Los desafíos del estudio relacionan la depresión y la inflamación

En los últimos años, un creciente cuerpo de evidencia ha sugerido que la inflamación y la depresión están íntimamente ligadas. Pero una nueva investigación desafía esta noción.

Una nueva investigación socava la esperanza de que, algún día, podamos usar un simple análisis de sangre para diagnosticar la depresión.

La idea de que la inflamación puede ser lo que impulsa y caracteriza la depresión ha ido ganando cada vez más terreno en los últimos años.

Un estudio publicado en 2015, por ejemplo, encontró que la depresión clínica está relacionada con un 30% más de inflamación en el cerebro.

Un par de años más tarde, otro estudio encontró marcadores de inflamación cerebral en personas con ideación suicida, y otros investigadores han sugerido que la inflamación de bajo grado puede reducir la motivación para realizar las tareas diarias.

Pero un nuevo estudio desafía esta noción popular. Un equipo dirigido por Eiko Fried, Ph.D., profesora asistente de psicología en la Universiteit Leiden, en los Países Bajos, aplicó el análisis de redes para estudiar los vínculos entre "síntomas depresivos individuales, marcadores inflamatorios y covariables".

Sus hallazgos aparecen en la revista. Medicina psicologica.

Estudiar la depresión y la inflamación.

Los investigadores partieron de la observación de que los estudios existentes que abordan el vínculo entre la depresión y la inflamación no han arrojado resultados unánimes.

Esto, explican los autores, puede ser el resultado de dos problemas: o los estudios han examinado diferentes marcadores de inflamación o los síntomas específicos de la depresión pueden relacionarse con la inflamación de diferentes maneras.

Para abordar estos desafíos, los autores aplicaron un método llamado psicometría de red para examinar los datos existentes de la base de datos del Estudio de la depresión y la ansiedad de los Países Bajos.

La base de datos incluía información de más de 2.300 personas, algunas de las cuales no tenían depresión y otras tenían la afección, con síntomas que variaban en extremo entre la cohorte del estudio.

La aplicación del análisis de red permitió a los investigadores estudiar el vínculo entre 28 síntomas individuales de depresión, varios factores de estilo de vida y marcadores inflamatorios, como la proteína C reactiva, la interleucina-6 y el factor de necrosis tumoral alfa.

Los investigadores ajustaron las covariables, incluido el sexo, la edad, el índice de masa corporal (IMC), el ejercicio, los patrones de tabaquismo, la conducta de beber y la presencia de enfermedades crónicas.

Vínculo con la inflamación desafiada

La investigación no encontró un vínculo directo entre la depresión y la inflamación, pero ha revelado conocimientos sobre los efectos de los síntomas individuales y los factores del estilo de vida.

Por ejemplo, "Algunos síntomas de depresión específicos parecen estar relacionados con un aumento de la inflamación", informa Fried, "como los problemas para dormir".

La relación entre la depresión y la inflamación se "atenuó fuertemente" después de ajustar el IMC, por ejemplo, ya que la obesidad y el tabaquismo también se asociaron con una mayor inflamación.

Entonces, según la nueva investigación, la depresión está relacionada con la inflamación solo en personas con características muy específicas.

"En general", concluyen los autores, "la relación entre la depresión, la inflamación y las covariables es probablemente muy multivariante y multicausal y merece una mayor investigación".

"Esto incluye la posibilidad de una causalidad inversa, donde la depresión no es una consecuencia, sino la causa de niveles más altos de inflamación", explican los investigadores.

Por ejemplo, continúan, la depresión actúa como un factor de estrés y puede causar cambios de estilo de vida poco saludables, como menos ejercicio y una dieta deficiente, "lo que, a su vez, puede aumentar la adiposidad y, por lo tanto, los marcadores inflamatorios".

Importancia de los hallazgos

El autor principal del estudio comenta los hallazgos en el contexto de la importancia que la comunidad médica ha otorgado a los biomarcadores.

“Existe un gran entusiasmo por encontrar biomarcadores, rastros de trastornos que se pueden medir en el cuerpo humano, como [en] la sangre. Durante los últimos 30 años, los científicos han estado buscando biomarcadores para la depresión, con la esperanza de responder a la pregunta: ¿también se puede medir la depresión analizando la sangre de alguien, por ejemplo? ”.

“En lugar de realizar extensas entrevistas de diagnóstico, los psiquiatras podrían analizar la sangre de alguien. Hasta ahora no se han encontrado biomarcadores clínicamente útiles, y una de las esperanzas restantes, la inflamación, también ha sido refutada en gran medida ”.

El investigador espera que el estudio ayude a desentrañar la compleja relación entre la inflamación y la depresión, además de conducir a enfoques de tratamiento más personalizados al investigar el efecto de los síntomas depresivos de forma individual.

"Una depresión no es igual a otra, y el tratamiento no debería ser el mismo para todos".

Eiko Fried, Ph.D.

none:  soriasis monitoreo personal - tecnología portátil cumplimiento