¿Qué causa el dolor lumbar y de cadera?

Cuando el dolor en la espalda baja se presenta junto con el dolor de cadera, puede haber una causa común. Ciertas afecciones o lesiones de salud pueden afectar los nervios en ambas áreas.

Estos dolores generalmente ocurren como resultado de un uso excesivo o una lesión, pero también pueden ser un síntoma de una afección médica subyacente. Las personas pueden notar el dolor en el lado izquierdo o derecho del cuerpo o en ambos.

En este artículo, analizamos las posibles causas del dolor lumbar y de cadera. También discutimos las diversas opciones de tratamiento y cómo aliviar el dolor.

Causas

Las posibles causas del dolor lumbar y de cadera incluyen esguinces, distensiones y una hernia de disco.

Es fácil trabajar demasiado la espalda baja y las caderas porque son responsables de levantar, girar y mover las piernas y el tronco. Los dolores debidos al uso excesivo y las lesiones menores son comunes en estas áreas del cuerpo.

Aunque estos dolores son comunes, la gente no debe ignorarlos. El descanso y el tratamiento temprano pueden mejorar significativamente el pronóstico de una persona.

Las causas son similares en hombres y mujeres. A continuación, se enumeran algunas de las causas más comunes de dolor lumbar y de cadera.

Torceduras y esguinces

Los esguinces y las torceduras son una causa común de dolor en la espalda y las caderas. Un esguince es un ligamento desgarrado o estirado excesivamente, mientras que una distensión es un tendón o músculo desgarrado o estirado excesivamente.

Es probable que las personas con esguinces y distensiones experimenten un malestar que empeora con la actividad y mejora con el descanso.

Las causas comunes de esguinces y distensiones en esta área incluyen:

  • lesiones deportivas
  • una caída o trauma
  • torciendo el cuerpo de una manera incómoda
  • levantando algo pesado

Practicar un deporte o realizar otra actividad física sin calentar adecuadamente puede contribuir a la tensión muscular.

El daño a los ligamentos, tendones o músculos de la cadera o la espalda baja puede causar:

  • dolor muscular
  • debilidad muscular
  • sensibilidad
  • hinchazón
  • rango de movimiento reducido

Tratamiento

Las personas generalmente notarán que sus síntomas mejoran con unos días de descanso.

El estiramiento suave puede acelerar la recuperación. También puede ayudar la aplicación de una bolsa de hielo cubierta con un paño en el área afectada durante 10 a 15 minutos a la vez.

Los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE), como el ibuprofeno y el naproxeno, pueden reducir el dolor y la hinchazón que causan estas lesiones musculares.

Si estos tratamientos no reducen los síntomas, la lesión puede ser más grave, por ejemplo, un desgarro muscular. En este caso, una persona debe consultar a su médico.

Flexores de cadera tensos

Los flexores de la cadera son músculos que se extienden desde las caderas hasta las rodillas. Son responsables del rango de movimiento de las piernas y las caderas. Si estos músculos están rígidos y tensos, a menudo debido a permanecer en una posición sentada durante demasiado tiempo, una persona puede experimentar dolor de espalda y cadera.

Las tensiones de los flexores de la cadera, que son tensiones en los músculos flexores de la cadera, también pueden causar un dolor agudo en la espalda y las caderas.

Los síntomas de los músculos flexores de la cadera tensos incluyen:

  • sensibilidad en la parte superior de la pierna
  • espasmos musculares en las caderas o muslos
  • dolor en las caderas y los muslos

Algunas personas también pueden experimentar una sensación de debilidad al intentar patear la pierna o levantar la rodilla hacia el pecho.

Lea acerca de 10 estiramientos para caderas apretadas aquí.

Tratamiento

Los ejercicios de fisioterapia y el estiramiento pueden ayudar a aliviar la tensión de los flexores de la cadera y reducir la incomodidad. Los ejemplos incluyen tirar de la rodilla hacia el pecho o lanzar una pierna hacia adelante desde una posición de rodillas para crear un estiramiento en las caderas.

