Cómo la insulina y el glucagón regulan el azúcar en sangre

El páncreas segrega insulina y glucagón. Ambas hormonas trabajan en equilibrio para desempeñar un papel vital en la regulación de los niveles de azúcar en sangre. Si el nivel de una hormona es más alto o más bajo que el rango ideal, los niveles de azúcar en sangre pueden subir o bajar.

Juntos, la insulina y el glucagón ayudan a mantener un estado llamado homeostasis en el que las condiciones internas del cuerpo permanecen estables. Cuando el nivel de azúcar en sangre es demasiado alto, el páncreas segrega más insulina. Cuando los niveles de azúcar en sangre bajan, el páncreas libera glucagón para elevarlos.

Este equilibrio ayuda a proporcionar suficiente energía a las células al tiempo que previene el daño a los nervios que puede resultar de los niveles constantemente altos de azúcar en la sangre.

En este artículo, explicamos las funciones y procesos de la insulina y el glucagón, así como sus efectos sobre la diabetes.

Insulina, glucagón y azúcar en sangre

La insulina y el glucagón afectan la forma en que el cuerpo maneja los niveles de azúcar en sangre.

El cuerpo convierte los carbohidratos de los alimentos en glucosa, un azúcar simple que sirve como fuente vital de energía.

Los niveles de azúcar en sangre son una medida de la eficacia con la que el cuerpo utiliza la glucosa.

Estos varían a lo largo del día. Sin embargo, en la mayoría de los casos, la insulina y el glucagón mantienen estos niveles dentro de un rango saludable.

Cuando el cuerpo no convierte suficiente glucosa, los niveles de azúcar en sangre permanecen altos. La insulina ayuda a las células a absorber la glucosa, reduciendo el azúcar en sangre y proporcionando a las células glucosa para obtener energía.

Cuando los niveles de azúcar en sangre son demasiado bajos, el páncreas libera glucagón. El glucagón le indica al hígado que libere la glucosa almacenada, lo que hace que aumente el azúcar en la sangre.

Las células de los islotes del páncreas son responsables de liberar tanto insulina como glucagón. El páncreas contiene muchos grupos de estas células. Hay varios tipos diferentes de células de los islotes, incluidas las células beta, que liberan insulina y las células alfa, que liberan glucagón.

¿Cómo funciona la insulina?

Las células necesitan glucosa para obtener energía. Sin embargo, la mayoría de ellos no pueden utilizar la glucosa sin la ayuda de la insulina.

La insulina da acceso a la glucosa a las células. Se adhiere a los receptores de insulina en las células de todo el cuerpo, instruyendo a las células para que se abran y permitan la entrada de glucosa.

Los niveles bajos de insulina circulan constantemente por todo el cuerpo. Un pico en la insulina le indica al hígado que la glucosa en sangre también es alta. El hígado absorbe la glucosa y luego la convierte en una molécula de almacenamiento llamada glucógeno.

Cuando los niveles de azúcar en sangre bajan, el glucagón indica al hígado que convierta el glucógeno nuevamente en glucosa, lo que hace que los niveles de azúcar en sangre vuelvan a la normalidad.

La insulina también favorece la curación después de una lesión al administrar aminoácidos a los músculos. Los aminoácidos ayudan a construir la proteína que está presente en el tejido muscular, por lo que cuando los niveles de insulina son bajos, es posible que los músculos no se curen adecuadamente.

Cómo actúa el glucagón

El hígado almacena glucosa para alimentar las células durante los períodos de niveles bajos de azúcar en sangre. Saltarse las comidas y la mala nutrición pueden reducir el azúcar en sangre. Al almacenar glucosa, el hígado se asegura de que los niveles de glucosa en sangre se mantengan estables entre las comidas y durante el sueño.

Cuando la glucosa en sangre desciende, las células del páncreas secretan glucagón. El glucagón le indica al hígado que convierta el glucógeno en glucosa, lo que hace que la glucosa esté más disponible en el torrente sanguíneo.

A partir de ahí, la insulina se adhiere a sus receptores en las células del cuerpo y asegura que puedan absorber la glucosa.

La insulina y el glucagón funcionan en un ciclo. El glucagón interactúa con el hígado para aumentar el azúcar en sangre, mientras que la insulina reduce el azúcar en sangre al ayudar a las células a utilizar la glucosa.

Niveles ideales de azúcar en sangre

Una variedad de factores, incluida la resistencia a la insulina, la diabetes y una dieta desequilibrada, pueden hacer que los niveles de azúcar en sangre aumenten o caigan en picado.

Las unidades de medida estándar para los niveles de azúcar en sangre son miligramos por decilitro (mg / dl). Los rangos ideales de azúcar en sangre son los siguientes:

SincronizaciónNivel de glucosa en sangre (mg / dL)Antes del desayunoPersona sin diabetes: 100 mg / dL
Persona con diabetes: 70-132 horas después de una comidaPersona sin diabetes: menos de 140 mg / dL
Persona con diabetes: menos de 180 mg / dLHora de acostarsePersona sin diabetes: 120 mg / dL
Persona con diabetes: 90-150 mg / dL

A1C es una medida que brinda una imagen de los niveles promedio de glucosa durante un período prolongado. Las lecturas de A1C deben ser inferiores al 7 por ciento para las personas con diabetes y menos del 6 por ciento para las personas sin diabetes.

Lea más sobre los niveles óptimos de azúcar en sangre haciendo clic aquí.

