Qué saber sobre la presión arterial baja

Incluimos productos que creemos que son útiles para nuestros lectores. Si compra a través de los enlaces de esta página, es posible que ganemos una pequeña comisión. Este es nuestro proceso.

La presión arterial baja o hipotensión puede provocar mareos y desmayos. Es menos probable que sea problemática que la presión arterial alta, pero a veces puede indicar un problema de salud subyacente.

Las lecturas de presión arterial incluyen dos números. El número superior muestra la presión sistólica, que es la presión cuando el corazón se contrae, y el número inferior muestra la presión diastólica, que es la presión entre latidos. Un adulto con presión arterial baja tendrá una lectura de menos de 90/60 milímetros de mercurio (mm Hg).

Según la Asociación Estadounidense del Corazón (AHA), los médicos generalmente no consideran la presión arterial baja como un problema a menos que cause signos y síntomas notables.

La presión arterial muy baja puede ser un signo de una reacción alérgica o hemorragia interna. Puede ser mortal si el oxígeno y los nutrientes no pueden llegar al cerebro, el corazón y otros órganos vitales.

Sin embargo, generalmente es mejor tener la presión arterial persistentemente baja que la presión arterial alta, ya que presenta un riesgo menor de varios problemas de salud.

¿Qué es la presión arterial?

El corazón es un músculo que bombea sangre de forma continua, entregando oxígeno y nutrientes a todas las partes del cuerpo, incluidos los órganos vitales.

Esta acción de bombeo y la presión de la sangre contra los vasos sanguíneos crean presión arterial.

La presión arterial puede variar durante el día. Es más bajo mientras una persona está durmiendo o descansando. Puede ser mucho mayor durante la actividad física y en momentos de estrés y ansiedad.

Los monitores de presión arterial están disponibles para su compra en farmacias y en línea.

Síntomas

Muchas personas con presión arterial baja no presentan síntomas. Aquellos que están muy en forma con la presión arterial baja pueden tener una salud excelente.

Sin embargo, la hipotensión también puede indicar un problema crónico, como un desequilibrio hormonal, o una afección aguda, como la anafilaxia.

Los síntomas comunes incluyen:

  • aturdimiento
  • mareo
  • desmayo

Los síntomas que pueden resultar de una causa subyacente incluyen:

  • Dolor de pecho
  • piel fría, pálida, seca o húmeda
  • fiebre
  • un dolor de cabeza y rigidez en el cuello
  • cambios de visión
  • diarrea y vómitos
  • reacciones alérgicas, como hinchazón
  • respiración dificultosa
  • fatiga y debilidad
  • sed y deshidratación
  • cambios en el ritmo cardíaco

¿Cuál es la presión sanguínea normal?

Causas

La presión arterial depende de dos mecanismos principales: el funcionamiento del corazón y la resistencia de los vasos sanguíneos.

En combinación con los efectos de factores neurológicos y hormonales, estos mecanismos determinan hasta qué punto la presión arterial será alta o baja.

Las posibles causas de hipotensión incluyen:

Hipotensión ortostática o postural.

Pararse de una posición sentada o acostada puede provocar una caída de la presión arterial junto con mareos o desmayos.

Enfermedad del corazón

Si el corazón no funciona correctamente, es posible que no bombee suficiente sangre para mantener la presión arterial dentro del rango normal.

El embarazo

El sistema circulatorio se expande durante la gestación y esto a menudo resulta en presión arterial baja. La hipotensión durante el embarazo rara vez es motivo de preocupación.

Obtenga más información sobre la presión arterial baja durante el embarazo y cómo controlarla.

Después de comer

La presión arterial a veces cae después de comer, ya que los intestinos necesitan un mayor suministro de sangre para la digestión. La hipotensión después de comer es más común entre las personas mayores, especialmente aquellas con presión arterial alta, diabetes o enfermedad de Parkinson.

Tirante

La presión arterial puede bajar al ir al baño, al tragar o al toser. Todas estas acciones estimulan el nervio vago, lo que reduce la presión arterial.

Problemas hormonales

La glándula tiroides produce y almacena hormonas que ayudan a controlar diversas funciones corporales, incluida la frecuencia cardíaca y la presión arterial. Las glándulas suprarrenales regulan la respuesta al estrés. Los problemas con cualquier tipo de glándula pueden provocar hipotensión.

Hipotensión mediada neuralmente

Las señales defectuosas entre el corazón y el cerebro pueden provocar presión arterial baja.

Medicamentos

Los betabloqueantes, los bloqueadores de los canales de calcio y los diuréticos pueden reducir la presión arterial. Durante la cirugía, los profesionales de la salud pueden reducir la presión arterial deliberadamente para reducir el riesgo de pérdida de sangre.

Deficiencias dietéticas

Los niveles bajos de vitamina B12 y ácido fólico pueden provocar anemia, que, a su vez, puede provocar presión arterial baja.