También puede ayudar evitar actividades que puedan aumentar la tensión de los flexores de la cadera, como sentarse demasiado tiempo en un escritorio o usar tacones altos durante períodos prolongados.

Un disco herniado

Una hernia de disco puede causar dolor en la espalda baja, piernas y caderas.

Una hernia de disco ocurre cuando uno de los discos de amortiguación entre las vértebras se sale de su lugar. El disco puede ejercer presión sobre un nervio cercano, lo que puede causar hormigueo y ardor en la parte inferior de la espalda que se extiende a las caderas y piernas.

Los adultos mayores son propensos a las hernias de disco debido al desgaste natural de la columna que se produce con el tiempo. Los discos también se vuelven menos flexibles con la edad.

Las causas comunes de una hernia de disco incluyen:

  • levantar o girar incorrectamente al levantar
  • una caída o trauma
  • tener sobrepeso
  • tensión repetitiva en la espalda
  • conducir durante largos períodos
  • de fumar

Los síntomas de una hernia de disco incluyen:

  • ciática, o un dolor agudo y punzante desde las nalgas hasta la parte posterior de una pierna
  • entumecimiento en la pierna o el pie
  • debilidad muscular en la pierna o el pie

En casos graves, las personas pueden experimentar una pérdida de la función intestinal y de la vejiga. Si esto ocurre, deben ir al hospital o llamar al 911 de inmediato.

Tratamiento

El tratamiento para una hernia de disco consiste en aliviar el dolor y la incomodidad mientras cicatriza. El reposo en cama también suele ayudar a aliviar el dolor.

Otras opciones de tratamiento incluyen:

  • ejercicios de fisioterapia
  • tomar AINE para aliviar el dolor y la inflamación
  • Inyecciones epidurales de esteroides, que implican la inyección de corticosteroides en el espacio epidural que contiene los nervios inflamados.

En casos graves, un médico puede recomendar una cirugía para corregir una hernia de disco.

Disfunción de la articulación sacroilíaca

Las articulaciones sacroilíacas (SI) conectan la parte inferior de la columna con la pelvis. Si estas articulaciones se mueven demasiado o muy poco, las personas pueden sentir dolor en la espalda y las caderas.

Los síntomas de la disfunción de la articulación SI incluyen dolor en la espalda baja que dificulta que una persona encuentre una posición cómoda. El dolor suele empeorar con la actividad física, como correr o subir escaleras.

Una hernia de disco y artritis pueden causar síntomas similares a los de la disfunción de la articulación SI.

Tratamiento

Las opciones de tratamiento para la disfunción de la articulación SI incluyen:

  • AINE para aliviar el dolor y la inflamación.
  • ejercicios de fisioterapia para fortalecer los músculos centrales y pélvicos
  • estirar y aplicar hielo en las áreas afectadas
  • la inyección de un esteroide en la articulación SI

Un médico puede sugerir que una persona reciba inyecciones de corticosteroides para reducir la inflamación de la columna. En raras ocasiones, pueden recomendar una cirugía para fusionar las articulaciones.

Artritis

La osteoartritis de la espalda puede provocar la ruptura del cartílago protector y amortiguador de la columna. Esta pérdida de amortiguación puede hacer que los huesos de la columna se froten y ejerzan una mayor presión sobre los nervios, incluidos los nervios que van a la zona lumbar y las caderas.

La artritis en la espalda y las caderas provoca rigidez y dolor en las articulaciones. Una persona también puede experimentar debilidad en las piernas y las caderas, lo que puede interferir con sus actividades diarias.

