Depresión: la estimulación cerebral puede ser un buen tratamiento alternativo

Una nueva revisión, que aparece en El BMJ journal, examina los beneficios de la estimulación cerebral no invasiva para el tratamiento de la depresión mayor y encuentra que la técnica es una alternativa válida a los tratamientos existentes.

Los médicos deben considerar la estimulación cerebral como un tratamiento alternativo para las personas que viven con depresión severa, encuentra una nueva revisión.

Más de 17 millones de adultos en los Estados Unidos han tenido un episodio de depresión mayor en algún momento de sus vidas.

Algunas de estas personas tienen depresión resistente al tratamiento, lo que significa que los medicamentos recetados comunes no alivian los síntomas.

Estudios recientes han señalado métodos de tratamiento alternativos para la depresión mayor, como las técnicas de estimulación cerebral no invasivas.

Por ejemplo, un estudio que apareció a fines del año pasado mostró que el uso de pequeñas corrientes eléctricas para estimular un área del cerebro llamada corteza orbitofrontal mejora significativamente el estado de ánimo de las personas que no se beneficiaron de los antidepresivos convencionales.

Un ensayo aún más reciente de una forma de estimulación cerebral llamada "estimulación de corriente alterna transcraneal" (tACS) encontró que la técnica redujo a la mitad los síntomas de depresión en casi el 80 por ciento de los participantes del estudio.

A pesar de resultados tan prometedores, los médicos no utilizan estas técnicas ampliamente, ya que no hay suficientes datos disponibles sobre su eficacia.

Entonces, un equipo de investigadores dirigido por Julian Mutz en el Instituto de Psiquiatría, Psicología y Neurociencia del King's College de Londres, Reino Unido, se propuso revisar algunos ensayos clínicos que han examinado los beneficios de las técnicas de estimulación cerebral no invasiva para personas que viven con depresión.

Estimulación cerebral como tratamiento adicional

Específicamente, Mutz y su equipo examinaron los resultados de 113 ensayos clínicos. En general, estos ensayos incluyeron 6.750 participantes que tenían 48 años, en promedio, y vivían con un trastorno depresivo mayor o depresión bipolar.

Los ensayos clínicos originales implicaron la asignación aleatoria de estos participantes a 18 intervenciones de tratamiento o terapias "simuladas". Los revisores se centraron en la respuesta o la "eficacia" del tratamiento, así como en la "interrupción del tratamiento por cualquier motivo", o la "aceptabilidad" de las terapias. Mutz y sus colegas también calificaron el riesgo de sesgo de los ensayos.

Las terapias incluidas en la revisión fueron “terapia electroconvulsiva (TEC), estimulación magnética transcraneal (repetitiva (rTMS), acelerada, cebadora, profunda y sincronizada), estimulación de ráfaga theta, terapia de convulsiones magnéticas, estimulación transcraneal de corriente continua (tDCS), o terapia simulada ".

De estos, los tratamientos que los investigadores del ensayo original examinaron con mayor frecuencia fueron la rTMS izquierda y la tDCS de alta frecuencia, que probaron frente a la terapia simulada. Por otro lado, no muchos ensayos cubrieron formas más recientes de estimulación cerebral, como la terapia de convulsiones magnéticas y la estimulación de ráfaga theta bilateral, encontró la revisión.

Kutz y su equipo consideraron que el 34 por ciento de los ensayos que revisaron tenían un bajo riesgo de sesgo. Consideraron que la mitad de los ensayos tenían un riesgo de sesgo "poco claro" y, finalmente, el 17 por ciento tenían un alto riesgo de sesgo. Cuanto más nuevos eran los tratamientos, mayor era la incertidumbre de los resultados de los ensayos.

La revisión encontró que la TEC bitemporal, la TEC unilateral derecha de dosis alta, la rTMS izquierda de alta frecuencia y la tDCS fueron significativamente más efectivas que la terapia simulada tanto en términos de eficacia como de aceptabilidad.

Al considerar la "interrupción del tratamiento por cualquier motivo", los investigadores encontraron que los participantes no tenían más probabilidades de interrumpir los tratamientos de estimulación cerebral que la terapia simulada. Mutz y sus colegas concluyen:

"Estos hallazgos proporcionan evidencia para la consideración de técnicas de estimulación cerebral no quirúrgicas como tratamientos alternativos o complementarios para adultos con episodios depresivos mayores".

“Estos hallazgos también resaltan importantes prioridades de investigación en la especialidad de estimulación cerebral, como la necesidad de más ensayos controlados aleatorios bien diseñados que comparen tratamientos novedosos y ensayos controlados simulados que investiguen la terapia de convulsiones magnéticas”, añaden los autores.

Finalmente, los investigadores también señalan que sus resultados tienen implicaciones clínicas, "en el sentido de que informarán a los médicos, pacientes y proveedores de atención médica sobre los méritos relativos de múltiples técnicas de estimulación cerebral no quirúrgicas".

none:  lupus tuberculosis asma