¿Por qué me tiembla la pierna?

Sacudir las piernas puede ser una molestia sutil o una experiencia intensa que provoca tensión muscular y dificultad para caminar. Muchos problemas, que van desde el síndrome de piernas inquietas (SPI) hasta afecciones graves como la demencia, pueden hacer que la pierna de una persona tiemble.

No es posible diagnosticar la causa de las piernas temblorosas basándose únicamente en los síntomas. Por esta razón, las personas que experimentan temblores en las piernas deben hablar con un médico o proveedor de atención médica.

Siga leyendo este artículo para conocer 10 posibles causas de temblores en las piernas.

1. Temblor

Un temblor es una posible causa de temblores en las piernas.

Un temblor es una contracción muscular involuntaria. La contracción es rítmica, por lo que una persona puede sentir que el músculo tiembla o se mueve a intervalos predecibles.

Una persona con temblor en la pierna puede notar que su pierna tiembla mientras un músculo o grupo de músculos pulsa o sufre espasmos fuera de control. El temblor puede durar unos minutos o puede ser un problema continuo.

Numerosas condiciones médicas pueden causar un temblor. A menudo son los que dañan el sistema neurológico, entre ellos:

  • esclerosis múltiple
  • golpe
  • lesión cerebral traumática
  • lesiones cerebrales por tumores

La insuficiencia hepática y renal también puede causar temblores.

Un tipo raro de temblor, llamado temblor ortostático primario, afecta específicamente a las piernas. Las personas con esta afección notan un temblor repentino al ponerse de pie.

Esta puede ser una variante del temblor esencial, que es un tipo de temblor genético, pero los médicos no saben qué lo causa. Varios medicamentos pueden ayudar a tratar los síntomas.

Lea más sobre el temblor esencial aquí.

2. SPI

El SPI puede verse o sentirse similar a un temblor de pierna porque las personas con SPI sienten una necesidad incontrolable de mover las piernas.

Sin embargo, un temblor ocurre cuando un músculo sufre un espasmo fuera de control. El SPI provoca el movimiento voluntario de las piernas. Estos movimientos voluntarios de las piernas se producen debido a una sensación de incomodidad. Para las personas con SPI, las piernas pueden sentir hormigueo, ardor o dolor si no se mueven.

Las personas con SPI a menudo experimentan síntomas por la noche, aunque pueden manifestarse en cualquier momento.

Es más común entre las mujeres embarazadas, las personas con deficiencias nutricionales y las personas con daño nervioso debido a afecciones como la diabetes. Dicho esto, cualquiera puede desarrollar SPI.

Los médicos no comprenden completamente la causa, aunque sospechan que una afección de salud no tratada puede tener algo que ver con ella. El tratamiento de cualquier afección subyacente puede ayudar a aliviar el SPI.

Sin embargo, si un médico no puede encontrar la causa, es posible que recomiende medicamentos para aliviar el malestar.

3. Discinesia tardía

Ciertos medicamentos que ayudan a tratar las afecciones gastrointestinales y de salud mental pueden causar un síndrome llamado discinesia tardía. Este trastorno de movimientos involuntarios provoca movimientos incontrolados en todo el cuerpo, incluso en las extremidades, la cara y el torso.

Más específicamente, los medicamentos que cambian la forma en que el cuerpo responde a la dopamina, un neurotransmisor que afecta el movimiento, pueden causar discinesia tardía.

Los fármacos antipsicóticos, que los médicos suelen recetar para tratar la esquizofrenia, y los fármacos gastrointestinales metoclopramida y proclorperazina son todos los culpables habituales.

Las personas con discinesia tardía normalmente experimentan otras formas de temblores y movimientos inusuales, no solo temblores limitados a las piernas.

El tratamiento de la discinesia tardía generalmente requiere suspender el medicamento que está causando el problema y posiblemente cambiar a un medicamento alternativo.

4. Ansiedad

La ansiedad puede causar temblores temporalmente, ya que el cuerpo entra en un estado de lucha o huida. El temblor suele desaparecer cuando lo hace la ansiedad. Sin embargo, algunas personas con ansiedad crónica pueden desarrollar temblores que provocan ataques crónicos de temblores.

El tratamiento debe centrarse en aliviar la ansiedad, no el temblor, ya que la ansiedad es la causa del temblor.

Las técnicas de relajación como la meditación, la medicación, la terapia y el ejercicio pueden ayudar.

Lea más sobre cómo tratar la ansiedad de forma natural aquí.

5. Drogas estimulantes

Los medicamentos estimulantes pueden acelerar la actividad del sistema nervioso. Estos incluyen medicamentos recetados como Adderall y Ritalin, así como drogas ilegales como cocaína y metanfetamina.

El uso de estos medicamentos puede causar temblores o temblores en las piernas, manos o pies. En la mayoría de los casos, los síntomas desaparecen cuando una persona deja de usar el medicamento.

