¿Es la realidad virtual la próxima frontera del diagnóstico de Alzheimer?

Una nueva investigación que tuvo como objetivo resaltar el potencial de las nuevas tecnologías para diagnosticar enfermedades ha sugerido que la realidad virtual puede desempeñar un papel crucial en el seguimiento de la enfermedad de Alzheimer.

Los cascos de realidad virtual pueden servir pronto como una mejor alternativa a las pruebas estándar para la enfermedad de Alzheimer.

La demencia es un término general para describir el deterioro de funciones cognitivas como la memoria, el pensamiento y la comunicación.

El deterioro cognitivo asociado con la demencia es progresivo y las personas pueden pasar por diferentes etapas.

El deterioro cognitivo leve (DCL) es una etapa temprana de la demencia, pero algunas personas con DCL no desarrollan la enfermedad de Alzheimer.

El DCL puede resultar de la ansiedad o del envejecimiento normal, por lo que es importante establecer la causa para evaluar el riesgo de demencia.

El Alzheimer es el tipo de demencia más común. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), alrededor de 50 millones de personas en el mundo padecen demencia.

Los médicos diagnostican la demencia en alrededor de 10 millones de personas cada año, y entre el 60 y el 70% de estos nuevos diagnósticos detectan la enfermedad de Alzheimer.

Varias pruebas cognitivas pueden evaluar la demencia, pero recientemente, los investigadores han estado explorando el potencial de las nuevas tecnologías para monitorear la condición.

Un nuevo estudio de la Universidad de Cambridge en el Reino Unido, cuyos resultados ahora aparecen en la revista Cerebro - muestra que la realidad virtual (VR) puede ser más precisa que las pruebas estándar.

Prueba de problemas de navegación

La corteza entorrinal es parte de un "navegador" interno que nos ayuda a movernos y no perdernos; también es una de las primeras regiones del cerebro que daña la enfermedad de Alzheimer.

El profesor John O’Keefe, del University College London (UCL) en el Reino Unido, descubrió este sistema de posicionamiento en el cerebro y posteriormente ganó un Premio Nobel de Fisiología o Medicina.

Como las pruebas cognitivas actuales están disponibles y no pueden evaluar las dificultades de navegación, un equipo de investigadores del Departamento de Neurociencias Clínicas de la Universidad de Cambridge, en colaboración con el profesor Neil Burgess de la UCL, desarrolló una prueba de navegación de realidad virtual.

Los investigadores reclutaron a 45 personas con DCL y 41 personas sin él. Les dieron a todos un visor de realidad virtual y les pidieron que caminaran en un entorno simulado.

Para buscar biomarcadores de la enfermedad de Alzheimer en personas con DCL, los investigadores tomaron muestras de su líquido cefalorraquídeo (LCR). Doce de los participantes dieron positivo. En general, aquellos con DCL obtuvieron peores resultados en la prueba de navegación que aquellos sin DCL.

El estudio mostró que las personas con DCL con marcadores de LCR positivos se desempeñaron peor que aquellas con marcadores de LCR negativos. Además, la prueba de navegación de realidad virtual fue más eficaz para diferenciar entre las personas con DCL con bajo y alto riesgo de demencia que las pruebas estándar.

“Estos resultados sugieren que una prueba de navegación por RV puede ser mejor para identificar la enfermedad de Alzheimer temprana que las pruebas que usamos actualmente en la clínica y en los estudios de investigación”, dice Dennis Chan, Ph.D., quien dirigió el equipo.

Desarrollar medicamentos futuros con la ayuda de la realidad virtual

La RV también puede ser una herramienta útil durante los ensayos clínicos de futuros fármacos. Estos ensayos suelen incluir ensayos con animales. Los científicos estudian el efecto de las drogas utilizando laberintos de agua, en los que los ratones tienen que ubicar plataformas ocultas debajo de piscinas oscuras.

Si la prueba inicial con animales tiene éxito, la siguiente etapa involucra a participantes humanos. La prueba generalmente incluye pruebas de memoria de palabras e imágenes. La diferencia entre la prueba en animales y en humanos representa un gran problema para las pruebas porque los resultados son difíciles de comparar.

"Las células cerebrales que sustentan la navegación son similares en roedores y humanos, por lo que probar la navegación puede permitirnos superar este obstáculo en los ensayos de medicamentos para el Alzheimer y ayudar a traducir los descubrimientos de la ciencia básica en uso clínico", explica Chan.

Agrega que los científicos han estado interesados ​​en explorar el papel de las nuevas tecnologías en el diagnóstico médico durante un tiempo, pero la tecnología de realidad virtual ha llegado recientemente al punto en que los científicos se sienten cómodos usándola para pruebas en humanos.

Chan y sus colegas están trabajando para desarrollar aplicaciones para teléfonos inteligentes y relojes inteligentes que rastrean los cambios en las actividades diarias y detectan los primeros signos de la enfermedad de Alzheimer.

"Vivimos en un mundo donde los dispositivos móviles son casi omnipresentes, por lo que los enfoques basados ​​en aplicaciones tienen el potencial de diagnosticar la enfermedad de Alzheimer a un costo adicional mínimo y a una escala mucho más allá de la exploración del cerebro y otros enfoques de diagnóstico actuales".

Dennis Chan, Ph.D.

none:  suplementos odontología personas mayores - envejecimiento