¿Qué es una distensión muscular intercostal?

Incluimos productos que creemos que son útiles para nuestros lectores. Si compra a través de los enlaces de esta página, es posible que ganemos una pequeña comisión. Este es nuestro proceso.

La distensión del músculo intercostal es una lesión que afecta a los músculos entre dos o más costillas.

Los músculos intercostales tienen diferentes capas que se unen a las costillas para ayudar a construir la pared torácica y ayudar a respirar. Cuando un músculo intercostal se tuerce, se tensa o se estira demasiado, se puede desgarrar y provocar una distensión del músculo intercostal.

En este artículo, examinamos los signos de una distensión muscular intercostal y cómo diferenciarlos de otros dolores y lesiones en la parte superior del cuerpo. También analizamos las causas y las opciones de tratamiento para estas cepas.

Signos y síntomas

Los síntomas de la distensión de los músculos intercostales pueden incluir dolor lumbar agudo, tensión en los músculos, espasmos musculares y dolor intenso y repentino.

Los signos y síntomas de una distensión muscular intercostal pueden diferir ligeramente, según su causa. Los síntomas pueden incluir:

  • dolor agudo en la parte superior de la espalda y en las costillas
  • dolor severo y repentino, especialmente si es causado por un golpe en el pecho o la espalda
  • dolor que empeora gradualmente después de movimientos repetitivos, como remar, nadar u otros ejercicios físicos
  • rigidez y tensión en los músculos, lo que causa dolor en la parte superior de la espalda
  • rigidez muscular al doblar o torcer la parte superior del cuerpo
  • empeoramiento del dolor al toser, estornudar o respirar profundamente
  • espasmos de los músculos intercostales
  • sensibilidad en el área entre las costillas

Esguince de los músculos intercostales frente a otros dolores de la parte superior del cuerpo

La parte superior de la espalda rara vez se lesiona porque está relativamente inmóvil. Si esta área es la causa del dolor, a menudo se debe a una mala postura a largo plazo. También puede deberse a una lesión grave que ha debilitado la solidez de la columna superior, como un accidente automovilístico.

El dolor debido a lesiones en la parte superior de la espalda generalmente se siente como un dolor agudo y ardiente en un lugar. El dolor puede extenderse al hombro, el cuello o cualquier otra parte de la parte superior del cuerpo, y puede aparecer y desaparecer.

La distensión del músculo intercostal casi siempre es el resultado de algún evento, como un esfuerzo excesivo o una lesión. Por el contrario, la fuente inicial de dolor por neumonía u otros trastornos pulmonares es difícil de identificar.

Si se puede ubicar el área específica de malestar, como entre las costillas, esto indica que el dolor no proviene de los pulmones ni de la parte superior de la espalda. El dolor de pulmón generalmente se describe como agudo y se extiende hacia afuera.

Cuando se fractura una costilla, el dolor suele ser mucho más intenso que el de la distensión de los músculos intercostales.

Los siguientes síntomas pueden indicar una fractura de costilla:

  • sentirse sin aliento
  • una protuberancia o una sensación punzante aguda en el área de las costillas
  • un área alrededor de las costillas que es extremadamente sensible al tacto

Una costilla fracturada es una emergencia médica que requiere atención inmediata.

Causas comunes

Un golpe directo en la caja torácica puede causar distensión de los músculos intercostales.

Las actividades de rutina no suelen ser la causa de la distensión de los músculos intercostales. Estas distensiones ocurren con mayor frecuencia como resultado de una lesión o sobreesfuerzo de los músculos.

Las causas comunes incluyen:

  • un golpe directo en la caja torácica, como por una caída o un accidente automovilístico
  • un golpe de impacto de deportes de contacto, como hockey o fútbol
  • torcer el torso más allá de su rango normal de movimiento
  • girando mientras levanta pesas
  • torsión enérgica, como en el golf o el tenis
  • retorcerse de posturas específicas de yoga o posiciones de baile
  • llegar a lo alto, por ejemplo, al pintar un techo
  • levantar cualquier objeto pesado por encima de la altura de los hombros
  • alcance prolongado por encima de la cabeza
  • movimientos repetitivos enérgicos, como golpear una pelota de tenis

Un aumento repentino de la actividad física también puede provocar una distensión de los músculos intercostales. Este es el caso particularmente cuando los músculos están debilitados por la falta de ejercicio o una mala postura.

