Presión rectal: causas y cuando ver a un médico

La presión rectal puede hacer que una persona sienta que tiene que ir al baño constantemente. La presión en el recto puede ser incómoda o incluso dolorosa.

El recto es la porción final del intestino grueso. Las heces viajan a través de él antes de salir por el ano. El recto está cerca de muchos otros órganos pélvicos y, por lo general, se encuentra junto a la parte inferior de la columna vertebral o el sacro.

Si una persona experimenta presión rectal, debe hablar con su médico sobre las posibles causas y opciones de tratamiento. Una persona no debe sentirse avergonzada de hablar de ello con su médico, ya que es un síntoma común de muchos problemas tratables.

Causas

Las posibles causas de la presión rectal incluyen:

Estreñimiento

Una persona con presión rectal puede sentir con frecuencia la necesidad de ir al baño.

El estreñimiento se produce cuando las heces se vuelven difíciles de evacuar o cuando una persona evacua con menos frecuencia de lo habitual.

Cuando una persona está estreñida, sus heces pueden volverse duras y secas, lo que puede aumentar la sensación de presión en el recto.

Los síntomas comunes del estreñimiento incluyen:

  • sentir como si los intestinos no se hubieran vaciado, incluso después de una evacuación intestinal
  • tener tres evacuaciones intestinales o menos a la semana
  • tener heces grumosas, secas o duras
  • esforzarse al ir al baño

Si bien todo el mundo experimenta episodios ocasionales de estreñimiento, el estreñimiento crónico puede ser incómodo y puede deberse a otra afección gastrointestinal.

Hemorroides

Las hemorroides son venas inflamadas que pueden ocurrir en el recto o alrededor de la abertura anal.

Si bien las hemorroides externas alrededor de la abertura anal generalmente son visibles o una persona puede sentirlas, generalmente no pueden saber cuándo tienen hemorroides internas en el recto.

Además de la presión rectal, los síntomas de las hemorroides incluyen:

  • ardor al defecar
  • picazón alrededor del área rectal
  • pequeñas cantidades de sangre en el papel higiénico después de defecar

Según el Colegio Americano de Gastroenterología, se estima que el 50 por ciento de las personas en los Estados Unidos habrán experimentado hemorroides cuando tengan 50 años.

Una persona tiene un mayor riesgo de hemorroides durante el embarazo si tiene antecedentes de estreñimiento y a medida que envejece.

Absceso o fístula anal

Un absceso anal es un área llena de pus alrededor del ano. Un absceso puede ocurrir cuando algo bloquea una glándula anal y las bacterias se multiplican.

Si una persona no recibe tratamiento para el absceso anal, puede convertirse en una fístula. La fístula crea un área tunelizada entre el absceso y las nalgas.

Los síntomas de un absceso o fístula anal incluyen:

  • drenaje del canal anal que puede tener mal olor
  • fiebre
  • dolor
  • hinchazón de la abertura anal

Las personas con enfermedad de Crohn tienen un mayor riesgo de sufrir un absceso anal o una fístula. A veces, una fístula puede requerir tratamiento quirúrgico.

Fisura anal

Una fisura anal ocurre cuando una parte del revestimiento del recto o del ano se desgarra.

Pasar un intestino grueso o defecar con fuerza puede causar que se produzca este desgarro.

Además de la presión rectal, una persona también puede experimentar sangrado y dolor rectal, especialmente cuando tiene otra evacuación intestinal.

Incontinencia fecal

La incontinencia fecal ocurre cuando una persona no puede controlar cuándo tiene una evacuación intestinal. Pueden defecar accidentalmente antes de llegar al baño.

Además de la presión rectal, una persona puede expulsar moco. Las heces suelen ser blandas y similares a la diarrea.

Condiciones como estreñimiento crónico, daño a los nervios o lesión muscular pueden provocar incontinencia.

Esta afección puede afectar en gran medida la calidad de vida de una persona, pero hay muchos tratamientos disponibles para reducir o detener los síntomas.

Prostatitis

Las náuseas y los vómitos son síntomas potenciales de prostatitis.

La prostatitis es una condición que ocurre cuando la próstata, que es una pequeña glándula en los hombres que ayuda a producir semen, se inflama. La prostatitis generalmente se debe a una infección bacteriana, pero puede ocurrir sin una causa conocida.

