Masa anexial: lo que debe saber

Las masas anexiales son bultos que se forman en los anexos del útero, que incluyen el útero, los ovarios y las trompas de Falopio. Tienen varias causas posibles, que pueden ser ginecológicas o no ginecológicas.

Una masa anexial podría ser:

  • un quiste ovárico
  • un embarazo ectópico
  • un tumor benigno
  • un tumor maligno

Un médico de familia generalmente puede tratar masas benignas. Sin embargo, las personas prepúberes y posmenopáusicas deberán consultar a un ginecólogo u oncólogo.

Las masas anexiales malignas requieren tratamiento por parte de un especialista.

En este artículo, discutimos las características de las masas anexiales. También revisamos cómo los médicos los diagnostican y tratan los anexos.

Síntomas

Una persona con una masa anexial puede experimentar dolor abdominal bajo.

Las personas informan diferentes síntomas, según la causa de la masa anexial.

Las personas con una masa anexial pueden informar:

  • dolor severo en la parte inferior del abdomen o la pelvis que generalmente se encuentra en un lado
  • sangrado anormal del útero
  • dolor durante las relaciones sexuales
  • empeoramiento del dolor durante un período
  • períodos dolorosos
  • sangrado anormalmente abundante durante los períodos
  • síntomas abdominales, que incluyen sensación de plenitud, hinchazón, estreñimiento, dificultad para comer, aumento del tamaño abdominal, indigestión, náuseas y vómitos
  • urgencia, frecuencia o incontinencia urinaria
  • pérdida de peso
  • falta de energía
  • fatiga
  • fiebre
  • flujo vaginal

Las diferentes causas de masas anexiales pueden tener síntomas similares, por lo que los médicos suelen realizar más investigaciones para determinar la causa exacta.

Una vez que el médico ha determinado la causa de la masa anexial, puede recomendar tratamiento y manejo.

Causas

Las masas anexiales incluyen una variedad de afecciones diferentes que varían en gravedad desde crecimientos benignos hasta tumores malignos.

La causa de las masas anexiales puede ser ginecológica o no ginecológica.

Algunas de las causas de las masas anexiales incluyen:

  • Embarazo ectópico: embarazo en el que el óvulo fertilizado se implanta en algún lugar fuera del útero.
  • Endometrioma: un quiste benigno en el ovario que contiene sangre espesa y vieja que parece marrón.
  • Leiomioma: un tumor ginecológico benigno, también conocido como fibroma.
  • Cáncer de ovario: estos tumores de ovario pueden ser cánceres epiteliales de ovario que comienzan en las células de la superficie del ovario o cánceres malignos de células germinales que comienzan en los óvulos.
  • Enfermedad pélvica inflamatoria: inflamación del tracto genital superior, que incluye el útero, las trompas de Falopio y los ovarios. Ocurre debido a una infección.
  • Absceso tubo-ovárico: una masa anexial infecciosa que se forma debido a una enfermedad inflamatoria pélvica.
  • Torsión ovárica: emergencia ginecológica que implica una rotación completa o parcial del tejido que sostiene el ovario, lo que interrumpe el flujo sanguíneo al ovario.

Diagnóstico

Un médico puede diagnosticar una masa anexial mediante:

  • tomar un historial médico completo
  • hacer preguntas sobre los síntomas
  • realizar un examen físico
  • obtención de muestras de sangre

La mayoría de las veces, las personas necesitarán una ecografía transvaginal para que los médicos puedan evaluar las características de una masa anexial.

Las mujeres que han tenido un resultado positivo en la prueba de embarazo e informan dolor abdominal o pélvico y sangrado vaginal pueden tener un embarazo ectópico. Una torsión ovárica causa un dolor intenso y repentino con náuseas y vómitos. Se necesita atención médica inmediata para tratar tanto un embarazo ectópico como una torsión ovárica.

Las personas con enfermedad inflamatoria pélvica o un absceso tubo-ovárico pueden experimentar dolor pélvico gradual con náuseas y sangrado vaginal.

El cáncer de ovario temprano a veces puede presentarse con síntomas inespecíficos. A veces, es posible que los médicos solo detecten el cáncer cuando el tumor se ha vuelto maligno.