Cuando ver a un doctor

El tiempo para ver al médico depende de la gravedad de la lesión. Una lesión leve puede resultar en un nivel bajo de dolor y rigidez que desaparece en unos pocos días.

Es recomendable consultar a un médico si el dolor es intenso, dura más de unos pocos días o interfiere con el sueño o las actividades diarias.

Si ha ocurrido una lesión traumática, como una caída o un accidente automovilístico, o se le dificulta respirar, se necesita atención médica inmediata.

Diagnóstico

El diagnóstico de la distensión muscular intercostal implica un examen físico. El objetivo es verificar las limitaciones de movimiento y evaluar las áreas sensibles. El médico también le preguntará sobre cualquier lesión reciente o participación deportiva.

Es posible que se solicite una radiografía o una resonancia magnética si el médico descarta lesiones internas, como una costilla fracturada.

Tratamiento

Se puede recomendar un tratamiento de fisioterapia, como estiramientos con rodillos de espuma, para la distensión de los músculos intercostales.

El tratamiento en el hogar puede ser todo lo que se requiera si la lesión que causa una distensión muscular intercostal no es grave y los síntomas son leves. Las opciones de tratamiento en el hogar incluyen las siguientes:

  • Aplicar una bolsa de hielo o una compresa fría, seguida de una terapia de calor. Las opciones de terapia de calor incluyen un baño tibio, almohadillas térmicas o envolturas térmicas adhesivas. Las compresas frías y las almohadillas térmicas están disponibles para su compra en línea.
  • Descansar y limitar toda la actividad física durante unos días para dar tiempo a que se recupere la tensión muscular.
  • Tomar analgésicos para reducir la hinchazón y el dolor. Algunos analgésicos se pueden comprar sin receta o en línea, incluido el acetaminofén o el ibuprofeno.
  • Ferulizar el área si le duele la respiración sosteniendo una almohada contra el músculo lesionado. Sin embargo, la dificultad para respirar significa que se debe obtener atención médica de inmediato.

Además de los remedios caseros descritos anteriormente, el médico puede ordenar lo siguiente:

  • relajantes musculares para dolores intensos y espasmos
  • fisioterapia (PT)
  • inyección de lidocaína y corticosteroides para reducir el dolor y la hinchazón si otros tratamientos fallan

Terapia física

El PT puede incluir varios estiramientos para fortalecer los músculos intercostales, estiramientos con rodillos de espuma y ejercicios de respiración profunda.

Si se produce una respiración difícil o dolorosa, a menudo se ordenan ejercicios de respiración profunda para mejorar la respiración superficial de una persona. La respiración superficial a largo plazo puede provocar complicaciones, como neumonía.

Una persona con distensión de los músculos intercostales no debe realizar ningún ejercicio de estiramiento a menos que esté bajo la supervisión de un fisioterapeuta u otros proveedores de atención médica.

El estiramiento debe detenerse inmediatamente si aumenta el dolor o empeora los síntomas.

Perspectiva y prevención

La distensión muscular intercostal leve suele curarse en unos pocos días. Las tensiones moderadas pueden tardar de 3 a 7 semanas en sanar, y las tensiones graves que implican un desgarro completo de los músculos pueden tardar más.

En general, la mayoría de los esguinces de los músculos intercostales deberían curarse en un lapso de tiempo de 6 semanas.

La prevención de futuras distensiones musculares implica calentar y estirar antes de realizar ejercicios extenuantes. Es importante no exagerar cuando se trata de hacer ejercicio o practicar deportes.

Mantener los músculos fuertes también ayuda a prevenir la distensión de los músculos intercostales.

none:  rehabilitación - fisioterapia enfermedad del hígado - hepatitis infección del tracto urinario