin el flujo de aire, la humanidad no tendría su pasatiempo favorito.

Enfermedad respiratoria

Las enfermedades respiratorias pueden afectar cualquier parte del sistema respiratorio, desde el tracto respiratorio superior hasta los bronquios y hasta los alvéolos.

Las enfermedades del sistema respiratorio son comunes. Cada año, hay millones de casos de resfriado común en los Estados Unidos.

Enfermedades inflamatorias del pulmón

El asma afecta los pulmones y la respiración.

Este grupo incluye:

  • asma
  • fibrosis quística
  • síndrome de distrés respiratorio agudo
  • enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), que incluye enfisema y bronquitis crónica

La EPOC suele ser el resultado del daño que causa el tabaquismo en los pulmones.

El asma implica un estrechamiento obstructivo e hinchazón de las vías respiratorias y la producción de exceso de moco. Esto provoca dificultad para respirar y sibilancias.

Los desencadenantes incluyen:

  • tabaco y humo de leña
  • ácaros del polvo
  • la contaminación del aire
  • alérgenos de cucarachas
  • molde
  • estrés
  • infecciones
  • algunos alimentos

Nadie sabe exactamente por qué el asma afecta a algunas personas y no a otras.

Enfermedades pulmonares restrictivas

Esto significa que la vía aérea está restringida.

Puede suceder como resultado de:

  • los pulmones se vuelven rígidos
  • un problema con la pared torácica o los músculos respiratorios, por ejemplo, como con la fibrosis quística idiopática
  • una curvatura de la columna
  • obesidad

La cantidad de aire que una persona puede inhalar se reduce y la inhalación se vuelve más difícil.

Infecciones del tracto respiratorio

Las infecciones pueden ocurrir en cualquier punto del tracto respiratorio. Estos pueden describirse como:

Infección del tracto respiratorio superior: el que se contrae con más frecuencia es el resfriado común (viral). Otros incluyen laringitis, faringitis y amigdalitis.

Infección del tracto respiratorio inferior: el tipo más común es la infección bacteriana y especialmente la neumonía bacteriana. Otras causas de infección del tracto respiratorio inferior incluyen virus y hongos.

Se pueden desarrollar complicaciones a partir de este tipo de infecciones, incluidos los abscesos pulmonares y la propagación de la infección a la cavidad pleural.

Tumores

Los tumores del sistema respiratorio pueden ser malignos o benignos.

Tumores malignos: el 14 por ciento de todos los nuevos diagnósticos de cáncer son cáncer de pulmón primario. El cáncer de pulmón es el segundo tipo de cáncer más común y la principal causa de muerte por cáncer tanto en hombres como en mujeres.

La mayoría de los cánceres de pulmón se deben al tabaquismo. Toda la sangre del cuerpo viaja desde el corazón a los pulmones, por lo que el cáncer se puede diseminar fácilmente a otras partes del cuerpo.

Tumores benignos: los tumores benignos son una causa menos común de enfermedad respiratoria. Un ejemplo es el hamartoma. Estos pueden comprimir el tejido circundante, pero generalmente son asintomáticos.

Enfermedades de la cavidad pleural

La cavidad pleural es el espacio entre las membranas pleurales interna y externa que recubren el exterior de los pulmones.

Derrame pleural: el líquido se acumula en la cavidad pleural, a menudo debido a un cáncer en la cavidad torácica o cerca de ella. También podría estar relacionado con insuficiencia cardíaca congestiva o cirrosis hepática. Otras causas incluyen la inflamación de la pleura, que puede ocurrir con una infección.

Neumotórax: esto puede resultar de un trauma, por ejemplo, una herida de bala. El aire dentro de la cavidad pleural se llama neumotórax. Esto comprime los pulmones y, cuando es grave, hace que colapsen como un globo.

Enfermedad vascular pulmonar

Las enfermedades vasculares pulmonares afectan los vasos que transportan sangre a través de los pulmones.

Ejemplos incluyen:

Embolia de la arteria pulmonar: se forma un coágulo de sangre en otras partes del cuerpo y viaja en el torrente sanguíneo hasta el corazón y luego a los pulmones, donde se aloja. Esto puede resultar en muerte súbita. Más raramente, una embolia puede consistir en grasa, líquido amniótico o aire.

Hipertensión arterial pulmonar: se puede acumular un aumento de presión en las arterias pulmonares. A veces, las razones de esto no están claras.

Edema pulmonar: esto suele deberse a insuficiencia cardíaca congestiva. El líquido se escapa de los capilares a los espacios de aire dentro de los alvéolos.

Hemorragia pulmonar: los capilares dañados e inflamados pueden filtrar sangre hacia los alvéolos. Un síntoma puede ser la tos con sangre.

Consejos para una buena salud pulmonar

Las formas de mantener los pulmones sanos incluyen:

No fumar es la clave para evitar muchos problemas relacionados con los pulmones.

No fumar: fumar tabaco, tanto de primera como de segunda mano, puede provocar cáncer de pulmón y EPOC, que incluyen bronquitis crónica y enfisema. Fumar provoca un estrechamiento de las vías respiratorias, inflama los pulmones y destruye los tejidos con el tiempo. Haga de su hogar un área libre de humo.

Prevención de infecciones: las formas de prevenir la propagación de infecciones respiratorias incluyen lavarse las manos, evitar las multitudes en la temporada de gripe y preguntarle a su proveedor de salud sobre las vacunas contra la influenza y la neumonía.

Ejercicio: el ejercicio aeróbico mejora la capacidad pulmonar y mantenerse en forma puede prevenir otras enfermedades que podrían afectar los pulmones.

Controles: los controles de salud periódicos, incluso cuando se siente bien, pueden detectar problemas en las primeras etapas, cuando es más fácil tratarlos.

Evitar la exposición a contaminantes: los productos químicos que se usan en el jardín o en el hogar pueden dañar los pulmones. Use una mascarilla si usa productos químicos fuertes. El radón es una sustancia química natural que se ha relacionado con 21.000 muertes por cáncer de pulmón al año en los Estados Unidos. Alrededor de 2.900 de estas personas nunca han fumado.

Controle la humedad: mantenga la humedad interior a un nivel aceptable mediante el uso de ventiladores de extracción y rejillas de ventilación. Mantenga las superficies húmedas limpias y secas siempre que sea posible. Mantener la casa ventilada con aire fresco externo es una buena idea.

none:  gripe aviar - gripe aviar salud sexual - ETS innovación médica