Tratamiento

Los médicos no tienen una cura para la artritis, pero las personas pueden controlar sus síntomas con medicamentos y métodos de estilo de vida. Éstos incluyen:

  • ejercicios que fortalecen los músculos de la espalda y las caderas para mejorar la flexibilidad y el rango de movimiento
  • probando remedios caseros para la artritis
  • terapias alternativas, como masajes, acupuntura y suplementos nutricionales
  • cirugía, si la artritis causa un estrechamiento significativo del canal espinal
  • AINE

Espondiloartritis anquilosante

La espondilitis anquilosante es una forma de artritis que afecta principalmente a la columna y causa inflamación crónica en las articulaciones de la columna. El dolor de espalda y cadera son a menudo algunos de los primeros síntomas que experimenta una persona con espondilitis anquilosante.

Los síntomas incluyen dolor muscular y rigidez que suele empeorar por la mañana. Otros síntomas pueden incluir:

  • fiebre baja
  • perdida del apetito
  • malestar, que es una sensación general de malestar

Tratamiento

Los médicos no tienen una cura para la espondilitis anquilosante, pero, al igual que con otras formas de artritis, las personas pueden controlar la afección con una variedad de tratamientos médicos y en el hogar.

Los medicamentos recetados, como los bloqueadores del factor de necrosis tumoral (TNF) y los AINE, pueden ayudar. Ciertas medidas de estilo de vida, como hacer actividad física con regularidad, aplicar hielo en las áreas afectadas y no fumar, también pueden ser beneficiosas.

Enfermedad de Paget

Los dolores de cabeza pueden ser un síntoma de la enfermedad de Paget.

La enfermedad ósea de Paget es un trastorno poco común que afecta aproximadamente al 1% de las personas en los Estados Unidos, según el Colegio Americano de Reumatología.

Esta afección hace que los huesos de una persona se remodelen de manera anormal, lo que lleva al ablandamiento de los huesos, lo que puede afectar la pelvis, la espalda baja, las caderas y los brazos. Una persona con la enfermedad de Paget tiene un mayor riesgo de sufrir fracturas y dolor de huesos.

Los síntomas de la enfermedad de Paget incluyen:

  • dolor de cadera
  • pérdida de la audición
  • piernas arqueadas, donde las rodillas están más separadas de lo habitual
  • dolores de cabeza
  • hormigueo y entumecimiento en las piernas

Tratamiento

El tratamiento de la enfermedad de Paget incluye medicamentos para reducir la probabilidad de que se rompan los huesos. Los médicos suelen recetar estos medicamentos para tratar la osteoporosis. En casos raros, un médico puede recomendar una cirugía para reparar los huesos y restaurar la alineación.

Cuando ver a un doctor

Las personas deben buscar atención de emergencia si experimentan alguno de los siguientes síntomas junto con el dolor de espalda y cadera:

  • pérdida de la función intestinal y de la vejiga
  • incapacidad para mover una o ambas piernas
  • pérdida de sensibilidad en una o ambas piernas
  • deformidad visible en las piernas o la espalda, como la incapacidad para pararse derecho

Si una persona experimenta síntomas menos graves que no mejoran con el descanso y los tratamientos de venta libre, debe programar una cita con su médico. Un médico puede evaluar sus síntomas, hacer un diagnóstico y recomendar los tratamientos más efectivos.

Resumen

Cuando una persona experimenta dolor en la espalda baja y en la cadera simultáneamente, puede haber una lesión subyacente o una afección médica que cause ambos síntomas. En otros casos, las causas pueden ser distintas.

El dolor de espalda y cadera puede dificultar la realización de las actividades diarias. Si estos síntomas no se resuelven o empeoran repentinamente, la persona debe buscar atención médica.

Independientemente de la causa, el tratamiento temprano ayuda a mejorar el pronóstico de una persona con dolor de espalda y cadera. Sin tratamiento, algunas causas del dolor pueden empeorar y, en última instancia, afectar la movilidad y la calidad de vida de una persona.

none:  sangre - hematología cáncer de cabeza y cuello medicina-cosmética - cirugía plástica