Cómo afectan los niveles de azúcar en sangre al cuerpo

La insulina y el glucagón no surten efecto inmediato, especialmente en personas cuyos niveles de azúcar en sangre son extremadamente altos o bajos.

Nivel alto de azúcar en sangre

La diabetes puede causar picazón.

Los síntomas del nivel alto de azúcar en sangre incluyen:

  • Orinar con más frecuencia de lo habitual: los riñones responden a los niveles altos de azúcar en sangre tratando de eliminar el exceso de glucosa.
  • Sed excesiva que acompaña a la micción frecuente: los riñones pueden provocar deshidratación y sensación de sed intensa al intentar regular el azúcar en sangre.
  • Sensación de hambre excesiva: el nivel alto de azúcar en sangre no causa directamente la sensación de hambre. Sin embargo, una disminución de la insulina a menudo provoca hambre cuando se acompaña de niveles elevados de azúcar en sangre.

Con el tiempo, un nivel de azúcar en sangre extremadamente alto puede provocar los siguientes síntomas:

  • pérdida de peso inexplicable
  • curación lenta
  • picazón, piel seca
  • mayor probabilidad de infecciones
  • dolores de cabeza
  • fatiga o dificultad para concentrarse
  • visión borrosa
  • estreñimiento, diarrea o ambos
  • disfunción eréctil

Baja azúcar en la sangre

Los retrasos entre las comidas, la mala nutrición, algunos medicamentos para la diabetes y ciertas afecciones médicas pueden causar niveles bajos de azúcar en la sangre.

Los síntomas de un nivel bajo de azúcar en sangre incluyen:

  • mareo
  • latidos rápidos
  • debilidad
  • hormigueo, particularmente en la lengua, labios, brazos o piernas
  • hambre junto con náuseas
  • desmayo
  • confusión y dificultad para concentrarse
  • irritabilidad

Sin tratamiento, la hipoglucemia puede provocar convulsiones o pérdida del conocimiento.

Tipos de diabetes

La diabetes se desarrolla cuando la insulina se vuelve ineficaz o cuando el cuerpo no puede producir suficiente. La enfermedad causa problemas con la regulación del azúcar en sangre.

Hay varios tipos diferentes de diabetes:

Diabetes tipo 1

La diabetes tipo 1 es una afección autoinmune que a menudo se presenta a una edad temprana. Por esta razón, a veces se le llama diabetes juvenil.

Este tipo de diabetes implica ataques del sistema inmunológico a algunas de las células beta secretoras de insulina en el páncreas.

Las personas con diabetes tipo 1 a menudo experimentan niveles muy altos de azúcar en sangre. Sin embargo, los niveles bajos de insulina significan que no pueden utilizar gran parte de la glucosa en la sangre.

Diabetes tipo 2

La diabetes tipo 2 es el tipo más común de diabetes y generalmente se desarrolla debido a problemas de estilo de vida, como el sobrepeso.

Las personas con diabetes tipo 2 tienen resistencia a la insulina, lo que significa que las células no responden adecuadamente cuando la insulina les indica que absorban la glucosa del torrente sanguíneo.

Diabetes gestacional

La diabetes puede desarrollarse en mujeres embarazadas.

La diabetes gestacional es una forma de diabetes que se desarrolla en algunas mujeres durante el embarazo.

Cuando una mujer está embarazada, la placenta que sostiene al bebé en desarrollo puede afectar la capacidad de su cuerpo para usar insulina.

El resultado de esto es la resistencia a la insulina que desencadena síntomas similares a los de la diabetes tipo 2.

La diabetes gestacional generalmente desaparece después de que nace el bebé. Sin embargo, es un factor de riesgo para el desarrollo posterior de diabetes tipo 2.

Resumen

La insulina y el glucagón son vitales para mantener niveles normales de azúcar en sangre.

La insulina permite que las células absorban glucosa de la sangre, mientras que el glucagón desencadena la liberación de glucosa almacenada en el hígado.

Todas las personas que padecen diabetes tipo 1 y algunas personas con diabetes tipo 2 necesitarán complementar su insulina y controlar su nivel de azúcar en sangre a través de una dieta y ejercicio regular.

Q:

¿Existen medicamentos que traten la diabetes eliminando el exceso de glucosa o reduciendo la producción de glucagón en lugar de suplementar la insulina?

A:

Hay algunos medicamentos que reducen la glucosa o bloquean el glucagón, pero solo pueden complementar el control glucémico y es posible que no reemplacen la insulina.

Un ejemplo es la pramlintida, un medicamento que reduce la secreción pancreática de glucagón y que los médicos pueden recetar como parte del tratamiento para la diabetes tipo 1. Un medicamento llamado metformina reduce la cantidad de azúcar que libera el hígado y también mejora la capacidad del cuerpo para responder a la insulina en personas con diabetes tipo 2.

Los inhibidores de la proteína transportadora de sodio-glucosa 2 (SGLT2) son otra clase de fármacos y actúan influyendo en los riñones para que secreten más glucosa. Un ejemplo de SGLT2 es la canagliflozina. Recuerde que, aunque existen varias opciones de tratamiento, cada persona es diferente, por lo que es importante trabajar con su médico para determinar el mejor plan de tratamiento para controlar su diabetes.

Alan Carter, farmacéutico Las respuestas representan las opiniones de nuestros expertos médicos. Todo el contenido es estrictamente informativo y no debe considerarse un consejo médico.

none:  dolor de cabeza - migraña salud pública trastornos de la alimentación