¿Qué es un quiste hepático?

Los quistes hepáticos son sacos anormales en el hígado que pueden contener líquido o una masa sólida de células. Por lo general, los quistes hepáticos no causan síntomas ni requieren tratamiento.

A veces, sin embargo, si los quistes se agrandan, una persona puede experimentar dolor u otros síntomas que requieren tratamiento.

En este artículo, exploramos las causas, los síntomas y las complicaciones de los quistes hepáticos y cuándo consultar a un médico. También cubrimos el diagnóstico y el tratamiento y qué son los tumores quísticos cuando ocurren ocasionalmente.

Causas

Los quistes hepáticos pueden ocurrir en cualquier momento de la vida de una persona.

Los quistes que crecen en el hígado suelen ser congénitos. Este término significa que los quistes se formaron antes del nacimiento, mientras una persona se estaba desarrollando en el útero.

Los quistes hepáticos también pueden ocurrir en cualquier momento de la vida de una persona por razones que los científicos aún no han descubierto. Según un estudio de 2015, las mujeres tienen más probabilidades de desarrollar quistes hepáticos que los hombres.

Infección con un Equinococo la tenia también puede provocar quistes hepáticos. Estos parásitos suelen estar presentes en animales de granja o animales que viven en granjas, que pueden incluir perros, lobos y coyotes. Una persona puede infectarse con Equinococo a través de la exposición a las heces de estos animales.

Infección con Equinococo se conoce como enfermedad hidatídica, enfermedad hidatídica quística o equinococosis. Esta afección también puede causar quistes en los pulmones, los riñones, el cerebro y otros órganos del cuerpo.

La enfermedad poliquística del hígado (PLD) es otra afección que puede causar quistes hepáticos. La PLD es una condición genética poco común, lo que significa que es hereditaria.

Las personas con PLD desarrollan múltiples quistes a lo largo de sus vidas, pero la afección a menudo no causa síntomas. Muchas personas con PLD también padecen poliquistosis renal.

Otras causas de quistes hepáticos incluyen cáncer de hígado y lesiones en el hígado.

Síntomas

Según el estudio de 2015, solo entre el 5 y el 10 por ciento de los quistes hepáticos causan síntomas. Estos síntomas tienden a aparecer primero en personas de 60 años o más.

Los síntomas de los quistes hepáticos pueden incluir:

  • estómago distendido o protuberante
  • sensación de plenitud o hinchazón abdominal
  • dolor abdominal, particularmente en el cuadrante superior derecho
  • acidez
  • náuseas y vómitos
  • dolor de hombro

Estos síntomas generalmente ocurren cuando un quiste comienza a sangrar. Si un quiste se vuelve lo suficientemente grande, una persona puede sentirlo a través de su abdomen

Complicaciones

Cuando un tumor quístico se vuelve maligno, los médicos suelen recomendar la cirugía.

En raras ocasiones, los quistes hepáticos pueden multiplicarse o crecer tanto que comienzan a afectar la función de los órganos cercanos. Por ejemplo, un quiste muy grande puede obstruir la vena cava, una vena principal que transporta sangre al corazón. En este caso, un médico puede recomendar una cirugía para extirpar el quiste o los quistes.

Los quistes hepáticos suelen ser benignos, lo que significa que no son cancerosos. Sin embargo, alrededor del 5 por ciento de los quistes hepáticos son tumores quísticos.

En muy raras ocasiones, estos tumores quísticos pueden volverse malignos y diseminarse más allá del hígado. Debido a esto, los médicos generalmente recomendarán una cirugía para extirpar completamente un tumor quístico.

Cuando ver a un doctor

Cualquiera que tenga síntomas que puedan indicar un quiste hepático puede querer hablar con su médico. Es necesario buscar atención médica inmediata si el dolor es intenso.

Diagnóstico

Debido a que los quistes hepáticos a menudo no causan síntomas, las personas generalmente solo descubren que los tienen mientras se someten a una prueba de imagen para otra cosa.

Si una persona tiene síntomas que pueden indicar un quiste hepático, un médico puede ordenar una prueba de imagen, como una resonancia magnética, una ecografía o una tomografía computarizada.

También pueden recomendar un análisis de sangre para determinar si una persona tiene una Equinococo infección.

Tratamiento

La cirugía laparoscópica es el método quirúrgico más común para la extirpación de quistes hepáticos.

La mayoría de las personas con quistes hepáticos no requieren tratamiento a menos que experimenten síntomas.

Si los quistes hepáticos están causando problemas, un médico puede drenar el quiste insertando una aguja fina a través del abdomen. Sin embargo, esto suele ser solo un tratamiento temporal, ya que el líquido puede regresar con el tiempo.

El tratamiento más eficaz para los quistes hepáticos es la extirpación quirúrgica. Los cirujanos generalmente pueden extirpar el quiste mediante un abordaje laparoscópico, que implica hacer solo 2 o 3 incisiones pequeñas en el abdomen. Después de la extracción, es poco probable que los quistes regresen.

Un médico puede recetar antibióticos a personas con Equinococo infección.

En raras ocasiones, una persona con PLD o enfermedad poliquística del riñón puede requerir un trasplante de hígado o riñón si su condición está causando síntomas potencialmente mortales.

Los científicos también están investigando medicamentos, como los análogos de la somatostatina, para tratar y controlar los quistes hepáticos sin cirugía.

¿Qué son los tumores quísticos?

Alrededor del 5 por ciento de los quistes hepáticos son tumores quísticos, que son crecimientos anormales que tienen el potencial de volverse cancerosos con el tiempo. Sin embargo, la mayoría de los tumores quísticos son benignos y solo alrededor del 5 por ciento de ellos se vuelven malignos.

Aunque los tumores quísticos generalmente no causan síntomas, puede ser difícil distinguir entre un tumor potencialmente canceroso y uno que es inofensivo o benigno.

Un médico puede ordenar una biopsia para determinar si un tumor quístico podría ser potencialmente maligno. Sin embargo, a menudo recomendarán que una persona se someta a una cirugía para extirpar completamente un tumor quístico y asegurarse de que no se vuelva canceroso.

Resumen

Los quistes hepáticos son poco comunes y rara vez causan síntomas. Sin embargo, si aumentan de tamaño, a veces pueden causar dolor e hinchazón en el abdomen, además de otros síntomas. Si un quiste hepático está causando problemas, un médico puede recomendar una cirugía para extirpar el quiste.

none:  leucemia cuidadores - atención domiciliaria paladar hendido