Sin embargo, un estudio de 2012 sugiere que la metanfetamina, la cocaína y el éxtasis pueden causar temblores y temblores permanentes, especialmente después de un uso prolongado.

El tratamiento comienza con la suspensión del fármaco. Si los temblores persisten, un médico puede recomendar medicamentos o fisioterapia.

6. Alcohol

El abuso y la abstinencia del alcohol pueden cambiar el comportamiento del cerebro y el sistema nervioso, provocando temblores.

A veces, el daño será permanente, como cuando el alcohol daña los nervios. En otros casos, especialmente cuando una persona está atravesando una abstinencia de alcohol, los síntomas son temporales.

Las personas que han abusado del alcohol durante mucho tiempo pueden encontrar alivio de los temblores al dejar el alcohol.

Lea más sobre los signos del síndrome de abstinencia de alcohol aquí.

7. Neuropatía

La neuropatía es un tipo de daño a los nervios que puede causar sensaciones inusuales de hormigueo o dolor en las manos y los pies. A veces, la neuropatía se extiende a los brazos o las piernas y puede causar temblores u otros movimientos inusuales.

La diabetes es una de las causas más comunes de neuropatía, especialmente en personas con glucosa en sangre descontrolada. Varios medicamentos pueden ayudar, y algunas personas también pueden encontrar alivio con los masajes y otras terapias complementarias.

El tratamiento más importante para la neuropatía es diagnosticar y tratar la causa subyacente. Para las personas con diabetes, la neuropatía puede ser una señal de que su tratamiento actual no está funcionando.

8. Demencia

La demencia es más que una pérdida de memoria. Es un tipo de daño cerebral progresivo que puede afectar prácticamente todos los aspectos de la función cerebral de una persona, incluido el movimiento.

Algunas personas con demencia desarrollan temblores o temblores inusuales en las piernas o los brazos. En algunos casos, estos movimientos pueden ser un síntoma temprano de la afección.

Actualmente no existe una cura para la demencia, pero las estrategias de manejo como la medicación y la terapia ocupacional pueden ayudar con los síntomas, incluidos los temblores. En algunos casos, un médico puede recetar medicamentos para mejorar la movilidad.

9. Hipertiroidismo

La tiroides es una glándula que juega un papel en el metabolismo, el nivel de actividad y otras funciones corporales clave. El hipertiroidismo ocurre cuando la tiroides está demasiado activa.

Una tiroides hiperactiva hace que algunos procesos en el cuerpo se aceleren. En muchos casos, una afección médica subyacente, como la enfermedad de Graves, causa hipertiroidismo.

Las personas con hipertiroidismo pueden experimentar espasmos musculares, temblores de piernas o brazos, ansiedad, inquietud y pérdida de peso inexplicable.

Varios medicamentos, como los betabloqueantes y los medicamentos antitiroideos, pueden ayudar con los síntomas.

10. Enfermedad de Parkinson

La enfermedad de Parkinson es una afección del sistema nervioso que afecta el cerebro y los nervios. Provoca temblores y otros movimientos incontrolados y, por lo general, empeora con el tiempo.

Muchos profesionales de la salud creen que el Parkinson causa temblores debido a la falta de transmisores en el sistema neurológico.

Para algunas personas con Parkinson, el temblor es el primer síntoma. En otros casos, las personas con Parkinson pueden desarrollar patrones específicos de temblores o temblores, incluidos los temblores que afectan las piernas y socavan la movilidad.

Actualmente, no existe cura para la enfermedad de Parkinson y la afección tiende a empeorar con el tiempo. Sin embargo, la medicación puede ralentizar la progresión de la enfermedad y restaurar algo de movilidad.

Cuando ver a un doctor

En la mayoría de los casos, una pierna temblorosa no es el resultado de una afección médica grave. En cambio, podría deberse a algo como la abstinencia de cafeína.

Sin embargo, si no hay una causa clara, si las estrategias de cuidado personal no funcionan o si el temblor empeora, es mejor consultar a un médico.

Es especialmente importante consultar a un médico si una persona experimenta otros síntomas, que incluyen:

  • cambios en la memoria o el estado de ánimo
  • movimientos incontrolados
  • problemas de movilidad
  • ansiedad o inquietud
  • problemas para dormir
  • heridas en los pies o las manos, u otros síntomas de diabetes no controlada

Resumen

Puede ser desagradable experimentar temblores en las piernas y puede hacer que una persona se preocupe de que algo anda muy mal.

En muchos casos, la afección subyacente no es grave. Sin embargo, el temblor de piernas puede ser un síntoma de algunas afecciones médicas muy graves si se acompaña de otros síntomas. Estos incluyen la enfermedad de Parkinson, la neuropatía y la ansiedad.

Retrasar el tratamiento permite que el problema empeore. Aunque temblar las piernas no es una emergencia médica, buscar y recibir atención médica inmediata puede ayudar a aliviar este síntoma.

none:  trastornos de la alimentación tromboembolismo venoso (vte) sin categorizar