¿Qué es la buena salud?

La palabra salud se refiere a un estado de completo bienestar físico y emocional. La asistencia sanitaria existe para ayudar a las personas a mantener este estado de salud óptimo.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), los costos de atención médica en los Estados Unidos fueron de $ 3.5 billones en 2017.

Sin embargo, a pesar de este gasto, las personas en los EE. UU. Tienen una esperanza de vida más baja que las personas en otros países desarrollados. Esto se debe a una variedad de factores, incluido el acceso a la atención médica y las opciones de estilo de vida.

La buena salud es fundamental para manejar el estrés y vivir una vida más larga y activa. En este artículo, explicamos el significado de buena salud, los tipos de salud que una persona debe considerar y cómo preservar la buena salud.

¿Qué es la salud?

El ejercicio regular contribuye a la buena salud.

En 1948, la Organización Mundial de la Salud (OMS) definió la salud con una frase que todavía aplican las autoridades modernas.

"La salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social y no simplemente la ausencia de enfermedad o dolencia".

En 1986, la OMS hizo más aclaraciones:

“Un recurso para la vida cotidiana, no el objetivo de vivir. La salud es un concepto positivo que enfatiza los recursos sociales y personales, así como las capacidades físicas ”.

Esto significa que la salud es un recurso para apoyar la función de un individuo en la sociedad en general, más que un fin en sí mismo. Un estilo de vida saludable proporciona los medios para llevar una vida plena con significado y propósito.

En 2009, los investigadores que publicaron enLa lanceta definió la salud como la capacidad de un cuerpo para adaptarse a nuevas amenazas y enfermedades.

Ellos basan esta definición en la idea de que las últimas décadas han visto a la ciencia moderna dar pasos importantes en la conciencia de las enfermedades al comprender cómo funcionan, descubrir nuevas formas de frenarlas o detenerlas y reconocer que la ausencia de patología puede no ser posible. .

Tipos

La salud física y mental son probablemente los dos tipos de salud más discutidos.

La salud espiritual, emocional y financiera también contribuye a la salud en general. Los expertos médicos los han relacionado con niveles más bajos de estrés y un mejor bienestar físico y mental.

Las personas con mejor salud financiera, por ejemplo, pueden preocuparse menos por las finanzas y tener los medios para comprar alimentos frescos con más regularidad. Aquellos con buena salud espiritual pueden sentir una sensación de calma y propósito que alimenta una buena salud mental.

Las inequidades en salud nos afectan a todos de manera diferente. Visite nuestro centro dedicado para conocer en profundidad las disparidades sociales en la salud y lo que podemos hacer para corregirlas.

Salud física

Es probable que una persona que goza de buena salud física tenga funciones y procesos corporales funcionando al máximo.

Esto no solo se debe no solo a la ausencia de enfermedad. El ejercicio regular, la nutrición equilibrada y el descanso adecuado contribuyen a la buena salud. Las personas reciben tratamiento médico para mantener el equilibrio, cuando es necesario.

El bienestar físico implica seguir un estilo de vida saludable para disminuir el riesgo de enfermedad. Mantener la aptitud física, por ejemplo, puede proteger y desarrollar la resistencia de la función respiratoria y cardíaca, la fuerza muscular, la flexibilidad y la composición corporal de una persona.

Cuidar la salud y el bienestar físico también implica reducir el riesgo de lesiones o problemas de salud, como:

  • minimizar los peligros en el lugar de trabajo
  • usar anticonceptivos al tener relaciones sexuales
  • practicando una higiene eficaz
  • evitar el uso de tabaco, alcohol o drogas ilegales
  • tomar las vacunas recomendadas para una afección o país específico cuando viaja

La buena salud física puede trabajar en conjunto con la salud mental para mejorar la calidad de vida general de una persona.

Por ejemplo, las enfermedades mentales, como la depresión, pueden aumentar el riesgo de trastornos por consumo de drogas, según un estudio de 2008. Esto puede afectar negativamente la salud física.

Salud mental

Según el Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU., La salud mental se refiere al bienestar emocional, social y psicológico de una persona. La salud mental es tan importante como la salud física como parte de un estilo de vida activo y pleno.

Es más difícil definir la salud mental que la salud física porque muchos diagnósticos psicológicos dependen de la percepción individual de su experiencia.

Sin embargo, con las mejoras en las pruebas, los médicos ahora pueden identificar algunos signos físicos de algunos tipos de enfermedades mentales en tomografías computarizadas y pruebas genéticas.

La buena salud mental no solo se clasifica por la ausencia de depresión, ansiedad u otro trastorno. También depende de la capacidad de una persona para:

  • disfruta la vida
  • recuperarse después de experiencias difíciles y adaptarse a la adversidad
  • equilibrar diferentes elementos de la vida, como la familia y las finanzas
  • siéntete seguro y protegido
  • alcanzar su máximo potencial

La salud física y mental tienen fuertes conexiones. Por ejemplo, si una enfermedad crónica afecta la capacidad de una persona para completar sus tareas habituales, puede provocar depresión y estrés. Estos sentimientos pueden deberse a problemas económicos o de movilidad.

Una enfermedad mental, como la depresión o la anorexia, puede afectar el peso corporal y la función general.

Es importante abordar la “salud” como un todo, más que como una serie de factores separados. Todos los tipos de salud están vinculados y las personas deben aspirar al bienestar y el equilibrio generales como claves para una buena salud.

Descubra cómo la salud mental puede afectar la salud física aquí.

