¿Puede un medicamento para la presión arterial proteger al cerebro del Parkinson?

Un medicamento recetado que ya se usa para el tratamiento de la presión arterial alta podría ser eficaz contra afecciones como el Parkinson, el Alzheimer y el Huntington, en los que se acumulan proteínas tóxicas en las células cerebrales.

Los científicos podrían reutilizar el felodipino para prevenir la enfermedad de Parkinson.

Científicos de la Universidad de Cambridge en el Reino Unido y los Institutos de Biomedicina y Salud de Guangzhou en China sugieren que el fármaco para la hipertensión felodipina podría ser un candidato prometedor para su "reutilización" como tratamiento para enfermedades neurodegenerativas.

En experimentos con peces cebra y ratones, demostraron que la felodipina puede provocar un proceso de reciclaje celular llamado autofagia para eliminar las proteínas tóxicas en las células cerebrales o neuronas.

"Nuestros datos sugieren", escriben en un reciente Comunicaciones de la naturaleza artículo, "que la felodipina induce la autofagia en las neuronas y mejora la eliminación de una variedad de proteínas que causan enfermedades: huntingtina mutante, α-sinucleína mutante y tau".

La huntingtina mutante es característica de la enfermedad de Huntington, mientras que la alfa-sinucleína mutante y la tau son características de la enfermedad de Parkinson y la enfermedad de Alzheimer, respectivamente.

El estudio es importante porque muestra que la felodipina puede eliminar la alfa-sinucleína mutante del cerebro de los ratones a niveles en sangre "similares a los que se observarían en humanos que toman el medicamento [para la hipertensión]".

“Esta es la primera vez”, dice el autor correspondiente del estudio, David C. Rubinsztein, profesor de neurogenética molecular en la Universidad de Cambridge, “que somos conscientes de que un estudio ha demostrado que un medicamento aprobado puede retrasar la acumulación de sustancias nocivas proteínas en los cerebros de ratones que utilizan dosis destinadas a imitar las concentraciones del fármaco observadas en los seres humanos ".

"Como resultado", continúa, "el fármaco pudo ralentizar la progresión de estas condiciones potencialmente devastadoras y, por lo tanto, creemos que debería probarse en pacientes".

Proteínas tóxicas y autofagia

La producción de proteínas en las células es compleja e involucra muchos componentes. El proceso crea una larga cadena de aminoácidos y luego la dobla en una forma tridimensional.

Sin embargo, cuando las proteínas no se pliegan correctamente, pueden acumularse en grupos potencialmente tóxicos. Dicha acumulación es un desencadenante de la autofagia, una función celular que elimina las proteínas defectuosas, las descompone y recicla los componentes.

El profesor Rubinsztein y sus colegas comentan que las enfermedades neurodegenerativas como el Parkinson, Huntington y el Alzheimer comúnmente presentan la "acumulación de proteínas propensas a agregados dentro de […] neuronas", y citan estudios que han demostrado cómo la autofagia perjudicial puede conducir a tal acumulación .

Los estudios también han demostrado que inducir la autofagia química o genéticamente en moscas, peces cebra y ratones puede eliminar estas proteínas tóxicas y reducir el daño que causan.

Sin embargo, hasta el momento, no existen tratamientos para las enfermedades neurodegenerativas que utilicen "inductores de autofagia". Una forma de desarrollar tratamientos sería empezar desde cero con nuevos fármacos experimentales.

Otra forma sería buscar candidatos potenciales entre los medicamentos que los reguladores ya han aprobado para otras afecciones humanas y probarlos para la nueva afección. Esta ruta puede reducir el tiempo y el costo de desarrollar un nuevo tratamiento.

Motivos para el "optimismo cauteloso"

Los científicos utilizaron ratones y peces cebra genéticamente alterados para su estudio. Los ratones tenían alteraciones genéticas que los indujeron a desarrollar la enfermedad de Huntington o un tipo de enfermedad de Parkinson. El pez cebra tenía alteraciones genéticas que inducían cambios que modelan una forma de demencia.

El tratamiento con felodipino redujo la acumulación de proteínas tóxicas plegadas incorrectamente y los signos de enfermedad en los modelos de ratón de la enfermedad de Huntington y la enfermedad de Parkinson, así como en el modelo de demencia del pez cebra.

Cuando los científicos estudian los efectos de las drogas en ratones, generalmente usan niveles más altos que las dosis que son seguras en humanos. En este estudio, sin embargo, el equipo demostró que los niveles sanguíneos de felodipino necesarios para desencadenar la autofagia eran similares a los de los seres humanos.

Insertaron "minibombas" debajo de la piel de los ratones para permitir concentraciones de fármaco en niveles similares a los de los humanos y mantener los niveles estables sin fluctuaciones salvajes.

“Nuestros datos con la administración de esta minibomba sugieren que a concentraciones plasmáticas similares a las humanas, la felodipina puede inducir la autofagia en el cerebro de los ratones y eliminar las proteínas causantes de enfermedades propensas a los agregados”, concluyen los autores del estudio.

Estos resultados son solo el comienzo, dice el profesor Rubinsztein. "Debemos ser cautelosos", agrega, "pero me gustaría decir que podemos ser cautelosamente optimistas".

"El fármaco deberá probarse en pacientes para ver si tiene los mismos efectos en humanos que en ratones".

Prof. David C. Rubinsztein

none:  cáncer - oncología paternidad reumatologia