Qué saber sobre la tensión del cuello

La tensión del cuello se refiere al dolor de cuello que se desarrolla cuando los músculos del cuello no pueden relajarse, lo que puede provocar dolor, espasmos musculares y dolores de cabeza. Tiene numerosas causas posibles, que van desde problemas en las articulaciones hasta nervios inflamados.

Dependiendo de la causa subyacente, las personas pueden experimentar diferentes tipos de tensión y dolor en el cuello, que pueden acompañar a distintos síntomas. Las investigaciones sugieren que hasta el 71% de los adultos de todo el mundo experimentarán dolor de cuello en algún momento de su vida.

Continúe leyendo este artículo para obtener más información sobre las causas, los síntomas y el tratamiento de la tensión del cuello.

Causas

La mala postura es una causa común de tensión en el cuello.

El cerebro envía señales eléctricas o impulsos nerviosos para desencadenar el movimiento muscular. Los músculos pueden contraerse o relajarse, según el mensaje que reciben del cerebro.

La tensión muscular ocurre cuando un músculo permanece contraído a pesar de recibir señales del cerebro que le indican que se relaje. Si un músculo permanece contraído durante demasiado tiempo, puede causar dolor.

Las personas pueden desarrollar tensión en el cuello por numerosas razones. Las causas comunes de tensión en el cuello incluyen:

Postura pobre

Una mala postura puede afectar los músculos del cuello. Las personas que se encuentran encorvadas sobre su computadora o encorvadas en su silla todo el día pueden notar cierta tensión en el cuello después de un tiempo.

Los autores de un estudio de 2016 que involucró a 126 estudiantes universitarios encontraron una correlación entre una posición de la cabeza hacia adelante y un aumento del dolor de cuello y la discapacidad.

Una mala postura puede hacer que el peso de la cabeza se desplace hacia adelante y se aleje del centro del cuerpo, obligando a los músculos del cuello a trabajar más para sostener la cabeza.

Inclinarse sobre una computadora o mirar un teléfono no solo mueve la cabeza hacia adelante, sino que también obliga al cuello a doblarse con ella. Esta flexión puede extender demasiado los músculos de la parte posterior del cuello, provocando dolor e inflamación.

Dormir en la posición incorrecta

La postura afecta al cuerpo en todo momento, incluso durante el sueño. Las personas que duermen boca abajo tienden a apoyar un lado de la cara sobre la almohada. Hacer esto puede extender demasiado los músculos de ese lado del cuello.

Dormir con almohadas grandes puede elevar demasiado la cabeza y obligar al cuello a inclinarse hacia adelante. Permanecer en esta posición durante toda la noche puede resultar en tensión en el cuello a la mañana siguiente.

Movimientos repetitivos del cuello

Las personas que realizan movimientos repetitivos a lo largo del día pueden desarrollar trastornos por movimientos repetitivos.

Si bien estos trastornos generalmente ocurren en las manos, muñecas y hombros, también pueden afectar el cuello, según el Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares.

Sin tratamiento, los trastornos por movimientos repetitivos pueden provocar dolor, hinchazón e incluso daño permanente a los tejidos.

Rechinar los dientes

El bruxismo es una afección en la que las personas rechinan o aprietan los dientes mientras duermen. Rechinar o apretar los dientes ejerce presión sobre los músculos de la mandíbula y el cuello, lo que puede provocar tensión en el cuello, dolor y dolores de cabeza.

Obtenga más información sobre el bruxismo aquí.

Lesiones

Una persona puede lesionarse los músculos del cuello si levanta mucho peso, practica deportes de impacto o sufre un latigazo cervical debido a un accidente automovilístico.

Estos tipos de lesiones pueden causar distensiones musculares de leves a graves, que pueden requerir tratamiento médico o fisioterapia.

Las distensiones musculares no tratadas pueden provocar dolor de cuello persistente e incluso daño permanente que reduce el rango de movimiento y la flexibilidad en el cuello.

Estrés

El estrés tiene un efecto poderoso en todo el cuerpo. Cuando el cerebro detecta el estrés, indica la liberación de varias hormonas, como el cortisol y la epinefrina. Estas hormonas aumentan la frecuencia cardíaca y la presión arterial, además de tensar los músculos.

Cuando una persona experimenta estrés con regularidad, sus músculos permanecen tensos y contraídos durante períodos más prolongados, lo que puede provocar tensión en el cuello y los hombros.

Según un estudio de 2017 que involucró a 148 personas con migraña, casi el 67% de los participantes también experimentaron dolores de cabeza de tipo tensional y dolor de cuello.

Estos individuos también informaron niveles más altos de estrés, realizaron menos actividad física y calificaron su salud deficiente en comparación con los participantes que tenían migraña sin dolores de cabeza por tensión y dolor de cuello.

Obtenga más información sobre la diferencia entre una migraña y un dolor de cabeza aquí.