Factores para la buena salud

La buena salud depende de una amplia gama de factores.

Factores genéticos

Una persona nace con una variedad de genes. En algunas personas, un patrón o cambio genético inusual puede conducir a un nivel de salud menos que óptimo. Las personas pueden heredar genes de sus padres que aumentan el riesgo de ciertas afecciones.

Factores medioambientales

Los factores ambientales juegan un papel en la salud. A veces, el medio ambiente por sí solo es suficiente para afectar la salud. Otras veces, un desencadenante ambiental puede causar una enfermedad en una persona que tiene un mayor riesgo genético de una enfermedad en particular.

El acceso a la atención médica juega un papel importante, pero la OMS sugiere que los siguientes factores pueden tener un impacto más significativo en la salud que este:

  • donde vive una persona
  • el estado del medio ambiente circundante
  • genética
  • sus ingresos
  • su nivel de educación
  • Estado de Empleo

Es posible clasificarlos de la siguiente manera:

  • El entorno social y económico: esto puede incluir el estado financiero de una familia o comunidad, así como la cultura social y la calidad de las relaciones.
  • El entorno físico: esto incluye qué gérmenes existen en un área, así como los niveles de contaminación.
  • Características y comportamientos de una persona: la composición genética y las elecciones de estilo de vida de una persona pueden afectar su salud en general.

Según algunos estudios, cuanto más alto es el nivel socioeconómico (NSE) de una persona, es más probable que goce de buena salud, tenga una buena educación, obtenga un trabajo bien remunerado y pueda pagar una buena atención médica en tiempos de enfermedad o lesión.

También sostienen que las personas con un nivel socioeconómico bajo tienen más probabilidades de experimentar estrés debido a la vida diaria, como dificultades financieras, ruptura matrimonial y desempleo.

Los factores sociales también pueden afectar el riesgo de mala salud para las personas con un NSE más bajo, como la marginación y la discriminación.

Un NSE bajo a menudo significa un acceso reducido a la atención médica. Un estudio de 2018 en Fronteras en farmacología indicó que las personas en países desarrollados con servicios de salud universales tienen una esperanza de vida más larga que aquellos en países desarrollados sin atención de salud universal.

Los problemas culturales pueden afectar la salud. Las tradiciones y costumbres de una sociedad y la respuesta de una familia a ellas pueden tener un impacto positivo o negativo en la salud.

Según el Estudio de los Siete Países, los investigadores estudiaron a personas en países europeos seleccionados y encontraron que aquellos que consumían una dieta saludable tenían una tasa de mortalidad más baja en 20 años.

El estudio indicó que las personas que consumieron una dieta saludable tienen más probabilidades de consumir altos niveles de frutas, verduras y aceitunas que las personas que consumen regularmente comida rápida.

El estudio también encontró que las personas que siguieron la dieta mediterránea tenían una tasa de mortalidad por todas las causas a 10 años más baja. De acuerdo con la Revista Internacional de Investigación Ambiental y Salud Pública, esta dieta puede ayudar a proteger el corazón de una persona y reducir el riesgo de varias enfermedades, incluida la diabetes tipo 2, el cáncer y las enfermedades que provocan la degradación del cerebro y los nervios.

La forma en que una persona maneja el estrés también afectará su salud. Según el Instituto Nacional de Salud Mental, las personas que fuman tabaco, beben alcohol o consumen drogas ilícitas para manejar situaciones estresantes tienen más probabilidades de desarrollar problemas de salud que aquellas que manejan el estrés mediante una dieta saludable, técnicas de relajación y ejercicio.

Preservando la salud

La mejor manera de mantener la salud es preservarla a través de un estilo de vida saludable en lugar de esperar hasta la enfermedad o dolencia para abordar los problemas de salud. La gente usa el nombre de bienestar para describir este estado continuo de mayor bienestar.

La OMS define el bienestar de la siguiente manera:

“El bienestar es el estado óptimo de salud de individuos y grupos. Hay dos preocupaciones centrales: la realización del máximo potencial de un individuo física, psicológica, social, espiritual y económicamente, y el cumplimiento de los roles y expectativas de uno en la familia, la comunidad, el lugar de culto y otros entornos ".

El bienestar promueve la conciencia activa y la participación en medidas que preservan la salud, tanto a nivel individual como comunitario. Mantener el bienestar y una salud óptima es un compromiso diario de por vida.

Los pasos que pueden ayudar a las personas a alcanzar el bienestar incluyen:

  • Consumir una dieta equilibrada y nutritiva de tantas fuentes naturales como sea posible.
  • participar en al menos 150 minutos de ejercicio de intensidad moderada a alta cada semana, según la Asociación Estadounidense del Corazón
  • detección de enfermedades que pueden presentar un riesgo
  • aprender a manejar el estrés de manera efectiva
  • participar en actividades que proporcionan un propósito
  • Conectarse y cuidar de otras personas.
  • mantener una perspectiva positiva de la vida
  • definir un sistema de valores y ponerlo en práctica

La definición de salud máxima es muy individual, al igual que los pasos que una persona puede tomar para llegar allí. Cada persona tiene diferentes objetivos de salud y una variedad de formas de lograrlos.

Puede que no sea posible evitar la enfermedad por completo. Sin embargo, una persona debe hacer todo lo posible para desarrollar la resiliencia y preparar el cuerpo y la mente para hacer frente a las enfermedades a medida que surgen.

Obtenga más información sobre los beneficios para la salud de socializar aquí.

none:  endocrinología alzheimers - demencia enfermedad del hígado - hepatitis