¿La piña es buena para la diabetes?

La piña puede afectar el azúcar en sangre más que otras frutas, pero una persona con diabetes aún puede incorporarla a un plan de alimentación saludable.

La fruta contiene carbohidratos y, por lo tanto, puede elevar los niveles de glucosa en sangre. Sin embargo, la Asociación Estadounidense de Diabetes (ADA) dice que las personas con diabetes se benefician al incluir frutas en sus dietas.

Las frutas son una excelente fuente de nutrientes, que incluyen fibra dietética, vitaminas y minerales.

Este artículo analiza cómo la piña y otras frutas pueden afectar la diabetes y cuál es la mejor manera de incorporar la piña en un plan dietético.

Piña y diabetes

La piña cruda tiene un índice GI medio, por lo que las personas deben comerla con moderación.

La mayoría de las frutas tienen un índice glucémico (IG) bajo, lo que significa que afectan los niveles de azúcar en sangre menos que otros alimentos.

Estos puntajes tienden a ser bajos porque la fruta contiene fructosa y fibra, que ayudan al cuerpo a digerir los carbohidratos más lentamente, lo que lleva a niveles de azúcar en sangre más estables con el tiempo.

Las piñas, sin embargo, tienen un índice GI medio, lo que significa que pueden tener más efecto sobre la glucosa en sangre que otras frutas.

Las categorías generales de IG son las siguientes:

  • Los alimentos con IG bajo tienen puntuaciones por debajo de 55.
  • Los alimentos de IG medio tienen puntuaciones entre 56 y 69.
  • Los alimentos con IG alto tienen puntuaciones de 70 o más.

La piña cruda tiene una puntuación de 66, lo que la convierte en un alimento de IG medio.

Coma piña con moderación y combínela con proteínas o grasas saludables, como nueces, semillas, mantequilla de nueces o aguacate, para limitar los efectos de la fruta en los niveles de azúcar en sangre.

Otras frutas de IG medio incluyen melones y algunas frutas secas, como dátiles, pasas y arándanos endulzados.

Al igual que otros alimentos, el IG de la piña puede variar, dependiendo de lo que una persona coma con ella. Cuando alguien combina carbohidratos fibrosos con proteínas y grasas saludables, evitará comer en exceso, lo ayudará a sentirse satisfecho por más tiempo y reducirá cualquier pico de azúcar en la sangre.

Otros factores que afectan el IG de la piña incluyen:

  • madurez, con una fruta más madura que tiene un puntaje GI más alto
  • preparación, porque el jugo de fruta tiene una puntuación más alta que la fruta cruda, por ejemplo
  • ya sea enlatada o cruda, ya que la piña enlatada con azúcar agregada tiene una puntuación más alta

La piña es una buena fuente de vitamina C y manganeso. También contiene fibra, vitamina A y vitaminas B, así como un compuesto llamado bromelina, que reporta muchos beneficios para la salud. Estos factores hacen que la piña sea una adición saludable a una dieta amigable con la diabetes.

Cómo comer piña

Las opciones más saludables son la piña cruda o congelada.

La piña enlatada, en taza o procesada a menudo contiene azúcar agregada, especialmente cuando la fruta está en almíbar. Si la piña enlatada es la única opción disponible, trate de encontrarla enlatada en agua, en lugar de almíbar.

Elija piña cruda o congelada en lugar de jugo de piña o piña seca, que generalmente contienen azúcar agregada y, por lo tanto, pueden causar picos en los niveles de glucosa en sangre.

Para limitar el impacto en los niveles de azúcar en sangre, coma piña con moderación y combínela con proteínas o grasas saludables para minimizar el valor de IG total de la comida.

Pruebe la piña como postre después de comer alimentos con IG bajo, como:

  • arroz integral
  • cebada
  • pan de grano entero
  • pasta integral
  • frijoles
  • copos de avena
  • proteínas magras
  • grasas saludables

La forma más sencilla de preparar la fruta es servirla cruda, como guarnición o postre. O intente asarlo a la parrilla e incluirlo con la comida principal, como en muchas cocinas asiáticas e isleñas.

Diabetes y otras frutas

Una persona con diabetes puede incluir las fresas en una dieta saludable.

Las personas con diabetes pueden incorporar una amplia variedad de frutas en sus planes de alimentación y obtener muchos beneficios para la salud. Cada fruta contiene su propio perfil de vitaminas y nutrientes.

La ADA estima que:

  • Aproximadamente media taza de fruta congelada o enlatada contiene 15 gramos (g) de carbohidratos.
  • Teniendo esto en cuenta, una porción de bayas o melón tiende a ser entre tres cuartos de taza y 1 taza.
  • Los jugos de frutas contienen aproximadamente 15 g de carbohidratos por tercio o media taza, dependiendo del jugo.

Los médicos recomiendan que las personas coman frutas enteras, en lugar de jugos, porque una pieza de fruta tiende a ser más abundante y tiene una puntuación GI más baja. Las frutas enteras también son fuentes más saludables de fibra, vitaminas y minerales.

Una lista de frutas comunes que pueden ser parte de una dieta saludable incluye:

  • plátanos
  • naranjas
  • papayas
  • aguacates
  • ciruelas
  • moras
  • nectarinas
  • sandias
  • pomelos
  • arándanos
  • fresas
  • melocotones

Conozca los beneficios y riesgos de las frutas en una dieta para la diabetes aquí.

Resumen

Para las personas con diabetes que buscan incorporar frutas en su plan dietético, la piña puede ser una buena opción. Sin embargo, dado que pueden causar pequeños picos de azúcar en la sangre, cómelos con moderación.

La piña cruda o congelada tiene menos impacto en los niveles de glucosa en sangre que el jugo de piña o la piña enlatada, que contienen azúcares añadidos.

Trate de comer piña con alimentos con alto contenido de fibra, proteínas o grasas saludables, o alimentos con puntajes GI bajos.

Las frutas son una buena alternativa a los dulces y otros alimentos dulces, que tienen altos puntajes de IG y poco valor nutricional. Las frutas contienen una amplia gama de vitaminas y minerales, y las personas con diabetes pueden incluirlas en una dieta equilibrada y saludable.

none:  gripe aviar - gripe aviar sistema pulmonar mri - mascota - ultrasonido