Artritis psoriásica y depresión: el vínculo

Junto con sus efectos en las articulaciones y la piel, la artritis psoriásica puede afectar la salud mental de una persona. Las personas con artritis psoriásica tienen más probabilidades de sufrir depresión.

La enfermedad psoriásica puede tener un impacto significativo en la salud y el bienestar mental. Esto puede deberse en parte a factores sociales, el estrés de vivir con una enfermedad crónica, la fatiga y la inflamación del cuerpo. La investigación ha relacionado la inflamación tanto con la psoriasis como con la depresión.

Este artículo describe las causas de la depresión entre las personas con artritis psoriásica (PsA), así como información sobre el tratamiento y el afrontamiento de la depresión.

¿Cuál es el vínculo entre PsA y depresión?

Los siguientes factores pueden contribuir al desarrollo de depresión en personas con PsA.

Estigma social y baja autoestima

Una persona puede tener sentimientos de baja autoestima durante un brote.

Durante un brote, una persona con PsA puede desarrollar lesiones o placas en la piel. Algunas personas pueden sentirse ansiosas por estos síntomas y esto puede contribuir a sentimientos de baja autoestima, aislamiento y soledad.

Por el contrario, una persona puede experimentar dolor e hinchazón sin los brotes cutáneos de la psoriasis, lo que significa que puede ser una enfermedad invisible.

Si una persona no tiene síntomas visibles, puede sentir que sus amigos, familiares o colegas no se toman en serio su enfermedad o que subestiman su dolor. Esto puede resultar frustrante y perturbador.

Calidad de vida reducida

Las personas con PsA pueden experimentar una variedad de síntomas físicos, como dolor crónico, fatiga y movilidad reducida.

Estos síntomas pueden dificultar que una persona lleve a cabo sus actividades diarias, lo que se traduce en una reducción de la calidad de vida (CdV).

Un estudio de 2014 analizó la salud mental de 306 personas con PsA y 135 personas con psoriasis pero no PsA. Los autores informan que la depresión y la ansiedad eran más comunes entre las personas con PsA que entre las que solo tenían psoriasis.

En este estudio, varios factores relacionados con la calidad de vida desempeñaron un papel en el desarrollo de la depresión. Estos incluyeron actividad de la enfermedad, dolor, fatiga y discapacidad.

Fatiga y trastornos del sueño.

La fatiga y los trastornos del sueño son factores de riesgo de depresión. También son síntomas comunes de PsA.

Un estudio de 2017 analizó la relación entre PsA, la calidad del sueño y la salud mental. Los investigadores hablaron con 41 personas con PsA y 38 personas sin PsA.

Aquellos con APs informaron alteraciones del sueño más graves. La alteración del sueño se relacionó especialmente con dolor, inflamación, ansiedad y reducción de la calidad de vida.

Inflamación

Las personas con PsA y otras enfermedades inflamatorias crónicas tienden a tener niveles más altos de citocinas proinflamatorias. Estas citocinas pueden desencadenar inflamación en el cuerpo.

Investigaciones recientes muestran que los niveles elevados de citocinas inflamatorias también pueden contribuir a la depresión. Específicamente, estas citocinas reducen la disponibilidad de los siguientes tres mensajeros químicos clave en el cerebro:

  • Serotonina. A veces llamada la "sustancia química feliz", la serotonina juega un papel en la regulación del estado de ánimo. La serotonina generalmente se asocia con un estado de ánimo elevado y sentimientos de bienestar.
  • Dopamina. La dopamina es una hormona que influye en la motivación y el placer.
  • Norepinefrina. La noradrenalina ayuda a regular las emociones.

Tener niveles bajos de cualquiera de estos mensajeros químicos puede contribuir al bajo estado de ánimo y la depresión.

Estrés

Para algunas personas, la PsA puede causar una angustia emocional considerable. El estrés es un desencadenante conocido tanto de los brotes de psoriasis como de la depresión.

Cuando una persona está estresada, su cerebro libera mensajeros químicos. Algunos de estos pueden afectar las células inmunitarias.

A través de una compleja cadena de eventos, estas células inmunes aumentan los niveles de citocinas inflamatorias en el cerebro. Las citocinas pueden, a su vez, desencadenar inflamación y depresión.

Este proceso establece un ciclo de retroalimentación, en el que el estrés provoca inflamación y la inflamación provoca más estrés.

Niveles bajos de vitamina D

Un estudio de 2015 encontró que la mayoría de los participantes con PsA, artritis reumatoide u osteoartritis tenían niveles insuficientes de vitamina D.

La mayoría de las personas reconocen la vitamina D por su función en el mantenimiento de la piel y los huesos sanos. Sin embargo, investigaciones recientes sugieren que la vitamina D también puede ser importante para prevenir la depresión.

Un estudio de 2013 comparó los niveles de vitamina D entre tres grupos de personas: 1.102 adultos con depresión actual, 790 adultos con antecedentes de depresión y un grupo de control de 494 adultos que nunca habían experimentado depresión.

En comparación con las personas sin antecedentes de depresión, las personas con depresión actual tenían niveles más bajos de vitamina D. Además, las personas con los síntomas más graves de depresión tenían los niveles más bajos de vitamina D.

Los investigadores dicen que la deficiencia de vitamina D puede aumentar el riesgo de depresión.

Aunque estos estudios sugieren un posible vínculo entre la PsA, la vitamina D y la depresión, ningún estudio ha analizado un vínculo directo entre estos factores.