Además de la presión rectal, la prostatitis puede causar síntomas, que incluyen:

  • sangre en la orina
  • dificultad para orinar
  • una necesidad constante de orinar
  • náusea
  • dolor entre el escroto y el ano
  • dolor en el pene
  • eyaculacion dolorosa
  • vomitando

Los tratamientos para la prostatitis dependen de la causa subyacente.

Prolapso rectal

El prolapso rectal es cuando el recto se desliza fuera del ano y se vuelve del revés debido a la pérdida de las conexiones que generalmente lo mantienen en su lugar.

Una persona con prolapso rectal puede tener la sensación de que algo se está cayendo del recto al defecar. A veces, una persona puede confundir el prolapso rectal con hemorroides.

Los síntomas adicionales asociados con el prolapso rectal incluyen:

  • dificultad para sentir cuando necesitan evacuar
  • incontinencia o defecación accidentalmente
  • moco procedente del recto
  • evacuaciones intestinales dolorosas

Sin tratamiento, el prolapso rectal puede empeorar con el tiempo.

Colitis ulcerosa

La colitis ulcerosa (CU) es una forma de enfermedad inflamatoria intestinal (EII) que causa inflamación y úlceras en el intestino grueso, incluido el recto.

La afección es crónica, por lo que una persona con CU aprenderá a controlar los brotes, pero también experimentará períodos sin síntomas cuando esté en remisión.

Los signos de que una persona puede tener CU incluyen:

  • Calambre abdominal
  • anemia
  • perdida del apetito
  • sangre o pus en las heces
  • fatiga
  • fiebre
  • náusea

Si bien los médicos no saben qué causa la CU, sí saben que las personas con antecedentes familiares de EII tienen más probabilidades de desarrollarla.

Diagnóstico

Un médico puede usar un anoscopio para diagnosticar la causa de la presión rectal.

Para diagnosticar la causa de la presión rectal, un médico tomará el historial de salud de una persona y le preguntará acerca de sus síntomas. Pueden preguntar cuándo una persona notó por primera vez la presión y si algo empeora o mejora la presión.

Un médico generalmente realizará un examen físico del recto. Pueden insertar un dedo enguantado para ver si pueden sentir alguna anomalía, como hemorroides.

Un médico también puede recomendar más estudios para examinar el recto. Esto incluye la inserción de un instrumento llamado anoscopio o sigmoidoscopio. Estos son equipos delgados con una cámara y una luz en el extremo que le permiten al médico ver el interior del intestino para ver cualquier problema.

Un médico también puede usar estudios de imágenes, como radiografías, tomografías computarizadas o resonancias magnéticas para identificar anomalías, por ejemplo, tumores, abscesos o fístulas.

Otras pruebas de diagnóstico incluyen la manometría anorrectal, que es cuando un médico mide la presión promedio en el recto de una persona.

Tratamiento

El tratamiento para la presión rectal dependerá de la causa subyacente.

Las personas pueden tratar el estreñimiento ocasional en casa con laxantes de venta libre y comiendo más fibra y bebiendo mucha agua.

Un médico también puede recetar medicamentos para tratar el estreñimiento crónico.

Si una persona tiene prostatitis, un médico generalmente le recetará antibióticos para tratar la infección subyacente.

Si una persona tiene una afección crónica, como CU, enfermedad de Crohn o prostatitis crónica, un médico puede recetar medicamentos para ayudar a controlar sus síntomas.

A veces, un médico puede recomendar una cirugía para corregir problemas como el prolapso rectal o las fístulas anales.

Cuando ver a un doctor

Una persona debe consultar a un médico si la presión rectal se convierte en algo habitual.

Si experimentan signos de infección aguda o sangrado, deben buscar atención médica lo antes posible.

Resumen

La presión rectal es un síntoma común de muchas afecciones diferentes. A menos que la presión rectal se deba a un estreñimiento ocasional, las personas deben consultar a un médico para obtener un diagnóstico.

Un médico puede recomendar tratamientos efectivos para la presión rectal y brindar consejos y medicamentos para evitar que suceda en el futuro.

none:  síndrome del intestino irritable psicología - psiquiatría endocrinología