¿Cuál es la relación entre los baby boomers y la hepatitis C?

Los baby boomers, los nacidos entre 1945 y 1965, representan el 80 por ciento de todos los casos de hepatitis C crónica en los Estados Unidos, según una investigación publicada en el Revista estadounidense de medicina preventiva.

La hepatitis C es una infección del hígado causada por el virus de la hepatitis C. La hepatitis C puede ser una afección a corto plazo para algunas personas, pero entre el 70 y el 85 por ciento se convierte en una infección crónica a largo plazo.

La hepatitis C puede no ser diagnosticada durante mucho tiempo y puede tener consecuencias graves para la salud.

En este artículo, echamos un vistazo al vínculo entre los baby boomers y la hepatitis C. También examinamos cuáles son los riesgos y cuándo las personas deben someterse a pruebas para detectar la afección.

Datos rápidos sobre la hepatitis C:

  • En la década de 1980, alrededor del 6 por ciento de las personas que tenían hepatitis C se curaron. Hoy, sin embargo, la tasa de curación es de alrededor del 80 al 90 por ciento.
  • A diferencia de la hepatitis A y B, no existe una vacuna para la hepatitis C.
  • Es probable que la hepatitis C sea tan común entre los baby boomers debido al estándar de las prácticas médicas en el pasado más que a las elecciones de estilo de vida.

¿Por qué los baby boomers deberían hacerse la prueba de la hepatitis C?

Se recomienda a los baby boomers que se hagan la prueba de la hepatitis C debido a las altas tasas de la enfermedad en este grupo de edad.

A pesar de la gran cantidad de baby boomers con hepatitis C en los EE. UU., La mayoría de las personas con la infección no saben que la tienen.

La hepatitis C no diagnosticada es un problema importante, ya que la enfermedad puede provocar cirrosis, cáncer de hígado y la muerte.

Por estas razones, en 2013, el Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de EE. UU. Recomendó una prueba de detección de hepatitis C única para todos los adultos dentro del grupo de edad de la generación de la posguerra.

Razón de las altas tasas de hepatitis C entre los baby boomers

La alta tasa de hepatitis C entre los baby boomers es probablemente el resultado de algunas prácticas médicas del pasado.

Un estudio de 2016 publicado en La lanceta encontró que la mayor parte de la propagación de la hepatitis C ocurrió aproximadamente entre 1940 y 1965.

Los investigadores concluyeron que esta propagación probablemente ocurrió en hospitales, y no como resultado de elecciones de estilo de vida, como pensaban muchas personas.

Otro artículo de la misma edición de La lanceta señala que durante el período de mayor infección de 1945 a 1965, las jeringas de vidrio y de metal se reutilizaron comúnmente, lo que brindaría muchas oportunidades de infección.

Los autores escribieron: "La comunidad médica ahora puede asumir su parte de responsabilidad por la infección por el virus de la hepatitis C".

Estos hallazgos muestran un patrón completamente diferente al que se observa hoy en día, donde la mayoría de las nuevas infecciones por hepatitis C están relacionadas con el consumo de drogas. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), alrededor de un tercio de los usuarios de drogas inyectables de entre 18 y 30 años tienen hepatitis C. Este número aumenta al 70–90 por ciento en los usuarios mayores y anteriores.

Estas diferentes causas de infección entre el pasado y el presente explican por qué muchos baby boomers pueden sentirse estigmatizados por la afección. Es posible que algunos ni siquiera se consideren en riesgo en primer lugar.

Mitos y estigmas sobre la conexión

El estigma social en torno a la hepatitis C puede provocar depresión y soledad en los afectados.

El estigma social que rodea a la hepatitis C puede ser "tremendo", según una revisión de 2013 en el Revista mundial de gastroenterología. Este estigma se debe principalmente a las asociaciones de la hepatitis C con el consumo de drogas y el VIH.

El estigma puede causar depresión y alienación y, como resultado, es menos probable que las personas busquen exámenes de detección y tratamiento.

El hecho de que haya tanto estigma en torno a la hepatitis C es trágico teniendo en cuenta que, según los autores de la revisión, hasta el 3 por ciento de la población mundial se ve afectada por la hepatitis C. De este número, del 20 al 40 por ciento continúa desarrollándose complicaciones que pueden provocar insuficiencia hepática y la muerte.

