Nuevos lunares y que buscar

Los lunares son crecimientos cutáneos comunes, generalmente inofensivos, que se desarrollan debido a un crecimiento excesivo de melanocitos o células productoras de pigmento.

Los lunares, o nevos, se forman típicamente durante la infancia y la adolescencia, pero pueden aparecer lunares nuevos en la edad adulta.

Aunque la mayoría de los lunares no son cancerosos o son benignos, el desarrollo de un nuevo lunar o cambios repentinos en los lunares existentes en un adulto puede ser un signo de melanoma.

El melanoma es un tipo de cáncer de piel. Representa solo el 1% de todos los cánceres de piel, pero causa la mayoría de las muertes por cáncer de piel, según la Sociedad Estadounidense del Cáncer.

¿Qué causa la aparición de un nuevo lunar?

Un nuevo lunar aparece cuando los melanocitos, las células productoras de pigmento en la piel de una persona, proliferan o se duplican, produciendo los lunares característicos que ven en la superficie. Los melanocitos contienen un pigmento que le da a los lunares su coloración distintiva.

Los lunares pueden ser benignos o cancerosos. Los lunares cancerosos, como los melanomas, se desarrollan como resultado de mutaciones genéticas. Se desconoce la causa exacta de los lunares benignos.

Las posibles causas de un lunar nuevo incluyen:

  • exposición a la radiación ultravioleta
  • tener piel clara
  • genética
  • tener un sistema inmunológico debilitado

Tipos de mole

Los lunares se dividen en diferentes subtipos según sus atributos. Los tipos de lunares incluyen:

Mole común

Los lunares comunes pueden aparecer al nacer o más tarde en la niñez. Estos lunares suelen aparecer en áreas de la piel que una persona expone a la luz solar.

Un lunar común suele tener una apariencia redonda y simétrica con una superficie lisa y un borde definido. Los lunares comunes son relativamente pequeños y miden menos de 5 milímetros (mm) de diámetro.

Estos lunares rara vez se convierten en cáncer. Sin embargo, las personas que tienen más de 50 lunares comunes pueden tener una mayor probabilidad de desarrollar melanoma, según los Institutos Nacionales de Salud (NIH).

Mola congénita

Los lunares congénitos o marcas de nacimiento están presentes al nacer. Los lunares congénitos pueden variar drásticamente de tamaño y algunos son bastante grandes.

Si bien estos lunares suelen ser benignos, tener un lunar congénito, especialmente uno que es muy grande, puede aumentar ligeramente el riesgo de que una persona desarrolle melanoma.

Según un estudio, el riesgo de por vida de desarrollar melanoma varía entre el 10% y el 15% en personas con lunares congénitos muy grandes. Sin embargo, las cifras pueden variar de un estudio a otro.

Mole atípico

Los lunares atípicos, o nevos displásicos, pueden desarrollarse en cualquier parte del cuerpo y generalmente parecen más grandes que otros tipos de lunares.

Su color y textura pueden variar y, por lo general, tienen un borde irregular que se difumina en la piel circundante.

Estos lunares suelen contener varios colores, como rosa, rojo, tostado y marrón oscuro.

Según la Sociedad Estadounidense del Cáncer, algunos lunares atípicos pueden volverse cancerosos. Sin embargo, la mayoría de los lunares atípicos no se convierten en melanomas.

Dado que los lunares atípicos pueden mostrar algunas características similares al melanoma, las personas deben visitar a su dermatólogo para asegurarse de que no haya preocupaciones.

Nevo de Spitz

Este raro tipo de lunar se parece mucho al melanoma, pero no es canceroso. Suele desarrollarse en niños de piel clara y en jóvenes menores de 20 años.

A veces, los médicos tienen dificultades para distinguir entre un nevo de spitz y un melanoma y pueden recomendar su eliminación como medida preventiva.

Los nevos de Spitz crecen rápidamente y pueden variar en tamaño desde milímetros hasta un centímetro más o menos de diámetro. Otras características de los nevos spitz incluyen:

  • forma redonda y simétrica
  • superficie lisa
  • líneas de pigmento que irradian en un patrón de explosión de estrellas

Señales de advertencia

Aunque la mayoría de los lunares son benignos, las personas deben consultar a su médico si notan un nuevo lunar o cambios recientes en los lunares existentes.

Las señales de advertencia que se deben buscar en un lunar existente incluyen:

  • cambios de color, forma o tamaño
  • dolor
  • sangrado

Las personas pueden utilizar la regla ABCDE de la Sociedad Estadounidense del Cáncer para detectar posibles melanomas. ABCDE significa:

  • Asimetría. La mitad del lunar se ve diferente a la otra mitad.
  • Frontera. El lunar tiene bordes irregulares, dentados o borrosos.
  • Color. El lunar contiene una mezcla de diferentes colores.
  • Diámetro. El lunar mide más de 6 mm de diámetro.
  • Evolucionando. La forma, el tamaño o el color del lunar cambian.

Otros síntomas a tener en cuenta incluyen:

  • aclaramiento de un lunar, incluido un halo blanco alrededor de su borde
  • sangrado o malestar del lunar
  • un lunar que se ve muy diferente a los otros lunares de la persona

Algunos dermatólogos pueden recomendar que las personas tomen fotografías mensuales de áreas con muchos lunares, como la espalda, para detectar cambios.

También es importante revisar áreas como las uñas, los pies y las manos, ya que también pueden surgir melanomas en estos lugares.

Resumen

Los lunares son crecimientos de la piel hechos de melanocitos. Si bien la mayoría de los lunares se desarrollan durante la niñez y la adolescencia, los adultos también pueden desarrollar nuevos lunares.

No todos los lunares que aparecen en la edad adulta son melanomas. Sin embargo, si surge un nuevo lunar, o si una persona nota algún cambio en sus lunares existentes, debe visitar a un médico o dermatólogo para que los revise.

Las personas que tienen antecedentes familiares de lunares atípicos o melanoma también deben someterse a controles cutáneos con regularidad.

Las personas pueden usar la guía ABCDE para ayudar a diferenciar entre lunares comunes y melanomas potenciales.

Aunque los médicos consideran que el melanoma es el tipo de cáncer de piel más mortal, la detección y el tratamiento tempranos pueden mejorar significativamente los resultados a largo plazo de las personas. Los expertos estiman que el melanoma en etapa temprana tiene una tasa de supervivencia a 5 años del 98%.

none:  menopausia urología - nefrología artritis psoriásica