¿Qué es una calculadora de riesgo cardíaco?

Una calculadora de riesgo cardíaco busca evaluar las posibilidades de que una persona experimente un evento cardíaco en los próximos 10 años.

La calculadora mide y analiza la salud cardiovascular para predecir el riesgo de desarrollar enfermedad cardiovascular aterosclerótica (ASCVD).

Luego, una persona puede usar esta información como guía sobre problemas potenciales futuros y cómo prevenirlos.

Hay diferentes métodos disponibles, pero, en la medida de lo posible, use una calculadora que recomiende un médico y que las autoridades en salud cardíaca hayan validado por su precisión científica.

En este artículo, examinamos los factores que utiliza una calculadora de riesgo cardíaco y por qué. También analizamos las medidas de estilo de vida que una persona puede tomar y los profesionales de apoyo médico que pueden brindar para ayudar a reducir el riesgo.

¿Qué es una calculadora de riesgo cardíaco?

Evaluar el riesgo cardiovascular implica tomar una serie de medidas y calcular el porcentaje de riesgo de problemas cardíacos.

Una calculadora de riesgo cardíaco toma datos para los predictores de enfermedad de un individuo, como la presión arterial, y compara los resultados con estadísticas a nivel de población.

Con base en esta información, la calculadora intenta predecir sus posibilidades de ASCVD, y la persona averiguará su porcentaje de riesgo de tener problemas cardíacos y de los vasos sanguíneos.

Esta información puede ayudar al individuo a tomar medidas para prevenir problemas de salud cardiovascular, si es necesario.

Si el riesgo es muy bajo, no es necesario realizar más pruebas de detección o tratamiento. Si la calculadora muestra un alto riesgo, un profesional de la salud discutirá los ajustes del estilo de vida y otras medidas que pueden prevenir un evento adverso.

Las personas que se someten a tratamiento por una afección cardiovascular probablemente no usarán una calculadora, ya que ya están manejando sus riesgos a través del tratamiento.

Factores medibles

Todas las calculadoras de riesgo cardíaco utilizan factores biológicos que afectan el riesgo de un individuo de desarrollar problemas en las arterias.

Tres factores clave están fuera del control de una persona al evaluar el riesgo cardíaco: edad, origen étnico y sexo. Otros factores son modificables.

Para el resultado final, una calculadora de riesgo cardíaco debe considerar los siguientes datos:

  • características de estilo de vida, como hábitos de fumar, consumo de alcohol y dieta
  • mediciones en el consultorio del médico, incluido el índice de masa corporal (IMC) y la presión arterial
  • resultados de pruebas de laboratorio, por ejemplo, niveles de colesterol

También tendrá en cuenta otros factores, como el estado de diabetes o cualquier tratamiento actual para la presión arterial alta. La calculadora también puede tener en cuenta los niveles de ejercicio.

El manejo de estos factores de riesgo modificables puede ayudar a prevenir que se conviertan en una enfermedad peligrosa. Como resultado, una persona puede evitar algunas de las causas de la aterosclerosis y la enfermedad cardíaca.

La aterosclerosis se refiere al estrechamiento de las arterias debido a la formación de placa en las arterias coronarias que irrigan el corazón.

La prevención de enfermedades cardíacas también puede reducir el riesgo de otros problemas de salud. Por ejemplo, la aterosclerosis podría interrumpir el suministro de sangre al cerebro, provocando un derrame cerebral.

Los médicos recomiendan la regularidad de la evaluación en función de la edad del paciente. Los adultos mayores pueden requerir una evaluación cada 4 años.

Las pautas de evaluación de riesgos son adecuadas para personas de entre 20 y 79 años que aún no presentan signos externos de enfermedad cardiovascular.

El Colegio Estadounidense de Cardiología (ACC) y la Asociación Estadounidense del Corazón (AHA) produjeron un ejemplo de calculadora de riesgo cardíaco. Puedes acceder a él aquí.

Mejores calculadoras

Todas las calculadoras de riesgo cardíaco hacen un trabajo similar, pero hay varias opciones disponibles.

Una persona debe seleccionar una calculadora que sea relevante para la población en general y el estado de salud del individuo.

En los Estados Unidos, por ejemplo, los médicos pueden basar los puntajes de predicción cardíaca y las recomendaciones de prevención en la orientación de expertos de ACC, AHA y la American Stroke Association (ASA).

El Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre de EE. UU. (NHLBI) proporciona otra calculadora. Requiere la misma información, pero la etnia y el estado genético no ocupan un lugar tan destacado. Por lo tanto, puede que no sea sensible a personas de todos los orígenes étnicos.

La calculadora JBS3, que la gente suele utilizar en el Reino Unido, también tiene en cuenta el estado socioeconómico de una persona, según su ubicación residencial. La investigación muestra que esto también puede afectar el riesgo cardiovascular.

    Hacer un seguimiento

    Después de una evaluación del riesgo cardíaco, la puntuación resultante sugerirá el porcentaje de riesgo de sufrir un ataque cardíaco o un derrame cerebral durante la vida de una persona y en los próximos 10 años.