Desde la década de 1980, cuando la tasa de curación era solo del 6 por ciento, el tratamiento actual significa que la tasa de supervivencia ahora es de alrededor del 80 al 90 por ciento. Sin embargo, es posible que muchas personas no sepan este hecho. En cambio, pueden creer que la hepatitis C sigue siendo en gran parte "intratable".

En lo que respecta a los baby boomers, el estigma no solo es trágico en sus consecuencias, sino también injustificado. Aunque el consumo de drogas ha sido la principal causa de infección por hepatitis C en los últimos tiempos, las investigaciones muestran que la propagación de la enfermedad entre las décadas de 1940 y 1960 probablemente se debió a las malas prácticas médicas de la época.

Debido al estigma que rodea a la hepatitis C, algunos baby boomers que nunca han consumido drogas pueden negarse a considerarse en riesgo o someterse a pruebas. Es más, aquellos que descubren que tienen la afección probablemente experimentarán conmoción, confusión, miedo y vergüenza.

Es vital comprender que las altas tasas de hepatitis C en los baby boomers no son un reflejo de las elecciones de estilo de vida o el carácter moral de una persona, sino el resultado de las prácticas médicas del día.

También es esencial que todas las personas que viven con hepatitis C comprendan que la afección se puede tratar y curar con la medicina moderna.

Pruebas

Un simple análisis de sangre es el primer paso en la prueba de la hepatitis C.

Una vez que se ha extraído la sangre, se analiza en busca de anticuerpos que combaten el virus de la hepatitis C. Si no se descubren anticuerpos, la prueba será negativa y la persona examinada no tiene hepatitis C.

Si se encuentran los anticuerpos, la prueba será positiva. Esto significa que la persona a la que se hace la prueba ha tenido el virus de la hepatitis C en algún momento de su vida, aunque es posible que ya no lo tenga.

Si una persona recibe un resultado positivo en una prueba de anticuerpos contra la hepatitis C, necesitará análisis de sangre de seguimiento para identificar si todavía tiene o no el virus de la hepatitis C y, de ser así, qué tan activo es.

Si se identifica el virus de la hepatitis C, el siguiente paso es el tratamiento.

Tratamiento

El tratamiento para el VHC puede implicar tomar un ciclo de píldoras durante 12 semanas.

Alguna vez se consideró que la hepatitis C era una enfermedad casi incurable. Sin embargo, el progreso de la medicina moderna significa que los médicos ahora pueden curar casi todos los casos de la enfermedad y con mucho menos alboroto que nunca.

Según la revisión de 2013 en el Revista mundial de gastroenterología, el tratamiento original de la hepatitis C incluía tres inyecciones por semana durante un período de 48 semanas. El plan de tratamiento solo tuvo una tasa de curación del 6 por ciento.

Hoy en día, el tratamiento consiste en un ciclo de píldoras que se toman diariamente durante 12 semanas. La tasa de curación se sitúa en torno al 90 por ciento.

Quitar

Los baby boomers tienen un riesgo mucho mayor de contraer hepatitis C que otras generaciones. Algunas investigaciones sugieren que el 80 por ciento de las personas que tienen hepatitis C en los EE. UU. Son baby boomers.

Hoy en día, la hepatitis C se transmite principalmente al compartir equipos de medicamentos inyectables, pero no siempre ha sido así. La investigación sugiere que la mayoría de los baby boomers que tienen hepatitis C contrajeron la enfermedad en los hospitales, como resultado de prácticas médicas inadecuadas.

La asociación de la hepatitis C con el consumo de drogas es fuente de mucho estigma y malentendidos. Este estigma puede ser traumático para las personas y puede impedirles buscar tratamiento o someterse a pruebas de detección de la enfermedad.

Debido a que muchos baby boomers creen que la hepatitis C se transmite a través del uso indebido de drogas y agujas, es posible que no tengan ninguna razón para pensar que están en riesgo.

Aunque el estigma que rodea a la hepatitis C puede ser muy dañino, no debe obstaculizar el camino de las personas que buscan pruebas y tratamiento.

Si bien los tratamientos para la hepatitis C alguna vez fueron ineficaces e inconvenientes, los tratamientos modernos ahora ofrecen una tasa de curación de hasta el 90 por ciento.

Es fundamental que todos los miembros de un grupo de riesgo comprendan que la hepatitis C puede tratarse de forma eficaz con la medicina moderna.

none:  dermatitis atópica - eccema mri - mascota - ultrasonido artritis psoriásica