Fontanela hundida: todo lo que necesita saber

Una fontanela hundida ocurre cuando la parte blanda del cráneo de un bebé se vuelve más profunda de lo habitual. Una de las principales causas es la deshidratación.

El cráneo humano está formado por varios huesos que están conectados por tejido fibroso resistente llamado suturas. Estas suturas le dan al cráneo cierta flexibilidad, permitiendo que la cabeza pase a través del canal del parto.

Donde se unen varias suturas, crean una fontanela. Las fontanelas hacen que el cráneo sea lo suficientemente flexible para que el cerebro crezca. Cuando nace un niño, tendrá varias fontanelas en el cráneo, pero las de la parte posterior (posterior) y superior (anterior) de su cabeza son las más conocidas.

Para muchos bebés, solo la fontanela anterior más grande está abierta después del nacimiento. La gente se refiere a esta fontanela como el punto blando.

A veces, la fontanela posterior más pequeña también está abierta y puede sentirse al nacer, pero pronto se cierra.

Con el tiempo, esta flexibilidad se vuelve menos necesaria, por lo que las fontanelas se cierran y las suturas se endurecen.

La fontanela anterior debe curvarse ligeramente hacia adentro pero permanecer relativamente firme. No siempre es visible, especialmente debajo del cabello. En algunos casos, la caída puede ser muy pronunciada y notable. Esta es una fontanela hundida, que requiere atención médica.

Causas

El cráneo de un bebé puede tener un punto blando, que se llama fontanela.
Crédito de la imagen: Nojhan, 2005.

La deshidratación es la causa principal de una fontanela hundida.

La deshidratación ocurre cuando un bebé no tiene suficiente líquido en su cuerpo para mantener su funcionamiento normal. Esto puede suceder por muchas razones, que incluyen:

  • vomitando
  • no beber suficientes líquidos
  • Diarrea
  • fiebre
  • orinar con demasiada frecuencia

La deshidratación en los niños puede variar de leve a grave. Los casos más graves requerirán atención médica inmediata para evitar complicaciones.

Una fontanela hundida puede ser un signo de deshidratación. Por lo general, estarán presentes otros síntomas y pueden incluir:

  • lengua y labios secos
  • piel seca y fresca
  • frecuencia cardíaca y respiración rápidas
  • micción poco frecuente
  • sin lágrimas al llorar
  • ojos hundidos

También es posible, aunque poco común, que una fontanela hundida sea un signo de desnutrición. La desnutrición puede deberse a un déficit de calorías o una afección subyacente, como el síndrome de malabsorción.

Los bebés con desnutrición casi siempre mostrarán otros signos, que incluyen:

  • estar bajo de peso
  • piel seca e inelástica
  • cabello seco que se cae fácilmente
  • fatiga o letargo

Diagnóstico

Un médico puede examinar visualmente al bebé para ayudar a diagnosticar la causa de una fontanela hundida.

Un médico examinará visualmente la fontanela y palpará suavemente el área para ayudar a determinar si la estructura de la fontanela es anormal. Una estructura anormal podría indicar un problema subyacente.

Un médico también buscará signos de deshidratación o desnutrición. Esto podría incluir controlar la frecuencia cardíaca y la respiración del bebé o palpar la piel en busca de sequedad y elasticidad reducida.

El médico le preguntará cuándo una persona notó por primera vez la fontanela hundida. También harán preguntas relacionadas con la salud general del bebé, como si ha tenido fiebre o episodios de vómitos o diarrea.

Querrán saber sobre los hábitos de alimentación del bebé y si ha estado orinando más o menos de lo habitual.

El diagnóstico puede requerir muestras de sangre u orina.

Tratamiento

Si la fontanela hundida se debe a la deshidratación, puede ser necesaria atención médica inmediata, a veces en el hospital.

En un hospital, un médico administrará al bebé líquidos por vía oral para acelerar la rehidratación. Si el bebé ha estado vomitando, los médicos pueden administrarle líquidos al torrente sanguíneo a través de una vía intravenosa (IV).

Este tratamiento continuará hasta que los niveles de líquidos alcancen un nivel aceptable.

Los padres y cuidadores pueden tratar los casos leves de deshidratación en el hogar alentando al bebé a beber o alimentarse si lo amamanta. Sin embargo, las personas solo deben tratar de tratar la deshidratación en casa si un médico ha examinado al bebé y les ha indicado que lo hagan.

Si la causa de la fontanela hundida es la desnutrición, el tratamiento variará según la causa subyacente. Por lo general, implicará aumentar la ingesta total de calorías o un nutriente específico.

En algunos casos, puede ser necesario administrar nutrientes a través de una vía intravenosa o un tubo.

Complicaciones

Mantener a un bebé hidratado y bien alimentado puede ayudar a prevenir que se produzca una fontanela hundida.

Es posible tratar la mayoría de los casos de deshidratación de forma rápida y sencilla.

La desnutrición puede ser difícil de tratar, según la causa.

Sin embargo, cuanto más tiempo pase un bebé sin tratamiento, mayores serán sus posibilidades de daño duradero.

El cuerpo humano necesita mantenerse hidratado para funcionar. Un período prolongado de deshidratación puede provocar daño cerebral e incluso la muerte.

La desnutrición prolongada puede provocar retrasos en el desarrollo y discapacidad.

panorama

Las fontanelas se encuentran naturalmente en los bebés. Es normal que una fontanela forme una curva hacia adentro en los bebés mientras su cráneo aún se está endureciendo. Pero en algunos casos, puede hundirse y la causa puede requerir tratamiento médico.

Una fontanela hundida, cuando se acompaña de otros síntomas, puede ser un signo de deshidratación o desnutrición.

Las fontanelas de algunos bebés siempre aparecen ligeramente hundidas incluso cuando están bien. A veces, un bebé está deshidratado pero no tiene la fontanela hundida. Es vital conocer los signos de enfermedad y deshidratación en un bebé y buscar ayuda médica, independientemente del aspecto de su fontanela.

Retrasar el tratamiento de la deshidratación o desnutrición puede tener consecuencias graves y duraderas para el desarrollo del bebé. Cualquier persona preocupada por una fontanela hundida debe hablar con un médico lo antes posible.

none:  cáncer de pulmón ansiedad - estrés rehabilitación - fisioterapia