    Los resultados también indican si son necesarios ajustes en el estilo de vida u otros pasos preventivos para reducir el riesgo cardiovascular.

    Las arterias obstruidas pueden ser el resultado de una dieta poco saludable, el tabaquismo y la falta de ejercicio.

    Un profesional de la salud le explicará los resultados al paciente y le hará recomendaciones.

    Un médico puede recomendar que las personas con bajo riesgo de enfermedad cardiovascular continúen con su estilo de vida actual o aumenten ligeramente los niveles de ejercicio.

    Si la calculadora muestra algún riesgo, el trabajador de salud puede discutir las medidas de tratamiento que las personas pueden implementar en sus propias vidas, como abordar los niveles de colesterol en la dieta, hacer un plan de ejercicios y dejar de fumar.

    Alternativamente, el médico puede recomendar un seguimiento con pruebas, asesoramiento de un especialista e intervenciones médicas adecuadas.

      Dejar de fumar

      Evitar o dejar de fumar es una medida clave del estilo de vida para reducir el riesgo cardíaco.

      Investigadores que publicaron los resultados de un metanálisis que cubría 141 estudios de cohortes en BMJ en enero de 2018 concluyó lo siguiente:

      Fumar solo alrededor de un cigarrillo por día conlleva un riesgo de desarrollar enfermedad coronaria y accidente cerebrovascular mucho mayor de lo esperado: alrededor de la mitad que para las personas que fuman 20 por día. No existe un nivel seguro de tabaquismo para las enfermedades cardiovasculares. Los fumadores deben tratar de dejar de fumar en lugar de reducir para reducir significativamente el riesgo de estos dos trastornos principales comunes.

      En otras palabras, al considerar el tabaquismo y la salud del corazón, incluso un cigarrillo al día es demasiado.

      Manejo del colesterol

      Los niveles de colesterol en la sangre son un factor importante para un mayor riesgo cardíaco.

      Un análisis de sangre puede medir lipoproteínas de baja densidad (LDL) o colesterol "malo", lipoproteínas de alta densidad (HDL) o colesterol "bueno" y colesterol total.

      Consuma más colesterol bueno que malo y mantenga la ingesta general de colesterol al mínimo.

      La dieta y el ejercicio pueden ayudar a tratar o prevenir el colesterol alto.

      En la dieta, limitar el consumo de grasas, y especialmente de grasas saturadas, puede ayudar a una persona a controlar los niveles de colesterol.

      Mantenga la ingesta de grasas saturadas al mínimo. Estas son las grasas que se encuentran en los siguientes tipos de alimentos:

      • algunas carnes
      • productos lácteos
      • chocolate
      • productos horneados
      • alimentos fritos
      • alimentos procesados

      Evitar las grasas trans presentes en algunos alimentos fritos y procesados ​​también es importante para la salud del corazón.

        Los profesionales médicos pueden ofrecer a las personas que ya tienen una enfermedad cardiovascular o que tienen un mayor riesgo debido a otras afecciones, como la diabetes, una terapia con medicamentos para reducir el colesterol, como las estatinas.

        Las personas que no han podido reducir sus niveles de colesterol solo a través de medidas de estilo de vida también pueden usar estatinas para hacerlo.

        Haga clic aquí para leer sobre el seguimiento de los niveles de colesterol.

        Manejo de la presión arterial

        La presión arterial es alta si alcanza 130/80 mm Hg o más, de acuerdo con las pautas de 2017 de la AHA.

        Los consejos para controlar la presión arterial alta incluyen:

        • ejercitarse
        • controlando el peso corporal
        • Manejando el estrés
        • medidas dietéticas, como reducir la ingesta de sodio
        • limitar el alcohol

        Es posible que se necesiten medicamentos para ayudar a algunas personas a controlar la presión arterial alta.

        Controlar el peso corporal

        El sobrepeso y la obesidad aumentan el riesgo de enfermedad cardiovascular, diabetes tipo 2 y otros aspectos del síndrome metabólico.

        Hay diferentes métodos disponibles para medir un peso saludable.

        El IMC ofrece una guía útil, pero la distribución de la grasa puede ser un mejor indicador del riesgo cardiovascular.

        Las personas que tienen exceso de peso alrededor de su abdomen o cintura pueden enfrentar un mayor riesgo de enfermedad cardíaca que aquellas cuyo peso se encuentra alrededor de sus caderas.

        Calculadora de IMC

        Utilice esta calculadora para calcular su IMC.

        Algunas recomendaciones de la AHA para perder peso incluyen:

        • hacer al menos 2 horas y 30 minutos de ejercicio moderado cada semana
        • aprender a comer de forma saludable cuando salga a cenar
        • familiarizarse con las etiquetas nutricionales y lo que significan

        La dieta DASH, que incluye muchas frutas y verduras frescas, puede ayudarlo a controlar su presión arterial, niveles de colesterol y, con objetivos de calorías ajustados, su peso.

        none:  dispositivos médicos - diagnóstico dermatitis atópica - eccema cáncer de mama