Trastornos de la alimentación

En las personas con anorexia nerviosa, una ingesta baja en calorías puede afectar la estructura del corazón, reduciendo la presión arterial. La bulimia nerviosa puede provocar un desequilibrio electrolítico, lo que aumenta el riesgo de latidos cardíacos irregulares e insuficiencia cardíaca.

Hipotensión y shock

La hipotensión grave puede provocar un shock hipotensivo. Hay diferentes formas de describir el shock, según la causa.

  • Choque hipovolémico: el volumen total de sangre disminuye y el corazón ya no puede bombear con eficacia. Las posibles causas incluyen hemorragia interna o externa grave o deshidratación grave. La deshidratación puede resultar de una alta producción de orina, debido, por ejemplo, a un desequilibrio hormonal o al uso excesivo de diuréticos, o una pérdida de líquido debido a la diarrea y los vómitos.
  • Choque cardiogénico: el corazón no puede funcionar eficazmente debido a problemas cardiovasculares. Una persona puede tener una frecuencia cardíaca baja y extremidades y piel frescas y secas.
  • Choque distributivo: el sistema vascular pierde resistencia y el corazón no puede bombear lo suficientemente rápido para compensar. Las causas incluyen una reacción alérgica (choque anafiláctico) y choque séptico, que es una posible complicación de una infección.
  • Choque obstructivo: una obstrucción en el sistema cardiovascular impide que el corazón bombee con eficacia o impide que la sangre fluya. Las causas incluyen embolia pulmonar. Las venas yugulares de una persona pueden estar distendidas y pueden tener ruidos cardíacos tranquilos.

Cualquier combinación de estos se denomina shock hipotensivo. Cualquiera sea la causa, una persona con shock necesitará atención médica urgente.

Cuando ver a un doctor

Una persona debe buscar consejo médico si su presión arterial cae repentinamente, es muy baja o es significativamente más baja de lo normal.

También deben buscar asesoramiento si tienen otros síntomas, como micción excesiva, fiebre o fatiga, ya que podrían indicar una afección subyacente.

Con la presión arterial muy baja, la sangre y el oxígeno insuficientes pueden llegar al cerebro y otros órganos vitales. Puede ser necesaria atención médica de emergencia.

Si una persona muestra signos de anafilaxia, quien esté con ella debe actuar de inmediato. Si la persona lleva un autoinyector, un espectador puede ayudarlo a administrarlo. También deben llamar al 911.

Diagnóstico

Hay disponibles diferentes tipos de tensiómetros. Los monitores para uso doméstico suelen ser dispositivos digitales. Es mejor tomar varias lecturas para verificar si el problema continúa.

Los dispositivos que utilizan los profesionales de la salud en un entorno de atención médica pueden requerir que escuchen los cambios de presión con un estetoscopio mientras leen un medidor de mercurio.

Un médico también le preguntará a la persona sobre su historial médico y otros síntomas. Pueden realizar otras pruebas para descartar un problema subyacente.

Tratamiento

La mayoría de las personas con presión arterial baja no necesitan tratamiento. Sin embargo, si la hipotensión comienza repentinamente o es el resultado de una afección subyacente, un médico proporcionará el tratamiento adecuado. Las opciones de tratamiento dependerán de la causa.

El tratamiento puede involucrar a un médico:

  • prescribir medicamentos para ayudar a resolver la presión arterial baja
  • cambiar la medicación o la dosis de una persona, si sospecha que cualquiera de estos es responsable
  • sugiriendo cambios en la dieta, como aumentar la ingesta de sal o líquidos

Las personas siempre deben hablar con un médico antes de realizar cambios significativos en su dieta o en el uso de medicamentos.

Prevención

Una variedad de medidas de estilo de vida pueden ayudar a prevenir la presión arterial baja.

Éstos incluyen:

  • tomarse el tiempo para levantarse de una posición sentada o acostada
  • usando bloques para levantar la cabecera de la cama en 6 pulgadas
  • comer comidas pequeñas con frecuencia y descansar después de comer
  • aumentar la ingesta de líquidos
  • evitando largos períodos de estar sentado o parado
  • evitando cambiar repentinamente de postura o posición
  • moderar la ingesta de alcohol
  • abstenerse de beber bebidas con cafeína al final del día
  • usando medias de soporte

Aquí, obtenga más consejos sobre cómo elevar la presión arterial.

Quitar

La presión arterial baja no suele ser motivo de preocupación. Sin embargo, una persona puede necesitar atención médica si sus síntomas son severos o dan lugar a otros problemas, como caídas frecuentes.

Si la presión arterial cae repentinamente, puede ser necesario un tratamiento médico de emergencia. Ejemplos de cuándo podría suceder esto incluyen:

  • un trauma que conduce a una hemorragia externa o posible interna
  • exposición a un alérgeno, como una picadura de insecto
  • deshidratación severa
  • una infección que puede haberse propagado a otra parte del cuerpo

En estos casos, la persona puede necesitar tratamiento para el shock y para prevenir daños en el cerebro y otros órganos debido a la falta de oxígeno.

none:  neurología - neurociencia tuberculosis mri - mascota - ultrasonido