Estrategias de tratamiento y afrontamiento

Los siguientes tratamientos y estrategias de afrontamiento pueden ayudar a las personas con PsA a prevenir o superar cualquier sentimiento de depresión:

Terapia

Los médicos suelen recomendar terapias de conversación o psicoterapia para tratar la depresión.

Un terapeuta que se especializa en enfermedades crónicas puede ayudar a las personas a aceptar su diagnóstico y a aprender estrategias para afrontar las situaciones difíciles.

Hablar con otras personas con PsA

La Fundación Nacional de Psoriasis (NPF) ofrece un programa de tutoría uno a uno que ayuda a las personas con PsA a conectarse entre sí.

Al hablar con otras personas con PsA, una persona puede obtener apoyo emocional de otra persona que entienda por lo que está pasando.

Grupos de apoyo

Los grupos de apoyo permiten a las personas con PsA compartir sus experiencias de vivir con la enfermedad. Las personas pueden encontrar grupos de apoyo y salas de chat en línea.

También hay grupos de apoyo locales para personas con PsA u otras afecciones crónicas. Reunirse en persona puede ayudar a combatir los sentimientos de aislamiento.

Ejercicio

El ejercicio ayuda a mantener las articulaciones flexibles y móviles, y también libera sustancias químicas cerebrales llamadas endorfinas, que pueden mejorar el estado de ánimo.

Las pautas de 2018 recomiendan ejercicios de bajo impacto, como tai chi, yoga o natación para personas con PsA.

Estos combinan el ejercicio con técnicas de relajación para ayudar a aliviar el estrés y los síntomas físicos.

Suplementos de vitamina D

Los suplementos de vitamina D pueden ayudar con los síntomas de la psoriasis.

Según una revisión de 2016, actualmente no hay suficiente evidencia para confirmar que tomar suplementos de vitamina D reduzca la depresión.

Hasta la fecha, la mayoría de los participantes que han participado en estos estudios han tenido niveles bajos de depresión y niveles adecuados de vitamina D.

Sin embargo, un estudio de revisión sugiere que tomar píldoras de vitamina D y aplicar cremas para la piel puede reducir la gravedad de los síntomas de la psoriasis. Para muchas personas, simplemente reducir los síntomas de la psoriasis puede ayudar a aliviar el estrés y la depresión.

Terapia biológica

Los médicos suelen utilizar fármacos biológicos para tratar la PsA. Estos tienen como objetivo tratar la enfermedad subyacente dirigiéndose a partes específicas del sistema inmunológico.

Un estudio de 2016 analizó los efectos de los productos biológicos sobre el insomnio y la depresión en personas con enfermedad psoriásica. Más específicamente, el equipo analizó a 980 personas con PsA o psoriasis.

Antes de usar productos biológicos, alrededor del 20% de los participantes del estudio tomaban antidepresivos. Después de 2 años, hubo una reducción del 40% en el uso de antidepresivos. Vale la pena señalar que los investigadores no midieron directamente el estado de ánimo de los participantes.

Los científicos deben realizar más investigaciones, incluidos ensayos controlados aleatorios, para determinar si la ingesta de productos biológicos puede aliviar la depresión en las personas con PsA. Esta investigación ya está en marcha.

De hecho, una revisión de 2015 informa que algunos productos biológicos pueden reducir los síntomas de depresión en personas con psoriasis moderada a grave.

Actualmente, las pautas recomiendan medicamentos biológicos para la mayoría de las personas con un nuevo diagnóstico de PsA, a menos que tengan antecedentes de infecciones frecuentes. Un médico debe discutir las opciones con el individuo.

Manejo del estrés

El NPF proporciona los siguientes consejos para controlar el estrés, que es un factor importante que contribuye a los brotes de la enfermedad psoriásica y la depresión:

  • Tómese un descanso de 10 minutos cada día y aproveche el tiempo para relajarse. Intente meditar o practicar un simple ejercicio de respiración, como inhalar profundamente por la nariz y exhalar lentamente por la boca.
  • Piense en pensamientos positivos antes de acostarse. Aquellos que permanecen despiertos preocupados pueden sentirse estresados ​​y fatigados al día siguiente. Llevar un recuerdo agradable a la mente lo último en la noche puede ayudar a distraer la atención de los pensamientos negativos.
  • Practica contrarrestar los pensamientos pesimistas con pensamientos positivos o neutrales.

Medicamentos antidepresivos

Como comentamos anteriormente, las personas con PsA pueden tener un nivel más alto de citocinas inflamatorias en la sangre. Estas citocinas pueden contribuir a la depresión al reducir los niveles de ciertas sustancias químicas cerebrales.

Los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina son el tipo más común de antidepresivo. Estos medicamentos actúan aumentando los niveles de serotonina en el cerebro.

Los inhibidores de la recaptación de serotonina y noradrenalina son otro tipo de antidepresivo. Estos funcionan aumentando los niveles de serotonina y norepinefrina.

Resumen

Muchos factores pueden contribuir a la depresión y el bajo estado de ánimo entre las personas con PsA. Estos factores pueden estar relacionados con la salud física o mental.

Muchos tratamientos y estrategias de afrontamiento pueden ayudar a una persona a superar los sentimientos de depresión. Las personas que están preocupadas por la depresión pueden hablar con un médico para obtener consejos sobre tratamientos y estrategias de afrontamiento.

none:  copd sistema inmunológico - vacunas control de la natalidad - anticoncepción