Los tumores malignos pueden tener una o varias de las siguientes características:

  • un componente sólido del tumor
  • partes del tumor tienen divisiones gruesas de más de 2 a 3 centímetros que las separan
  • están presentes en ambos lados del tracto reproductivo
  • la presencia de grumos llenos de líquido

Tratamiento

Un médico elegirá el tratamiento más adecuado según la causa de la masa anexial. Las mujeres con un embarazo ectópico deberán interrumpir su embarazo. Un médico puede elegir uno de los siguientes procedimientos:

  • la administración de una o dos dosis de metotrexato intramuscular
  • cirugía laparoscópica
  • una salpingostomía o salpingectomía, que son procedimientos quirúrgicos que involucran las trompas de Falopio

Los médicos aún no han determinado el manejo óptimo de un endometrioma, según un estudio que apareció en Encuesta obstétrica y ginecológica.

Actualmente, los posibles tratamientos para un endometrioma incluyen:

  • espera vigilante
  • Terapia medica
  • Intervención quirúrgica
  • inducir la ovulación y utilizar tecnología de reproducción asistida en mujeres con infertilidad

Las personas con enfermedad inflamatoria pélvica requerirán ciclos de antibióticos intravenosos, que pueden incluir:

  • cefotetan (Cefotan)
  • cefoxitina (Mefoxin)
  • clindamicina (Cleocin)

Algunas personas pueden recibir tratamiento fuera del entorno hospitalario con doxiciclina oral (Vibramycin) y ceftriaxona intramuscular (Rocephin) u otro antibiótico cefalosporínico de tercera generación. En algunos casos, los médicos deberán agregar metronidazol oral (Flagyl).

En el pasado, los abscesos tubo-ováricos requerían la extirpación quirúrgica del útero, los ovarios y las trompas de Falopio. Sin embargo, los médicos ahora pueden recetar antibióticos de amplio espectro. Una persona con un absceso tubo-ovárico roto aún puede requerir cirugía.

La torsión ovárica es una emergencia ginecológica. El único tratamiento es la cirugía para prevenir daños graves en los ovarios y las trompas de Falopio.

Las personas con leiomiomas o fibromas pueden recibir tratamientos hormonales o medicamentos antiinflamatorios no esteroideos para controlar los síntomas. Una vez que una persona deja de tomar la medicación, los síntomas pueden reaparecer y los fibromas pueden seguir creciendo. La cirugía es el tratamiento más exitoso para los fibromas.

Las opciones de tratamiento para el cáncer de ovario incluyen cirugía, quimioterapia y terapia dirigida. Los oncólogos considerarán los siguientes factores antes de recomendar un plan de tratamiento:

  • el tipo de cáncer de ovario y la cantidad de cáncer presente
  • la etapa y el grado del cáncer
  • si la persona tiene una acumulación de líquido en el abdomen que causa hinchazón
  • si la cirugía puede extirpar todo el tumor
  • cambios genéticos
  • la edad y el estado de salud general de la persona
  • si se trata de un nuevo diagnóstico o si el cáncer ha regresado

Factores de riesgo

Los factores de riesgo dependen de la causa de la masa anexial. Las mujeres con masas ováricas tienen un mayor riesgo de desarrollar torsión ovárica. Más del 80% de las mujeres con torsión ovárica tienen masas de 5 cm o más.

Los médicos diagnostican fibromas en aproximadamente el 70% de las mujeres blancas y más del 80% de las mujeres negras a la edad de 50 años. Otros factores pueden aumentar el riesgo de que una persona desarrolle fibromas, como:

  • períodos de inicio temprano en la vida
  • uso de anticonceptivos orales antes de los 16 años
  • un aumento en el índice de masa corporal (IMC)

El cáncer de ovario puede ser hereditario. Las personas con antecedentes familiares de cáncer de ovario pueden tener un mayor riesgo de desarrollar cáncer de ovario. Otros factores de riesgo incluyen:

  • cambios genéticos heredados
  • cáncer colorrectal hereditario sin poliposis
  • endometriosis
  • terapia hormonal posmenopáusica
  • obesidad
  • altura alta

La probabilidad de desarrollar cáncer también tiende a aumentar con la edad.

Resumen

Las masas anexiales son bultos que los médicos pueden encontrar en los anexos del útero, que es la parte del cuerpo que alberga el útero, los ovarios y las trompas de Falopio. No todas las masas son cancerosas y no todas requieren tratamiento.

Los diferentes tipos de masa anexial pueden compartir muchos de los mismos síntomas. Como resultado, los médicos deben recopilar un historial médico completo y datos de exámenes físicos, análisis de sangre e imágenes médicas, incluidas las ecografías transvaginales.

Los médicos deben identificar la ubicación y la causa de una masa anexial para determinar el manejo y el tratamiento adecuados.

none:  vejiga hiperactiva tuberculosis Medicina de emergencia