Síntomas

Los síntomas de la tensión del cuello pueden variar en su gravedad, pero generalmente incluyen:

  • rigidez o dolor muscular
  • espasmos musculares
  • dolor agudo o intenso que empeora con el movimiento

Ejercicios

El estiramiento ayuda a mejorar la flexibilidad y el rango de movimiento, mientras que el ejercicio aumenta la fuerza muscular. Mejorar la flexibilidad y la fuerza de los músculos puede ayudar a mantener una postura adecuada y aliviar la tensión del cuello. Las personas pueden encontrar beneficiosos los siguientes estiramientos y ejercicios para prevenir o aliviar la tensión del cuello:

Estiramiento básico del cuello

Para realizar un estiramiento básico de cuello, las personas pueden seguir estos pasos:

  • Siéntese o párese derecho con el cuello en una posición neutra y los brazos y hombros relajados.
  • Extienda la mano derecha por encima de la cabeza, colocando la palma en el lado izquierdo de la cabeza.
  • Estire el lado izquierdo del cuello tirando suavemente de la cabeza hacia la derecha.
  • Mantenga este estiramiento durante 30 segundos y luego repita en el otro lado.

Rollos de cuello

Los rollos de cuello implican la siguiente serie de movimientos:

  • Comience con la cabeza en una posición neutra.
  • Deje caer la barbilla hacia el pecho.
  • Gire lentamente la cabeza hacia un lado para que la oreja casi toque el hombro.
  • Continúe girando la cabeza en la misma dirección, permitiendo que la parte superior de la cabeza mire hacia atrás.
  • Lleva la cabeza hacia el otro hombro.
  • Complete una rotación completa llevando la cabeza hacia el frente del cuerpo, manteniendo la barbilla pegada al pecho.
  • Haga de 5 a 10 giros de cuello en una dirección y luego repita el ejercicio en la dirección opuesta.

Estiramiento del cuello hacia adelante

Este simple estiramiento puede ayudar a aliviar la tensión:

  • Siéntese o párese con la espalda recta, manteniendo los hombros y los brazos relajados.
  • Entrelaza los dedos y coloca las palmas en la parte posterior de la cabeza con los codos mirando hacia adelante.
  • Tire suavemente de la cabeza hacia el pecho.
  • Mantenga este estiramiento durante 30 segundos.

Ejercicio de cuello de lado a lado

Las personas pueden realizar este ejercicio de la siguiente manera:

  • Siéntese erguido con los hombros hacia atrás y la cabeza y el cuello en una posición neutral.
  • Gire lentamente la cabeza de lado a lado, manteniendo la barbilla paralela al suelo.
  • Mantenga las rotaciones pequeñas para evitar extender demasiado los músculos del cuello.
  • Complete de 5 a 10 rotaciones en cada lado.

Apretar el omóplato

Un apretón de omóplato requiere que una persona siga los pasos a continuación:

  • Párese derecho y separe los pies.
  • Comience con los hombros en una posición relajada.
  • Apriete los omóplatos detrás del cuerpo.
  • Mantenga durante 5 segundos.
  • Repita este ejercicio de 5 a 10 veces.

Flexiones de pie

Las personas pueden seguir estos pasos para hacer una lagartija de pie:

  • Párese a un brazo de distancia de una pared con los pies separados.
  • Coloque las manos en la pared, asegurándose de que estén alineadas con los hombros.
  • Manteniendo la espalda recta, doble lentamente los codos, llevando la parte superior del cuerpo hacia la pared.
  • Estire los codos y vuelva a la posición inicial.
  • Repita este ejercicio de 5 a 10 veces.

Remedios

Además de los estiramientos y ejercicios anteriores, las personas pueden aliviar la tensión del cuello con descanso, medicamentos de venta libre (OTC) y cambios en el estilo de vida.

Los siguientes remedios pueden ayudar a las personas a controlar la tensión del cuello:

  • aplicar una compresa fría para reducir el dolor y la inflamación
  • aplicar una compresa tibia para ayudar a relajar los músculos tensos del cuello
  • tomar analgésicos de venta libre para reducir el dolor muscular leve a moderado
  • tomando un baño de sal de Epsom
  • practicar técnicas de relajación y control del estrés, como la meditación y el yoga
  • hacer ejercicio regularmente
  • recibiendo un masaje
  • cambiar de posición para dormir y usar almohadas que apoyen el cuello sin extenderlo demasiado

Cuando ver a un doctor

Es posible que las personas deseen consultar a un médico si experimentan una tensión persistente en el cuello que no mejora con los ejercicios y remedios caseros.

Las personas pueden requerir atención médica inmediata si desarrollan dolor de cuello después de una lesión o un accidente automovilístico o si experimentan los siguientes síntomas:

  • dolor de cuello intenso o agudo
  • dolores de cabeza recurrentes
  • fiebre
  • náusea
  • vomitando

Las personas que rechinan o aprietan los dientes por la noche pueden hablar con un dentista sobre la posibilidad de usar un protector de mordida para la noche.

Resumen

El dolor de cuello es una queja común que afecta a personas de todo el mundo. La tensión muscular es una causa común de dolor de cuello y puede desarrollarse como resultado de una mala postura, movimientos repetitivos y lesiones, entre otros factores.

Las personas pueden aliviar la tensión del cuello estirando los músculos del cuello, lo que mejora la flexibilidad y el rango de movimiento. Los ejercicios que se dirigen a los músculos de la espalda, los hombros y el cuello pueden ayudar a mejorar la postura de una persona y prevenir la tensión del cuello.

Las personas que experimentan tensión en el cuello que interfiere con su capacidad para funcionar normalmente pueden considerar hablar con un médico sobre las opciones de tratamiento médico.

none:  estatinas conferencias monitoreo personal - tecnología portátil